Odebrecht transfirió 3.7 millones de dólares a una empresa fantasma en Veracruz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP Archivo

Odebrecht transfirió 3.7 millones de dólares a una empresa fantasma en Veracruz

Documentos obtenidos por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad dan cuenta de millonarias transferencias en 2010 por parte de la constructora brasileña a una compañía de papel.
AFP Archivo
Por Raúl Olmos / Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad
12 de junio, 2017
Comparte

Dos empresas offshore utilizadas por Odebrecht para el pago de sobornos transfirieron 3 millones 754 mil dólares a una compañía ‘de fachada’ del estado de Veracruz, revelan documentos de la Fiscalía brasileña a los que tuvo acceso Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

El dinero se envió a Blunderbuss Company de México SA de CV, una empresa constituida en 2008 en Poza Rica, Veracruz, que carece de instalaciones y de operaciones comerciales visibles.

Detrás de esta compañía opera una red de prestanombres vinculada al Gobierno veracruzano cuando fue encabezado por Javier Duarte –detenido en Guatemala acusado por delitos relacionados con actos de corrupción- así como a la oficina de Odebrecht en México.

Las transferencias se hicieron entre agosto de 2010 y febrero de 2011 a través de dos bancos: Credicorp de Panamá y Meinl Bank Antigua Limited, institución controlada por Odebrecht en la isla caribeña de Antigua.

MCCI obtuvo el acta constitutiva de Blunderbuss y constató que los socios son personas ajenas a actividades empresariales. Uno de los supuestos accionistas es un vendedor de seguros que reside en una pequeña casa en la ciudad de Papantla y el otro socio –quien funge como administrador único de la empresa- es un ex empleado de una gasolinera que vive en una colonia popular de Poza Rica.

Las transferencias de las empresas offshore de Odebrecht a Blunderbuss empezaron a fluir al mes siguiente de que Javier Duarte fue electo gobernador de Veracruz y cuando estaban en curso dos de las más grandes inversiones de Odebrecht en aquel estado: la modernización de la refinería de Minatitlán en la que el gobierno de Felipe Calderón autorizó un sobrecosto de 66% (pasó de 634 millones de dólares a 1,055 millones de dólares) y la planta de Etileno XXI en Coatzacoalcos, en la que PEMEX accedió a suministrarle gas etano a precio preferencial por 20 años.

Los documentos consultados por MCCI forman parte de la investigación de lavado de dinero y pago de sobornos que la Fiscalía brasileña realizó en torno a operaciones de Odebrecht en Suiza, Andorra, Mónaco, Islas Vírgenes, Islas Caimán, Antigua, Barbados, Panamá y Brasil.

En el expediente al que se tuvo acceso hay cientos de carátulas de estados de cuenta y reportes de transferencias de distintos bancos. En una revisión exhaustiva, MCCI localizó seis operaciones con la empresa ‘fachada’ ubicada en Poza Rica.

 

Transferencias realizadas por el Meinl Bank de la isla de Antigua a Blunderbuss Company de México, empresa ‘de papel’ establecida en Veracruz. El dinero fue enviado de la cuenta 244006 a nombre de la compañía offshore Innovation Research Engineering and Development Ltd. (IREAD), que era utilizada por Odebrecht para ocultar el pago de sobornos a políticos latinoamericanos.

El nexo con Odebrecht

Las transferencias salieron de dos empresas offshore controladas por Odebrecht. Una se llama Constructora Internacional del Sur SA y la otra Innovation Research Engineering and Development Ltd. Ambas firmas fueron utilizadas para el pago de sobornos y para financiar campañas a políticos latinoamericanos, de acuerdo con la investigación de las autoridades brasileñas.

Constructora Internacional del Sur tiene su sede en Panamá y era utilizada para realizar envíos de dinero a cuentas en Suiza, ya sea para lavar dinero o para ocultar sobornos, según la delación de Fernando Migliaccio Da Silva, quien trabajó en la oficina de sobornos de Odebrecht (Departamento de Operaciones Estructuradas).

