No sólo a opositores, Eruviel reparte notarías en el Edomex a amigos y funcionarios electorales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

No sólo a opositores, Eruviel reparte notarías en el Edomex a amigos y funcionarios electorales

Militantes del PAN, del PRD y del Verde, así como representantes de la iniciativa privada, amigos y familiares de funcionarios del Estado de México han sido beneficiados con la repartición de notarías hecha por el gobernador Eruviel Ávila.
Cuartoscuro Archivo
Por Paris Martínez
26 de julio, 2017
Comparte

La repartición de notarías que Eruviel Ávila realizó en el Estado de México no solo benefició a militantes del PAN. Líderes del PRD, del Partido Verde y representantes de la iniciativa privada también recibieron una notaría del gobernador mexiquense, cuyo mandato concluye en septiembre próximo.

En sus últimos tres años de gobierno, Eruviel Ávila ha entregado al menos 15 notarías públicas.

Las últimas 12 de estas notarías fueron anunciadas el pasado 14 de julio, un mes después del proceso electoral, en el que se eligió al sucesor de Eruviel Ávila.

Entre las personas beneficiadas como notarios públicos en el Estado de México está Héctor Javier Astudillo Calvo, hijo del gobernador priista de Guerrero, Héctor Astudillo, quien fue puesto al frente de la Notaría Pública 193, con sede en Atizapán de Zaragoza.

Igualmente, el gobernador mexiquense otorgó el nombramiento como notario a Mario Alfredo Jaramillo Manzur, cuya designación fue firmada por su tío, Javier Manzur Quiroga, secretario general de Gobierno del Estado de México.

Otro familiar de un funcionario que resultó beneficiado con una de las notarías es Hazael Torres Huitrón, hijo del secretario de Desarrollo Urbano y Metropolitano del Estado de México, José Alfredo Torres Martínez. En enero de 2016, Hazael Torres quedó al frente de la Notaría Pública 174, de Ecatepec, municipio donde nació el gobernador mexiquense.

Eruviel Ávila también entregó una notaría, la 191, a su cercano colaborador, Erasmo Martínez Rojas, quien se desempeñó como secretario de Finanzas y luego de Infraestructura, durante su administración.

La notaría 187 fue para Beatriz Mercedes Corona Mercado, supulente de la diputada federal priista María Angélica Mondragón Orozco, mientras que Alberto Sánchez Henkel, extitular de la Unidad de Transparencia de la Presidencia de la República, también resultó beneficiado.

El gobernador del Estado de México fue tan pródigo en su reparto de notarías que hasta la titular del Instituto de la Función Registral del Estado de México, Tania Lorena Lugo, alcanzó una, la 181, de la cual es titular desde el 18 de enero de 2016.

¿Las notarías quedan en familia?

El reparto de notarías en el Estado de México también benefició a familiares de líderes de partidos de oposición, particularmente aquellos involucrados en temas electorales.

Una de las beneficiadas es Lorena Gárate Mejía, hija de Francisco Gárate Chapa, representante del PAN ante el Instituto Nacional Electoral (INE) desde 2014, que el pasado 24 de julio recibió de Eruviel Ávila la notaría 189. Diez días de que su hija fue beneficiada, el 24 de julio, el PAN destituyó a Gárate Chapa del cargo.

El pasado 14 de julio, el gobernador del Estado de México le otorgó la notaría 186, con sede en Atizapán, a Luz María Alatorre Carbajal, esposa del senador panista Ulises Ramírez, quien buscó sin éxito ser candidato del PAN a la gubernatura estatal en las pasadas elecciones.

Eruviel Ávila puso al frente de la notaría 58, en Tultitlán, a Omar Martínez Vargas, quien es hermano del secretario de Acción Electoral del Partido de la Revolución Democrática en el estado.

Y así como hubo notarías suficientes para repartir entre el PAN y el PRD, también las hubo para los aliados formales. Alejandro Agundis Arias, expresidente estatal del Partido Verde y hermano del líder de este partido en el Congreso estatal, fue nombrado al frente de la notaría 183, de Naucalpan.

Cabe destacar que, en 2013, Eruviel Ávila benefició con la notaría 178 a Carlos Axel Moreno Paulín, quien fue presidente de la quinta circunscripción plurinominal del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Te puede interesar: Peña Nieto regala notarías a políticos cercanos.

No se olvidó de los empresarios

Si bien en los últimos tres años, el gobernador Eruviel Ávila repartió al menos 12 notarías entre familiares, opositores y amigos, dos más quedaron en manos de representantes de la iniciativa privada.

Ese es el caso de Francisco Xavier Borrego Hinojosa Linage, abogado de TV Azteca y el Grupo Salinas, al que el gobernador le entregó la Notaría Pública 192.

El otro alto ejecutivo del sector privado beneficiado es Marcelo Rossetto Armida, abogado de la empresa ICA, al menos hasta 2015.

Pese a las reservas…

El gobernador Eruviel Ávila realizó el nombramiento más reciente de un notario el pasado 7 de julio y el beneficiario fue Alfredo Caso Velázquez, quien fue destituido del cargo de notario hace dos años, por su presunta participación en el millonario fraude a FICREA.

Caso Velázquez fue detenido en 2015, y puesto en libertad un año después “por falta de elementos para procesar, con las reservas legales”, razón por la cual, el pasado 14 de julio fue reinstalado como titular de la notaría 17, con sede en Tlalnepantla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Lucie Vildnerova

'Salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia'

Joanna Zdanowska, una polaca de 47 años, era una de las turistas que estaba en Colombia cuando empezó la cuarentena. Y se quedó a gusto porque, según dice, encontró familia en un pequeño pueblo de la costa caribeña del país.
Lucie Vildnerova
4 de enero, 2021
Comparte

Joanna Zdanowska, una polaca de 47 años, era una de las turistas que estaba en Colombia cuando empezó la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

A diferencia de cientos de extranjeros que volvieron a su país, elladecidió quedarse en un país cuya naturaleza enamora con facilidad.

