Cómo un científico ocultó un laboratorio y un telescopio gigante en un monumento de Londres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Cómo un científico ocultó un laboratorio y un telescopio gigante en un monumento de Londres

El monumento en a ciudad británica de Londres, de 61 metros de alto y decorado con dragones, fue un "laboratorio de altura".
BBC Mundo
Por Zaria Gorvett / BBC Mundo
27 de agosto, 2017
Comparte

“Ya voy a abrir la escotilla”, dice Richard Smith, encorvado en la taquilla de “The Monument” (El Monumento), uno de tantos sitios históricos que constituyen atracciones turísticas de la capital británica.

Pero esta columna de piedra de 61 metros de alto, decorada con dragones y coronada por una urna resplandeciente con forma de fuego que recuerda el Gran Incendio de Londres de 1666, esconde secretos insospechados para turistas y locales por igual.

Smith examina el suelo de tablas de roble como si escondiera una cámara secreta, como si estuviéramos en una película de Indiana Jones.

Encima de él, hay un escritorio lleno de diplomas que dicen “Este documento certifica que ________ ha subido los 311 escalones del Monumento”.

Pero en realidad son 345.

En el interior, una impresionante escalera de caracol se extiende hasta la parte superior y se retuerce como la cáscara de una naranja cortada en una cinta única y continua.

Durante años, una placa agrietada pegada a la base explicó que había sido diseñada por Sir Christopher Wren, quien diseñó grandes edificaciones británicas, como la catedral de San Pablo.

Este dato tampoco es enteramente veraz.

Tiene mucho sentido pensar que uno de los monumentos más apreciados de la capital británica haya sido realizado por el arquitecto más famoso de Reino Unido.

Una ilustración del Bethlem Royal HospitalALAMY
El Bethlem Royal Hospital estaba plagado de problemas de diseño. Pero al menos se veía bien.

De hecho, Wren estuvo ampliamente involucrado en la reconstrucción de Londres después del Gran Incendio.

Pero en realidad, el Monumento fue diseñado por su amigo íntimo: un científico.

El verdadero arquitecto

Su nombre fue Robert Hooke, un hombre de muchas pasiones que aplicó su mente inquisitiva a temas tan diversos como la química y las creencias populares sobre los sapos.

En su época, era tan famoso que fue llamado el “Leonardo de Inglaterra” y “el más grande inventor del mundo“.

Hoy en día su nombre ha sido en gran medida olvidado, pero algunas de sus contribuciones han perdurado.

Fue él quien acuñó la palabra “célula” para describir la unidad básica de la vida.

Ideó también la ley de elasticidad de Hooke -útil, pero poco interesante- y otros mecanismos que todavía se utilizan en relojes y cámaras.

La escalera de caracol en The MonumentALAMY
La escalera de caracol en el Monument tiene uno segundo uso secreto.

Tras el incendio, Hooke probó también el campo de la arquitectura y diseñó hospitales, edificios civiles e iglesias por toda la ciudad.

No tuvo mucha fama en este ámbito. En parte, porque la mayoría de sus obras fueron firmadas al final por Wren y erróneamente atribuidas a él y, en parte, porque algunos proyectos fueron realmente malos.

Uno de ellos bue el hospital siquiátrico Bethlem Royal.

En tiempos en que estaba de moda donar dinero para obras de caridad, el hospital fue diseñado más para los visitantes que los pacientes. El foco en la estética era tan extremo, que se convirtió en blanco de la bromas populares, que lo tildaron de “palacio para lunáticos”.

Entre otros, contaba con una fachada tan adornada que agrietó el edificio con su peso. Y el jardín estaba rodeado por unas columnas increíblemente bajas. Es posible que los pacientes se hallan escapado, pero al menos no oscurecieron el esplendor del edificio…

Al día de hoy, se lo tiene por sinónimo de caos.

Fue en esta época cuando diseñó el Monumento.

Inicialmente, se suponía que era sería un homenaje a las víctimas del incendio, pero “en realidad lo que Hooke quería era construir un telescopio muy grande“, asegura Maria Zack, una matemática de la Universidad Nazarena de California.

Al final, decidió que su proyecto combinaría las dos ideas.