Tras su detención en febrero, Migliaccio delató a su colega Olivio Rodrigues como el operador financiero de Odebrecht en Panamá, en particular para el manejo de las cuentas de Constructora Internacional del Sur.

Innovation Research Engineering and Development Ltd (IREAD) –también ligada a las transferencias a la empresa mexicana- está anclada en la isla de Antigua-Barbuda y figura en el listado de firmas offshore que fueron utilizadas por Odebrecht para ocultar sobornos a directivos de Petrobras (la petrolera de Brasil, equivalente a PEMEX), de acuerdo con documentos de la investigación Lava Jato consultados para este reportaje.

En uno de los expedientes se acusa a Olivio Rodrigues –el operador de Constructora Internacional- de ser el controlador de IREAD para el pago de ventajas indebidas en el exterior a funcionarios de Petrobras y para el lavado de activos provenientes de actos de corrupción.

Olivio es el personaje clave de Odebrecht para aclarar el nombre del destinatario real del dinero que fue transferido a través de IREAD y de Constructora Internacional del Sur a una fantasmal empresa de Poza Rica; él era el responsable de manejar las cuentas de las dos compañías en bancos de Antigua y Panamá.

En otros países, las empresas ‘fachada’ o de papel –como Blunderbuss- han sido utilizadas por políticos para ocultar los sobornos o para encubrir a los destinatarios del dinero, mediante el uso de prestanombres.

Ejecutivos de Odebrecht confesaron en diciembre de 2016 ante autoridades de Estados Unidos, que entre 2010 y 2014 habían pagado 10.5 millones de dólares en sobornos a funcionarios mexicanos a cambio de contratos. Las transferencias realizadas por IREAD y Constructora del Sur (ambas sociedades utilizadas para ocultar sobornos) fueron realizadas justo cuando inició esta red de corrupción en nuestro país. En la consulta de documentos no hubo manera de constatar si las transferencias enviadas a Veracruz forman parte de los 10.5 millones de dólares de sobornos o si son pagos adicionales.

 

Fernando Migliaccio Da Silva y Olivio Rodrigues, empleados de la oficina de sobornos de Odebrecht que manejaban las cuentas de las dos compañías offshore que transfirieron fondos a una empresa de Veracruz.

Las transferencias

El mediodía del 11 de agosto de 2010, la oficina matriz de Credicorp Bank en Panamá registró una transferencia por un millón 270 mil dólares entre Constructora Internacional del Sur SA y Blunderbuss Company de México. El Banco Monex sirvió como intermediario.

Nueve días después, a las 11:55 horas, 215 mil dólares salieron de la cuenta 4010177279 perteneciente a la operadora de Odebrecht en Panamá a favor de la empresa mexicana, ahora a través de Banco Mercantil del Norte (Banorte).

Dos meses después, el 26 de octubre de 2010, la sucursal Plaza Credicorp, que da nombre a uno de los edificios más emblemáticos de Panamá, registró una nueva transacción entre Constructora Internacional y Blunderbuss, esta vez por un millón 343 mil 918 dólares, de nuevo a través Monex.

En las operaciones, Credicorp asignó a Blunderbuss el número de cuenta 4990000581. En los documentos del banco, esa misma cuenta, aparece asignada a otras seis empresas.

En los mismos archivos –a los que MCCI tuvo acceso-  también aparecieron movimientos entre Blunderbuss con la empresa Innovation Research Engineering and Development Ltd (IREAD), una de las operadoras de Odebrecht para ocultar sobornos.

Los reportes de la cuenta 244006 del Meinl Bank Antigua Limited, a nombre de IREAD, detallan tres transacciones por 925 mil dólares a favor de Blunderbuss Company de México.

