Acusan a exvocero de Duarte de encubrir pagos a 10 empresas fantasma; él se deslinda
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Acusan a exvocero de Duarte de encubrir pagos a 10 empresas fantasma; él se deslinda

Al ser investigado por la Fiscalía de Veracruz, el diputado federal Alberto Silva dice que los pagos que se le imputan fueron gestionados y autorizados por la exvocera de Duarte, Gina Domínguez, y el también diputado del PRI, Tarek Abdalá.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
21 de agosto, 2017
Comparte

Una investigación en curso de la Fiscalía General de Justicia de Veracruz acusa al diputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alberto Silva Ramos, de haber encubierto pagos a por lo menos diez empresas fantasma durante su gestión como coordinador de Comunicación Social del exgobernador, Javier Duarte.

Al respecto, Silva asegura que él no autorizó ni ejecutó esos pagos, sino que solo consiguió las facturas de los mismos.

Añade que los responsables de gestionar y ejecutar esa entrega de dinero a las compañías fachada fueron su antecesora en la coordinación de Comunicación, Gina Domínguez, y la Tesorería de la Secretaría de Finanzas, que encabezaba el hoy diputado federal, Antonio Tarek Abdalá Saad.

La respuesta del diputado se encuentra en una declaración por escrito que entregó al Ministerio Público, para responder a las acusaciones, y que ya forma parte del expediente que la Cámara de Diputados integra por la solicitud de desafuero contra Silva, promovida por el fiscal de Veracruz.

Ese expediente revela que la Fiscalía señala a Silva de ser parte de una presunta operación de manejo ilegal de recursos públicos, que involucró a una decena de empresas fantasma de la misma red que Animal Político reveló en 2016.

También se le acusa de no haber transparentado los pagos realizados por la oficina de Comunicación Social de Veracruz cuando él estuvo al frente, y de haber financiado una campaña en distintos medios para favorecer al PRI, en las elecciones locales del año pasado

El diputado federal niega la responsabilidad en cualquier de esos delitos y pidió a la Cámara de Diputados que deseche la solicitud de desafuero pues, asegura, hay presuntas omisiones en las investigaciones y violaciones al debido proceso.

Yo no fui, fueron otros

En su respuesta enviada a San Lázaro, Silva Ramos sostiene que él no estuvo involucrado en ninguna operación ilegal, y asegura que tampoco le interesa encubrir a otros que posiblemente sí lo hayan estado.

El diputado explica que, de acuerdo con lo asentado en la carpeta de investigación FGE/FIM/CI/36/2017 que integra la Fiscalía en su contra, y que pudo conocer tras comparecer voluntariamente ante el Ministerio Público, se le acusa con otras dos personas de haber encubierto una operación fraudulenta que permitió el desvío de recursos públicos.

En dicha operación estarían involucradas por lo menos diez empresas fantasma o fachada, que recibieron pagos por supuestos actos de difusión que nunca realizaron. Esto habría ocurrido entre los años 2012 y 2014.

Silva, quien llego a la Coordinación de Comunicación Social de Veracruz en febrero de 2014, sostiene que él nunca autorizó ni ejecutó esos pagos, pues ya se habían hecho previamente. Añade que solo los regularizó porque faltaban las facturas que marca la ley, para la comprobación de los recursos.

“Durante mi gestión se regularizó y se terminó con una tramitación meramente administrativa que tuvo como efectos que las empresas emitieran los documentos idóneos (facturas)”, dice en su escrito.

Silva sostiene que los pagos a los que hace referencia la Fiscalía en realidad fueron gestionados y ejecutados por su antecesora en el cargo, es decir Gina Domínguez, quien actualmente se encuentra presa y procesada por presuntos actos de corrupción.

Además recuerda que esos pagos, de acuerdo con la ley, tuvieron que ser autorizados por la propia Secretaría de Finanzas. Prueba de ello, dice, es que hay oficios en donde se solicita la autorización de esos pagos al entonces tesorero de Finanzas de Veracruz y hoy diputado federal, Tarek Abdalá Saad.