La construcción

Tras el incendio, el inventor decidió que la estructura del Monumento debería ser de piedra, para protegerlo de cualquier incendio futuro.

Una estatua de Robert HookeSCIENCE PHOTO LIBRARY
No existe ningún retrato de Robert Hooke. Se cree que fueron quemados por su rival, Isaac Newton.

Para eso, pidió 798 metros cúbico de la piedra más fina de Portland, con un peso equivalente a unas 14 ballenas azules.

La construcción tomó seis años y Hooke se enfrentó a más de un obstáculo.

El rey emitió una proclama que prohibía transportar rocas desde la isla de Portland y, poco después, a alguien se le ocurrió que la cúpula del Monumento debería tener una estatua del monarca.

La idea del telescopio pareció entonces irse al suelo…

Por suerte, el rey rechazó la idea de colocar una estatua suya allí. No por humildad, sino por temor a que pudiera ser interpretado en el futuro como que él fue el responsable del incendio.

Hooke se salió con la suya y el Monumento fue terminado en 1677.

Visita al Monumento

Mi guía para la visita es un londinense con un acento peculiar y un entusiasmo contagioso por esta enigmática columna.

Levanta finalmente la escotilla -que se puede identificar malamente por un par de bisagras de hierro forjado- y desaparece bajo tierra.

La escotilla lleva a más escaleras.

Una imagen en sepia de uno de los puentes de LondresGETTY IMAGES
En el siglo XVII, la calle detrás del Monument era la más concurrida de Londres.

Finalmente nos encontramos en una habitación con techo abovedado.

Las antiguas paredes de ladrillo están desnudas y se caen a pedazos. Huele a húmedo.

Esta es una parte donde los visitantes tienen prohibido el paso.

La sala está vacía. Solo hay un enrutador inalámbrico y algunos sensores.

“Cuando construyeron el edificio de al lado hace un par de años, tuvieron que asegurarse de no golpear accidentalmente esta estructura que era hace unos siglos un laboratorio de física de vanguardia“, afirma Smith.

Luego me lleva al centro de la habitación y mira hacia arriba: a través de una reja de metal, hay una visión clara de todo el interior del Monumento, desde la escalera de caracol, hasta el punto más alto del edificio.

Justo en la parte superior, se aprecia la urna dorada que, cuando se abre, permite ver el cielo nocturno.

Hooke dispuso dos lentes gigantescas en cada extremo del “tubo” del monumento y así quedó listo uno de los telescopios más grandes vistos hasta entonces en Londres.

Fue desde aquí que el inventor diseñó un novedoso experimento para comprobar que la Tierra giraba alrededor del Sol siguiendo el movimiento de los astros.

Pero el Monumento estaba en la calle de Fish Street Hill, que era la principal ruta en esa época hacia el puente de Londres, uno de los caminos más transitados de la capital británica.

Muy pronto, las vibraciones del tráfico arruinaron todolas lentes se corrían y el telescopio dejó de ser funcional.

Pero Hooke no se dio por vencido.

Otras “novedosas” invenciones

En aquella época no había muchos edificios altos. Tan era así, que Hooke se vio forzado a trepar los campanarios de la Abadía de Westminster o la Catedral de San Pablo para llevar a cabo ciertos experimentos.

Un dibujo del barómetro de rueda de HookeSCIENCE PHOTO LIBRARY
El barómetro de rueda de Hooke se basaba en el principio según el cual una presión decreciente causa la expansión de líquidos como el mercurio.

Ahora tenía en el Monumento su propio “laboratorio de altura”, particularmente para estudiar los efectos en la presión atmosférica.

Había planeado el Monumento con mucho cuidado: cada escalón tenía exactamente seis pulgadas de alto para poder seguir detalladamente los cambios con el uso de un barómetro.

Entre la parte superior y la inferior de las escaleras, notó que el nivel de mercurio disminuyó en un tercio de pulgada.

Confirmó así que la presión del aire disminuye con la altitud.

Fue, finalmente, el primer y único experimento exitoso realizado en el Monumento.

¿Quién va a ser el aguafiestas que recuerde que ya eso se había comprobado tres décadas antes, con un experimento tan fácil como subir una montaña?

