Clausuras, un permiso falso, casas sobre la escuela: las irregularidades del Colegio Rébsamen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Clausuras, un permiso falso, casas sobre la escuela: las irregularidades del Colegio Rébsamen

El colegio Enrique Rébsamen, donde murieron 19 niños tras el sismo, acumuló desde hace años un historial de irregularidades, como el funcionamiento con un documento falso.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
24 de septiembre, 2017
Comparte

Diecinueve niños murieron entre los escombros del Colegio Enrique Rébsamen, en la delegación Tlalpan, tras el sismo de magnitud 7.1 del 19 de septiembre. En cuanto se conoció este caso, comenzaron a surgir interrogantes, y acusaciones de vecinos, respecto a posibles irregularidades en la construcción del colegio, que habrían repercutido en el colapso.

La cadena Televisa indicó este domingo que, a través de una solicitud de información al Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (INVEA), se sabe que el colegio tenía en su historial una operación irregular, que le permitió funcionar como escuela, aunque en realidad su uso de suelo era habitacional.

De acuerdo con el reporte de la televisora, el INVEA realizó una verificación y notificó. Entonces, los propietarios del colegio presentaron un certificado de derechos adquridos, pero el documento era falso, según verificó a la postre la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, de la capital del país.

Ante esta situación, se detalló en la nota transmitida este domingo, el INVEA presentó una denuncia penal contra el colegio, por falsificación de documentos. No se detalló en qué momento ocurrió esta situación, en qué estatus está la demanda, y cómo es que el colegio siguió operando, a pesar de que se había detectado esa irregularidad.

La delegación Tlalpan, según el reporte, indicó que los dictámenes técnicos de la estructura de un edificio en la Ciudad de México, están a cargo de un director responsable de obra, o DRO, que depende de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, y un corresponsable de seguridad estructural, un particular que es autorizado por la propia Seduvi.

El INVEA, en tanto, refirió que los permisos de construcción y protección civil son del ámbito de cada una de las delegaciones.

En ese sentido, este domingo el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, dijo que corresponde a las autoridades locales, de la Ciudad de México, verificar el uso de suelo y la seguridad de las construcciones, y no a la SEP.

“Todos los requerimientos que pide la SEP para operar se los da la autoridad local, porque la SEP no tiene el peritaje… ni tampoco el uso del suelo”, dijo Nuño.

“Nosotros estamos obligados por ley a que las autoridades locales son los que definen los usos de suelo, son los que definen los temas de seguridad de la construcción y que nos den los documentos avalados por ellos y, si eso existe, nosotros permitimos la operación en escuela en términos educativos”, agregó.

La jefa delegacional de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, se desmarcó de alguna atribución para determinar el uso de suelo de la escuela, pues señaló que eso es responsabilidad del INVEA.

“La seguridad del edificio tiene que ver con el responsable de Obras”, aseguró la delegada en entrevista con Despierta, con Carlos Loret de Mola. También insistió en debe realizarse un peritaje, antes de hacer la demolición del edificio, para determinar si estuvo mal construido.

Un día después del sismo de magnitud 7.1, Francisco Fontano, un vecino del colegio, señaló en su cuenta de Facebook una serie de irregularidades que había detectado en esa construcción.

“Era un colegio ilegal. Construido a escondidas violando sellos de clausura. Su secundaria operó tres años con sellos de clausura hasta que quien sabe a quien sobornaron para legalizarlo. La secundaria tenía un patio de tamaño ridículo, sin área de seguridad. Las columnas que lo levantaban invadían parte de las escaleras”, indicó Fontano.

“En una emergencia, la única salida era llevar a los niños a la primaria. Para hacer esto, el único camino era el edificio administrativo. El que colapsó”, agregó.

Este domingo, el diario Reforma indicó que, entre los antecedentes del colegio, está la suspensión de obras de ampliación por presuntas irregularidades; al menos tres clausuras, una de ellas por exceder la altura permitida para una escuela; además de la construcción de dos casas, que presuntamente eran de los propietarios de la escuela, y ubicadas en lo alto de edificios que se derrumbaron.