“Para que se haya realizado el pago a las empresas, mi antecesor (Gina) debió emitir un dictamen de procedencia que justificara la contratación de éstas, y solicitar la suficiencia presupuestal señalándole que es la Secretaría de Finanzas y Planeación la que autorizará (…) toda esa tramitación de ninguna manera fue responsabilidad del suscrito”, dice Silva en sus alegatos.

El diputado insiste en que cuando él llegó se encontró con que había pagos ya realizados, sin que se hubieran facturado, por lo que tuvo que solicitar a las empresas las facturas.

“Lo único que se realizó durante mi gestión fue finalizar un trámite meramente administrativo derivado de la omisión de la mi antecesor, siendo que esa ‘comprobación’ de ejecución de recursos es un hecho conocido e incuestionable, ya que en su momento esa disposición de recursos fue autorizada y ejecutada por la Secretaría de Finanzas”, indica Silva Ramos.

Las empresas y la simulación

De acuerdo con la Carpeta de Investigación FGE/FIM/CI/36/2017, durante la gestión de Alberto Silva como coordinador de comunicación social se realizaron comprobaciones fiscales mediante facturas, con la finalidad de encubrir pagos a empresas fantasma. Todo esto como parte de una presunta operación organizada para el desvío de recursos.

Las empresas que recibieron los recursos públicos son Anzara S.A. de C.V., Carrirey S.A. de C.V., Centro de Recursos de Negocios CERENE  S.A. de C.V., Publicidad Akkira S.A. de C.V., Desarrolladores Mercalim S.A. de C.V., Saervizios Oktagonales S.A. de C.V.., Marvercar S.A. de C.V., Merca carrey S.A. de C.V., Mogarver S.A. de C.V. y Ravsan Servicios Múltiples S.A. de C.V.

Todas estas compañías forman parte de una red de empresas fantasma, que no solo recibieron recursos desviados de comunicación social, sino de distintas dependencias del gobierno de Veracruz.

Animal Político publicó en mayo de 2016 que estas compañías y otras once más recibieron 645 millones de pesos provenientes de las secretarías de Desarrollo Social, Educación, Protección Civil y el DIF Estatal. Los pagos fueron por servicios que nunca se realizaron. Una investigación del SAT confirmó que eran empresas fantasma, ya que solo podían emitir facturas pero no daban servicio alguno.

En diciembre de 2016 este portal también reveló el uso de estas empresas para desviar pagos de comunicación social, que es el caso que ahora se imputa Silva. Estas empresas junto con otras seis recibieron tan solo en 2014 más de 500 millones de pesos por supuestas actividades de difusión. En este caso no hubo ni siquiera contratos o procesos de licitación.

Al responder a esta acusación en una declaración por escrito, entregada a la Fiscalía de Veracruz, Alberto Silva niega que él haya sido cómplice en la comprobación de operaciones simuladas pues, reiteró, todos esos pagos y su justificación fueron responsabilidad de su antecesora y de la Secretaría de Finanzas.

“Si en esa tramitación existió la comisión de alguna conducta delictiva… no tengo nada que ver con ello y jamás me interesaría encubrir a nadie que deba enfrentar la justicia por haber actuado en contra de la legislación aplicable”, señala Silva.

Pide cancelar desafuero

En el documento de sus alegatos entregado a la Cámara de Diputados el pasado viernes, el diputado Alberto Silva solicita a la comisión responsable de analizar la solicitud de desafuero que desestime este procedimiento, debido a que existen presuntas irregularidades que afectan sus derechos humanos y el debido proceso.

El legislador detalla más de 20 hechos que desde la perspectiva de sus abogados son irregulares. Entre ellas destaca que tuvo que recurrir a demandas de amparo para conocer que la Fiscalía estaba integrando tres carpetas de investigación en su contra, en las que nunca se les citó a declarar.

Pero además añade que la Fiscalía estatal le ha ocultado pruebas que se encuentran en los expedientes, y que se niega a revelar datos como, por ejemplo, la identidad de tres testigos que declaran en su contra.

