Muere José Luis Cuevas, el pintor que incitó a toda una generación con sus grandes trazos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Muere José Luis Cuevas, el pintor que incitó a toda una generación con sus grandes trazos

Con su manifestó: La cortina de nopal, Cuevas criticó a la Escuela Mexicana de Pintura y del nacionalismo que ejercían los intelectuales de la época como Diego Rivera
Foto: Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
3 de julio, 2017
Comparte

A la edad de 83 años, el pintor, escultor y escritor mexicano José Luis Cuevas murió este lunes 3 de junio, en la Ciudad de México (Cdmx).

José Luis Cuevas nació el 26 de febrero de 1934 en la Cdmx, en los altos de la fábrica de lápices y papeles “El lápiz del águila”, administrada por su abuelo paterno, Adalberto Cuevas. El inmueble se ubica en las inmediaciones del centro de la ciudad, revela la biografía del artista publicada en su página de internet.

Desde los seis años de edad, Cuevas “comenzó a mostrar talento artístico”,  cuando se autorretrata como “niño obrero” para el concurso de dibujo infantil promovido por la Secretaría de Educación Pública (SEP), ganando el primer lugar.  A partir de entonces es llamado “el güerito pintor”.

Entre los 10 y 12 años, ingresó como alumno irregular a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, pero una fiebre reumática lo obligó a abandonar sus estudios y a guardar cama durante dos años, tiempo en el que cultivó la lectura y el dibujo. Posteriormente estudió artes gráficas en la Institución de Enseñanza Universitaria en la Cdmx.

A los 16 años de edad, trabajó en el periódico The News, donde ilustró las entrevistas de la periodista estadounidense Anita Brenner.

En 1951, con 17 años de edad, Cuevas escribió un manifiesto titulado: La cortina de Nopal, publicado por primera vez en el suplemento cultural de Novedades “México en la Cultura”, donde en su propias palabras atacó “con virulencia el arte folklórico, superficial y ramplón” de esa época.

“Fue un artículo anticonformista, en contra de la llamada Escuela Mexicana de Pintura y del nacionalismo feroz que ejercían los intelectuales de la época. El título de La cortina de nopal se popularizó pronto e incluso fue usado con cierra frecuencia en publicaciones norteamericanas cuando querían referirse al nacionalismo latinoamericano”, escribió el propio Cuevas en febrero de 1988.

El manifestó iniciaba de la siguiente manera: “No pretendo ningún liderato juvenil ni trato de reclutar rebeldes con que atacar el infecto bastión de Bellas Artes. Me conformo con decir lo que siento que es, sin lugar a dudas, el mismo sentir de otros individuos de mi generación, tanto en el arte como en diferentes actividades intelectuales. Si mis declaraciones pueden ahora, o más tarde, servir de algo a los nuevos creadores, me sentiré satisfecho de haber cumplido con un deber”.

Su manifestó provocó el enojo de los pintores consagrados de la época, como Diego Rivera, quien en un libro de Selden Rodman titulado Mexican Journal, lo critica fuertemente.

“Rivera aseguraba que mi prestigio era efímero y mis golpes en nada dañaban al poderoso y pétreo muralismo, que por cierto, ya había caído en un academismo monolítico y aburrido. Tuve a Tamayo como ejemplo para mi actitud rebelde, aunque él no fuera polemista, aunque no se expresara verbalmente y prefiriera vivir un autoexilio silencioso en Nueva York o en París. Pero el hecho de ser un opositor, a través de su obra, de la Escuela Mexicana de Pintura, me llevaba a admirarlo y a tornarlo corno bandera. Creo que es necesario repetirlo: el primer opositor teórico que tuvo el arte”, escribió Cuevas.

En 1953, Cuevas presentó su primera exposición individual en la Galería Prisse, uniéndose además a un grupo de jóvenes artistas, entre los que estaban Alberto Gironella, Enrique Echeverría, Pedro Coronel, Manuel Felguérez y Francisco Icaza. “Este grupo se declaró contra el muralismo oficial que ocupaba todo el panorama artístico mexicano”.

En 1957, viajó a Filadelfia, para ilustrar a Franz Kafka por encargo de la Editorial Falcon Prest. El libro se tituló The World of Kafka and Cuevas.  

En 1965, el periódico New York Times lo llamó el Mexican boy wonder y cinco años más tarde, en 1970, Carlos Monsiváis, en su libro: Días de guardar, escribió sobre su amigo lo siguiente: “Allí están los grandes trazos de Cuevas, desafiando, incitando. La gente aguarda algo especial, música o discurso, la diversión que se prolongue. Cuevas permanece un instante más. Desaparece”.

En 1967, Cuevas le adjudica el nombre de Zona Rosa, a esta visitada zona de la colonia Juárez de la Cdmx, donde dibuja un “Mural Efímero”, con el que se mofa de los afanes continuistas del muralismo.

En 1985, Cuevas inició la publicación de la columna periodística “Cuevario”, en el periódico El Universal.

Un perfil del artista publicado por la SEP, indica que la obra de Cuevas se ha mostrado en exposiciones individuales en museos de todo el mundo incluyendo: University of Texas, Austin; San Francisco Museum of Art, California; Museo de Arte Moderno, México; Museo de Arte Contemporáneo, Caracas, Venezuela; Phoenix Art Museum, Arizona y Musee d’Art Moderne, Paris, entre otros.

También participó en exposiciones colectivas en museos como el Musee de la Napoule, Francia; el Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York, entre otros. Asimismo, su obra forma parte de las colecciones de importantes museos del todo el mundo, entre los que destacan el Art Museum of the Americas, Washington D.C.; Fine Arts Museums of San Francisco y el Smithsonian American Art Museum, Washington D.C., entre otros.

