Desastre ignorado: las inundaciones en India, Bangladesh y Nepal que han dejado 1,200 muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Desastre ignorado: las inundaciones en India, Bangladesh y Nepal que han dejado 1,200 muertos

India, Bangladesh y Nepal están enfrentando las peores inundaciones registradas en el sur de Asia en años por las lluvias monzónicas.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
30 de agosto, 2017
Comparte

India, Bangladesh y Nepal están enfrentando las peores inundaciones registradas en el sur de Asia en años.

Más de 1,200 personas han muerto por causa de las mismas y millones han tenido que abandonar sus hogares.

Los tres países sufren frecuentes inundaciones durante la temporada de lluvias del monzón -que comienza en junio y dura hasta finales de septiembre u octubre-, pero la Cruz Roja calificó las de este año como las peores en décadas.

Según Naciones Unidas, 41 millones de personas han resultado afectadas por las inundaciones que apenas ahora comienzan a remitir, aunque otras organizaciones humanitarias hablan de 16 millones de damnificados.

Pero según una vocera de la Cruz Roja ,”se le ha puesto mucha atención a otros desastres en otras partes del mudo en estos momentos y el sureste de Asia ha sido ignorado“.

Un hombre está sentado en medio de sucasa destruida durante las fuertes lluvias en Katmandú, la capital de Nepal.GETTY IMAGES
Aunque India, Nepal y Bangladesh sufren frecuentes inundaciones durante la temporada del monzón, las de este año son las peores en décadas, según la Cruz Roja.

Corinne Ambler, quien trabaja con la Cruz Roja en Bangladesh, también le dijo a la BBC que las inundaciones ahí eran “las peores en 40 años”.

“Creo que en el resto del mundo la gente no tiene idea de la escala de este desastre: 8,6 millones de personas han sido afectadas, tres cuartos de un millón de casas destruidas o dañadas. En enorme”, lamentó Ambler.

“Solamente había agua. Había muchas casitas y grupos de casas perdidas entre grandes cantidades de agua y pudimos ver muchos campos completamente cubiertos de agua, agua hasta donde alcanzaba la vista”, dijo de un sobrevuelo por las zonas inundadas.

Mientras que en el caso de Nepal, que aún lucha por recuperarse del impacto del terremoto de 2015, la ONU calificó a las inundaciones como las peores de los últimos 15 años.

Inundaciones en Bihar, IndiaAFP
El estado de Bihar, en India, es uno de los más afetados.

Las autoridades nepalíes dijeron que más 140 personas murieron y hay decenas de desaparecidos.

Hasta el momento se estima que en ese país hay 1,7 millones de afectados y cerca de 100.000 familias fueron desplazadas.

Pero la dimensión total del desastre “aún se desconoce ya que muchas áreas afectadas permanecen inaccesibles debido a los daños en carreteras y puentes”, se lee en un reporte de Naciones Unidas.

Otra zona particularmente afectada ha sido el estado indio de Bihar, donde murieron más de 500 personas.

Y las lluvias prácticamente paralizaron a Mumbai, la capital financiera de India.

Caos en Mumbai

En el caso de Mumbai, hogar de 20 millones de personas, por el momento solamente se han reportado cinco muertos.

Pero decenas de miles de personas han quedado varadas en medio del caos de tráfico provocado por las lluvias, y varias zonas de la ciudad permanecen inundadas.

Residentes de la ciudad de Mumbai caminan en una calle inundada entre vehículos que no pueden avanzar por el agua.GETTY IMAGES
Las fuertes lluvias ocasionaron un caos en el trasporte de Mumbai, que tiene 20 millones de habitantes.

Residentes en Dharavi, uno de los mayores suburbios de Asia -en el que vive más de un millón de personas, dijeron que la mayoría de las partes más bajas del área están bajo agua

“Muchas de las casas en Dharavi quedaron sumergidas en el agua y perdimos todos nuestros objetos de valor”, le contó Selvam Sathya, de 45 años, a AFP.

“Todos nos refugiamos en la primera planta de varios edificios”, dijo.

Las continuas construcciones en terrenos inundables y zonas costeras, así como la cantidad de residuos plásticos que obstruyen los canales y drenajes, hacen que la ciudad sea particularmente vulnerable a las tormentas.