Su relato, presentado en este texto que resultó de una conversación con BBC Mundo, es prueba de que el virus, además de trágico, abrió la puerta para muchas experiencias e historias positivas.


En agosto de 2020, cuando en Colombia anunciaron el fin de la cuarentena estricta, nosotras ya nos queríamos quedar donde estábamos. No queríamos que nada cambiara.

Mis amigos turistas y yo, que vinimos a América Latina a viajar antes de que empezara la pandemia, encontramos en Palomino, en la Costa Atlántica colombiana, un hogar.

Palomino es un pequeño pueblo muy cerca de una hermosa playa llena de palmeras que se prolonga por varios kilómetros.

En marzo, apenas empezó todo, yo no quise irme a Polonia, como hicieron algunos de mis compañeros, porque tenía la esperanza de que pronto podría seguir viajando.

Pero luego pasaron dos semanas y prolongaron la cuarentena. Y dos más. Y más. Y así hasta que nos quedamos ocho meses en un pueblo al lado de la playa sin poder nadar en el mar.

Estábamos en un hostal y todos los restaurantes y bares estaban cerrados. No había nada para hacer.

Con el tiempo se fueron yendo los turistas y solo quedamos algunos pocos. Pero con los días fuimos conformando una familia de unas quince personas con una relación muy íntima con los dueños de los hostales donde estábamos.

Salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia.

Atrapada a gusto en Colombia

En 2019, decidí tomarme un año sabático porque me aburrí de Polonia, donde además tengo un apartamento que genera renta y me permite viajar tranquila.

Estuve en México y Cuba. Luego tenía el plan de viajar dos meses por Colombia, un país que recomiendan mucho para el turismo. Me quedé 10 meses y sigo contando.

Cuando viajas conoces muchas personas, pero normalmente los ves máximo una semana. Pero cuando vives con alguien seis meses, se genera una relación única.

Turistas en Palomino

Joanna Zdanowska
Los turistas que se quedaron en Palomino toda la cuarentena se convirtieron en miembros y colaboradores de la comunidad.

Porque ninguno trabajaba, entonces pasábamos todos el día juntos. Nos sentimos como en vacaciones permanentes.

Cada día había actividades con la gente local para apoyarnos unos a otros. Nos cocinaban. Algunos trabajaban para los hostales, otros aprendieron a surfear, había una chica que empezó a dar clases de español por internet.

En la casa donde yo me quedé, por ejemplo, había una familia de venezolanos con dos niños que descubrieron que nosotras las tratábamos mejor que sus padres. Entonces pasaban el día con nosotras. Yo les compré libros y les leía cuentos. Les mostraba videos en YouTube. Ahora los niños dicen que nosotras somos sus madres. Eso te rompe el corazón.

Lo que aprendí

Lo mejor de haberme quedado tanto tiempo aquí fue que pude conocer bien a la gente del pueblo, una experiencia que no tiene nada que ver con uno ve en el sector turismo.

Una de las experiencias más extraordinarias que tuve fue cuando fui a un pueblo de arhuacos, un grupo de indígenas que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta y han tenido muy poco contacto con culturas occidentales.

Tuvimos que salir a las 4 de la mañana. Nos dijeron que eran 8 horas caminando pero cuando levábamos 9 horas aún no llegábamos. Pensamos que este lugar no existía. A las 10 horas finalmente llegamos, sin poder hablar del cansancio. Y nos quedamos ahí con nuestras hamacas.

Nos dieron su casa más grande. Nos quedamos tres días.

Joanna Zdanowska

Joanna Zdanowska
Joanna dice que los tres días que estuvo en un pequeña villa de indígenas le cambió su forma de pensar.

Esta experiencia cambió mi pensamiento, descubrimos algo que puede ser obvio pero nunca lo habíamos vivido: que no necesitamos nada para ser feliz.

Nos cobraban 50 dólares por cada uno de nosotros cinco. Cuando vimos las condiciones en las que viven los indígenas, decidimos no negociar nada, porque duermen en el suelo, cocinan en el fuego, no hay electricidad, ni gas, todo es muy básico; comen solo cosas que tienen ahí en su finca: yuca, plátano, arroz.

Son cosas muy básicas que me enseñaron mucho y me dieron ganas de seguir viajando, y quizá buscar aprovechar mi experiencia de 14 años en la televisión polaca en alguno de estos países. Creo que es buen momento para vender producciones que ya están listas y no necesitan más que subtítulos o doblaje.

Palomino

Joanna Zdanowska
Palomino es uno de los tantos paraísos de Colombia.

Con mi familia no necesito tener contacto físico. Lo único que me hace falta es ver al hijo de mi hermana, que solo vi cuando tenía un año. Pero hablamos mucho.

Y ahora la situación en Polonia es muy fuerte: en coronavirus Colombia y Polonia son países vecinos. Pero, además, ahora el gobierno en mi país es muy conversador y tengo la impresión de que estamos como hace 30 años: no aceptan la sociedad LGTBI, el aborto es tema de guerra, millones de personas están en la calle protestando.

Además allá es invierno. Y no es que me haya acostumbrado al clima de acá. Cuando hace 38 grados me molesta. Pero estar solo en chancletas y vestido corto en lugar de cinco kilos de ropa te relaja. Y eso me gusta de Palomino.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.