Corea del Sur realiza un simulacro de lanzamiento de misiles hacia Corea del Norte
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Corea del Sur realiza un simulacro de lanzamiento de misiles hacia Corea del Norte

El ejercicio con misiles y aviones de combate es una de las respuestas de Seúl al desafío nuclear de su vecino, Corea del Norte.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
4 de septiembre, 2017
Comparte

Corea del Sur realizó este lunes un simulacro de lanzamiento de misiles en el que, supuestamente, atacaba el sitio donde Pyongyang realiza sus pruebas nucleares.

El ejercicio, una de las respuestas de Seúl al desafío nuclear de su vecino, se realizó con aviones de combate y misiles balísticos lanzados desde tierra y se probó nuevamente el polémico escudo antimisiles THAAD colocado por Estados Unidos, al que se opone China.

El ejército surcoreano aseguró que el “objetivo simulado” fue Punggye-ri, el lugar donde se encuentran los túneles en los que los norcoreanos realizan las pruebas de su armamento atómico.

“El entrenamiento demuestra la determinación de los militares surcoreanos de destruir no sólo el origen de la provocación, sino también el liderazgo del enemigo y las fuerzas de apoyo si amenazan la seguridad de nuestro pueblo”, dijo el coronel Roh Jae-cheon, portavoz del Ejército.

Además, Corea del Sur afirmó tener indicaciones de que Pyongyang está preparando más lanzamientos, posiblemente un misil intercontinental.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo que los norcoreanos están “rogando para que haya una guerra”.

Durante la reunión del Consejo de Seguridad, Haley dijo: “La guerra nunca es algo que EU quiere. No la queremos ahora. Pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada”.

“Defenderemos a nuestros aliados y nuestro territorio”, advirtió.

Habla el general James MattisREUTERS
El secretario de Defensa de EE.UU., general James Mattis, pidió a Corea del Norte que escuche los llamados del mundo en contra de su programa nuclear.

La agencia de noticias surcoreana Yonhap indicó que Seúl y Washington acordaron “en principio” revisar las actuales directrices para que Corea del Sur pueda duplicar la carga máxima de sus misiles balísticos.

Altos funcionarios de seguridad surcoreanos están empezando a inclinarse hacia fortalecer las medidas militares en lugar del diálogo con Corea del Norte, dijo este lunes el ministro de Defensa, según Yonhap.

“Durante una reunión del Consejo de Seguridad Nacional (sostenida poco después de la prueba del domingo), los puntos de vista convergen en una dirección que refuerza la confrontación militar (en punto muerto, por ahora), en lugar de (perseguir) el diálogo”, dijo el ministro de Defensa Song Young-moon en una sesión parlamentaria.

Su declaración se produce en medio de los llamados al presidente Moon Jae-in para corregir el curso de su política de reconciliación, que busca detener el desarrollo nuclear de Corea del Norte a través de una delicada mezcla de sanciones y diálogo.

EU, listo para usar “sus capacidades nucleares”

Estados Unidos, por su parte, aseguró el domingo que está listo para usar “sus capacidades nucleares” si Corea del Norte vuelve a amenazar su territorio o el de sus aliados, la segunda respuesta en un día a la prueba nuclear de Pyongyang.

Tras una conversación telefónica entre el presidente Donald Trump y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, la Casa Blanca emitió una declaración en la que ratificó que la opción nuclear es una de las posibles respuestas a la crisis en la península coreana.

Trump y Moon Jae-inAFP
Trump recibió en junio en la Casa Blanca al presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Ya en la tarde, el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis afirmó que su país lanzará una “respuesta militar masiva” en contra de Corea del Norte si el país asiático vuelve a amenazar a sus territorios y a sus aliados, advirtió este domingo

Los ejercicios militares y las declaraciones de Mattis tuvieron lugar las pruebas nucleares que realizó Corea del Norte este domingo, cuyo gobierno aseguró que detonó una bomba de hidrógeno que puede ser instalada en un misil intercontinental.