“Dicho desconocimiento se traduce en una incertidumbre jurídica respecto al ejercicio de mi derecho de defensa, en el sentido de que no puedo declarar, u ofrecer datos de prueba o el desahogo de dichas testimoniales sin conocer si el propio ofrecimiento de pruebas o su desahogo puede traducirse en un acto perjudicial o benéfico para el suscrito”, apunta.

El diputado advierte además que en el caso de las acusaciones por haber operado campañas mediáticas con recursos públicos en favor del PRI, la Fiscalía no aporta datos de prueba que expliquen cómo se cometió este hecho, ni cuál es su presunta participación.

De hecho, según el legislador, no queda claro en ninguno de los casos cómo es que él cometió delitos que se le imputan, entre ellos coalición y abuso de autoridad.

“En conclusión, es posible afirmar que el C. Fiscal General del Estado de Veracruz omitió realizar un estudio profundo respecto de los delitos que se me imputan y de las hipótesis específicas aplicables a cada uno”, dice Silva en su pronunciamiento escrito.

Por estos motivos, el diputado pidió a la comisión del caso que deseche al solicitud de desafuero en su contra o, en todo caso, que al resolverla determine que no es procedente.

La decisión está ahora en las manos de los diputados, quienes ya con anterioridad desecharon una demanda de desafuero contra el diputado federal Tarek Abdalá.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Esto no parece una ola de COVID, parece un tsunami': la odisea de una mexicana en la India

El país reporta nuevos récords mundiales de contagios diarios y sufre por falta de camas de hospital y oxígeno. Nayelly Rodríguez, una mexicana que vive en ese país desde hace 6 años cuenta que ella y toda su familia tiene COVID.
3 de mayo, 2021
Comparte

“En India no hay mucha esperanza. El covid-19 parece imparable. La gente tiene miedo. Temen que sus seres queridos mueran porque no haya lo más básico para que los traten, como el oxígeno”, cuenta a BBC Mundo la mexicana Nayelly Rodríguez Cortés.

Rodríguez, de 29 años, se convirtió al Islam hace 11 años en su natal Guadalajara. Después conoció a su esposo Feroz Khan, con quien tiene 3 hijos, de 8, 6 y 3 años.

Viven desde hace 6 años en Ghaziabad, en el norte del país, a 45 kilómetros de Nueva Delhi.

El jueves pasado, después de presentar síntomas de covid-19 -entre ellos tos, dolor de cuerpo y fiebre-, su prueba dio positivo. Un par de días después ocurrió lo mismo con su esposo y sus hijos.

“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana, como es conocida de manera coloquial.

Escasez de camas y oxígeno-6543

Asegura que no tiene tanto miedo por ella y su familia, pero acepta que cuando camina para hacer algo en su casa le falta el aliento.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana.

“Esa es la gran incertidumbre que tenemos en nuestra casa y todos los enfermos en India. ¿Qué hacemos si empeoran nuestros síntomas? ¿Vamos a poder conseguir lo más básico, como oxígeno o una cama en el hospital?”.

India ha registrado nuevos récords mundiales de nuevas infecciones de covid-19, alcanzando casi 400.000 en un día y está enfrentando una severa escasez de camas de hospital, así como tanques de oxígeno medicinal.

“Es muy difícil conseguir un tanque. Y algunos están lucrando: los están vendiendo hasta en 1.000 dólares, una cifra que es inaccesible para la mayoría, sobre todo después de que las personas se han quedado sin empleo y sin forma de tener dinero”.

Familias enteras

Cuenta que en el conjunto de edificios donde vive, y por lo que oye en las noticias, lo que pasó con su familia es lo que está pasando en el país: se enferman familias enteras.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
El esposo y los hijos de Nana también dieron positivo por covid-19.

“Hay muchísimos contagiados, los casos aumentan exponencialmente. Cada día nos enteramos de más y más personas. Esto no parece una ola, parece un tsunami”.

