Las apps con las que puedes leer libros en 15 minutos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Las apps con las que puedes leer libros en 15 minutos

Nuevas aplicaciones prometen reducir tomos enteros de libros para tener lecturas rápidas, pero no a todos les parece una buena idea.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
4 de septiembre, 2017
Comparte

Se dice que el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, leía varios libros al día, rotando las lecturas en función de sus intereses literarios y de su estado de ánimo.

Algunos los dejaba por la mitad y volvía a retomarlos más tarde. Así, en un día normal ya se había leído uno antes del desayuno y entre la tarde y la noche caían otros dos más.

En su biografía, definió su capacidad de leer como “ilimitada”.

Sin embargo, esto no es posible para la mayoría de los mortales, ya sea por falta de tiempo, capacidad de atención o una mezcla de las dos cosas.

Pero las nuevas tecnologías pueden convertirse en aliadas de los más vagos -u ocupados- gracias a nuevas aplicaciones que prometen reducir tomos enteros a apenas 15 minutos.

“Blinks” de 15 minutos

“El problema con el que nos encontramos cuando terminamos la universidad y comenzamos a trabajar a tiempo completo era que no teníamos tiempo suficiente para continuar leyendo y aprendiendo“, le dice a la BBC Niklas Jansen, cofundador de Blinkist.

chica sosteniendo pila de librosGETTY IMAGES
¿Demasiados libros para tan poco tiempo? ¡Que no cunda el pánico! Usa la tecnología a tu favor.

“Al mismo tiempo, nos dimos cuenta de que tanto nosotros como la gente a nuestro alrededor pasábamos cada vez más tiempo leyendo en nuestros smartphones y consumíamos contenido en nuevos espacios, y nos preguntamos cómo podíamos reinventar los libros para adatarlos al celular”.

Y así fue como crearon Blinkist, una aplicación móvil gratuita (disponible para Android y para iOS) que ofrece un de catálogo de más de 2.000 libros de 18 categorías diferentes “resumidos” en breves lecturas de 15 minutos cada una.

La app se creó en Berlín, Alemania, en 2012 y hoy día ya tiene más de un millón de usuarios de todo el mundo.

Puedes “leer” los libros en una serie de blinks (pestañeos) que ocupan una página, pero también hay versiones sonoras (de pago) que puedes escuchar mientras vas en el auto o en el bus, o en el momento del día que más te convenga.

Todos ellos son libros de no ficción y están disponibles en dos idiomas: inglés y alemán.

“Algunos libros son demasiado difíciles de resumir y no se ajustan a nuestro programa”, reconoce Jansen.

BlinklistBLINKLIST
Blinklist diferencia los libros por categorías. Todo ellos son de no ficción y están resumidos en amenas lecturas de 15 minutos.

En español

Pero si lo que quieres es leer rápido en español, hay otra app que puedes usar.

Se llama Lectoramas y fue creada en julio de 2016 en Buenos Aires. En abril lanzó su versión para celulares.

Su aplicación móvil permite leer o escuchar obras de no ficción en un tiempo estimado de 15 minutos.

“Toda aquella persona a quien le guste leer o que necesite leer sobre un tema en concreto por cuestiones profesionales y no tenga tiempo para ello forma parte de nuestro público potencial”, declaró Ramiro Fernández, el jefe de operaciones de la empresa, durante el festival cultural estadounidense South by Southwest (SXSW), que se celebró el pasado mes de marzo en Austin, Texas.

Fernández también dijo que la herramienta era útil para quienes no tienen claro si leerse un libro entero o no.

Y, por supuesto, para el mundo profesional.

“Es un servicio muy interesante también para empresarios que quieran que sus trabajadores se lean un libro en concreto durante un fin de semana: con nuestra aplicación no hay excusa que valga“, le dijo a la Agencia EfeDiego Jolodenco, cofundador de la compañía.

libro y teléfono móvilJEFFREY COOLIDGE/GETTY IMAGES
Aunque el contenido sea el mismo, las apps no pueden sustituir a los libros.

Las temáticas son variadas, desde historia hasta economía, biografías, salud o autoayuda.

Su base de datos cuenta por el momento con más de 100 títulos. Su objetivo es ir añadiendo hasta 25 obras por mes y abarcar a todos los hispanohablantes del mundo que necesiten limitar el tiempo de sus lecturas.

“Como un cóctel, pero de ideas. Como Matrix, pero sin el pinchazo”, escriben sus fundadores en el sitio web.

Las críticas

Pero aunque estas ideas sirvan de gran ayuda para los más apurados de tiempo, lo cierto es que tiene sus inconvenientes.

En primer lugar, una lectura resumida no puede sustituir al libro completo.

niña sentada sobre un montón de librosGETTY IMAGES
Quienes se oponen a estas apps dicen que sus resúmenes son demasiado simplistas.

Además, a muchos les preocupa que pueda contribuir a crear una sociedad menos inteligente y más perezosa, o demasiado dependiente de la tecnología.

