Las áreas de conservación de la Ciudad de México son invadidas por asentamientos irregulares
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Mayela Sánchez, GPJ Mexico

Las áreas de conservación de la Ciudad de México son invadidas por asentamientos irregulares

El crecimiento de la Ciudad de México ha dejado a varios fuera de la posibilidad de adquirir una vivienda, más de la mitad de su suelo son áreas de conservación; pero ya hay más de 800 asentamientos ilegales en estas zonas.
Foto: Mayela Sánchez, GPJ Mexico
Por Mayela Sánchez/ Global Press Journal
1 de agosto, 2017
Comparte

Hace 14 años, el área de Tempiluli en la delegación Tláhuac, al sur de la ciudad, no estaba habitada ni invadida de asentamientos irregulares.

“No había nada, era puro polvo. Haz de cuenta que pisabas talco, aquí había puro talco”, dice Flor Bibriesca Esquivel, de 52 años. “Había puras milpas”.

La familia de Bibriesca Esquivel se mudó aquí de todas maneras y otros los siguieron.

Poco a poco, el área se transformó en un pueblo polvoriento de calles sin pavimentar y chozas hechas de láminas metálicas y tablas de madera, o bloques de hormigón.

La casa de Bibriesca Esquivel está hecha de láminas de asbesto y tablas de madera. El piso está hecho de bloques de concreto, que ella y su esposo encontraron en un basurero.

Bibriesca Esquivel no puede comprar mejores materiales. Incluso si pudiera, probablemente no los usaría. Sabe que puede ser desalojada en cualquier momento. Ya le ha pasado tres veces, dice.

“Nomás llegaron de repente en la noche a tirar. Entraron los camiones, los granaderos. Nomás entraron a tirar. Tiraron todas las casas, todo”, dice. “Nosotros volvimos a levantar”.

El barrio de Bibriesca Esquivel está en una zona de conservación ecológica. Es ilegal construir viviendas aquí.

Leer también: El INAH olvida conservar las zonas arqueológicas del país: Auditoría 

Ciudad de México: cada vez más grande y con menos viviendas

La expansión de la Ciudad de México es legendaria y se ha alimentado de tasas impresionantes de inmigración del campo a la ciudad, de precios de vivienda por las nubes y de normas de zonificación inofensivas.

La ciudad y sus alrededores forman una de las áreas urbanas más pobladas del mundo. Se estima que allí viven 21 millones de personas, un 17.6 por ciento de la población nacional de 119 millones. En 1950, la ciudad tenía 3.1 millones de habitantes.

Más de la mitad (el 59 por ciento) de las 148.178 hectáreas de la ciudad están designadas como suelo de conservación. Hay más de 800 asentamientos ilegales en esas áreas de conservación, los cuales ocupan una superficie de 2,819 hectáreas. El suelo de conservación es designado como tal para proteger la flora y la fauna, o para rellenar el acuífero que provee entre el 60 y el 70% del agua consumida en la ciudad.

La mayoría de los asentamientos ilegales se ubican hacia el sur del de la ciudad. Buena parte de la tierra aquí (se estima que el 71%) es de propiedad comunitaria. Cerca de un cuarto de la tierra (el 23%) es de propiedad privada, según datos del GCDMX. Tan solo el 6% es propiedad del gobierno. En particular, los propietarios independientes, la mayoría de ellos agricultores o descendientes de agricultores que viven de lo que cultivan, han encontrado dificultades para evitar que se invada el área.

En Laderas de Sayula, un asentamiento ilegal en la delegación de La Magdalena Contreras

En Laderas de Sayula, un asentamiento ilegal en la delegación de La Magdalena Contreras

El problema se ha vuelto tan severo que una comisión legislativa fue creada en marzo para evaluar los asentamientos. La Comisión de Evaluación de Asentamientos Humanos Irregulares definirá guías para la conservación del suelo y el manejo de los asentamientos ilegales, dice Miguel Ángel Cancino, el titular de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la ciudad. Estas guías han sido manejadas hasta ahora por cada una de las 16 delegaciones en Ciudad de México, lo que ha resultado en prácticas muy diversas.

La comisión también recomendará cambios legislativos para regular estos asentamientos.

Los legisladores de Ciudad de México necesitan crear nuevas leyes que reconozcan tanto la importancia de las áreas de conservación como el hecho de que los asentamientos ilegales no van a desaparecer, dice Cancino. Pero regular estos asentamientos es impopular políticamente, explica, mientras que reubicarlos a otras áreas sería costoso.

La reubicación es crítica, en particular para aquellos asentamientos en zonas de alto riesgo, como áreas en las que hay barrancos o pendientes, dice, pero las autoridades locales deben aprobar el dinero que se necesita para hacerlo.

