Prefiero los pesares de esta isla, a lo que pasa en mi país: venezolanos se refugian en Trinidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Milena Hidalgo Castro

Prefiero los pesares de esta isla, a lo que pasa en mi país: venezolanos se refugian en Trinidad

Inmigrantes que huyen de la crisis en Venezuela llegan a Trinidad y Tobago con la expectativa de tener paz, pero también enfrentan dificultades.
Milena Hidalgo Castro
Por Milena Hidalgo Castro, en Puerto España
21 de agosto, 2017
Comparte

Christian Espinel, de 19 años, dejó Venezuela para buscar una vida mejor en Trinidad y Tobago. Allí no encontró otro trabajo más que el de albañil. Un día se hirió en una pierna y le llevaron al hospital más cercano. Los médicos descubrieron que tenía leucemia. Indocumentado y sin dinero, no le ofrecieron opción más que la calle. Con la ayuda de amigos y personal del hospital consiguió un boleto para regresar a su país. No llegó siquiera a pisar el avión. Tuvo un derrame durante el traslado y murió poco después. Volvió a su tierra, pero en una caja.

Espinel fue uno de los cientos de venezolanos que llegan a Trinidad y Tobago cada mes. En 2015, 25,000 venezolanos entraron al país con una visa de turista. Cinco veces más de los que llegaron entre 2013 y 2014: unos 6,000, según datos del gobierno trinitario.

Una venezolana de 22 años, Marisol*, supo de Christian por unos conocidos en común. Colgó mensajes en el muro de uno de los grupos de Facebook de la comunidad venezolana en Trinidad, donde pidió apoyo para el joven cuando todavía estaba vivo. Ella decidió ayudarle aun cuando nunca lo conoció. “Me tocó mucho que no tuviera derechos por no tener papeles”, comenta.

Marisol, que está en proceso de obtener el estatus de refugiada en Trinidad y Tobago, cuenta que un taxista amenazó con matarla si no le daba sexo oral. Consiguió escapar porque le pegó con un paraguas. Las autoridades le negaron ayuda y solo le preguntaron: “¿cómo estabas vestida?”.

Venezuela, que tiene las reservas probadas de petróleo más abundantes del mundo según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), era un país al que llegan los inmigrantes, no al revés.

Más de dos millones de venezolanos han dejado el país desde 1999, el año en que inició el gobierno del fallecido Hugo Chávez. Venezuela tiene la inflación más grande del planeta, según el Banco Mundial. Los pronósticos indican que para fines de 2017 se situará en un 680%. La tasa de asesinatos, 58.1 por cada 100,000 personas, es la segunda más alta del mundo de acuerdo con la ONU. Más de 80 manifestantes han muerto en las protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro en lo que va de este año.

“Venezuela vive una de las peores crisis de derechos humanos de todo el continente”, afirmó la directora de Amnistía Internacional para América Latina, Érika Guevara Rosas, cuando visitó el país en junio para reunirse con representantes de la oposición.

Los principales destinos de la emigración venezolana son Colombia, Estados Unidos y España. Esta isla, a 100 kilómetros de su costa noreste, se ha convertido en un refugio más. El viaje lleva tres horas, y los pequeños barcos cargan entre 12 y 16 pasajeros.

“Aquí llegan los que no tienen otro sitio a dónde ir”, comenta Rochelle Nakhid, trabajadora del Living Water Community, un centro de atención para inmigrantes en Puerto España. Añade que es imposible calcular cuántos venezolanos están llegando al país. “Nadie tiene ese número”, dice.

Trinidad y Tobago no tiene leyes para proteger a los inmigrantes. El gobierno trinitario sostiene que su país, de 1.3 millones de habitantes, es demasiado pequeño para poder recibirlos.

“Los venezolanos se enfrentan a una situación difícil cuando llegan a Trinidad”, dice Farid Scoon, un abogado trinitario que se especializa en temas de migración.

“Nuestro gobierno y el gobierno venezolano tienen varios acuerdos económicos así que los derechos de los inmigrantes no son exactamente su prioridad”.

Trinidad y Tobago se abstuvo de votar en la asamblea extraordinaria que la OEA convocó el mes pasado, para analizar la situación en Venezuela. Ninguna de las dos declaraciones conjuntas sobre la crisis del país consiguió reunir los 23 votos necesarios.

