PGR no investigó posibles vínculos de mando militar y Guerreros Unidos tras ataque a normalistas

Entre los días 12 y 29 de octubre de 2014, la PGR recibió al menos cinco denuncias anónimas, en las que se identifica a un capitán del Ejército, como parte del grupo que dirige al cártel Guerreros Unidos

Guerreros Unidos
Sidronio Casarrubias, identificado como líder del cártel Guerreros Unidos Cuartoscuro

A pesar de que las autoridades mexicanas han negado que exista evidencia de presuntos vínculos entre el Ejército y el grupo delictivo Guerreros Unidos, –al que las autoridades atribuyen el rapto y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa–, la Procuraduría General de la República (PGR) tiene varias denuncias sobre la presencia de un militar en la cúpula que dirige este cártel, que fueron recibidas semanas después del ataque contra los estudiantes en Iguala, Guerrero.

En el tomo 64 de la averiguación previa federal, iniciada tras la desaparición de los 43 normalistas, se señala que entre los días 12 y 29 de octubre de 2014, la PGR recibió al menos cinco denuncias anónimas en las que se identifica a José Alfredo Casarrubias Salgado, capitán segundo de Infantería del Ejército Mexicano, como parte del grupo que dirige al cártel Guerreros Unidos.

Leer también: Líder criminal tiene un hermano en el Ejército; Sedena e INAI reservan su expediente

Según estos reportes, también formaban parte del cártel el papá de José Alfredo, Rafael Casarrubias, y sus hermanos Mario, Ángel, Adán, Rafael y Sidronio.

La misma averiguación previa de la PGR revela que, tras recibir estas denuncias anónimas –de las cuales Animal Político posee una copia no censada–, se imputó y capturó a Sidronio y Adán Casarrubias Salgado, por el ataque contra los jóvenes estudiantes; mientras que Rafael y Ángel fueron considerados prófugos; el hermano Mario Casarrubias había sido detenido meses antes.

En el caso del capital de Infantería, José Alfredo Casarrubias Salgado, no solo se omitió investigar sus presuntos nexos con el grupo criminal, sino que, en enero de 2015, el entonces procurador Jesús Murillo Karam declaró que no existía !una sola evidencia de que haya intervenido el Ejército” en las actividades de Guerreros Unidos, ni en el ataque contra los normalistas.

En mayo de 2017, el Ejército y el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública clasificaron el expediente del capitán José Alfredo Casarrubias como “confidencial”, es decir, que quedará en secreto a perpetuidad.

Amarres

En abril de 2014, cinco meses antes del ataque contra los normalistas de Ayotzinapa, las autoridades mexicanas capturaron en el Estado de México a Mario Casarrubias Salgado, a quien identificaban, ya desde entonces, como líder del cártel Guerreros Unidos.

Según una de las denuncias recibidas en octubre de 2014, pocos días antes de que Mario Casarrubias fuera capturado, toda la cúpula directiva de Guerreros Unidos se reunió en Teloloapan, para definir quién sería el próximo presidente municipal de dicho ayuntamiento.

La denuncia recabada por la PGR señala que en esa reunión participó el capitán José Alfredo Casarrubias, al que identifica con el alias de “El Militar”, junto con el resto de sus hermanos.

“Unos días antes de que detuvieran a Mario Casarrubias Salgado –señala una de las denuncias anónimas–, éste, junto con Ángel Casarrubias, Adán Casarrubias, Rafael Casarrubias padre y Rafael hijo, también El Militar, José Alfredo Casarrubias Salgado, y toda la plana mayor de Guerreros Unidos, bajaron a Los Sauces, municipio de Teloloapan, Guerrero (…) ahí fueron a hacer los amarres, para poner de presidente a Pablo Segura Valladares, para cuando termina(ra) Ignacio de Jesús Valladares”.

Otra de las denuncias, enviada a través de correo electrónico a la PGR, e integrada a la averiguación previa por la desaparición de los normalistas, señala que en la dirección de Guerreros Unidos “anda bien metido El Chuky, Sidronio Casarrubias Salgado, con Mario Casarrubias Salgado, con su padre de éstos, Rafael Casarrubias, y también anda bien metido el capitán José Alfredo Casarrubias Salgado, (y) Adán Casarrubias Salgado”, a los cuales, la denuncia atribuye “matazón de personas, no de ahora, sino desde hace como tres años, en diferentes áreas (de Guerrero), como son San Miguelito, Cerro Gordo, Teloloapan, Ahuahuepan, Cocula, etcétera”.

Investigación simulada

En el tomo 65 de la averiguación previa integrada por la PGR, a casi un mes del ataque contra los normalistas, el día 22 de octubre de 2014 el agente del Ministerio Público Federal, César Iván Pilares Viloria, solicitó formalmente a la Policía Federal Ministerial de la PGR, que designara agentes “a fin de que se avoquen a la investigación de los hechos”, en los que se acusa al capitán José Alfredo Casarrubias de ser parte de Guerreros Unidos.