“¿Hablamos de leer o de ‘leer’?”, se preguntaba la periodista Diane Shipley en una columna para el diario inglés The Guardian, quien asegura que tras el “horror” inicial, se dio cuenta de que este tipo de apps podían ser realmente una buena idea, aunque “no funcionaría con novelas”.

Y la periodista del medio estadounidense The Atlantic Olga Khazan escribió que algunos de los “mensajes finales” que Blinklist añade al final de cada sección son “demasiado vagos y reduccionistas.

Pero el cofundador de Blinkist Holger Seim dice que no hay conflicto.

No estamos canibalizando la lectura de libros completos“, explica. “Tan sólo exponemos a la gente a más temas que, de otra manera, no habrían descubierto”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

#NoMeCuidanMeViolan: activistas ven pocos avances en castigo a policías por delitos sexuales en CDMX

Desde el inicio del gobierno de Claudia Sheinbaum se han abierto 252 carpetas de investigación por delitos sexuales presuntamente cometidos por policías en la CDMX.
Cuartoscuro
12 de agosto, 2020
Comparte

A un año de que mujeres salieron a las calles a protestar contra la violencia sexual cometida por policías capitalinos, el diálogo con las autoridades sigue, pero hasta el momento no ha dado un resultado contundente. Lo que es un hecho es que las denuncias contra elementos de seguridad siguen aumentando: desde septiembre de 2019 y hasta el 30 de junio de 2020 se han abierto 165 carpetas de investigación por delitos sexuales.

Te puede interesar: Cómo ha impactado el COVID en la violencia contra las mujeres y cuál es la respuesta institucional

Activistas feministas como Sofía J. Poiré y Suhayla Bazbaz, quienes participaron en las mesas de diálogo que las autoridades capitalinas establecieron para tratar el tema de agresiones sexuales cometidas por fuerzas de seguridad, señalan que pese a la voluntad que mostraron las instituciones, el número de denuncias crece, sin que lleguen a ser judicializadas.

En opinión de Bazbaz, directora de Cohesión Comunitaria e Innovación Social AC,  más allá de los posicionamientos vagos que han hecho al respecto las autoridades, “necesitamos que haya sanciones y que haya medidas eficaces y efectivas para prevenir que ocurran casos. Es inaceptable que elementos de seguridad cometan delitos sexuales contra quienes deberían cuidar en la Ciudad de México, y no podemos normalizar que cada mes se sigan sumando carpetas de investigación”.

De acuerdo con el informe Carpetas de Investigación de Delitos Sexuales cometidos por Elementos de Instituciones Policiales, desde el inicio de la presente administración y hasta junio pasado se presentaron 252 denuncias por delitos sexuales contra integrantes de instituciones policiales.

El delito que más se denunció fue el de abuso sexual (148), seguido del acoso sexual (65), violación (30), contra la libertad sexual (5), corrupción de menores (2), estupro (1) y feminicidio en grado de tentativa (1).

La mayoría de las carpetas de investigación, 193, fueron interpuestas contra elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC). Los segundos más denunciados fueron los que forman parte de instituciones privadas, con 31 registros.

También fueron denunciados elementos del Ejército (6), Policías de Investigación de la entonces Procuraduría General de Justicia capitalina (4), del Sistema Penitenciario (4) y de la Policía Bancaria (3), de la Policía Federal (2) y del Estado de México (2).

Otras corporaciones acusadas por delitos sexuales fueron la Policía Auxiliar y la Guardia Nacional, con una denuncia en cada caso. En cinco de las denuncias, no se especificó a qué dependencia dependían los agresores.

Lee más: Violencia contra mujeres e hijos aumenta 81% durante pandemia, alertan refugios

“No es solo un caso”

El reclamo de las mujeres surgió ante la denuncia de una joven que dijo haber sido violada por cuatro elementos policiacos en la alcaldía Azcapotzalco, lo que motivó que activistas feministas realizaran una protesta en redes sociales con la etiqueta #NoMeCuidanMeViolan.

En los siguientes días, se dio a conocer que existían dos denuncias más contra elementos de seguridad de la Ciudad de México: una violación presuntamente cometida por dos policías en la colonia Tabacalera, y el abuso sexual de un integrante de la Policía Bancaria en el Museo Archivo de la Fotografía.

Por ello, el lunes 12 de agosto de 2019, mujeres se manifestaron en las oficinas de la SSC, donde lanzaron diamantina rosa al entonces titular Jesús Orta, y marcharon hasta la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, donde rompieron cristales e ingresaron por la fuerza, ante la negativa de la procuradora Ernestina Godoy de recibir a una comisión.

La jefa de Gobierno y la procuradora calificaron como una provocación lo ocurrido, y sus declaraciones motivaron la realización de una segunda protesta, el viernes 16 de agosto, en la que las manifestantes incendiaron una estación de policía y pintaron con consignas feministas la Victoria Alada.

Esta vez, la respuesta de las autoridades fue anunciar la realización de mesas de trabajo con grupos feministas para abordar el tema de la seguridad pública y las denuncias contra elementos policiales por delitos sexuales.