Motoristas pasan al lado de un vehículo dañado por la caída de un árbol en Mumbai.GETTY IMAGES
El mal drenaje y la falta de planeación en la construcción son dos de los factores que hacen de Mumbai especialmente vulnerable a las tormentas.

Las actuales inundaciones en Mumbai traen a la memoria las sufridas en 2005, cuando murieron centenares de personas.

La electricidad, el suministro de agua, las redes de comunicación y el transporte público se cayeron completamente durante la catástrofe de 2005, atribuida a la falta de planeación en el desarrollo de la ciudad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Personal de salud lucha por ofrecer atención en hospitales que están al borde del colapso

Las hospitalizaciones en el Valle de México están por llegar al peor escenario modelado por las autoridades y aún se espera un aumento de casos COVID por las fiestas decembrinas.
AFP
11 de enero, 2021
Comparte

En los hospitales de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se libra en estos días una doble batalla. Una es para salvar a los pacientes con COVID que ya están ingresados. La otra para encontrar espacio donde recibir a los que llegan y están graves. Los demás, los que están menos inestables deben iniciar su propio peregrinaje en busca de un hospital con cama disponible.

Te puede interesar: Sube hospitalización por COVID: CDMX alcanza 92% de ocupación de camas generales y 86% con ventilador

En el Hospital General de México, el personal de salud hace casi lo imposible en estos días por ingresar a los pacientes más delicados. La reconversión para tener más espacios para los afectados por COVID ha hecho que las cuatro torres del hospital y todo urgencias estén ya dedicados a esto.

En otros hospitales como el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE o el Hospital de Especialidades Belisario Domínguez de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México también se hacen esfuerzos por atender a los pacientes que llegan más inestables.

Igual que las autoridades federales y locales lo hicieran, tres médicos de estas instituciones, entrevistados por Animal Político, desmienten la información que circuló estos días en algunos medios respecto a que en la Zona Metropolitana del Valle de México se aplique ya el “código azul”, que implica no dar todo tratamiento requerido a los pacientes con un estado muy grave de COVID-19 y enfocarse en quienes tengan más opciones de sobrevivir.

“No, no, eso no se está aplicando”, dice enfático Jesús Alberto López Guzmán, médico especialista en medicina interna y geriátrica, adscrito al área COVID del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre. “Pero la situación sí está muy complicada. Ya estamos llenos y están llegando los (contagiados) del 24, muchos complicados, muchos de ellos adultos mayores o jóvenes adultos pero con comorbilidades. Y seguramente en los próximos días, si es que hay espacio para recibirlos, ya tendremos a los que no hicieron caso para la celebración de Fin de Año y después a los de Reyes”.

Apenas la semana pasada pareció que había un respiro en los hospitales de la ZMVM. Del 3 al 4 de enero, el número de pacientes hospitalizados en la CDMX incremento sólo en 23, después de haber aumentado en días pasados en 93 (el 3 de enero), 70 (2 de enero) y 194 (el primer día del 2021).

El breve respiro siguió el 5 y el 6 de enero, cuando el número de pacientes se incrementó en 32 y 46, respectivamente. En el caso de los pacientes intubados, el número incluso se redujo, hubo 31 menos el 4 de enero; 5 menos, el 5 y 14 menos, el 6 de enero. 

La estabilidad alcanzó a toda la Zona Metropolitana del Valle de México, que el 5 de enero tuvo 14 pacientes intubados menos y 40 menos, el 6 de enero. 

“La semana pasada sí tuvimos días en los que se sintió una estabilización. La consultas por COVID pasaron de alrededor de 40, en la semana previa, a más o menos 20 y las defunciones también bajaron. El 31 de diciembre, por ejemplo, tuvimos 14 fallecidos, en los días pasados ese número se redujo quizá a la mitad. No sabemos bien a qué se debió la estabilización, pero pudo ser por el semáforo rojo y el cierre de actividades”, dice una médica residente del Hospital General de México, a quien llamaremos María, para respetar su petición de no identificarla con su nombre real.