El 20 de octubre de 2010 se realizó una primera transferencia por 330 mil dólares; luego, el 16 de diciembre del mismo año, el traspaso fue por 115 mil dólares y finalmente el 3 de febrero de 2011 se enviaron 480 mil dólares.

 

También del Credicorp Bank de Panamá se realizaron transferencias a favor de Blunderbuss Company de México. La cuenta de la que salió el dinero estaba a nombre de Constructora Internacional del Sur, otra de las compañías offshore que eran usadas por Odebrecht para enviar sobornos a políticos latinoamericanos a cuentas en Suiza, Hong Kong y paraísos fiscales del Caribe.

El banco de Odebrecht

Uno de los bancos que fue utilizado para realizar estos traspasos a México fue adquirido en 2010 por Odebrecht.

Se trata del Meinl Bank Antigua Limited, ubicado en la población de Saint John, capital de Antigua y Barbuda, paraísos fiscales del Caribe, que en 2010 y 2011 transfirió 925 mil dólares a Blunderbuss Company de México.

De acuerdo con la delación del ex ejecutivo Vinicuis Veiga Borin, en la adquisición del Meinl Bank participaron en 2010 dos de los operadores financieros de Odebrecht: Fernando Migliaccio (detenido en Suiza) y Olivio Rodrigues, los mismos personajes que manejaban las cuentas de Constructora Internacional del Sur y de IREAD, las empresas offshore que transfirieron recursos a la compañía de Poza Rica, Veracruz.

Odebrecht llegó a tener el 67% del control accionario del Meinl Bank, según la pesquisa del caso.

En los estados de cuenta del Meinl Bank consultados por MCCI aparecieron transferencias a otras compañías ligadas a políticos latinoamericanos. Por ejemplo, figuran transacciones con las siguientes tres sociedades que han sido vinculadas con los hijos del ex presidente de Panamá, Ricardo Martinelli: Aragon Finance Corp, Kadair Investment (ambas creadas en las Islas Vírgenes Británicas) y Fordel International (establecida en Bahamas), que recibieron 12 depósitos por 5 millones 810 mil dólares de la cuenta 244006 a nombre de una empresa offshore de Odebrecht.

En las transacciones del Meinl Bank también destaca una compañía del papá del Presidente de Argentina, Mauricio Macri, que aparece como deudor del banco.

La cuenta del IREAD en el Meinl Bank ya fue cerrada. Desde 2014 dejó de tener movimientos, justo cuando las autoridades brasileñas iniciaron la investigación de la red de corrupción.

Acta constitutiva de Blunderbuss Company de México SA de CV, en la que aparecen como dueños un agente de seguros y el ex empleado de una gasolinera que residen en colonias populares de Poza Rica y Papantla, al norte de Veracruz. Su condición humilde contrasta con las transferencias millonarias que su empresa recibió de Odebrecht.

La empresa ‘de papel’

Blunderbuss Company de México -la empresa veracruzana a la que Odebrecht transfería dinero- se constituyó el 3 de junio de 2008 ante el notario José Manuel A. Hernández Cabada.

En el acta aparece como supuesto dueño Plinio Roldán Lecona Argüelles, ex empleado de una gasolinera, de 29 años de edad, que tiene su domicilio en una humilde vivienda en el callejón Heriberto Jara, en la colonia popular Las Valentinas, de Poza Rica.

También funge como socio el vendedor de seguros Santiago Castellanos Estrada, de 66 años de edad, quien tiene su casa en la calle Xoyotán, en el fraccionamiento Tajín de Papantla, Veracruz.

La empresa tiene once objetos sociales, que incluyen la construcción, la asesoría en administración y mercadotecnia; intermediación en toda clase de negocios, servicios de computación, contratación de personal para otras empresas (el llamado outsourcing), gestión de créditos y compra, venta y renta de inmuebles.

El 19 de diciembre de 2012 se realizó una asamblea extraordinaria para ampliar el objeto de la sociedad a la prestación de servicios “llave en mano” en las áreas administrativa, servicios operativos y procesos de producción, así como la comercialización de todo tipo de mercancías, incluyendo la exportación e importación.