Los dos países tienen varios acuerdos de cooperación energética, incluso acordaron en marzo la construcción de un gasoducto.  Trinidad y Tobago tiene las reservas de petróleo y gas más abundantes del Caribe. Las instalaciones para procesarlo son unas de las más grandes del hemisferio occidental.

Las embarcaciones que viajan de Venezuela a Trinidad y Tobago transportan entre 12 y 16 personas. Llegan al menos dos veces a la semana al puerto de entrada de mayor afluencia, Los Cedros. El viaje dura unas tres horas, de acuerdo con el relato de quienes han hecho la travesía.

Para obtener la residencia es necesario casarse con un ciudadano o ganar un permiso de estudiante. Si son descubiertos sin papeles, son multados hasta por  US $2,000 dólares, encarcelados por tiempo indefinido bajo duras condiciones y finalmente deportados.

Una de las voluntarias del centro es una abogada venezolana. No quiere dar su nombre. Llegó al país con su marido, trinitario. Al mirar a la gente que está en el centro reconoce: “Es muy probable que la mayoría de quienes están aquí nunca obtengan papeles”.

Las comunidades venezolanas en la isla se mantienen en contacto a través de grupos de Facebook. Hay quien ofrece una pequeña lata de galletas marca Pirulín, barquillos de chocolates 100% venezolanos, por el alto precio de unos 50 dólares de Trinidad y Tobago, unos 7.4 dólares estadounidenses. “Quiero una lata, ¿dónde paso por ella?”, escribe  una venezolana. “Ya las vendí todas”, responde el vendedor.

Marisol dice que prefiere los pesares de esta isla a lo que pasa en Venezuela.

La escasez de alimentos, la inflación más alta del mundo, la violencia callejera y la persecución política le hacen preferir, aun con sus defectos, a Trinidad y Tobago.

La mayoría consigue alimentar a su familia, pero sin conseguir la paz que buscaron al irse de su terruño.

Se despide y toma de la mano a su hija de tres años. “Acá un día sientes que te puedes comer a Trinidad y al siguiente que Trinidad te está comiendo. Trinidad y Tobago no es un país para inmigrantes”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿A qué se han comprometido los países de América Latina en la cumbre sobre cambio climático?

Acabar con la deforestación y depender menos del metano y del carbón fueron algunas de las propuestas de la COP26 en Escocia, pero ¿qué países de la región firmaron los acuerdos al respecto?
10 de noviembre, 2021
Comparte

El cambio climático se está intensificando y ahora amenaza todos los aspectos de la vida humana.

De no controlarse, la humanidad se enfrenta a sequías cada vez más graves y un mayor aumento del nivel del mar, lo que conllevaría a la extinción masiva de especies: sería una catástrofe.

También aumentaría la frecuencia de inundaciones, olas de calor, huracanes e incendios forestales.

Para controlarlo, líderes de todo el mundo se encuentran reunidos desde el 1 de noviembre en la ciudad de Glasgow, en Reino Unido, donde se lleva a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26.

La cumbre ya ha rendido frutos y generado varios acuerdos, pero no todos los países asistentes los respaldan.

Aquí te ofrecemos un resumen de los compromisos más importantes que se han logrado y de los países que se adhirieron, con un foco en América Latina.

Acabar con la deforestación para 2030

Más de 130 líderes mundiales prometieron la semana pasada ponerle fin y revertir la deforestación para 2030. Fue el primer gran acuerdo logrado en la cumbre climática COP26.

Brasil, donde grandes partes de la selva amazónica ya han sido taladas, fue uno de los signatarios. Canadá, China, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia también respaldaron la iniciativa.

Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Getty Images
Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Dentro de los países latinoamericanos que firmaron este acuerdo se encuentran Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú República Dominicana y Uruguay.

Para lograr la meta se utilizarán alrededor de US$19.200 millones de fondos públicos y privados.

Simon Lewis, experto en clima y bosques de la University College London, le dijo a la BBC que es una buena noticia que tantos países se comprometan a ponerle fin a la deforestación y que se cuente con una “financiación significativa para seguir adelante en ese viaje”.

Pero recordó que el mundo “ha estado aquí antes”, haciendo alusión a una declaración voluntaria similar que fue firmada por 40 países en 2014 en Nueva York y que “no logró frenar la deforestación en absoluto”.