Sus obras más características son retratos dibujados de criaturas desfiguradas y de la miseria en el mundo contemporáneo.

Como escritor publicó los siguientes libros: Cuevas por Cuevas, Ediciones Era, México, D.F., 1965; Cuevario, Editorial Grijalbo, México, D.F, 1973 y Gato Macho, libro autobiográfico, 1994.

A lo largo de trayectoria, Cuevas fue merecedor de importantes menciones y premios, como el Primer Premio Internacional de Dibujo en la V Bienal de Sao Paulo (1959); el primer Premio Internacional de Grabado en la I Trienal de Nueva Delhi (1968); recibió la orden de Caballero de las Artes y de las letras de la República Francesa (1991) e ingresó al Sistema Nacional de Creadores como Creador Emérito (1993), entre otros muchos reconocimientos que diversos países y organismos le brindaron a lo largo de su trayectoria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Birmania: decenas de miles se manifiestan contra el golpe de Estado en las mayores protestas en décadas

Este sábado la ciudad más grande del país asiático vivió las protestas más multitudinarias hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, que se impuso en el poder con un golpe el pasado 1 de febrero.
Por BBC News Mundo
7 de febrero, 2021
Comparte

Birmania vive días convulsos.

Los gobernantes militares, que tomaron el poder el lunes con un golpe de Estado que atajó abruptamente la frágil democracia birmana, han bloqueado la internet en el país mientras miles de personas salen a la calle a protestar.

A la multitudinaria manifestación del sábado en Yangón, la antigua capital, le siguió otra este domingo que no solo es la más grande hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, sino la mayor en décadas.

“No queremos una dictadura militar. Queremos democracia “, coreó la multitud, ataviada con camisas rojas y sostenía globos del mismo color, que es el del partido de la depuesta Aung Suu Kyi.

Los automóviles y autobuses reducían la velocidad para hacer sonar sus bocinas en apoyo, con muchos haciendo el saludo de tres dedos, un símbolo de desafío contra el autoritarismo en la región.

También se re realizaron manifestaciones en más de una docena de otras ciudades.

“Tenemos que acabar con esto ahora”

Los manifestantes son trabajadores de fábricas y estudiantes, pidieron la liberación de los detenidos por el ejército, incluida la líder electa Aung San Suu Kyi.

“Estamos aquí para luchar por nuestra próxima generación, para liberarlos de una dictadura militar“, dijo una manifestante a la agencia AFP. “Tenemos que acabar con esto ahora”.

Hasta ahora Birmania, se había mantenido mayoritariamente en calma después del golpe, aunque se produjeron algunas manifestaciones en diferentes partes del país.

Las autoridades militares están atrincheradas en la capital, Naypyidaw, y hasta ahora han evitado entablar contacto directo con los manifestantes.

Policía bloqueando las calles en Yangón.

EPA
La policía bloqueó las calles en Yangón, la ciudad más grande del país.

Nyein Chan, corresponsal de la BBC en Yangon, dice que los birmanos conocen muy bien la violencia de las que son capaces los militares, pero ahora que la gente tuvo tiempo de digerir lo que está sucediendo están encontrando diferentes formas de hacer oír su voz.

El país fue gobernado por un gobierno militar opresivo desde 1962 hasta 2011.

Pero según Chan, aunque la atmósfera estaba cargada, los manifestantes se mostraron desafiantes.

“Están enojados pero también silenciosamente asustados. Saben que los militares son capaces de utilizar la violencia para reprimir la disidencia, pero sienten que no tienen otra opción”, explicó.

“Cuando un grupo de manifestantes se encontró con una fila de soldados, les gritaron: ‘Están entrenados para ser soldados profesionales, no maten a civiles‘”, relató.

Regresó internet

Por lo demás, el servicio de internet, que había sido interrumpido, ya fue restablecido.

El apagón de internet hizo que la conectividad cayera a un 16% de los niveles normales, dijo NetBlocks Internet Observatory, un organismo que monitorea las redes.

Pero el tráfico ya había aumentado a un 50% a las 14:00 hora local (07:30 GMT) de este domingo, aunque el acceso a las redes sociales, incluídas Facebook y Twitter, permanecía bloqueado.

Muchos usuarios evadieron las restricciones en las redes sociales mediante el uso de redes privadas virtuales (VPN), pero el apagón más general interrumpió gravemente su actividad.

mujer protestando en Yangón

AFP
El miércoles hubo protestas, pero no fueron tan multitudianrias como las de este sábado.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional calificó el cierre como “atroz e irresponsable.

Organizaciones de la sociedad civil instaron a los proveedores de internet y redes móviles a desafiar la orden del apagón.

Mientras tanto, Suu Kyi está bajo arresto domiciliario, según su abogado. Documentos policiales muestran que está acusada de importar y utilizar ilegalmente equipos de comunicaciones (walkie-talkies) en su casa de la capital.

Además, Sean Turnell, un académico australiano exasesor económico de Suu Kyi, fue detenido en Yangón.

Turnell le dijo a la BBC que lo han confinado en su hotel y que no sabe de qué pueden acusarlo.

El golpe tuvo lugar cuando se inauguró una nueva sesión del parlamento, tras la aplastante victoria electoral de noviembre del partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Suu Kyi.

Aung San Suu Kyi en 2020.

Getty Images
Aung San Suu Kyi en 2020.

Muchos birmanos vieron cómo se desarrollaban los eventos a través de Facebook, la principal fuente de información y noticias en el país.

Tres días después, se ordenó el bloqueo de plataforma por “razones de estabilidad”.

Una vocera de Twitter dijo que la prohibición socava “la conversación pública y los derechos de las personas a hacer oír su voz”. Facebook, propietaria de Instagram, pidió a las autoridades que “restablezcan la conectividad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.