Sin embargo, la investigación realizada no incluyó ninguna indagatoria formal, de ningún tipo, tal como revela el reporte elaborado por el agente investigador asignado al caso.

En este reporte, el agente informó solo la siguiente acción: “Me apersoné a la localidad de Teloloapan, Guerrero, con la finalidad de indagar en relación a Mario Casarrubias Salgado, Ángel, Adán, Sidronio, Rafael hijo, Rafael Casarrubias Padre y José Alfredo ‘El Militar’ (…) lográndonos entrevistar con algunas personas de esta localidad”, pero, se destaca, “la gente entrevistada ignora los hechos que se investigan”, por lo cual, el agente investigador se retiró y declaró formalmente la “investigación cumplida”.

La averiguación previa del caso Iguala señala, hasta la fecha, ese recorrido por Teloloapan (de cuya realización no existen pruebas, salvo un oficio en papel membretado) es la única acción concreta emprendida por la PGR para determinar si el capitán del Ejército José Alfredo Casarrubias forma parte, o no, del cártel Guerreros Unidos.

Animal Político consultó a la Secretaría de la Defensa Nacional si a nivel interno existía alguna investigación en contra de este militar (que permanece activo) por su presunta vinculación con el cártel Guerreros Unidos, sin embargo, el Ejército declaró esta información como “confidencial”, junto con el expediente de servicio de este uniformado.

Close
Comentarios
  1. xercar

    Los del GIEI estuvieron aquí por una buena cantidad de dolares y nunca hicieron nada al respecto solo se dedicaron meter cizaña entre los mexicanos dividiendo a unos y a otros, los que trataron de hacer creer que militares eran quienes se habían llevado a estos pseudo estudiantes, el vínculo que tenían con los sicarios del cartel de los guerreros unidos fue lo que detono que se los chingaran y quemaran a los tortugos de ayotzinapa

  2. Lau rodrig

    Si tienen las pruebas por qué no hacen la denuncia correspondiente no es nada más recitar lo mismo de siempre hasta ahora no hay militares involucrados, es mas no hay evidencias cientificas como muchos ONG’s trataron de hacerlo tramoyando todo y quere sacar algún beneficio económico

  3. bryan montes de oca.

    Lo que buscan estos padres de los 43 normalistas desaparecidos son pretextos para seguir lucrando en memoria de sus hijos, porque han visto que les deja grandes ganancias.
    Y sobre la participación del ejército mexicano de esa noche, está comprobado que no tuvieron nada que ver, que si apoyaron a los lesionados y que algunos trasladaron a las clínicas y hospitales, donde los mismos afectados declararon que no fueron los militares, sino la policía de Iguala.

  4. Javier Hernandez Diaz

    Para mi toda la culpa la tienen los padres de los normalistas, ya que esto nunca hubiera pasado si ellos les hubieran enseñado valores como respeto y tolerancia a sus hijos.
    A diario culpan a alguien diferente por lo que le paso a estos jóvenes, cuando en realidad sabemos que los 43 fueron secuestrados, asesinados e incinerados por el narco.
    Al final de cuentas los culpables ya están tras las rejas, pues desde el 2014 a la fecha, han sido encarcelados más de 130 personas que de alguna u otra forma estuvieron implicadas en esta masacre.

  5. Idelfonso Martinez Gomez

    En su momento se investigó respecto a la participación del ejército mexicano en la desgracia de los 43 narco-normalistas y lo que arrojo que no hubo, el único error fue dar apoyo a los lesionados esa noche, así como los presuntos culpables ya se encuentran tras las rejas.

  6. Joel Casas

    Tampoco investigaron a las autoridades educativas de la normal de ayotzinapa, pues tanto como los maestros y el director de esa escuela, eran los principales responsables por la seguridad de los estudiantes.
    Tardo más de un año para que la PGR citara al director de la escuela de ayotzinapa a dar su declaración sobre los hechos.
    Todo esto se derivó, a que los padres de los 43 comenzaron con sus marchas y manifestaciones, culpando al gobierno y a otras instancias por la desaparición y muerte de sus hijos, cuando en realidad los verdaderos responsables pueden estar entre ellos.

  7. Sofia Millan

    Existiendo tantos culpables en la cárcel, responsables por lo que le sucedió a los Normalistas y siguen buscando culpar a gente que no tuvo nada que ver en esto, lo único que están logrando es que todos esos delincuentes que están en prisión los dejen libre, para que sigan cometiendo más delitos con otros chavos de iguala, esas van a ser las consecuencias de todos los representantes que ya encontraron una minita de oro en el negoción de Ayotzinapa y sus víctimas inocentes, que no tenían nada que estar haciendo a esa hora de la noche robándose los camiones y metidos con el crimen organizado, para que nos hacemos si tambien eran unas fichitas los de Ayotzinapa.

