Cuando se alza el puño, todos callan: la logística de ayuda en la zona del colegio Rébsamen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Animal Político

Cuando se alza el puño, todos callan: la logística de ayuda en la zona del colegio Rébsamen

Rescatistas profesionales y voluntarios se coordinaron en medio de la noche y la zozobra para las labores de rescate, en la zona donde el sismo derrumbó al colegio Enrique Rébsamen.
Animal Político
Por Paris Martínez
21 de septiembre, 2017
Comparte

Un puño en alto es, en las zonas siniestradas por el temblor del pasado 19 de septiembre, señal de silencio absoluto. Un puño que, tan pronto se alza, pone en alto cientos más, que van llevando la orden de acallar todo ruido desde el área de labores de rescate, hasta el brigadista y voluntario que más lejos se encuentre del derrumbe. E incluso él o ella alza ambos puños, aunque no haya nadie más allá para recibir la indicación, porque un puño en alto es, además, una proclama de esperanza compartida.

”Cuando se alza el puño, todos callan –indica un marino, de los muchos que coordinan las labores de rescate en la escuela Enrique Rébsamen, en Villa Coapa, cuyos dos edificios frontales se vinieron abajo en los primeros segundos del temblor, dirigiéndose a los voluntarios que se aprestan a movilizar escombros en cadena humana–. Si se alza el puño nadie grita ‘silencio’, nadie hace ‘shhht’, sólo se callan y ya”.

Esta escuela, que se vino abajo con alumnos, maestros y personal administrativo dentro, se ubica en una zona residencial, de calles estrechas, razón por la cual, el espacio para trabajar es reducido y se resguarda celosamente de curiosos y voluntarios sin experiencia en rescate, básicamente porque dificultan las labores.

Así, dos equipos de trabajo, perfectamente organizados aún en medio de la noche y la zozobra, se reparten las tareas establecidas: en la zona del derrumbe sólo operan rescatistas profesionales, médicos, elementos de la Marina, el Ejército, la Policía Federal, Bomberos de la UNAM, así como Bomberos y Policía Preventiva de la Ciudad de México, dentro de un radio de dos cuadras alrededor de la escuela.

Fuera de este cerco operan los voluntarios: vecinos inmediatos de Villa Coapa, vecinos de las colonias aledañas, como Santa Úrsula, y gente llegada de todos los puntos de la Ciudad de México, e incluso del aledaño Estado de México, que no sólo han venido para abastecer a los rescatistas de herramientas de todo tipo, así como de alimentos, medicinas, instrumental médico, cobijas, café y agua, sino que han decidido permanecer aquí, para organizar todas estas aportaciones y tenerlas listas para el momento en que sean solicitadas desde la zona del derrumbe.

El canal de comunicación entre ambos equipos es la misma cadena humana que no sólo va sacando escombros, sino también llevando de boca en boca todos los requerimientos hasta los puestos de abasto.
Todo urge, no hay espacio para errores, y la cadena funciona.

Tan pronto como una médica se acerca gritando que se necesita un tanque de oxígeno, el mensaje fluye de una persona a la que tiene al lado y, en cuestión de segundos, alguien se aproxima desde lejos, corriendo a toda velocidad, con un tanque al hombro. Y al verlo, todos le abren espacio y ágiles retiran los obstáculos del camino, para que nada obstruya su carrera.

Y así es con todo: “¡Flexómetros!”, “¡Baterías de carro!”, “¡Cinceles!”, “¡Varillas!”, “¡Polines!”, “¡Pinzas de corte!”, “¡Esmeril!”, “¡Camilla!”, “¡Rotomartillo!”, y muchas otras cosas, en una lista casi infinita.
Y a cada tanto, los puños arriba, porque el silencio permite al equipo tecnológico traído por el Ejército escuchar y ver aquello que los humanos no pueden.

Un militar explica el procedimiento: “Usamos un aparato que escanea el concreto, y puede detectar movimiento. Es tan especializado, que puede distinguir entre objetos animados e inanimados. Primero usamos un equipo grande, y cuando da una señal, usamos una versión más pequeña del mismo aparato, para ir localizando cada vez con más precisión el lugar donde se identificó movimiento”.

Luego, añade, se usa un equipo que hace lecturas infrarrojas, para detectar calor, y una vez que éste confirma la ubicación, se manda a un perro de rescate, todo con el fin de dar con el mejor punto por dónde empezar a cavar.

Los dos edificios del colegio Rébsamen se desplomaron en segundos. “Yo vi cómo se cayó la escuela –dice una mujer que vive en la acera de enfrente, y cuya casa es el lugar al que pueden acudir libremente los rescatistas, para hacer del baño y asearse–. Se cayó así”, e intenta tronar los dedos, pero la fuerza no le da para lograr ningún chasquido.

Luego sus ojos se inundan, y pide una disculpa por no poder hablar más, y se cubre el rostro con las manos.

Los dos edificios que se desplomaron constaban de una planta baja y tres niveles superiores, con una altura de alrededor de 25 metros. Luego del temblor, ambos edificios colapsaron hasta quedar en una montículo de escombros, trabes y castillos, con una altura no mayor a seis metros, apuntalado con polines de madera, pero frágil como un castillo de arena.

