Perder el patrimonio de toda la vida en segundos, y empezar de cero tras el sismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carla Vergara

Perder el patrimonio de toda la vida en segundos, y empezar de cero tras el sismo

"Esto era nuestro único patrimonio. Ahora a ver si alguien nos puede ayudar a alojarnos, mientras nos levantamos”, relata una de las personas afectadas por el sismo del 19 de septiembre.
Carla Vergara
Por Nayeli Roldán
25 de septiembre, 2017
Comparte

¿Cuánto valen sus pertenencias, sus recuerdos? “Es incalculable”, responde sin dudar Vivian Burguete, de 47 años. Está sentada en la esquina de su edificio, que ha sido su casa en los últimos 34 años. Llegó siendo niña, pero este 19 de septiembre, en cuestión de segundos, se ha quedado sin nada.

Después del temblor de magnitud 7.1 ocurrido el martes pasado, el tiempo se detuvo en el edificio ubicado en la esquina de Morena y Nicolás San Juan. Las paredes caídas dejaron al descubierto parte de la vida de sus habitantes, pero ahora en ruinas: las toallas colgadas en los baños con muros cuarteados, la ropa desordenada en las habitaciones, estantes tirados y sillones llenos de polvo.

Los primeros inquilinos llegaron a este edificio en 1975. Los 21 departamentos se convirtieron en el hogar de dos generaciones, en el que todos se sentían seguros. El inmueble de cinco pisos resistió, por ejemplo, el temblor de 1985; no tuvo ni un rasguño. El 19 de septiembre de 2017, la historia fue otra. Se vinieron abajo muros completos de los departamentos y, aunque no colapsó, resultó tan dañado que será demolido.

Por eso, los inquilinos están en la esquina contigua del edificio, haciendo guardias todo el día y la noche, para evitar la rapiña. Apenas desde el viernes tienen una planta generadora de luz, para no pasar las madrugadas en penumbras. También los resguardan militares, pero son los únicos que han ido a apoyarlos, porque ninguna autoridad de la delegación, ni del gobierno capitalino, se ha acercado a ayudarles u orientarlos.

Algunos duermen en sus autos, otros instalaron una tienda de campaña, y el resto consiguió posada con familiares, pero regresan durante el día a hacer guardias. Tienen como punto de base una carpa que les prestó una vecina, que se dedica a la renta de aditamentos para fiestas; ahí se resguardan del sol, la lluvia, y apilan las cobijas y botellas de agua, que les donan.

A diferencia de las zonas de derrumbes, aquí hay menos intervención de sociedad civil movilizada a partir de redes sociales. Sin embargo, nadie los ha abandonado. Un grupo de mormones les lleva el desayuno y otros vecinos les preparan comida, y les preguntan qué necesitan.

Aunque les han donado ropa, cobijas y alimento, lo que necesitan, dicen, es una casa.

Vivian sólo vive con su mamá, Vivián Martínez Carrasco, de 71 años, y el departamento era su único patrimonio. Ahí está todo, “está nuestra vida”, dice. Al preguntarle a cuánto ascienden las pérdidas, ni siquiera atina a dar una cifra, no sólo por los muebles, electrodomésticos o electrónicos, sino por cada cosa que necesita para subsistir como una cuchara o una taza y aún más, los recuerdos en esas paredes y hasta las fotografías familiares.

“Lo que perdimos es incalculable, lo que tenemos de recuerdo y lo que usábamos, lo cotidiano y también lo que guardábamos, como alhajas que uno hace el sacrificio de comprarlas hasta en abonos. Pueden ser cosas superfluas, pero es algo por lo que uno ha luchado. Todo está ahí perdido. Todo lo que extraño, como mi bata cuando tengo frío. Aunque parezcan pequeñeces, pero todas nuestras cosas eran queridas”, dice Vivian.

Por el momento, la madre de Vivian está viviendo con una amiga, pero en cuanto pase la primera etapa de la emergencia vendrá lo peor: buscar un lugar dónde vivir y a préstamo porque los 600 semanales que gana es insuficiente para pagar una renta y mucho menos para comprar todas las cosas que necesita.

“Es volver a empezar. Esto era nuestro único patrimonio. Ahora a ver si alguien nos puede ayudar a alojarnos, mientras nos levantamos”, dice Vivian, que es licenciada en Mercadotecnia, peor no ejerce. Los únicos familiares que tiene viven en Estados Unidos. Prácticamente están solas.