Pero la reducción en la tendencia de crecimiento en los pacientes hospitalizados se rompió el 7 de enero, ese día la CDMX reportó un incremento de 100 pacientes, con respecto al anterior, y para el 8 se sumaron 162 más. En los pacientes intubados, el incremento fue de 1 para el 7 de enero y de 53 para el 8. 

La ZMVM tuvo un día más de respiro. El 7 de enero se informó que hubo 14 pacientes intubados menos, con respecto al 6, pero para el 8 se sumaron 57 pacientes intubados más y 210 en hospitalización general.

Este 9 de enero la ola volvió a bajar: esta zona reportó, otra vez, decrecimiento en el número de personas con soporte ventilatorio (6 menos) y de nuevo se desaceleró el repunte en hospitalización general (121 más).

Lee más: Nueva variante de COVID, en México: Qué se sabe de ella y cómo mutan los virus

Pese a eso, los números ya se acercan a un escenario complicado. En total, la CDMX reportó este 9 de enero, un total de 6 mil 762 personas hospitalizadas, de las que  mil 644 están intubadas. En tanto que la Zona Metropolitana del Valle de México registró un total de 9 mil 333 pacientes ingresados en instituciones de salud, de los que 2 mil 166 están conectados a un ventilador.

El 28 de diciembre, la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, dijo, en conferencia de prensa, que se habían hecho modelaciones de escenarios respecto a las hospitalizaciones en la ZMVM. En el peor escenario, señaló, se podría llegar a 9 mil 512 camas ocupadas. Eso quiere decir que se está a un paso no solo de llegar a eso, sino de rebasarlo.

Sheinbaum también informó ese día que se trabajaba en la recoversión de hospitales para llegar a tener disponibles 10 mil 457 camas.

Vienen los contagiados de Año Nuevo

La COVID puede manifestarse hasta 14 días después del contagio, dice el médico internista del Centro Médico 20 de Noviembre, López Guzmán, así que quienes se hayan contagiado entre el 24 de diciembre y el día de Reyes llegarán a los hospitales entre el 7 y el 21 de enero, más o menos. 

“Seguramente estaremos peor para entonces en los hospitales. Ya hay muy pocos espacios para atender a pacientes graves de COVID, se desocupan algunas camas y al instante se vuelven a ocupar”, advierte. 

El especialista –que también trabaja en un hospital privado, el ABC– dice que la saturación está igual en instituciones públicas y en particulares. “Los hospitales privados también están rebasados. Tienen el mismo problema para recibir en sus servicios de urgencias a los pacientes, que tienen que esperar tiempos prolongados para ingresar”. 

María, la residente del Hospital General, explica que ahorita si el paciente viene grave se le estabiliza y se busca un lugar, pero sí puede tardar horas en ingresar. “Conforme se van desocupando camas, se va ingresando. Si no vienen muy graves, se le pide a la familia que busque otro lugar”. 

Uno de los problemas, dice la residente, es que las personas siguen llegando por su propio pie a las instituciones de salud, sin haber verificado antes en el 911 si hay camas disponibles. “Es poca la gente que llega en ambulancia, ya para ingresar, así que la familia es la que debe buscar donde sí pueden recibirlo”.

Un médico del Hospital Belisario Domínguez, a quien llamaremos Juan, señala que en el área de terapia intensiva de este hospital, las siete camas con las que se cuenta están ocupadas. Hay cuatro pacientes esperando poner ingresar desde urgencias a esta zona. Uno de esos lugares se está reservando para una enfermera de la misma institución. 

“Ya nos ha pasado que de pronto un médico o una enfermera se pone mal y no tenemos donde ingresarlo, ahorita estamos esperando un espacio para traerla a ella a terapia intensiva”, cuenta. 

Ante todo esto, López Guzmán pide a la ciudadanía cuidarse y enfocarse en no contagiar. “No hay que exponerse ni seguir exponiendo a los demás. No sabemos a qué punto vamos a llegar. Nadie le ha pegado, en ningún lugar del mundo, a las predicciones. Pero no sé qué más tiene que pasar, si ya hemos rebasado los 14 mil casos diarios. Necesitamos prevenir más en las acciones del día a día. Cada persona tiene que hacerlo. Ya necesitamos actuar con conciencia social”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.