Boris Johnson, el primer ministro de Reino Unido y anfitrión de cumbre mundial en Glasgow, calificó de “histórico” este nuevo compromiso firmado por más de 130 países.

La tala de árboles contribuye al cambio climático porque agota los bosques que absorben grandes cantidades de CO2.

Menos metano

El metano es uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al cambio climático y es responsable de un tercio del calentamiento actual de la Tierra.

Metano.

Getty Images
Argentina, Chile y México son tres de los más de diez países latinoamericanos que se comprometieron a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030.

Decenas de países se han sumado a una iniciativa liderada por EE.UU. y la Unión Europea (UE) que busca reducir las emisiones de este gas en al menos un 30% para 2030, en comparación con los niveles de 2020.

En el marco de la COP26 casi 100 países suplementarios se sumaron al compromiso.

La lista ahora incluye a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

China, Rusia e India, tres de los principales emisores de metano en el mundo, se abstuvieron de adherirse al plan.

Alrededor del 40% de las emisiones de metano provienen de fuentes naturales como los humedales, pero la mayor parte ahora proviene de una variedad de actividades humanas, que van desde la agricultura, como la producción de ganado y arroz, hasta el uso de gas natural y los vertederos de basura.

Desde 2008 ha habido un gran aumento en las emisiones de metano, que algunos investigadores vinculan al auge de la fracturación hidráulica en algunas partes de EE.UU.

Carbón

Más de 40 países se comprometieron a acelerar la transición energética y reducir el uso del carbón, el mayor contribuyente al cambio climático.

El compromiso incluye poner fin a todas las inversiones que consideren abrir nuevas centrales eléctricas que utilicen carbón, además de impulsar el desarrollo de “energías limpias“.

Planta de carbón en China.

Getty Images
Alrededor del 37% de la electricidad mundial se produjo con carbón en 2019.

Los firmantes estipulan eliminar gradualmente el uso de este contaminante hacia la década de 2030 para las principales economías y la década de 2040 para las naciones más pobres.

“El fin del carbón está a la vista”, aseguró el ministro británico de Energía y Negocios, Kwasi Kwarteng.

“El mundo se está moviendo en la dirección correcta, está listo para sellar el destino del carbón y abrazar los beneficios ambientales y económicos de construir un futuro impulsado por la energía limpia”, añadió.

Grandes consumidores de carbón como Alemania, Canadá, Chile, Corea del Sur, Polonia, Ucrania y Vietnam respaldaron el acuerdo.

Docenas de organizaciones también lo hicieron y varios de los bancos más importantes del mundo acordaron dejar de financiar la industria del carbón.

No obstante, Australia, India, China y EE.UU., cuatro de los más dependientes del carbón en el mundo, no lo firmaron.

Además de Chile, Ecuador ha sido el único país de América Latina que se ha adherido.

Para Juan Pablo Osornio, jefe de la delegación de Greenpeace en la COP26, esta declaración “aún está muy por debajo” de lo que el mundo necesita.

“A pesar del titular brillante, da a los países un enorme margen de maniobra para elegir su propia fecha de eliminación”, precisó.

Zona ecológica libre de pesca

Colombia, Ecuador, Panamá y Costa Rica acordaron el segundo día de la cumbre un convenio para crear una zona ecológica libre de pesca en sus aguas en el océano Pacífico.

El llamado Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR) tendrá una extensión de 500.000 kilómetros cuadrados y conectará a las islas Galápagos en Ecuador, la isla Malpelo en Colombia y las de Cocos y Coiba, situadas en aguas territoriales de Costa Rica y Panamá.

Corredor Marino

CMAR
El Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental es una de las áreas de conservación de vida marina más grande del planeta.

“Vamos a proteger ecosistemas como Galápagos y las islas Cocos, que se encuentran entre los más valiosos del mundo”, dijo el presidente de Costa Rica, Álvaro Quesada, durante la firma del acuerdo.

La iniciativa tiene como principal objetivo resguardar las especies migratorias que transitan anualmente por la zona y que no se vean afectadas por la pesca comercial.

Con 500.000 kilómetros cuadrados, el corredor será “la reserva marina más grande en Occidente”, de acuerdo con el gobierno colombiano.

Al darse a conocer el pacto, el primer ministro británico, Boris Johnson, describió el esfuerzo como una “iniciativa audaz, ambiciosa y crucial para los esfuerzos de conservación en esta hermosa región”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2zHpbpjUUY4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.