Pese a su amplia variedad de servicios, no hay registros de actividad de la empresa. En la base de datos del Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM), de la Secretaría de Economía, no se tiene ni siquiera la referencia de su domicilio. Es una empresa que sólo existe en el papel.

Según el acta constitutiva, el domicilio del supuesto dueño de Blunderbuss está en la calle Heriberto Jara Corona 415, en Poza Rica, que corresponde a una casa en este callejón en la colonia Las Valentinas, de nivel socioeconómico bajo.

La red ‘fantasma’

Los presuntos dueños de Blunderbuss aparecen como accionistas en más empresas establecidas en Poza Rica.

Junto con sus vecinos y familiares participan en una red de compañías ‘de gaveta’ o ‘de papel’, que comparten los mismos objetos sociales, pero que también carecen de actividad comercial visible, instalaciones, infraestructura y personal.

Sergio Castellanos Estrada -el vendedor de seguros- es accionista de Minesweeper Company así como de Taskmistress Company de México, mientras que Plinio Roldán Lecona Argüelles (ex empleado de una gasolinera) es dueño de Accelerator Company y comisario de Outsized Company de México.

La primera empresa fue creada en 2008, casi a la par que Blunderbuss, mientras las tres últimas fueron constituidas el mismo día, el 28 de marzo de 2011.

A su vez, otros supuestos socios de las anteriores empresas son dueños de más compañías: Omar Gaytán Hernández, supuesto accionista de Taskmistress y quien reside en la colonia popular de Las Valentinas, también tiene participaciones en Bloodsuckers Company y Bathymetry Company.

En dos de las anteriores empresas, Taskmistress y Bloodsuckers (algo así como ‘los chupasangre’), el comisario es Luis Alberto Bustamante Sánchez, residente en una humilde casa con techo de lámina, también en la colonia Las Valentinas de Poza Rica.

Pese a su aparente condición humilde, Bustamante aparece como dueño de otras dos empresas: Adding Machine Company y Damorsa Company de México.

Ambas firmas son de ‘papel’. Prueba de ello es que el 11 de enero de 2017, inspectores de la Secretaría del Trabajo hicieron una supervisión por posibles violaciones a la ley laboral en el domicilio fiscal de Adding Machine Company, en Mariano Escobedo 510 interior 12, en la colonia Anzures de la Ciudad de México, y lo que encontraron fue una oficina virtual, de acuerdo con el expediente 153/000199/2017. La inspección fue “en virtud de tener conocimiento de posibles violaciones a la legislación laboral, mediante quejas o denuncias recibidas”. Mientras que el domicilio de Damorsa Company en calle 11 y calle 9 número 136, en Poza Rica, corresponde a una casa y a una pastelería.

Ivanhoe, Clorinda Idalia y Aender Lecona Argüelles, hermanos de uno de los socios de Blunderbuss, también participan como accionistas o representantes en esta red de empresas ‘de papel’, y todos viven en la misma casa.

Otra coincidencia: Blunderbuss y al menos seis empresas de esta red promovieron amparos en 2015 contra el Congreso por cambios a la normatividad fiscal que los obligaría a llevar la contabilidad en su domicilio fiscal, a tener inventarios y a registrar su flujo de dinero ante el portal del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

 

El comisario de la empresa, Eduardo del Ángel García, aportó su domicilio en Guadalupe Victoria 13, en la colonia Tepeyac de Poza Rica, que corresponde a esta casa de un piso.

Representantes de ‘red fantasma’ trabajaron para Duarte

El despacho contable García Terán & Torres Asociados SC, el cual tiene su sede en Tampico, Tamaulipas, es el vínculo entre las empresas de papel, Odebrecht y el Gobierno de Veracruz en tiempos de Javier Duarte.

