A 3 años de Ayotzinapa: entrenador de Avispones huye de Guerrero por extorsiones y ataques
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro / Archivo

A 3 años de Ayotzinapa: entrenador de Avispones huye de Guerrero por extorsiones y ataques

Facundo Serrano, el entrenador de los Avispones, vive con miedo desde la noche en que su autobús fue atacado y 43 normalistas desaparecieron. Ahora vive escondido esperando dejar México pronto.
Cuartoscuro / Archivo
Por Mónica Romero
26 de septiembre, 2017
Comparte

Facundo Serrano es entrenador deportivo, tiene 44 años y es sobreviviente de los hechos del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, en los que murieron 9 personas y desaparecieron 43 estudiantes de la Escuela Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Tres años después de ese ataque, se encuentra escondido en un lugar del país, lejos de Guerrero, su tierra natal, con la esperanza de poder salir de México con su familia antes de que, ahora sí, la muerte lo alcance a él o a alguno de los suyos.

“Yo fungía como director del equipo Avispones de Chilpancingo y ese 26 de septiembre veníamos del partido de inicio de temporada en Iguala, que fue a las ocho de la noche. Un grupo de hombres armados nos atacó, nos dispararon por casi quince minutos y resulté con heridas en el hombro y parte de la espalda. Sobreviví, pero hoy estoy otra vez en peligro, tengo miedo de lo que nos pueda pasar a mí y a mi familia”.

Y cómo no sentir miedo, si la historia de horror de esa noche aún no termina. Una prueba son los 10 impactos de bala R15 y 9 mm que recibió su hijo Axel, un joven de tan sólo 21 años de edad, apenas el pasado 21 de mayo.

“Hace tres años vi cómo mataron a uno de mis jugadores, a un niño de quince años, además de cómo mataron al chofer del autobús. Vi a otros chicos heridos y yo también, y hoy me toca ver cómo casi matan a mi hijo por querernos quitar el dinero de la indemnización que supuestamente nos dieron por la noche de Ayotzinapa”.

El ataque contra su hijo tiene su origen en la visita que una comisión especial de diputados federales hizo al Congreso de Guerrero para una conferencia de prensa con las víctimas y padres de familia, el 25 de febrero de 2016.

Ante los medios de comunicación, los diputados hicieron público que todo el equipo de fútbol había sido indemnizado con 8 millones 700 mil pesos, repartidos entre 21 víctimas.

Pero el dato era falso.

“El diputado Ricardo Mejía Berdeja fue el que dijo la información de las cantidades de dinero, cosa que no era cierto, porque aún no habíamos sido la mayoría indemnizados. Hoy en día es la fecha que la mitad no ha recibido nada”.

Sin embargo, el diputado Ricardo Mejía Berdeja dijo a Animal Político que el no hizo público el monto de la indemnización que recibió el equipo. Señaló que en la versión estenográfica de la reunión de febrero de 2016 se comprueba que fue el diputado priísta Víctor Silva quien reveló la suma.

Apenas a finales del año pasado la Comisión de Atención a Víctimas aprobó por unanimidad el Plan Integral de Reparación que por ley les corresponde a 14 jugadores de “Los Avispones”, que fueron agredidos y lesionados durante los ataques en Iguala del 26 y 27 de septiembre de 2014.

“Después de que se hizo público, el día 29 de febrero de 2016 yo sufro un intento extorsión de manera física. Llegaron a mi casa, antes de bajarme del vehículo me encañonaron, me dijeron que tenía que entregar la cantidad de 300 mil pesos en dos días porque ellos sabían que yo la tenía”

Le dijeron: “Sabemos que te dieron. Queremos (el dinero) en dos días, si no voy a venir a balacear tu casa, a tus hijos y a tu esposa embarazada”.

Su esposa estaba embarazada de una bebé que hoy tiene 1 año.

Facundo y su familia tuvieron que salir de Guerrero y estuvieron refugiados 22 días en un hotel de la Ciudad de México con el apoyo de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas. Pero cuando la ayuda se terminó, debieron regresar a su estado.

Las extorsiones no pararon y las amenazas se cumplieron. El 21 de mayo de 2017, Facundo Serrano recibió una llamada en la que le informaron que su hijo Axel había sido baleado. Habían intentado secuestrarlo y, al escapar, recibió los disparos.  

Facundo acudió de inmediato a su casa y su hijo fue trasladado a un hospital particular.

“Fue lesionado de las dos piernas, los dos brazos y el abdomen porque tuvo fracturas de 2 costillas, perforación de hígado, riñón, colon, e intestino delgado. Tiene una colostomía ahorita. Tuvo fractura múltiple en la pierna izquierda, en el femoral.