Nana dice que cada vez se sabe también de más muertos por covid, entre ellos los papás de un vecino.

“Y un caso que me impactó mucho, es que en los edificios donde vivo, hace dos semanas, un niño de apenas 8 años se desmayó en el parque y murió antes de llegar al hospital. Ahí les dijeron a sus padres que fue por el virus”.

Con más de 19 millones de casos registrados, India es el segundo país con más infecciones, solo después de Estados Unidos.

Hasta el momento ha reportado casi 212.000 muertes, pero se cree que esta cifra va a aumentar mucho en los próximos días debido a este nuevo fuerte embate del virus y por sospechas de los medios que no todas las muertes han sido reportadas.

Exceso de muertes

Nana dice que en febrero se oían pocos casos, que la gente empezó a relajarse y hacer una vida más normal, incluso a asistir a festivales religiosos masivos, y que en parte eso ayudó a la propagación del virus. En el país circula una variante del covid-19 de la que todavía no se conoce mucho.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
Nana y su esposo tienen tres hijos, de 8, 6 y 3 años.

Por todo el mundo circulan fotografías y videos en los que se ven crematorios con muchas piras que no dejan de arder y filas de cuerpos que esperan por hasta 20 horas a ser incinerados.

El diario The Hindu causó conmoción con una noticia de que el cuerpo de un hombre esperando turno fue parcialmente comido por un perro callejero.

También se han acondicionado lugares como parques y estacionamientos para hacer las cremaciones.

En Delhi, un crematorio que había sido creado para incinerar mascotas, pero que todavía no había entrado en operación, se está usando para personas.

“Los musulmanes cuando morimos no podemos ser cremados, sino enterrados. Pero los panteones también están ya llenos”, cuenta.

Calles de India

Cortesía
La única conexión de Nana con el exterior por ahora es la ventana de su casa.

Nana dice que ella ha visto un gran aumento de contagios comparados con la primera ola de coronavirus en 2021.

En ese tiempo ella documentó en su canal de Youtube cómo salió a ayudar al éxodo de migrantes trabajadores que volvían a sus pueblos y aldeas. Les daban agua y alimento para que pudieran continuar caminando ya que se cancelaron los trenes y los autobuses.

“Muchísimas personas viven al día y han perdido sus trabajos. Están en una situación desesperada. Así que los migrantes de otros estados otra vez dejaron la ciudad y se fueron a sus lugares de origen, para no morir de hambre. Aunque, también allá pueden morir porque hay menos infraestructura médica”.

Restricciones

Por ahora Delhi y otras ciudades están en confinamiento. Los únicos negocios abiertos son de comida o de medicamentos. Ella vive en el piso 26 de un edificio y su única conexión con el exterior es su ventana. “Desde allí veo la carretera y las calles. Están desiertas. No hay gente. Pasan muy pocos automóviles”, cuenta.

Su familia en México está preocupada por ella y por la situación en India. “Tienen miedo de que nos lleguemos a poner graves. Quisieran venir a ayudarnos, pero no se puede, estamos a más de un día en avión de distancia y ahorita es casi imposible viajar”.

Estados Unidos anunció que restringirá los viajes a India a partir de la próxima semana. Australia ha prohibido todos los vuelos a India y ha prohibido a sus ciudadanos regresar desde ese país, anunciando que serían castigados con multas y hasta 5 años de cárcel.

En India se tenía esperanza en las vacunas, por ser el primer productor a nivel mundial. Sin embargo, varios estados -algunos de los más afectados por la covid- han reportado falta de vacunas.

Hasta ahora solo se han aplicado 150 millones de dosis en una población de 1.300 millones. Por ahora, India ha detenido las exportaciones de AstraZeneca para vacunar a sus ciudadanos.

“Por ahora nuestra esperanza es que llegue ayuda de otros países. La gente está muriendo no sólo del virus, sino por falta de lo esencial para tratarlo. No sabemos cómo puede parar esto”, lamenta Nana.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.