Uno de los edificios derrumbados, explica un vecino, cercano a los 30 años, era un inmueble “viejo, ya estaba ahí desde que yo era niño, en el piso superior tenía la dueña de la escuela su departamento, y en los pisos inferiores estaban oficinas. Pero el otro edificio derrumbado (en donde había oficinas administrativas y salones) estaba nuevo, lo construyeron por mucho hace tres años”.

Los rescatistas, marinos y soldados trepan por el montículo, o reptan lentamente por debajo, a través de los escollos. Y una vez que hay un punto identificado para proseguir la búsqueda, son ellos los que remueven cuidadosamente los escombros, en cubetas que los vecinos de la zona proporcionaron.

Por eso, el acarreo de escombros es intermitente, pero cuando la cadena humana comienza a girar, se ve dinamizada por un un entusiasmo colectivo especial, obviamente no feliz, pero sí animado, con cada eslabón empeñando toda concentración mental en mantener la coordinación física, para que ninguna cubeta se caiga en su recorrido, y para que su fluir sea cada vez más veloz.

Cada persona en esta cadena, hombre o mujer, aplica toda su energía física, y sus rostros se tuercen por el esfuerzo, pero nadie declina. Por el contrario, alguien grita “¡Vamos, México!” y la velocidad aumenta.

Al final de la cadena humana, una segunda hilera de personas, cada una con carretilla (y algunos con carritos de supermercado) esperan su turno para recibir tres, cuatro, cinco cubetas de escombros, y luego salen corriendo hacia los camiones de volteo que aguardan 50 metros más allá, avanzando a tal velocidad que no parecen empujar cien, doscientos o trescientos kilos de piedras.

En tanto, otro grupo de carretilleros, algunos jóvenes, otros adultos, unos flacos y otros fornidos, corre directamente al punto de extracción de escombros, para cargar con los bloques de piedra más grandes, como fragmentos de pared o trabes. Entran por turnos, para que aquel que vuelve corriendo con su carretilla cargada, no choque de frente con ningún otro.

Y aquellos que no participan, se alejan, para no estorbar.

Entre esas personas, una mujer mira angustiada hacia el derrumbe.

“Mi esposo es doctor –comparte–, lleva ahí dentro desde las dos de la tarde y no sé nada de él.”
–¿Por qué no se acerca al puesto de mando? –se le pregunta, señalando a la casa aledaña al derrumbe, donde se realiza la logística de todo el plan de rescate, y en donde está instalado el puesto de primera atención médica.

“No hay que distraerlos”, responde, y vuelve la mirada hacia el derrumbe, esperando ver a la distancia a su marido.

La zona de rescate se ilumina con un reflector proporcionado por la Comisión Federal de Electricidad. La zona donde maniobran los camiones de volteo está iluminada por reflectores traídos aquí por una empresa cinematográfica.

Más allá del cerco, en donde opera el equipo de ciudadanos voluntarios, organizando herramientas, medicinas y alimentos, o llevando la relación de niños recuperados vivos y muertos, así como aquellos que permanecen desaparecidos, la iluminación se logra con linternas de mano.

En donde nadie tiene linterna, las labores se realizan a oscuras, a tientas si es necesario.

El 20 de septiembre, los puños de todos seguían alzándose de tanto en tanto. Fue alguna de estas manos la que colocó una bandera mexicana en uno de los muros derruidos del colegio Rébsamen, antes de que el sol saliera.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cabotegravir: EU aprueba la primera inyección en el mundo para prevenir el contagio del VIH

A diferencia de los tratamientos actuales, que requieren que las personas tomen una pastilla cada día, el cabotegravir es inyectable y se administra en un período de dos meses.
Getty Images
22 de diciembre, 2021
Comparte

Una nueva esperanza en la lucha global contra el VIH.

La Administración de Medicamentos y Alimentos ​​ de Estados Unidos aprobó este lunes una inyección para prevenir el contagio con el virus que causa el sida, la primera de su tipo en el mundo.

“Hoy aprobamos el primer tratamiento inyectable para su uso en adultos y adolescentes en riesgo (…) para reducir el riesgo de contraer el VIH adquirido sexualmente”, informó la agencia.

El cabotegravir (CAB-LA), un medicamento que terminó su fase de ensayos clínicos en noviembre de 2020, ha mostrado un resultado alentador para evitar la infección, según los diferentes ensayos clínicos.

Un estudio final mostró que era un 66% más efectivo en prevenir las infecciones por VIH que las tradicionales pastillas diarias.

Un estudio anterior de de ViiV Healthcare, una compañía farmacéutica especializada en el desarrollo de terapias contra el VIH, halló que el tratamiento con una muestra de mujeres era hasta 89% más efectivo que otros que se utilizan actualmente por vía oral.

De acuerdo con la compañía, el ensayo con mujeres siguió a otra prueba en hombres que tienen sexo con hombres y mujeres transgénero que también demostró que los efectos eran superiores a las píldoras diarias que actualmente consumen millones de personas en el mundo para evitar enfermarse de sida.