Lee la historia original en inglés en BBC Future

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

NYT apunta a Ebrard y Slim por fallos en Línea 12; canciller sostiene que la inauguró en ‘óptimas condiciones’

El reportaje incluye una animación gráfica que exhibe la falla que provocó el derrumbe y explica que las soldaduras estuvieron "mal hechas".
Por Redacción Animal Político
13 de junio, 2021
Comparte

El diario The New York Times publicó este domingo un reportaje sobre la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México y las posibles causas que provocaron la tragedia en mayo pasado.

El medio explica que obtuvo “miles de fotografías del sitio del siniestro y compartió las pruebas con varios ingenieros expertos que llegaron a la misma conclusión: los pernos metálicos que eran cruciales para la solidez del viaducto (y que son la base de toda la estructura) parecen haber fallado debido a una soldadura deficiente, falla grave que probablemente causó el choque.

“Esa es una de las principales explicaciones que manejan los funcionarios de la Ciudad de México, según varias personas con conocimiento de las averiguaciones oficiales sobre el desastre. Explicación que resalta un patrón de oportunismo político y obras descuidadas durante la construcción del metro”, señala el medio.

La investigación también indica que el medio tiene en su poder el borrador del peritaje que realizan las autoridades de la Ciudad de México, es por ello que en el texto “Por qué colapsó la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México”, se señala como presuntos responsables a Marcelo Ebrard, entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, y que, indica el texto, pidió acelerar la obra de manera que se finalizara lo más pronto posible, y al empresario Carlos Slim, como dueño de Grupo Carso, la empresa que tuvo a su cargo la construcción del tramo que colapsó.

El reportaje incluye una animación gráfica que exhibe la falla que provocó el derrumbe y de manera sencilla da cuenta de que las soldaduras estuvieron mal hechas.

Los autores del reportaje también dieron a conocer que otro indicio de construcción deficiente fue que durante la instalación no se retiraron varios de los anillos de cerámica que van alrededor de los pernos metálicos, de acuerdo con las imágenes obtenidas por el medio, es por eso que “las soldaduras dieron de sí y los pernos se soltaron del acero”.

Los periodistas que investigaron el caso consultaron a numerosos expertos en ingeniería, así como “miles de páginas” de documentos internos relacionados con el sistema de transporte Metro y señalaron que auditores federales encontraron que las autoridades de la Ciudad de México “autorizaron de trabajos de mala calidad”.

En respuesta a la publicación, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, publicó una carta en la que señala que desde el primer momento ha manifestado su disposición de colaborar para esclarecer los hechos, y lamenta el fallecimiento de personas en el desplome.

De acuerdo con el canciller, la Línea 12 que “durante años ha beneficiado a millones de personas es quizá la obra más auditada y documentada en la historia de México”, y destaca una resolución que se emitió en mayo de 2017, en la que se señala que esta “fue puesta en operación funcionando en óptimas condiciones”.

Ebrard acusó al New York Times de que sus preguntas “en algunos casos parten de premisas falsas o parecieran sugerir conclusiones, o asumir una postura adversarial. En ese sentido, mi empeño es responder de la manera más objetiva y apegada a la memoria que constituye la documentación técnica o las resoluciones que han surgido de las investigaciones o auditorías relacionadas con la realización de la obra”.

Resaltó que “la verdad” sobre lo acontecido solo podrá conocerse con una investigación “radicalmente imparcial y escrupulosamente técnica”.

Por su parte, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó en su cuenta de Twitter: “Sobre el artículo que aparece en el NYT el día de hoy sobre la línea 12 y la afirmación que algunos han hecho de que la información provino del gobierno de la Ciudad, aclaro categórica que nunca hemos utilizado filtraciones periodísticas para informar o hacer nuestro trabajo y menos a un medio que ha buscado confrontar a la Cuarta Transformación”.

Agregó: “Hemos sido muy responsables en esperar los dictámenes técnicos, profesionales. No es nuestro estilo filtrar información y nunca lo será. Nos caracteriza decir la verdad de forma directa sin ningún intermediarios.

“Para nosotros lo más importante es atender de forma integral a las víctimas como lo hemos venido haciendo y conocer las causas de forma profesional para atender lo más pronto posible el arreglo de la línea 12. Las sanciones le corresponden a otras instancias. ¿Habría que preguntarse qué intereses no esclarecidos están detrás de este artículo?”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.