“Tuvo fractura en los dos cúbitos y tuvieron que hacerle injertos, colgajos, reconstrucciones de músculo, tendones, microcirugías. Ahorita lleva ya 7 cirugías de las cuales ha ido en recuperación poco a poco, pero ha sido muy difícil porque nosotros hemos costeado la mayoría de los gastos”.

Como lo hizo cuando la primera extorsión, Facundo Serrano acudió a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y a la Procuraduría General de la República para presentar la denuncia, pero las autoridades federales le respondieron que el caso no era de su competencia, sino del fuero local.

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas le respondió textualmente que “atiende a las víctimas de delitos en asuntos del fuero federal y que se encuentra imposibilitada para designar un asesor jurídico que represente los intereses de la víctima en comento, ya que invadiríamos su esfera de su competencia, esto es así ya que los estados de la República y la Ciudad de México deben atender a las víctimas de delitos del fuero común, así ante y que le causen agravio a la víctima”.

Facundo acudió a la Fiscalía del Estado de Guerrero donde tampoco le aceptaron la denuncia y le dijeron que como se usaron armas de grueso calibre, el caso era del fuero federal.

– ¿Ahorita qué autoridad tiene el caso?

-Nadie. Nosotros no hemos podido ir a poner ninguna denuncia. De hecho allá es muy difícil que tú vayas al Ministerio Público o que vayas a la PGR porque les van a tirar los muertos a la puerta de la Fiscalía. Entonces todo mundo pues tiene miedo de investigar y todo porque saben que pueden ser agredidos.

Durante estos últimos meses, el entrenador de los Avispones y su familia han vendido su casa, su auto y pertenencias como estufa y aparatos electrónicos para poder pagar las operaciones médicas que requiere su hijo.

A esto se suma que tuvieron que huir de Guerrero, están escondidos, han pedido solicitud a organizaciones no gubernamentales y a algunos gobiernos extranjeros para poder salir del país en calidad de refugiados.

Serrano no es el único que ha sufrido extorsiones, otros familiares de los integrantes del equipo que fueron víctimas también han sido amenazados, pero prefirieron no denunciar ante el miedo a un posible ataque por parte de quienes luego de que se hicieron públicos los montos de indemnización se han dedicado a extorsionarlos.

Nota del Editor: Esta nota fue actualizada el 28 de septiembre con la postura del diputado Ricardo Mejía Berdeja.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Hará más mal que bien’: los peligros de apresurar la vacuna contra la COVID

La FDA adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de una vacuna contra la COVID antes de que terminen los ensayos clínicos, pero varios expertos advierten que esto sería un "grave error".
Getty Images
4 de septiembre, 2020
Comparte

El jefe de la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), Stephen Hahn, adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de una vacuna contra el coronavirus antes de que terminen los ensayos clínicos, algo sobre lo que varios expertos han advertido, tildándolo de “grave error”.

En una entrevista ofrecida al medio británico The Financial Times y publicada el domingo, Hahn insistió en que, de tomarse, la decisión será “científica, médica y basada en datos”, y no una respuesta política a las presiones del gobierno estadounidense para que se apruebe una vacuna.

A finales de agosto, el presidente Donald Trump acusó a la FDA de “retrasar” la aprobación de la vacuna hasta después del 3 de noviembre, fecha en la que los votantes acudirá a las urnas para decidir quién gobernará el país durante los próximos cuatro años.

De darle luz verde antes de terminar la fase 3 de los ensayos clínicos, EE.UU. se convertirá en el tercer país en aplicar la polémica medida, después de que Rusia y China lo hicieran en agosto.

Cuando el 11 del pasado mes las autoridades rusas registraron su vacuna Sputnik V, asegurando que había demostrado ser “altamente efectiva y segura”, científicos en todo el mundo y la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) acogieron con escepticismo.

Días después, el 20 de agosto, Moscú anunció que iniciaría las pruebas clínicas en 40.000 voluntarios en distintos países.

Vacuna contra el coronavirus.

Getty Images
Rusia y China han aprobado vacunas contra el coronavirus sin culminar la fase 3 de los ensayos clínicos.

La fase 3 de los ensayos clínicos suele considerarse la más crucial, pues es la etapa en la que los investigadores tratan de ver cuán eficaz y segura es la vacuna probándola en decenas de miles de personas.

“En otras palabras, se busca la reducción real de los casos de la enfermedad en el número de personas que fueron vacunadas comparado con el mismo número de sujetos que no recibieron la vacuna”, le explicó hace semanas el doctor Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading en Reino Unido, a BBC Mundo.

Si bien en las etapas previas también se evalúa el desempeño y la seguridad del producto, la fase 3 es la que “realmente te dice que la vacuna es capaz de prevenir que ocurra la infección”, según el virólogo británico.