Algunos representantes de las empresas ligadas a Blunderbuss -la receptora del presunto soborno- han trabajado para esa firma.

Manuel Tabaré González Martínez, quien ha sido auditor del mencionado despacho, también ha fungido como representante de Taskmistress Company de México y de Accelerator Company de México SA de CV.  Ambas empresas creadas en Poza Rica el 28 de marzo de 2011 con idéntico objeto social.

Enrique del Carmen Pacheco Orta, también colaborador del despacho contable, representó a Minesweeper Company, Outsized Company y Darmosa Company SA de CV para inscribir ante el Registro Público de Tamaulipas el cambio de objeto social de las tres empresas en diciembre de 2012.

Además, García Terán & Torres Asociados administraba la Sociedad de Propósitos Múltiples Xalapa SAPI de CV, creada en 2013, en la que fungían como accionistas la constructora Odebrecht y el gobierno veracruzano de Javier Duarte, quien se comprometió a aportar 355 millones de pesos de capital a la empresa.

Esta empresa -formalizada el 19 abril de 2013- la crearon Odebrecht y Duarte para construir una central hidroeléctrica que fuera alimentada por una presa y un acueducto, que abastecería de agua a la capital veracruzana. La obra está suspendida por protestas de pobladores que se niegan a que se explote la cuenca del río Los Pescados.

El despacho García Terán & Torres Asociados también ofrecía servicios de auditoría para Odebrecht. Por ejemplo, el 24 de junio de 2016, el director en México de la constructora brasileña, Luis Weyll, entregó el Premio Odebrecht al desarrollo sostenible, y en la ceremonia informó que la firma contable fue la encargada de certificar la transparencia y veracidad de los resultados.

Eduardo Salas, quien ha trabajado en el área de proyectos fiscales García Terán y Torres Asociados SC, compartió en su cuenta de LinkedIn que entre el 2013 y 2014 ese despacho realizó la certificación de egresos de la constructora Odebrecht para el proyecto de la Sociedad de Propósitos Múltiples Xalapa, en alianza con el entonces gobernador Javier Duarte.

Jorge Alfredo Llanes, auditor de la misma firma contable, ha mencionado en su cuenta de LinkedIn que una de sus tareas ha consistido en integrar, validar, comprobar y certificar los gastos de inversión de la constructora Norberto Odebrecht en México.

El mencionado despacho fue fundado en 1989 por José Luis Terán Álvarez, actual Presidente de la Asamblea de Asociados del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas (IEST), perteneciente a la red de universidades Anáhuac, de los Legionarios de Cristo.

Además, Terán Álvarez es socio, fundador y director de TTG Asociados SC, una firma de abogados fiscalistas asentada en Tampico. Uno de sus expertos, Enrique Pacheco Orta, ha fungido como representante legal de tres de las empresas de papel ligadas a Blunderbuss Company de México, a la que la división de sobornos de Odebrecht le ha transferido fondos ocultos desde paraísos fiscales.

Amplía PGR investigación

En una entrevista exclusiva con MCCI, el subprocurador de Investigación en Delitos Federales de la Procuraduría General de la República (PGR), Felipe Muñoz, dijo que harán una investigación “tan amplia como sea posible”.

-¿Van a ir más allá de Pemex en el caso Odebrecht? –se le preguntó.

-Cuando digo se está investigando, lo hago en el más amplio sentido. Nada ni nadie nos ha acotado, estamos construyendo un caso, tenemos una estrategia que nos puede llevar a otros puntos. No necesariamente, a concretarnos en los contratos con Pemex. Tenemos una visión amplia de las cosas.

-¿Y sobre una empresa fachada en Veracruz?

-Nosotros también estamos jalando los hilos, para que en medida de que tengamos una estrategia adecuada nos puede abrir el panorama”.