Por ahora, los inquilinos que no tienen a dónde ir, otros vecinos les permiten usar el baño, les donan ropa y les brindan lo necesario para afrontar los primeros días de la emergencia.

Sin embargo, aunque Guillermina Pérez, de 66 años, tenga alojamiento con una de sus hijas en un departamento pequeño, sabe que es provisional porque no hay espacio suficiente para vivir con sus otros dos hijos y dos nietas, como sí lo tenía en el edificio.

Ella es vendedora, pero por el momento no está trabajando y, por lo tanto, no genera recursos. El departamento se lo había comprado su hija para asegurar parte de su estabilidad económica, pero sin él, la vida será más difícil. “Hay que buscar dónde vivir, pero hay que tener para pagar renta y por ahorita, así como estamos, no podemos”.

Guillermina explica que todo “será muy difícil porque  ahora tenemos que hacernos de todo lo que necesitamos: ropa, sábanas, toallas, cama, almohadas. Bueno desde una cucharita o hasta seguir pagando la computadora que sacamos a plazos”, dice Guillermina.

Los vecinos están en el desamparo por parte del gobierno local y federal. No saben cuándo será la demolición ni cómo podrían ayudarles con el fondo de desastre, aunque no esperan que puedan recuperar el monto en lo que está valuado un departamento en esa zona: 2 millones 800 mil pesos.

Foto: Carla Vergara

Redes de apoyo

A diferencia del gobierno de los tres niveles, la sociedad civil sí está organizada y ayuda en todos los aspectos de necesidad. Si bien la emergencia demanda cosas inmediatas como agua y comida, hay quienes saben que lo peor vendrá después y es ahí donde se necesitará la colaboración de todos.

Amaranta Olvera sufrió una inundación en su casa en el oriente de la Ciudad de México en 2011. Sabe lo que significa perderlo todo y comenzar de cero, por eso, cuando vio esta emergencia, supo que lo peor vendrá después.

Cuando a ella le pasó, su jefa de trabajo le regaló muebles que no ocupaba y “aunque sean dos o tres muebles ayuda. Uno va sumando. Por eso, cuando vi la magnitud, personalmente, más allá de las labores de rescate, mi segundo pensamiento fue qué va a pasar con la gente que se quede sin casa”.

Desde el miércoles comenzó con la iniciativa “Muebletón” para que las personas que se quedaron sin nada pudieran recibir muebles donados. Lanzó la cuenta de tuiter @MuebletonMexico con el lema “Ayudemos a las familias que lo han perdido todo a empezar de nuevo. Un mueble a la vez” y el correo electrónico para ponerse en contacto [email protected].

Se sumaron otras tres personas y están haciendo una base de datos entre los donadores, los artículos y la ubicación para ponerlos en contacto con quienes requieran algún mueble para comenzar de nuevo.

Tanto los donadores como los que pueden recibir algún mueble llenan un formulario que servirá para coordinar las entregas.

Sin embargo, el gran faltante en este momento es el flete. Si bien piden que los donantes entreguen los muebles, no siempre será posible y, para esos casos, dice Amaranta, se necesitará el apoyo de quienes puedan hacer los traslados.

La primera entrega será para un inquilino del edificio de la calle Patricio Sanz 37, a quien le prestaron un departamento y ahora también tendrá muebles gracias a esta iniciativa.

Por el momento sólo tienen a 25 donantes inscritos, la mayoría de la Ciudad de México, aunque también hay de Hidalgo, Querétaro y Guadalajara, pero esperan que más puedan sumarse. “Apenas estamos empezando, pero en unas dos semanas, se va a necesitar más esfuerzo”.

Otros seis tuiteros crearon la cuenta ‪@Hogar19mx con la idea de ayudar también a quienes perdieron su casa. La primera idea consistió en subir fotografías con los anuncios de departamentos y casas en renta usando el HT #Hogar19s para acercar posibilidades de vivienda a quienes lo perdieron todo.

Sin embargo, la idea dio un paso más y habilitaron un cuestionario para que la gente que renta viviendas envíe sus datos y la propiedad pueda ser considerada por quienes buscan casa después del sismo.

Lograron ya sumar 20 opciones de renta que están mapeados en una documento compartido y 18 anuncios de lugares en renta. Incluso, este domingo se concretó el primer caso y un joven consiguió departamento.