“Cualquier amenaza a Estados Unidos o a sus territorios, incluyendo Guam, o a nuestros aliados, generará una respuesta militar masiva, una respuesta eficaz y abrumadora“, dijo el general Mattis en un mensaje pronunciado en la Casa Blanca.

La isla de Guam, un territorio de EU en el Pacífico, fue el objetivo que Pyongyang puso en la mira en un intercambio de amenazas con Estados Unidos en agosto.

La declaración del secretario de Defensa vino después de que miembros del Consejo de Seguridad Nacional de EU se reunieron con el presidente Donald Trump, este domingo, para analizar la “reciente provocación” de Corea del Norte.

Fotografías publicadas por la agencia central de noticias de Corea del Norte.AFP
Las fotografías fueron publicadas por la agencia oficial de noticias horas antes de la prueba nuclear.

Le presentaron “muchas opciones militares”, dijo Mattis: “Dejamos claro que tenemos la capacidad de defendernos y defender a nuestros aliados, Corea del Sur y Japón, de cualquier ataque”.

La televisión estatal de Corea del Norte informó este domingo que su inteligencia militar logró desarrollar una bomba de hidrógeno que puede ser montada en un misil balístico intercontinental.

El líder norcoreano Kim Jong-un supervisó personalmente el último desarrollo de armamento de su país.

Aunque no es posible verificar de forma independiente este presunto desarrollo, EE.UU., Corea del Sur y Japón detectaron que hubo una detonación que generó un temblor de magnitud 6,3, el cual correspondería con este tipo de pruebas nucleares de alto poder.

“Aniquilación”

Al comparecer ante la prensa el domingo, el general Mattis hizo un llamado a Kim Jong-un a que “tome en cuenta” la postura “unánime”, dijo, del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en contra de su programa nuclear.

Pero también lanzó una advertencia que eleva el tono hasta ahora visto sobre las tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos.

“No estamos buscando la aniquilación total de un país, a saber Corea del Norte, pero como he dicho, tenemos muchas opciones para hacerlo”, dijo Mattis.

Más temprano este domingo, el presidente Donald Trump publicó varios mensajes en Twitter en los que condenaba las recientes pruebas nucleares norcoreanas.

Anuncio en la TV norcoreanaREUTERS
Corea del Norte dijo que la prueba nuclear que realizó fue “un éxito perfecto”.

“Corea del norte es una nación paria que se ha convertido en una gran amenaza y vergüenza para China, que está tratando de ayudar pero con poco éxito”, escribió Trump.

Además de las opciones militares, el presidente dijo que EE.UU. está considerando “parar todo el comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte”.

Este lunes, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sostendrá una reunión para analizar la situación en la península coreana.

El secretario general del organismo, António Guterres, dijo en un comunicado que el comportamiento de Pyongyang “socava los esfuerzos internacionales de desarme y no proliferación y desestabiliza profundamente la seguridad regional”.

A su vez, el director del Organismo Internacional de Energía Atómica, Yukiya Amano, aseguró que la prueba nuclear es un acto “extremadamente lamentable“.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Alejandro Ponce

'Que paguen y que empiecen a hablar': familias de desaparecidos en Nuevo Laredo piden a marinos colaborar

Juez vinculó a proceso a 30 elementos de la Armada por cuatro desapariciones, entre ellas la de un joven estadounidense.
Alejandro Ponce
Comparte

Ericka Castro, esposa de José Luis Bautista Carrillo, recibió la noticia de que los seis marinos acusados de la desaparición de su marido habían sido vinculados a proceso a las cinco de la mañana. No pudo dormir en toda la noche, de puro nervio, esperando el resultado de la audiencia en Reynosa, Tamaulipas.