“Es un tema muy complicado”, reitera Cancino. “Yo creo que primero necesitas una política pública de atención completa, que implica revisión de los propios instrumentos de regulación del uso de suelo. Y dos: voluntad política y recursos, por supuesto”.

Las zonas de conservación fueron establecidas en la década de 1980, cuando la ciudad comenzó a crecer y sus autoridades vieron la necesidad de proteger áreas naturales, dice Irma Escamilla Herrera, una investigadora del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que se especializa en desarrollo urbano.

Pero lo que esas autoridades urbanas no tuvieron en cuenta fue el hecho de que más gente necesitaría un lugar para vivir. Sin áreas legales disponibles donde se pudiera construir, la gente comenzó a irse hacia zonas de conservación, dice Escamilla Herrera.

En algunos casos, los habitantes son engañados y compran tierra sobre la que no saben que no se puede construir.

La falta de vivienda segura y económica es un asunto de derechos básicos, dice Enrique Cano Bustamante, el director social de TECHO, una organización internacional que trabaja con habitantes de asentamientos ilegales para ayudarles a mejorar sus condiciones de vida. TECHO trabaja en 18 asentamientos ilegales en y alrededor de Ciudad de México.

Las personas que viven en estas zonas de conservación no están buscando causar daños ambientales, dice.

“La gente está ahí por necesidad, porque están siendo violentados sus derechos más fundamentales”, dice.

El costo promedio de una casa en Ciudad de México aumentó en un 95% entre 2005 y 2015, de 1 millón 913 mil 984 pesos a 3 millones 722 mil 708 pesos, según estadísticas publicadas por la Sociedad Hipotecaria Federal, una institución de desarrollo bancario mexicana que se enfoca en crédito de vivienda.

En Ciudad de México hay aproximadamente 179 mil casas con hacinamiento o que fueron construidas con materiales baratos o deteriorados como láminas de metal, asbesto, madera, tejas o baldosas.

El crecimiento de la ciudad debió haber sido controlado desde hace mucho, dice Escamilla Herrera.

“Si se hubiera actuado no tendríamos este grave crecimiento que ahora vemos, entendiendo (que) implica una problemática social complicada, porque no tengo dónde estas personas vivan”, dice.

Algunas de las personas que construyeron sus casas en zonas de conservación no sabían en ese entonces que lo que estaban haciendo era ilegal.

Como muchos otros habitantes de las zonas de conservación, Bibriesca Esquivel se apresuró a firmar lo que pensó que era un gran trato en una tierra sobre la que se podía construir. Dice que pagó 135 mil pesos por un lote de 120 metros cuadrados. La persona que se lo vendió no dijo nada sobre las restricciones de construcción, dice Bibriesca Esquivel.

Tras su primer desalojo, buscó al hombre al que le había pagado la tierra. Lo encontró y él le aseguró que le devolvería el dinero, pero después desapareció. Ahí fue cuando decidió quedarse en el lote y defenderse.

“Yo la verdad que no tenía a dónde ir, (entonces) yo sí luché por mi terreno”, dice.

Pablo Medina Uribe, GPJ, adaptó esta historia de su versión en inglés.

Esta historia fue publicada originalmente en Global Press Journal

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Volcán de La Palma: imágenes que muestran su impacto tras el aumento de explosividad

Este viernes, las autoridades advirtieron que el volcán intensificó su actividad. Estos gráficos y fotos muestran el alcance y el impacto que hasta ahora ha causado la erupción.
25 de septiembre, 2021
Comparte

La actividad del volcán Cumbre Vieja se intensificó este viernes.

El volcán, ubicado en la isla de La Palma, en el archipiélago de las Canarias, entró en erupción el domingo 19 de septiembre.

Desde entonces, la lava del volcán ha destruido cientos de edificaciones y varios kilómetros de carretera, y ha forzado la evacuación de miles de vecinos de la isla.

En la tarde del viernes, el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) informó que aumentó “la explosividad” del volcán, con lo cuál también se intensificó la lluvia de material piroclástico, compuesto de cenizas y rocas de diverso tamaño.

El IGME indicó un “aumento del índice de explosividad del volcán”, que se refiere a la cantidad de material expulsado y la altura alcanzada por la columna de humo.

El servicio de bomberos de la vecina isla de Tenerife anunció en Twitter que suspenderían las actividades para evitar riesgos.

Según el IGME, este aumento de la explosividad está asocidado a la aparición de dos nuevas bocas eruptivas, lo que ha obligado la evacuación de cerca de mil vecinos que aún permanecían en tres de las zonas más amenazadas de Tajuya, Tacande de Arriba y Tacande de Abajo, informó la Agencia EFE.

Volcán en La Palma

Getty
El volcán ha generado una nube de cenizas.