 

Con información de Noticieros Televisa y Reforma 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Derrumbe en Miami: la carta en la que se advertía a propietarios de graves daños que sufría el edificio

Los expertos alertan que es muy pronto para sacar conclusiones apresuradas sobre las causas y recuerdan que aunque las inspecciones determinaron "daños estructurales mayores", no alertaron sobre la posibilidad de un colapso inminente.
30 de junio, 2021
Comparte

A medida que pasan los días y los trabajos de rescate continúan en el edificio que colapsó parcialmente en Miami, las preguntas sobre cómo pudo derrumbarse un edificio de 12 plantas en cuestión de 11 segundos se multiplican.

Y también, comienzan a aparecer nuevas evidencias y detalles que ayudarán a los expertos a determinar con el tiempo las causas.

Desde el pasado fin de semana, medios de Estados Unidos han publicado documentos que dan cuenta de un deterioro notable en las instalaciones del Champlain Tower South.

Es el caso de una carta enviada en abril pasado a los propietarios de los apartamentos en la que se alertaba de que el “deterioro del concreto” se estaba “acelerando” y que el daño “comenzaría a multiplicarse exponencialmente”.

La carta, enviada por la presidenta de la asociación de propietarios de Champlain Towers South, Jean Wodnicki, tenía como objetivo explicar a los inquilinos por qué una renovación que en 2018 se había estimado en unos US$9 millones había aumentado a casi US$16 millones tres años después.

La recertificación

El Chaplain Towers South es un condominio de 12 plantas y más de 100 apartamentos ubicado frente al mar en el norte de Miami Beach.

El edificio fue terminado en 1981, según datos de la ciudad.

Dado que las normativas vigentes establecen que las construcciones de este tipo deben pasar una inspección a los 40 años para garantizar su habitabilidad, el edificio estaba siendo sometido a reparaciones para poder ser inspeccionado por peritos y obtener su recertificación, de acuerdo con autoridades locales.

Un consultor de ingeniería, Frank Morabito, había sido contratado en 2018 para hacer la evaluación inicial para el proceso y en su informe entonces indicó que había “abundantes grietas” y desprendimientos en el estacionamiento subterráneo del edificio.

La inspección detectó daños graves en la losa de concreto debajo de la plataforma de la piscina -al punto de señalar que había “agotado su vida útil”- y problemas en la entrada que estaban “causando un daño estructural importante a la losa estructural de concreto debajo de estas áreas”.

Para 2021, según mencionó Wodnicki en la carta del 9 de abril, el edificio estaba en peor estado.

“El daño observable, como en el garaje, ha empeorado significativamente desde la inspección inicial“, escribió en la carta, a la que tuvo acceso primero el diario USA Today.

“Cuando se puede ver visualmente el concreto desconchado (agrietado), eso significa que la barra de refuerzo que lo mantiene unida se está oxidando y deteriorándose debajo de la superficie”, alertó Wodnicki.

Otras advertencias

Wodnicki señaló también que “el deterioro del hormigón” se estaba “acelerando” y que “la situación del techo empeoró mucho”.

“Se han identificado nuevos problemas. Además, los costos aumentan cada año. Así es como hemos pasado de los US$ 9.128.433.60 estimados en el informe de 2018 de Frank Morabito, a la cifra mucho mayor que tenemos hoy”, explicó.

Wodnicki alertó además que era “imposible saber la extensión del daño en la barra de refuerzo subyacente” hasta que se abriera el concreto.

“A menudo, el daño es más extenso de lo que se puede determinar mediante la inspección de la superficie”, agregó.

La carta a los residentes presentaba una imagen más sombría sobre el estado del edificio que la que se les dio, según aseguran, después de la inspección de 2018.

Muchos de los que sobrevivieron al derrumbe aseguran que en aquel entonces se les dijo que el edificio estaba “en muy buenas condiciones”.

No está claro si los elementos señalados en la carta de Wodnicki están vinculados con el derrumbe.

rescate

AFP
Las tareas de rescate continúan.

Los expertos alertan que es muy pronto para sacar conclusiones apresuradas sobre las causas y recuerdan que aunque las inspecciones determinaron “daños estructurales mayores”, no alertaron sobre la posibilidad de un colapso inminente.

Este tipo de daños es frecuente en edificios viejos y sobre todo en los que se encuentran en la zona frente al mar y esto no implica necesariamente que se encuentren en riesgo de colapso.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.