Se la pasó hablando con su compañera Ericka Arrendondo, madre de Julio César Viramontes Arredondo, también desaparecido. Ambas compartieron una jornada de sentimientos encontrados. Por un lado, alegría al saber que los elementos que pudieron llevarse a sus familiares están encarcelados y enfrentando un proceso judicial. Por otro, el dolor diario de los últimos tres años. Ni el esposo de una ni el hijo de otra han aparecido todavía.

Por eso su prioridad es saber qué ocurrió. Qué hicieron con sus seres queridos. Dónde los dejaron. 

“Espero que hablen, que digan qué hicieron, si lo asesinaron o algo, cualquier cosa que nos diera información de ellos”, dice Castro en entrevista telefónica con Animal Político.

“Quiero que paguen lo que hicieron. Espero que estando en prisión se sientan culpables, empiecen a hablar, a querer negociar, decir qué le hicieron o dónde lo dejaron”. 

“Que alguno de ellos se compadezca y diga voy a hablar, lo que hicimos, dónde lo dejé. Que por salvarse alguno diga ‘voy a cooperar’, ‘está en tal lugar’, ‘no lo quise hacer’. Yo lo que quiero es que digan donde están”, añade Arredondo. 

El jueves fue una jornada muy importante para ambas. Un juez federal en Reynosa, Tamaulipas, vinculó a proceso a los marinos que, presuntamente, se llevaron a sus familiares. En total son 30 elementos de la Armada de México acusados de cuatro desapariciones.

Seis están en la causa penal 308/2020, la de Bautista Carrillo; otros 11, en la 155/2020, la de Viramontes Arredondo. Por último, están 13 más en la causa 397/2020, acusados de desaparecer a Jorge Antonio Hernández Domínguez, que tenia 18 años cuando fue visto por última vez y es ciudadano norteamericano, y a Juan Carlos Zaragoza González, de 40 años y nacido en Piedras Negras, Coahuila. Ambos están en paradero desconocido desde abril de 2018.

Este último caso es relevante por los vínculos de la marina con los Estados Unidos. En el momento en el que ocurrieron las desapariciones de Nuevo Laredo el jefe de la Unidad de Operaciones Especiales (UOPES) de la Marina era el almirante Marco Antonio Ortega Siu, con fuertes vínculos con Washington.

No en vano, se le atribuye estar al frente de la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, en 2016. La relación entre Marina y Estados Unidos siempre ha sido estrecha, sobre todo en fondos y capacitación. Que la Armada fuese acusada de desaparecer a un ciudadano estadounidense no cambió nada para la administración de Donald Trump ni tampoco parece que lo haga con la de Joe Biden

En prisión militar

La gran esperanza para los familiares de los desaparecidos es que la cárcel pueda ablandar a alguno de los presuntos perpetradores. Han transcurrido tres años desde las desapariciones y nada, ni una pista. 

“Estos tres años han sido fatal. Ahora me encuentro más animada, con más fuerzas para esperar algo mejor”, dice Arredondo. La detención, explica, fue un primer alivio. Pero ahora falta lo importante. “Quiero que digan dónde está. Es mi esperanza, que se vean detenidos y se les ocurra hablar. Que se compadezcan, que por no estar tanto tiempo en la cárcel, que cooperen”, argumenta. 

La confianza de esta mujer está en que alguno de los uniformados se voltee y testifique contra sus compañeros para obtener beneficios. Habrá que ver en qué condiciones se mantienen los marinos durante los próximos seis meses, que es el plazo abierto para la investigación complementaria. Esto quiere decir que la Fiscalía General de la República (FGR) debe buscar pruebas y que los acusados también pueden armar su defensa. Arredondo dice que la experiencia le ha llevado a no confiar en la justicia, así que apela a la compasión de los detenidos. 

