Por qué se retira misteriosamente el agua del mar antes de la llegada de Irma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Por qué se retira misteriosamente el agua del mar antes de la llegada de Irma

Durante el fin de semana en redes sociales fue recurrente ver costas y playas "secas" a medida que el huracán Irma se acercaba a Florida.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
11 de septiembre, 2017
Comparte

El huracán Irma se aproximaba a la costa occidental de Florida. El peligro era inminente, arreciaban los vientos, comenzaban las lluvias… y, de pronto, el mar se retiró.

Lentamente abandonó las costas y las playas donde siempre estuvo.

Comenzó a dejar atrás un rastro de algas, piedras, erizos, troncos, caracoles…

Hasta los botes, que antes flotaban, se hundieron en la arena del muelle que comenzaba a aparecer.

La escena fue recurrente durante el fin de semana en las redes sociales: costas y playas “secas” a medida que el huracán Irma se acercaba a Florida.

Una bahía de Cayo Largo, en Florida, se quedó vacía al paso del huracán Irma.

Primero fue en Bahamas y luego, en las costas de Cayo Hueso, Naples, San Petersburgo, Sarasota, Tampa…ciudades ubicadas en el oeste de Florida.

“Fue muy raro, porque había mucho viento, pero en vez de haber oleaje el mar se empezó a ir, fue una cosa rarísima. A mí me dio hasta miedo, porque de verdad que se retiró mucho en la mañana (de este domingo). Yo pensé que era como un anuncio de algo malo”, explica a BBC Mundo Sandra Padrón, una residente de Naples.

¿Cómo fue esto posible si un ciclón estaba cerca? ¿No debió acaso crecer la marea, aumentar el oleaje e inundarlo todo?

El mar se retiró casi hasta el final de este muelle en Tampa.KIM KUIZON FOX 13/TWITTER
El mar se retiró casi hasta el final de este muelle en Tampa.

“No siempre pasa esto, depende de la fuerza y de la dirección de los vientos del huracán”, explica a BBC Mundo Juan Carlos Cárdenas, meteorólogo del Centro Mundial de Pronósticos de The Weather Company.

Lo que el viento se llevó

De acuerdo con el especialista, para comprender este fenómeno debemos entender la estructura y el movimiento del huracán.

Los vientos de los ciclones tropicales, cuando se forman al norte del Ecuador, circulan contrario a las manecillas del reloj, es decir, de derecha a izquierda.

“Entonces, cuando Irma se va acercando a Florida, el viento, que es muy fuerte, sopla del este, sudeste, por lo que arrastra, empuja, el agua de la costa hacia adentro”, explica.

“Lo que hay que tener en cuenta en este caso es que el arrastre del viento, su fuerza, son tan potentes que hacen que el agua se mueva en la misma dirección que van estos”.

Por eso, comenta, como la costa occidental de Florida se ubica en la dirección contraria a la del viento, se explica que las aguas hayan retrocedido en esa en esa región.

Un grupo de jóvenes camina por el lugar que antes ocupaban las aguas de la playa de Tampa.KPRC 2 HOUSTON/TWITTER
Un grupo de jóvenes camina por el lugar que antes ocupaban las aguas de la playa de Tampa.

“Lo mismo pasó en Bahamas, alguna de las islas del archipiélago son de sotavento (las que se encuentran en la dirección en la que se mueve el viento), y por tanto eso explica que también se haya retirado el mar”, afirma.

Sin embargo, cuando Irma provocó este fenómeno en las costas de Florida se había debilitado a categoría 3 y 4.

Antes, había recorrido el Caribe como un poderoso huracán de categoría 5, con vientos máximos sostenidos de hasta 298 km/h.

¿Por qué entonces no provocó un fenómeno similar en las otras islas por donde pasó?

Profundidad de las aguas

Cárdenas explica que un factor a tener en cuenta en este fenómeno es la profundidad del mar.

El ojo del huracán Irma a punto de impactar los cayos de FloridaAFP
El huracán hizo retroceder las aguas de la costa oeste de Florida, los cayos y Bahamas.