 

Expediente de la Policía Federal de Brasil, incluida en la investigación del caso Lava Jato, en el que se describe el esquema de triangulación de fondos utilizado por Odebrecht para el pago de sobornos, a través de empresas offshore en paraísos fiscales. En este esquema se incluyen Innovation Research Engineering and Development Ltd. y la Constructora Internacional del Sur, las firmas que transfirieron fondos a Blunderbuss Company de México, asentada en Veracruz.

 


 

Este reportaje forma parte del proyecto “Investiga Lava Jato”, en el que participan 20 periodistas de 11 países de América Latina y África.

Aquí la nota de MCCI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

India: los desesperados mensajes para salvar a pacientes con COVID

Avani Singh es una de las miles de personas en India que ha tenido que recurrir a las redes sociales para obtener ayuda para su familia.
1 de mayo, 2021
Comparte

Mientras una segunda ola de coronavirus causa estragos en India, con más de 350 mil  casos reportados a diario, las familias de los enfermos de covid-19 buscan desesperadamente ayuda en las redes sociales.

Desde la mañana hasta la noche, rastrean cuentas en Instagram, dejan mensajes en grupos de WhatsApp y revisan sus guías telefónicas. Buscan camas en un hospital, oxígeno, el fármaco remdesivir y donaciones de sangre.

Es caótico y abrumador. Un mensaje de WhatsApp comienza a circular: “Dos camas de UCI libres. Minutos después, ya no lo están. Pasaron a ser ocupadas por quien llegó primero.

Otro mensaje: “Se necesita con urgencia concentrador de oxígeno. Por favor, ayuda”.

A medida que el sistema de salud se debilita, es la comunidad, el esfuerzo personal y la suerte lo que decide entre la vida y la muerte.

La demanda supera a la oferta. Y los enfermos no pueden darse el lujo de perder tiempo.

“Buscamos en 200 lugares una cama de hospital”

Cuando comencé a redactar este artículo el viernes, hablé con un hombre que buscaba oxígeno en WhatsApp para su primo de 30 años en Uttar Pradesh, un estado en el norte de India. Cuando terminé de escribir el domingo, había muerto.

Otros están agotados y traumatizados, después de días cargando en sus hombros el peso de encontrar un tratamiento que salve la vida a sus seres queridos.

“Son las 6 de la mañana, la hora a la que comenzamos las llamadas. Nos informamos de cuáles son las necesidades de mi abuelo para el día -oxígeno e inyecciones- lo compartimos en WhatsApp y llamamos a todas las personas que conocemos”, explica Avani Singh.

Avani Singh con su abuelo, de 94 años, enfermo de covid en Delhi.

Avani Singh
Avani Singh con su abuelo, de 94 años, enfermo de covid en Delhi.

Su abuelo de 94 años está muy enfermo de covid en Delhi.

Desde su casa en Estados Unidos, Avani y su madre, Amrita, describen una extensa red de familiares, amigos, parientes y contactos profesionales, muchas veces lejanos, que les ayudaron cuando el abuelo cayó enfermo y su salud se deterioró rápidamente.

“Usamos todos los contactos que tenemos. Yo buscaba en las redes sociales. Algunas páginas que sigo dicen ‘tal lugar confirmado, tiene cama de UCI’ o ‘este sitio tiene oxígeno’. Entre todos probamos unos 200 lugares“, explica Avani.

Finalmente, a través de un amigo de la escuela, encontraron un hospital con camas, pero descubrieron que no tenía oxígeno. En esos momentos, el padre de Avani estaba inconsciente.

“Entonces publiqué una súplica en Facebook y un amigo sabía de una sala de emergencia con oxígeno. Gracias a ese amigo, mi padre sobrevivió aquella noche“, dice Amrita.

Cuando hablamos el sábado, su perspectiva había mejorado, pero la tarea que tenían por delante Avani y Amrita era conseguir inyecciones de remdesivir. Hicieron algunas llamadas, y el hermano de Amrita en Delhi viajó en auto hasta esos lugares, haciendo unos 160 km en un solo día.