En la misma línea, su compañera Ericka Castro dice que espera que hablen y que haya una sentencia. “Estoy confiada en dios en que pronto hablarán”, asegura. Para ella las detenciones fueron un primer alivio, pero asegura que sus hijos no lo entienden así. “Es necesario que hablen. Mis hijos me preguntan que cuándo liberan a su papá. No entienden que no es así de sencillo”, dice, sobre dos pequeños de 11 y 9 años que llevan tres sin ver a su padre. Cuando les notificaron la prisión para los marinos se cumplieron 1,065 días desde la desaparición forzada. 

“Confrontaciones violentas”

No hay información sobre cuál será la estrategia de defensa que utilicen los marinos, de los que tampoco se conoce la identidad. No ha trascendido qué declararon ante el juez y el arresto o puesta a disposición tiene muchas incógnitas.

Fue la propia secretaría de Marina (Semar) la que anuncio que los había entregado ante los requerimientos de la FGR. Y hoy la institución que dirige Alejandro Gertz Manero emitió un comunicado en el que felicitaba al secretario de Semar, el almirante José Rafael Ojeda Durán, por cooperar con la justicia. 

Por el momento los marinos se encuentran la prisión militar del campo número 1, en la Ciudad de México. Animal Político consultó a la Semar si había puesto abogados a disposición de sus elementos, pero no obtuvo respuesta. 

La actitud de las autoridades ha cambiado desde aquellos primeros meses de 2018 en los que negaron una y otra vez que los uniformados pudiesen participar en violaciones a los derechos humanos. A pesar de las denuncias de Castro, Arredondo y el resto de sus compañeras, la respuesta oficial fue cerrar la puerta. De hecho, durante ese tiempo se multiplicaron los mensajes que culpabilizaban a las víctimas, acusándoles de ser parte del crimen organizado.

La FGR no llegó a tanto, pero emitió un confuso comunicado en el que señalaba que “durante la administración anterior, de febrero a mayo de 2018, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, se dieron una serie de confrontaciones violentas, de donde resultaron diversas denuncias por desaparición forzada, vinculadas con elementos de la Marina-Armada de México”.

Pero ninguno de estos desaparecidos participó en confrontación violenta alguna. A José Luis Bautista Carrillo se lo llevaron cuando pasaba la tarde en una fiesta en un deshuesadero, a la vista de todo el mundo. Ahí estaba su esposa y su cuñada, que vio perfectamente cómo se lo llevaban. “Las pruebas han sido las mismas desde el minuto uno”, insiste Castro.

Tampoco Viramontes Arredondo empuñaba arma alguna en el momento en el que un vehículo de la Marina con las placas modificadas lo embistió en Nuevo Laredo. Durante tres días su madre lo buscó en los cuarteles, pero ellos le negaron que estuviese allí. Según el rastro de su celular, que es una prueba incluida en la investigación, sí que estaba. Y eso es algo en lo que Ericka Arredondo no deja de pensar: estaba al otro lado y no pudo verle. 

Los últimos tres años han sido difíciles para estas mujeres valientes. Que los presuntos captores de sus familiares hayan sido detenidos no les tranquiliza. Dice Castro que teme que las autoridades busquen algún truco para liberar a los marinos y que teme también posibles represalias. En 2018, cuando se registraron las desapariciones, las víctimas fueron hostigadas hasta el punto de que una testigo fue secuestrada y amenazada para que no declarase.

Que 30 marinos estén en prisión acusados en firme de desaparición forzosa es un hecho sin precedentes. Pero todavía queda mucho camino por delante para que lo ocurrido no quede impune.

La FGR tiene abiertas 34 carpetas de investigación sobre 47 desapariciones, dentro de las cuales habría al menos 12 ejecuciones extrajudiciales atribuibles a elementos de la Armada. A falta de conocer la identidad de los detenidos, falta por saber si la acusación queda a nivel de la tropa o escala hacia la cadena de mando. Y, sobre todo, falta saber dónde están José Luis, Julio César, Jorge Antonio y Juan Carlos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.