“Anteriormente, Irma se había movido por zonas del Atlántico donde la profundidad del mar es muy grande, entonces el viento arrastra el agua, pero como hay mucha profundidad, el agua se hunde y bota de nuevo hacia la costa, no se retira”, indicó.

Sin embargo, el meteorólogo explica que al acercarse a la plataforma continental, el nivel de profundidad del océano es menor, por lo que el agua no puede hundirse y volver a la orilla, sino que la arrastra en la misma dirección del viento.

“Es algo que puede pasar en el sur de la región occidental de Cuba y en la costa oeste de Florida, porque hay mucho espacio de mar de poca profundidad”, argumenta.

En huracanes fuertes, como este, el fenómeno puede producir un efecto denominado “mar de leva“, en el que las marejadas generadas por Irma podrían incluso impactar otras zonas del Golfo de México.

Jóvenes con celulares
Huracanes fuertes como Irma pueden tener un efecto conocido como “mar de leva”.

Pero esta retirada del mar, según Cárdenas, no termina ahí… porque lo que se va, regresa…

Los fuertes vientos que se llevaron las aguas, dice, las traerán de vuelta y, posiblemente con mayor fuerza.

Lo que se va, regresa

El meteorólogo explica que, por el propio movimiento de los vientos del huracán, lleva a que al desplazarse por una zona, ocurra un cambio de dirección: lo que iba en un sentido, al cambiar de posición, regresará el contrario.

“Entonces, cuando regresa el viento al suroeste, ocurrirá lo mismo, pero en sentido contrario. Es lo que llamamos surgencia o inundación costera de huracán. De hecho, tenemos reportes de una este domingo en los cayos (en el sur de Florida) donde el agua subió hasta 15 pies (4,5 metros)”, afirma.

Si el huracán se aleja del lugar, como en Bahamas, las aguas pueden regresar lentamente, a medida que el sistema tropical se aleja.

Sin embargo, cuando el huracán pasa sobre un territorio, la fuerza de las olas de regreso puede ser mayor.

“Generalmente las fuerzas del viento en este sentido suelen ser más intensas que en el otro, por tanto, lo que viene después que el mar se retira, puede ser peor”, asegura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Salud sí reportó datos diferentes en dos indicadores para determinar semáforo de CDMX

Las cifras de camas con ventilador y positividad al COVID sí difieren entre un reporte de Salud y los datos publicados, como señaló el diario The New York Times.
Cuartoscuro
22 de diciembre, 2020
Comparte

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell defendieron que nunca se mintió en los datos de la epidemia para evitar cerrar la Ciudad de México, como publicó el diario The New York Times. 

Sin embargo sí hay una diferencia en los datos de Salud y el reporte semanal de tendencias y curvas epidémicas publicado realizado con datos del mismo gobierno, cambios que sí incidieron en el color del semáforo en la capital y que éste permaneciera en naranja dos semanas más.

Para determinar el semáforo epidemiológico, se toman en cuenta 10 puntos. El resultado de cada indicador se compara con un rango establecido, en donde se pueden obtener de cero a cuatro puntos dependiendo qué tan buena fue la calificación.

Un estado con 8 puntos estaría en verde; si tiene entre 9 y 15 se le otorga el amarillo; si obtiene de 16 a 31 puntos es naranja y de 32 a 40 estaría en rojo.

El porcentaje de positividad es uno de los indicadores que sí cambia. La estimación de Salud, con la que se determinó que la CDMX continuaba en amarillo, era de 25%, esto, según la medición del semáforo le daba un punto en ese rubro.

Sin embargo, el reporte de tendencias – que utiliza los datos de Salud que integran el semáforo de riesgo – señala, en su corte del 30 de noviembre y que fue la semana que se tomó como referencia, que el porcentaje de positividad es de 36.89%. Con esta cifra, Salud debió darle dos puntos y no uno a este indicador.

Con eso la Ciudad de México habría totalizado 32 puntos, los requeridos para que pasara al semáforo rojo.

Los indicadores en donde el resultado es el mismo tanto en el reporte de tendencias como en los resultados que presentó Salud son la Tasa de Mortalidad (7.5) y la Tasa de incidencia de casos estimados (120.5)

También hay diferencias en el indicador de porcentaje de camas con ventilador ocupadas. Según el documento de indicadores de Salud era de 45%, lo que le dio un punto en la estimación de riesgo.