Fue a partir de entonces que se estableció el compromiso por parte del gobierno capitalino de hacer pública la información sobre las carpetas de investigación abiertas por estos hechos, lo que, de acuerdo con Suhayla Bazbaz, permitió saber que no se trata de un solo caso, sino de conductas que se cometen de manera constante.

“Los informes lo que nos han permitido saber es que no es solo un caso el de la adolescente de Azcapotzalco por el cual cimbramos las calles de la ciudad hace un año, sino que tenemos al menos 252 carpetas de investigación”, señaló en entrevista con Animal Político.

Entérate: En menos de 4 meses abren 205 investigaciones por acoso sexual contra mujeres policía

Agresiones de policías ocurren en toda la ciudad

En todas las alcaldías se han presentado denuncias contra elementos de seguridad por agresiones sexuales: la localidad con mayor número de carpetas de investigación es Cuauhtémoc (49), seguida por Iztapalapa (31), Venustiano Carranza (25), Miguel Hidalgo (25) y Gustavo A. Madero (22).

Álvaro Obregón (13), Benito Juárez (13), Iztacalco (7), Azcapotzalco (7), Milpa Alta (6), Xochimilco (5), Tláhuac (5), Coyoacán (4), Cuajimalpa (3) y Magdalena Contreras (2) también registraron denuncias. 

Las colonias de la Ciudad de México donde se cometieron la mayoría de las agresiones son Centro (14), Lomas de Chapultepec (8), Guerrero (7), Roma Sur y Norte (5), Morelos (4), Polanco (4), Agrícola Pantitlán (4), San Pedro de los Pinos (3), Santa Martha Acatitla (3), Cuauhtémoc (3), Narvarte (3), Tepalcates (3) y San Lorenzo Tezonco (3).

En caso de que se compruebe la culpabilidad de los imputados, estos en su mayoría habrían cometido las agresiones sexuales en horas de trabajo: en el 81% de las denuncias se señaló que las agresiones fueron cometidas mientras los imputados se encontraban en funciones.

El 95% de las acusaciones se han presentado contra elementos del sexo masculino, y el 5% contra mujeres. Las víctimas son en un 92% del sexo femenino, y 8% fueron hombres.

La mayoría de los presuntos agresores son funcionarios de entre 30 y 59 años (90), seguidos por los que tienen entre 18 y 29 años (32) y de 60 años o más (10).

Por su parte, las víctimas fueron desde niños de 0 a 5 años (1), de seis a 11 años (8), de entre 12 y 17 años (24), de 18 a 29 años (114), de 30 a 59 años (97), y de 60 años o más (4).

Te puede interesar: Auxilio apremiante: el aumento de las llamadas por violencia de género en la CDMX

Alerta de Género no frenó violencia contra mujeres

En respuesta a las demandas planteadas por diferentes colectivos sobre respuestas a las agresiones contra las mujeres en la capital, el gobierno de la Ciudad de México decretó una Alerta por Violencia de Género con la que planteó algunas medidas para responder al aumento de delitos sexuales.

El 21 de noviembre de 2019, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, indicó que como parte de las medidas que tomaría su administración contra la violencia de género se crearía un registro de agresores sexuales y se aprobaría una ley para sancionar el acoso y la violencia digital.

Además, se anunció que invertirían recursos en el programa Camina Libre, Camina Segura, que contemplaba la instalación de luminaria pública y botones de pánico por diferentes zonas de la ciudad, así como la profesionalización del personal de Ministerios Públicos en temas de género.

Sin embargo, para Sofía J. Poiré, una de las activistas que participó en los diálogos con autoridades para trabajar en estrategias contra los delitos sexuales, señaló que la respuesta del gobierno de la Ciudad de México no fue una satisfactoria, pues nunca cumplieron con los compromisos de disculparse con las manifestantes por criminalizarlas, ni se determinaron medidas que realmente impactaran en la disminución de los casos.

“Se criticó las medidas de vigilancia, como invertir en botones de pánico, porque no estábamos convencidas de que fueran medidas eficaces para el problema en particular. A pesar de que hubo voluntad por parte de las instituciones de dialogar con interlocutoras mujeres, finalmente hay una institución detrás de ellas que impidió concretar soluciones conjuntas”, explicó.

Para Suhayla Bazbaz, el problema es que las instituciones “ ni entienden que no se trata de presentar una lista de acciones que surgieron quien sabe de dónde y que no tienen resultados claros ni una línea base para saber si funcionaron”.

“Ha sido muy desgastante invertir tiempo y esfuerzo para cambiar la forma en que están acostumbradas a gobernar las autoridades, y no lo digo únicamente por la administración de Sheinbaum, la mayoría, aunque cambien los partidos están acostumbrados a administrar los problemas y no a pensar en las causas y mejores intervenciones para atenderlos”, concluyó.

Animal Político consultó a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, a la Secretaría de las Mujeres y a la Fiscalía General de Justicia acerca del estado de las investigaciones que se iniciaron contra elementos acusados por delitos sexuales en la Ciudad de México, sin que hasta el momento de la publicación se obtuviera respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.