“Falsas esperanzas”

Pero quizás el lado más peligroso de aprobar una vacuna antes de culminar todos los ensayos clínicos son sus posibles consecuencias.

Mijail Murashko.

Getty Images
El ministro de Salud ruso ha desestimado las preocupaciones y dudas que genera el programa de vacunas Sputnik V.

En conversación con BBC Mundo, Jones explica que hay varios problemas asociados con que la vacuna sea aprobada demasiado pronto.

Lo primero es que podría generar falsas esperanzas: puede que la gente se apresure a ponerse la vacuna “cuando en realidad tal vez no sea la mejor vacuna, sino la primera que está disponible“.

“Esto causaría decepción en los individuos que se inmunizaron”, añade.

Según el experto, una vacuna que no funcione tan bien como debería podría extender la idea de que (la vacuna en general, todas las que se están desarrollando contra la COVID-19) es ineficiente y suscitar desconfianza dentro de la población. “Al final, una vacuna apresurada hará más mal que bien”.

“Simplemente le quitaría valor a todas las demás vacunas. Y le daría alas al lobby antivacunas, que se aprovechará de cualquier desliz. Es perjudicial para todo el mundo“.

Más difícil ponerle fin a la pandemia

Este lunes, la científica en jefa de la OMS, Soumya Swaminathan, se unió a las advertencias de la comunidad de expertos y aseguró que autorizar una vacuna demasiado pronto y con pocos datos podría tener una variedad de consecuencias negativas.

Vacuna contra el coronavirus.

Reuters
La fase 3 de los ensayos clínicos es frecuentemente considerada como la más crucial, pero la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos está considerando saltársela.

“En primer lugar, hará que sea muy difícil continuar con los ensayos clínicos aleatorios”, dijo.

“Y en segundo lugar, existe el riesgo de que se introduzca una vacuna que no se haya estudiado de manera adecuada y que podría resultar que es poco eficaz y no cumple con el trabajo de ponerle fin a esta pandemia o, peor aún, que tenga un perfil de seguridad inaceptable”.

Para que una vacuna sea aprobada por la FDA, se debe haber demostrado que es segura y eficaz en función de los datos recopilados tras ser probada en miles de voluntarios.

Es un proceso de verificación que puede durar meses.

Swaminathan agregó que la aprobación del uso de emergencia de una vacuna debe realizarse “con mucha seriedad”, particularmente porque se trata de una decisión que “podría provocar efectos secundarios adversos” en algunas partes de la población.

Un pequeño riesgo de mutación

La confianza de la gente en una campaña de vacunación es crucial, por lo que aprobar una vacuna antes de que culminen todos los ensayos clínicos podría además limitar el número de personas que se dejarían inyectar.

Una niña recibiendo una vacuna.

Getty Images
Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading, dice el objetivo es tener una vacuna que nos inmunice completamente y no una que funcione a medias.

“Se trata de una preocupación muy seria, subraya.

“Si la gente piensa que la primera vacuna en ser lanzada lo ha sido por el simple hecho de ser la primera (en desarrollarse), pero no es necesariamente la mejor, podrían considerar que no vale la pena aplicársela, lo que llevaría a no querer ser inmunizados”, prosigue.

“Pero el peligro es que no querrían inmunizarse con una vacuna que funcione mejor y que podría venir después, y eso haría que el virus siga circulando”.

Jones considera poco probable que la vacuna no funcione del todo debido a las pruebas que ya se han hecho.

Pero otro riesgo, según explica, es que el virus podría transformarse y evitar la respuesta inmune generada por la vacuna aprobada con apuro, mutar en una forma ligeramente diferente, que ninguna de las vacunas podría combatir.

“No queremos una vacuna que funcione a medias”

Sin embargo, él no cree que las preocupaciones deban centrarse en cuán segura es la vacuna, sino en su eficacia.

El virus junto a una inyección.

Getty Images
Soumya Swaminathan advierte que aprobar una vacuna sin finalizar todos los ensayos clínicos podría provocar efectos secundarios adversos en algunas partes de la población.

“No queremos una vacuna que funcione a medias, queremos una que nos inmunice completamente”.

“En realidad, pienso que todas las vacunas que están siendo probadas en la actualidad son bastante seguras y probablemente no le causarán ningún daño a quien las reciba. Pero cuando apruebas una vacuna que funciona mal, estás fijando expectativas sumamente bajas, y lo que venga después no tendrá la obligación de ser mejor”.

“Estarías abriéndole paso a una serie de genéricos que también van a funcionar mal“.

Para este virólogo británico esto es algo que se debe evitar, y para hacerlo la fase 3 del proceso debe ser culminada, probando la vacuna “en tanta gente como sea posible, para así conocer su resultado habitual con una dosis habitual“.

“Tomar atajos para lograr vacunas no es exactamente una buena idea. Sería un grave error”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.