La iniciativa también llama a que los arrendatarios se sumen a la ayuda a través de la #RentaSolidaria, es decir, “invitar a quien rente a que si está en sus posibilidades rente más barato o no pida un depósito o aval”, explica uno de los impulsores de la iniciativa que prefiere permanecer en anonimato.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Los medicamentos falsos contra la COVID que se promueven en América Latina

La demanda de "curas milagrosas" y remedios "caseros" simples ha aumentado en América Latina sin que las autoridades puedan frenarla. En algunos países, como Brasil, son los empleados públicos quienes promueven su uso.
Reuters
14 de julio, 2020
Comparte

América Latina está luchando contra algunos de los brotes de coronavirus más devastadores del mundo, al tiempo que sufre el azote de las curas falsas y los tratamientos no probados que promueven las redes sociales en toda la región.

En la semana en que el presidente de Brasil Jair Bolsonaro dio positivo por Covid-19, BBC desmintió algunas de estas engañosas afirmaciones.

Un video del mandatario brasileño tomando hidroxicloroquina como tratamiento para el nuevo coronavirus ha registrado seis millones de visitas en Facebook.

Ya antes la BBC indagó en los riesgos de este fármaco contra la malaria y el lupus que algunos usan contra la covid-19 y la falta de pruebas de su efectividad en el tratamiento de pacientes.

Aunque en el video Bolsonaro admitía que la droga no había sido probada científicamente, dijo que “con toda certeza” le estaba funcionando y que se sentía mejor.

Este medicamento recibió atención mundial cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo tomó por un tiempo.

Su administración además le dio visto bueno como medida preventiva y tratamiento para la enfermedad.

President Bolsonaro sostiene una pastilla de hidroxicloroquina.

Facebook
Un video del presidente Bolsonaro tomando hidroxicloroquina tras dar positivo por coronavirus ha registrado seis millones de visitas en Facebook.

Cuentas de Facebook falsas de Brasil

Esta semana, Facebook eliminó lo que describió como una red de cuentas falsas vinculadas a empleados del gobierno del presidente Bolsonaro, así como a los hijos del presidente, Eduardo y Flávio.

Estas cuentas habían promovido noticias engañosas y falsas sobre el coronavirus.

También afirmaban la efectividad de la hidroxicloroquina como tratamiento y que la pandemia de Covid-19 estaba siendo exagerada, entre otras cosas.

Flávio Bolsonaro, que es senador brasileño, dijo que era posible encontrar miles de perfiles que apoyaban al gobierno de Bolsonaro y que él sabía “todos eran libres e independientes”.

Una de las cuentas de Instagram eliminadas, llamada @bolsonaronewsss, actuaba de forma anónima.

Sin embargo, los investigadores del grupo internacional de expertos Atlantic Council encontraron información de registro en la página que confirmaba que estaba vinculada al asesor especial de Bolsonaro, Tercio Arnaud.

Sanitaria con el equipo de protección contra el covid-19

Getty Images
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recalcó que no ha aprobado ningún tratamiento farmacológico para el covid-19.

BBC ha intentado ponerse en contacto con Tercio Arnaud para conocer su versión, pero hasta ahora no ha obtenido ninguna respuesta.

“La polarización política en Brasil ha llegado hasta el debate sobre la pandemia”, dice Sérgio Lüdtke, editor de Comprova, un proyecto brasileño de verificación de noticias.

Explica que los partidarios del presidente Bolsonaro defienden ciegamente algunos temas en internet entre los que se incluye la defensa de la efectividad de medicamentos no probados, como la hidroxicloroquina.

Comprova ha estado verificando noticias sobre la pandemia que han sido ampliamente compartidas en las redes sociales y aplicaciones de mensajería en los últimos tiempos.

Desde finales de marzo, cuatro de cada diez de estos controles estaban relacionados de alguna manera con tratamientos farmacológicos no probados.

Bote de MMS

FDA
La efectividad del MMS contra el virus del covid-19 “es nula”, dicen los expertos.

La MMS, una ‘cura milagrosa’ falsa

A fines de junio, una publicación de Facebook afirmó que “el Ministerio de Salud de Bolivia aprobó el uso de dióxido de cloro”.

La publicación se ha compartido miles de veces no solo en Bolivia sino en toda América Latina.

Pero el mensaje es falso y el gobierno boliviano ha tenido que negarlo oficialmente.