A diferencia de los tratamientos actuales, que requieren que las personas tomen una pastilla cada día, el cabotegravir es inyectable y se administra en un período de dos meses.

Anteriormente, la Organización Mundial de Salud había celebrado “la seguridad y eficacia del fármaco” y explicó que los ensayos se detuvieron de forma anticipada por el comité de monitoreo dado que los resultados mostraron que era “altamente eficaz” para prevenir el sida.

El doctor Jeffrey D. Klausner, experto en VIH y profesor de Epidemiología y enfermedades infecciones del Universidad de California -quien no tuvo relación con el estudio de la farmacéutica, pero accedió a los datos-, aseguró meses atrás a BBC Mundo que se trataba de un resultado prometedor.

“Es muy alentador, casi duplica la protección contra el VIH cuando se compara la inyección cada dos meses con las píldoras diarias”, dijo.

Un nuevo medicamento

Actualmente, varias farmacéuticas distribuyen unos complejos antirretrovirales conocidos como profilaxis preexposición (PrEP), que han demostrado ser efectivos en la prevención del VIH.

Klausner explicó que ahora, desde el punto de vista farmacológico, se trata de un tratamiento diferente.

“El medicamento funciona de manera diferente a las píldoras PrEP actuales. En segundo lugar, ¡es una inyección que dura dos meses! En lugar de tener que tomar una pastilla todos los días”.

medicamentos

SPL
Muchas personas actualmente toman tratamientos antirretrovirales conocidos como PrEP.

El doctor Víctor García-Martínez, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, dijo que en muchas ocasiones tratamientos como la PrEP han dejado de ser efectivos porque muchas personas olvidan tomar cada día la píldora.

“Desde que se empezaron a hacer estudios de prevención del sida, nos dimos cuenta de que los participantes no se aferraban a las indicaciones de cómo y cuándo se debe tomar los medicamentos. Entonces, mucha gente se infectaba porque no tomaba las medicinas”, le explica a BBC Mundo.

“Entonces lo que cambia ahora es que en lugar de tomar una pastilla todos los días, la gente recibe una inyección cada ocho semanas. Entonces la gente no tiene que estar tomando medicina todos los días y eso puede ayudar tremendamente”, agrega.

De acuerdo con la OMS, esto podría ser particularmente beneficioso para mujeres en algunas regiones del mundo con altos niveles de infección, como África, donde a muchas les es difícil mantener una rutina diaria para consumir el medicamento.

“A algunas mujeres les resulta difícil tomar una pastilla diaria y el uso inconsistente de PrEP oral reduce el efecto de prevención. Una formulación inyectable de acción prolongada tiene el potencial de mejorar el efecto de prevención sin depender del cumplimiento de un régimen diario de PrEP oral”, indica la OMS.

García-Martínez dijo que el nuevo medicamento puede aumentar también el acceso de las mujeres a nuevas terapias, ya que algunos tratamientos preexposición actuales, como el llamado Descovy, solo son accesibles en algunos países a hombres que tienen sexo con otros hombres.

Klausner explicó que el hecho de que sea una inyección también facilita el consumo del medicamento, y la persona podría autoinyectarse o pedirle a alguien que lo haga en lugar de ir a una clínica o farmacia.

Esperanzas y cautelas

Los expertos consultados por BBC Mundo se mostraron optimistas con el nuevo tratamiento, aunque como con todas las medicinas también recomiendan cautela.

De acuerdo con el estudio, dado que el medicamento queda en sangre por largos periodos, si se deja de administrar, es posible que estas pequeñas cantidades no sean suficientes para proteger contra el VIH, lo que podría provocar el desarrollo de un virus resistente al fármaco.

La OMS también ha alertado que todavía se necesitan estudios de seguridad en mujeres embarazadas y lactantes y que se deberán considerar otras investigaciones para comprender “los enfoques de implementación más efectivos y aceptables”.

afracia

AFP
El tratamiento puede ayudar a prevenir los contagios en zonas de altos contagios, como África subsahariana.

Klausner señaló en ese sentido que también sería necesario tener en cuenta la capacidad de producción y distribución del medicamento.

El impacto que tenga contra el VIH a nivel mundial dependerá de cómo y con qué rapidez esté disponible. Todavía vemos más de un millón de nuevas infecciones al año, la mayoría en África subsahariana y la mayoría en mujeres jóvenes”, dice.

De acuerdo con el experto, hacer accesible este tipo de tratamiento para mujeres en esa zona del mundo puede volverse decisivo para controlar la pandemia de sida.

“Me encantaría ver un programa de planificación familiar y prevención del VIH con fácil acceso en todo el sur de África. Mantener a las mujeres jóvenes saludables y permitir que el embarazo sea una opción en lugar de un accidente es una de las mejores formas de empoderar a las mujeres y construir economías prósperas que sacarán a las sociedades de la pobreza”, dice.


* Esta nota fue publicada en 2020 y actualizada ahora tras la aprobación de la FDA estadounidense.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.