“Mi abuelo es mi mejor amigo. No puedo agradecer lo suficiente a las personas que manejan esas páginas de Instagram por todo lo que están haciendo”, dice Avani.

Pero la información pronto se desactualiza. También les preocupan las informaciones falsas.

“Nos enteramos de que una farmacia tenía los medicamentos pero cuando mi primo llegó allí ya no quedaba ninguno. Abría a las 8:30 de la mañana y la gente llevaba haciendo cola desde medianoche. Solo los 100 primeros recibieron las inyecciones”.

“Ahora venden los medicamentos en el mercado negro. Deberían costar unas 1.200 rupias (US$16) y los venden por 100.000 rupias (US$1.334), y nadie te puede garantizar su autenticidad”, explica Amrita.

Como cualquier sistema que confía en conexiones personales, no todo el mundo recibe una oportunidad justa. El dinero, los contactos familiares y un alto estatus social brindan mayores posibilidades de éxito, así como el acceso a internet y los celulares.

Situaciones desesperadas

En medio del caos, algunas personas tratan de poner algo de orden, centralizando la información, creando grupos comunitarios y usando cuentas de Instagram para hacer circular los contactos.

Arpita Chowdhury, de 20 años, y un grupo de estudiantes en su universidad para mujeres en la capital gestionan una base de datos que ellas mismas recaban y verifican.

Arpita Chowdhury

Arpita Chowdhury
Arpita Chowdhury y otras estudiantes del Lady Shri Ram College, una Universidad en Nueva Delhi, crearon un grupo para coordinar la información en las redes sociales.

“Cambia hora a hora, minuto a minuto. Hace cinco minutos me dijeron que había un hospital con diez camas disponibles, pero cuando llamo ya no hay”, explica.

Con sus compañeras, llama a los números de contacto anunciados en las redes sociales que ofrecen oxígeno, camas, plasma o medicamentos, y publica la información verificada en internet.

Luego responde a las solicitudes de familiares de pacientes con covid que solicitan ayuda.

Es algo que podemos hacer para ayudar, a nivel más básico, dice.

Arpita Chowdhury comparte información verificada en WhatsApp

BBC
“Necesitamos dos camas de hospital para mis abuelos, ¿saben de algo?”, preguntan en un mensaje. “El Colegio Médico Doon tiene camas de UCI”, responden.
Arpita Chowdhury comparte información verificada en WhatsApp

BBC
-“SOS, oxígeno en Agra”. -“De acuerdo, averiguo”. “OXÍGENO. Ubicación: Agra, Uttar Pradesh. Disponible el 23 de abril a las 12 del mediodía. Verificado”.

El viernes, Aditya Gupta me dijo que estaba buscando un concentrador de oxígeno para su primo Saurabh Gupta, gravemente enfermo en Gorakhpur, una ciudad en el estado norteño de Uttar Pradesh en donde hubo un gran aumento de casos y muertes.

Saurabh, un ingeniero de 30 años, era el orgullo y la alegría de su familia. Su padre tenía una pequeña tienda y ahorró para que pudiera tener una educación.

“Visitamos casi todos los hospitales en Gorakhpur. Los hospitales más grandes estaban llenos y el resto nos dijeron: ‘Si logran obtener el oxígeno por su cuenta, podremos aceptar al paciente“, explicó Aditya.

A través de WhatsApp, la familia consiguió un cilindro de oxígeno, pero necesitaban un concentrador para hacerlo funcionar. Estaban agotados el viernes, aunque recibieron garantías de un proveedor de que podrían obtener uno.

Pero el dispositivo que tan desesperadamente necesitaban nunca llegó y Saurabh no puso ser ingresado en el hospital.

El domingo, Aditya me dijo: “Lo perdimos ayer por la mañana, murió delante de sus padres”.

Saurabh Gupta

Aditya Gupta
Saurabh tenía 30 años.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9Bbb1CsM8f0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.