Pero si se revisan los datos de la Red IRAG (Infección Respiratoria Aguda Grave) sobre el porcentaje de hospitalización en camas con ventilador para el lunes 30 de noviembre – día que se haría el corte para determinar el semáforo – era de 58.37%. Con este resultado la CDMX debería obtener dos puntos y no solo uno.

Incluso una semana antes – entre el 19 y el 29 de noviembre – en los datos que diariamente tuitea en su cuenta el subsecretario López-Gatell el porcentaje de disponibilidad de camas con ventilador fue mayor de 50%, de hecho el 29 de noviembre, fue de 61%.

Por lo que al hacer un promedio, este no podría ser menor al 50% ni llegar al 45% que reportó Salud para la CDMX el 4 de diciembre.

Lo que defendieron Sheinbaum y López-Gatell

Este lunes, el diario The New York Times publicó que hubo un engaño de parte de las autoridades de Salud en los números, pues el gobierno “utilizó cifras más bajas en dos áreas críticas —el porcentaje de camas de hospital con ventiladores que estaban ocupadas y el porcentaje de resultados positivos de pruebas de coronavirus— de las que se indicaban públicamente en sus bases de datos oficiales”, señaló el diario estadounidense.

Tras la publicación, Sheinbaum y López-Gatell negaron que hubieran mentido en las cifras y se centraron en decir que tanto el gobierno local como el federal trabajan juntos y no hay diferencia en los datos, pues siempre han sido transparentes.

López-Gatell aseguró que los datos se “interpretaron sin un conocimiento correcto de la situación, de los múltiples mecanismos que tenemos de trabajo para hacer la calificación del semáforo”.

Lee: CDMX sigue con alza de hospitalizaciones, registra ocupación de 82%: Sheinbaum

Pero no hizo ninguna referencia a la diferencia en los números en los dos indicadores que señala The New York Times.

Sheinbaum Pardo dijo también que se le envió a la reportera Natalie Kitroeff el documento con la estimación de riesgo, en donde se podía ver los resultados de los indicadores del semáforo y la calificación que se daba a la ciudad: 31 puntos y semáforo naranja.

“Nosotros le entregamos a la reportera el correo electrónico del día 4 de diciembre en donde se establecía que para los siguientes 15 días estábamos en semáforo anaranjado”.

Agregó que su gobierno informó durante los 15 días anteriores al cambio del semáforo que estaba creciendo la capacidad hospitalaria y que era muy importante tomar una serie de medidas adicionales, como fue una campaña intensiva para que la gente se quedara en casa “Pero, no se falsea ningún número, al contrario, siempre hemos sido totalmente transparentes”.

López-Gatell también dijo que la nota señalaba que “la jefa de Gobierno va por su cuenta y el gobierno federal va por su cuenta”, pero esto no es así.

“Lo primero es que, han estado buscando durante toda la pandemia una diferencia entre el Gobierno de México y el Gobierno de la Ciudad, y están totalmente equivocados”, replicó en su conferencia diaria la jefa de gobierno.

Fotos: Así luce el Centro, el sur y plazas comerciales de CDMX con semáforo rojo

El subsecretario dijo que son los estados los que proveen la información a las bases de datos de Salud federal, por lo que también se descarta que la Ciudad de México no cuente con la información necesaria para tomar decisiones sobre la evolución de la pandemia.

“Cuando el estado hace clic todos sabemos la misma información. Entonces, otra de las impresiones de esta nota incluye la idea de que la Ciudad de México no podía reaccionar porque no tenía información. No es así, la información que tiene el gobierno federal procede de la Ciudad de México”, explicó López-Gatell.

Sobre su dicho de que el color del semáforo era “irrelevante” para la capital, el subsecretario dijo que esto “de ninguna manera quiere decir que el semáforo sea irrelevante”.

“Hice una mención muy clara, dije es irrelevante hasta cierto punto en qué color del semáforo estamos cuando estamos declarando alerta por COVID, emergencia de COVID”, comentó este lunes en su conferencia vespertina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.