  8. Zamanta Hurtado

    Más bien ya no saben a quién más culpar por la desaparición de los delincuentes de Ayotzinapa, con tal de seguir con las investigaciones y que les sigan dando dinero a las OGNs, son capaces de echarle la culpa a todo el mundo, pero y que hay al respecto a las investigaciones de los directivos de la escuela, o del mayor culpable de todos que es López Obrador y su relación con los Abarca y los nexos Guerreros Unidos, a ellos ni siquiera los investigan, pues claro si son de la misma bola de delincuentes que quiere más recursos económicos para ellos.

  9. Gabriel Contreras Garcia

    Órale, pruebas que animal político tiene en las manos, deberían de dejar el miserable negocio del amarillismo y hacer el trabajo de la procuraduría, es más rentable y ya de pasada investigan toda la amapola que siembran en guerrero, asi como la muerte de algunos de los hermanos de los normalistas que murieron en enfrentamientos entre narcotraficantes.

  10. Resendiz Vasquez

    ¡¡Jajaja!! creo que ahora si se la fumaron bien y bonito o al menos eso alcanzamos a ver con esta historieta al estilo charistegui o algo parecido con lo que tanto escupen las ONGs en su negocio armado del que tanto exprimen, pero las ambiciones son otra cosa ya que los voceros y algunos vividores solo buscan estar haciendo escándalos en los diferentes medios de comunicación como cuando salía el babas de “Omar García” en todos los medios haciéndose el sufrido e hipócrita cuando por otro lado se anda dando la vida de holgazán

    Ya no sean tan explosivitas, amarillistas con sus cuentos patéticos que ni un niño les creería esas tonterías..

  11. Alberto Sanchez

    Denuncias falsas hechas y orquestadas por los mismos que manipulan a los padres de los normalistas, pero no pasan de ahí y ni pasaran, ya que son acusaciones sin pruebas, de tener una sola prueba ya la hubieran publicado y ya se la hubieran restregado en la cara al actual gobierno.

  12. Manuel Estrada

    Que tristeza es ver como siguen elogiando a esos revolucionarios que en esa noche andaban como animales desenfrenados haciendo de las suyas y nos referimos a los estúpidos normalistas de la escuela isidro burgos, porque todos los sobrevivientes juraron con sus propias palabras que los que los atacaron fueron puro maldito y corrupto polizonte vendido al crimen organizado.

    Ahora en día, el movimiento de los”43 desparecidos”, es todo un negocio y que tanto se a extendido para que extranjeros solo vengan a cobrar dinero y hasta para burlarse de la nación cuando al menos este país les ha dado de tragar.

  13. Oliver Campos Olmos

    Les recuerdo, que desde un principio dichos “testigos” que sobrevivieron, en ningún momento dijeron que los militares mataron o desaparecieron a dichos estudiantes.
    Ahora resulta que el ejército tuvo participación, cuando en realidad dichos testimonios dicen, fue la policía del lugar y el cartel de Guerreros Unidos, quienes atacaron a los normalistas y que por cierto, dichas personas que “apoyan” la aparición de esos estudiantes, nunca lanzaran si quiera una mala palabra de desahogo al cartel de Guerreros Unidos, todo mundo es culpable, hasta a la Marina la están embarrando, pero los narcos , ellos son inocentes de todo.
    Y a todo esto me pregunto ¿A quién le conviene que la gente, provoque al ejército? Que por cierto, ha demostrado el respeto que le tienen al civil, pues en ningún momento se ha apuntado el arma contra ellos y más sin en cambio, el soldado pone la mejilla para la primer bofetada y aun así, no se rebaja a provocaciones no comete un error que pudiera lamentar.
    Antes de decir que el ejército los tiene, se deben tener pruebas, antes de decir que los militares los “quemaron se deben comprobar dichas hipótesis, porque ciertos “expertos” hoy se quieren sentir los héroes, cuando en realidad no mencionaran jamás y mucho menos se meterán con quienes participaron en dicha tragedia y con eso me refiero, a los grupos criminales que operan en el lugar, a ellos, no les pondrán la lupa.
    No provoquen al ejército que hasta el momento no ha hecho nada contra quienes lejos de “buscar” sólo instigan a que pase algo malo y de esa forma usar su mártir para ganar apoyo o solidaridad.

    Los verdaderos responsables con corrido, se ríen de ustedes mientras le gritan al soldado asesino.

    1. Poliandro Mastique

      Nadie ha dicho (por lo menos, acá) que los soldados hayamn ultimado a los normalistas. La queja es por que no se ha investigado concienzudamente la POSIBILIDAD creíble de que algunos malos miembros del Ejército sean socios y cómplices del Narco, concretamente de Guerreros Unidos. Ya pasó antes con el Gral. Gutiérrez Rebollo, y la limpia tiene que ser permanente. No por ser miembros del Ejército los individuos son impecables ¿o sí? Y nadie acusa al Ejército en bloque, pero claro que la negativa tajante del Gral. Cienfuegos a que se interrogara a los soldados del 27º Inf. no abonan a la transparencia y la verdad, ni dan confianza. Se trata de INVESTIGAR sin culpabilizar a priori, y sin eximir a priori.