El dióxido de cloro es un agente blanqueador que se encuentra en una sustancia conocida como “Suplemento Mineral Milagroso”(MMS por sus siglas en inglés).

El MMS lleva años publicitándose como un remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer.

Sin embargo, no hay pruebas de su eficacia y las autoridades sanitarias en varios países dicen que su uso es potencialmente dañino para la salud de las personas.

Noticia falsa

BBC
Esta es la noticia falsa que apareció en las redes y que el gobierno tuvo que desmentir.

Casos en toda América Latina

No hay que buscar demasiado en internet para encontrar decenas de sitios que lo promocionan.

La BBC encontró grupos de Facebook creados en los últimos dos o tres meses en Perú, Bolivia, Colombia y Argentina, con miles de seguidores que promocionan o incluso afirman vender MMS.

Las autoridades regionales han visto un número cada vez mayor de intoxicaciones debido al uso indebido de productos químicos utilizados como desinfectantes, dice la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La institución dice que incluso hay profesionales de la salud que promueven el uso de la solución de dióxido de cloro.

Un médico toma la temperatura a dos mujeres en un área rural de Perú.

AFP
Un médico toma la temperatura a dos mujeres en un área rural de Perú.

En junio, un médico en Perú que luchaba contra la pandemia de covid-19 en primera línea fue despedido luego de pedir que se distribuyera dióxido de cloro a todas las personas con síntomas de coronavirus.

También la ivermectina

En América Latina ha aumentado el interés por un medicamento llamado ivermectina.

Pese a que está aprobado para el uso contra gusanos parásitos, se oye cada vez más como medicina para tratar o prevenir el coronavirus, y de nuevo, no hay evidencias de su efectividad.

Un video publicado por una cuenta boliviana con la etiqueta “Ivermectina puede salvarlo de Covid-19” en el que aparece un pastor mexicano, se ha compartido 285.000 veces y continúa circulando en Facebook.

Junto con muchos otros medicamentos, varios ensayos clínicos analizan si la ivermectina podría servir para luchar contra el covid-19.

Pero la OPS ha dicho que hasta el momento los estudios “tenían un alto riesgo de sesgo, muy poca certeza de la evidencia y que las pruebas existentes son insuficientes para llegar a una conclusión sobre los beneficios y los daños”.

La cuenta del pastor mexicano.

BBC
No hay pruebas científicas de que la ivermectina pueda frenar o curar el coronavirus.

La ivermectina “se está utilizando incorrectamente para el tratamiento del nuevo coronavirus”, dice la OPS, “sin que haya ninguna evidencia científica de su eficacia y seguridad para el tratamiento de esta enfermedad”.

A pesar de esto, las autoridades sanitarias en Perú, Bolivia y partes de Brasil han respaldado y administrado el medicamento, y se ha vendido ampliamente.

También el mercado negro

“El caso de la ivermectina ha sido un desastre”, dice el Dr. Carlos Chaccour, profesor asistente de investigación en el Instituto de Salud Global de Barcelona.

“Los médicos y los gobiernos legítimamente desesperados por ayudar junto con la abundancia de ivermectina en América Latina explican por qué la droga ha sido tan popular”.

También se han emitido advertencias sobre los riesgos de una versión del medicamento diseñada para animales, no para los humanos.

Esta versión podría causar daños graves en la salud de las personas y que se vende en el mercado negro.

Una cola de personas en Medellín, Colombia.

AFP
Una asociación de médicos en Colombia ha expresado su preocupación por la automedicación de personas en sus propios hogares.

Automedicación

Por Luis Fajardo, BBC Monitoring

Para las autoridades de América Latina, la automedicación es una fuente constante de preocupación.

Las redes sociales, pero también los canales tradicionales de comunicación están plagados de malos consejos al público al que animan a automedicarse con tratamientos no probados.

Poblaciones de toda la región también se enfrentan a mensajes aparentemente contradictorios de fuentes oficiales.

A medida que los países latinoamericanos se enfrentan a una creciente amenaza de la pandemia y con la desesperación cada vez mayor por el creciente número de muertos, tal vez no sea sorprendente que la demanda de “curas milagrosas” y remedios “caseros” simples haya sido tan alta.

Estas afirmaciones aparecen no solo en grupos marginales de redes sociales sino también, en algunos casos, en los principales medios de comunicación nacionales.

Juliana Gragnani, Olga Robinson y Shayan Sardarizadeh ayudaron en la investigación para este artículo.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.