Las autoridades temen que el cono del volcán se desmorone en medio de un episodio explosivo sin precedentes desde que comenzó la erupción.

Debido al aumento en la emisión de cenizasse cancelaron varios vuelos que operan entre el archipiélago de las Canarias, según informó EFE.

Por su parte, Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España, anunció que la próxima semana declarará La Palma como “zona de catástrofe” y que emprenderá un plan especial para la reconstrucción de la isla con ayudas “inmediatas” para quienes han perdido sus casas o modos de vida a causa del volcán.

Volcán

BBC

¿Qué ocurre en La Palma?

La lava ha estado fluyendo por la montaña y a través de los pueblos, desde que el volcán Cumbre Vieja entró en erupción el 19 de septiembre, lanzando chorros de lava y cenizas al aire.

Más de 6.000 personas han sido evacuadas, incluidos 400 turistas que han sido trasladados a la vecina isla de Tenerife.

La Palma, una de las islas más occidentales y pequeñas de las Canarias, es conocida por no ser tan turística como otras islas del archipiélago.

En las imágenes de abajo se puede observar la lava -roca fundida que se torna negra al exponerse al aire- envolviendo a los poblados y rodeando algunos edificios.

Algunas personas lo han perdido todo.

Volcán en La Palma

Reuters

Una imagen del fotógrafo Alfonso Escalero capturó la que ha sido llamada la “casa milagrosa”, porque logró escapar del flujo de lava.

Volcán en La Palma

Alfonso Escalero

Los agricultores de la isla se han apresurado para salvar las cosechas de plátanos, aguacates y uvas antes de que la lava llegue a las plantaciones, de las que muchos isleños dependen para su sustento.

Agricultor en Las Palmas

Getty

¿Qué tan rápido fluye la lava?

El flujo ha pasado por los pueblos de El Paraíso y Todoque y avanza lentamente hacia el mar, en algunas partes a unos cuatro o cinco metros por hora.

Hacia el norte, el flujo de lava de 12 metros de altura, que alcanza los 1.000 °C, casi se ha detenido.

Hasta este viernes, la corriente de lava tenía 3.800 m de largo y 2.100 m de distancia desde la costa, según el Departamento de Seguridad Nacional de España (DSN).

Volcán

BBC

Aproximadamente 240 hectáreas, con un perímetro de 15,7 km, se han visto afectadas, según el DSN.

Unos 420 edificios y 15,2 km de carreteras han sido destruidos, según el servicio de mapas satelitales Copernicus EMS.

Volcán

BBC

Ahora existe la preocupación de que cuando la lava llegue al mar pueda crear nubes de gas ácido y tóxico, que puede ser peligroso si se inhala.

Las columnas de gas pueden provocar irritaciones en los ojos, los pulmones y la piel.

Se ha habilitado una área de exclusión a lo largo de la costa para evitar que los barcos lleguen a la zona.

La erupción también ha provocado una nube de ceniza de 4.500 m de altura y se arrojan al aire toneladas de dióxido de azufre.

La nube ahora se desplaza hacia el noreste hacia el Mediterráneo y el territorio continental español, informó la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Volcán en La Palma

Getty
Miles de personas han tenido que evacuar sus hogares.

¿Cuánto durará la erupción?

El Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN) estima que la erupción podría durar entre 24 y 84 días.

Raúl Pérez, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), dijo que mientras continúe la erupción, seguirá empujando lentamente el flujo de lava.

Si la erupción continúa durante meses en lugar de semanas, en algún momento podría llegar al mar, informó la Agencia EFE.

En el período previo a la primera expulsión de lava, la actividad sísmica cerca de la superficie de la isla aumentó significativamente, como muestra el gráfico de abajo.

Volcán

BBC

Los datos del Instituto Geográfico Nacional de España muestran cómo una serie de pequeños temblores comenzaron a ocurrir el 11 de septiembre, bajo una cadena montañosa conocida como Cumbre Vieja, lo que llevó a los científicos a creer que podría haber magma empujando debajo de la superficie de la Tierra.

Esta actividad sísmica se trasladó gradualmente a la superficie y, en los dos días anteriores a la erupción, los temblores se sintieron a 100 metros bajo tierra.

Volcán en La Palma

Getty
El gobierno ha prometido ayudas para los daminificados.

Aunque la actividad sísmica ahora es baja, el volcán sigue arrojando lava y el presidente del gobierno español ha advertido que vendrán “días muy largos”.

El gobierno nacional ha prometido ayuda a quienes han perdido sus hogares, y el gobierno local está comprando viviendas vacías como parte de un plan de reasentamiento.

La última erupción del volcán Cumbre Vieja fue en 1971 y duró poco más de tres semanas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NMHZhtICoU0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.