Perder el patrimonio de toda la vida en segundos, y empezar de cero tras el sismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carla Vergara

Perder el patrimonio de toda la vida en segundos, y empezar de cero tras el sismo

"Esto era nuestro único patrimonio. Ahora a ver si alguien nos puede ayudar a alojarnos, mientras nos levantamos”, relata una de las personas afectadas por el sismo del 19 de septiembre.
Carla Vergara
Por Nayeli Roldán
25 de septiembre, 2017
Comparte

¿Cuánto valen sus pertenencias, sus recuerdos? “Es incalculable”, responde sin dudar Vivian Burguete, de 47 años. Está sentada en la esquina de su edificio, que ha sido su casa en los últimos 34 años. Llegó siendo niña, pero este 19 de septiembre, en cuestión de segundos, se ha quedado sin nada.

Después del temblor de magnitud 7.1 ocurrido el martes pasado, el tiempo se detuvo en el edificio ubicado en la esquina de Morena y Nicolás San Juan. Las paredes caídas dejaron al descubierto parte de la vida de sus habitantes, pero ahora en ruinas: las toallas colgadas en los baños con muros cuarteados, la ropa desordenada en las habitaciones, estantes tirados y sillones llenos de polvo.

Los primeros inquilinos llegaron a este edificio en 1975. Los 21 departamentos se convirtieron en el hogar de dos generaciones, en el que todos se sentían seguros. El inmueble de cinco pisos resistió, por ejemplo, el temblor de 1985; no tuvo ni un rasguño. El 19 de septiembre de 2017, la historia fue otra. Se vinieron abajo muros completos de los departamentos y, aunque no colapsó, resultó tan dañado que será demolido.

Por eso, los inquilinos están en la esquina contigua del edificio, haciendo guardias todo el día y la noche, para evitar la rapiña. Apenas desde el viernes tienen una planta generadora de luz, para no pasar las madrugadas en penumbras. También los resguardan militares, pero son los únicos que han ido a apoyarlos, porque ninguna autoridad de la delegación, ni del gobierno capitalino, se ha acercado a ayudarles u orientarlos.

Algunos duermen en sus autos, otros instalaron una tienda de campaña, y el resto consiguió posada con familiares, pero regresan durante el día a hacer guardias. Tienen como punto de base una carpa que les prestó una vecina, que se dedica a la renta de aditamentos para fiestas; ahí se resguardan del sol, la lluvia, y apilan las cobijas y botellas de agua, que les donan.

A diferencia de las zonas de derrumbes, aquí hay menos intervención de sociedad civil movilizada a partir de redes sociales. Sin embargo, nadie los ha abandonado. Un grupo de mormones les lleva el desayuno y otros vecinos les preparan comida, y les preguntan qué necesitan.

Aunque les han donado ropa, cobijas y alimento, lo que necesitan, dicen, es una casa.

Vivian sólo vive con su mamá, Vivián Martínez Carrasco, de 71 años, y el departamento era su único patrimonio. Ahí está todo, “está nuestra vida”, dice. Al preguntarle a cuánto ascienden las pérdidas, ni siquiera atina a dar una cifra, no sólo por los muebles, electrodomésticos o electrónicos, sino por cada cosa que necesita para subsistir como una cuchara o una taza y aún más, los recuerdos en esas paredes y hasta las fotografías familiares.

“Lo que perdimos es incalculable, lo que tenemos de recuerdo y lo que usábamos, lo cotidiano y también lo que guardábamos, como alhajas que uno hace el sacrificio de comprarlas hasta en abonos. Pueden ser cosas superfluas, pero es algo por lo que uno ha luchado. Todo está ahí perdido. Todo lo que extraño, como mi bata cuando tengo frío. Aunque parezcan pequeñeces, pero todas nuestras cosas eran queridas”, dice Vivian.

Por el momento, la madre de Vivian está viviendo con una amiga, pero en cuanto pase la primera etapa de la emergencia vendrá lo peor: buscar un lugar dónde vivir y a préstamo porque los 600 semanales que gana es insuficiente para pagar una renta y mucho menos para comprar todas las cosas que necesita.

“Es volver a empezar. Esto era nuestro único patrimonio. Ahora a ver si alguien nos puede ayudar a alojarnos, mientras nos levantamos”, dice Vivian, que es licenciada en Mercadotecnia, peor no ejerce. Los únicos familiares que tiene viven en Estados Unidos. Prácticamente están solas.

Por ahora, los inquilinos que no tienen a dónde ir, otros vecinos les permiten usar el baño, les donan ropa y les brindan lo necesario para afrontar los primeros días de la emergencia.

Sin embargo, aunque Guillermina Pérez, de 66 años, tenga alojamiento con una de sus hijas en un departamento pequeño, sabe que es provisional porque no hay espacio suficiente para vivir con sus otros dos hijos y dos nietas, como sí lo tenía en el edificio.

Ella es vendedora, pero por el momento no está trabajando y, por lo tanto, no genera recursos. El departamento se lo había comprado su hija para asegurar parte de su estabilidad económica, pero sin él, la vida será más difícil. “Hay que buscar dónde vivir, pero hay que tener para pagar renta y por ahorita, así como estamos, no podemos”.

Guillermina explica que todo “será muy difícil porque  ahora tenemos que hacernos de todo lo que necesitamos: ropa, sábanas, toallas, cama, almohadas. Bueno desde una cucharita o hasta seguir pagando la computadora que sacamos a plazos”, dice Guillermina.

Los vecinos están en el desamparo por parte del gobierno local y federal. No saben cuándo será la demolición ni cómo podrían ayudarles con el fondo de desastre, aunque no esperan que puedan recuperar el monto en lo que está valuado un departamento en esa zona: 2 millones 800 mil pesos.

Foto: Carla Vergara

Redes de apoyo

A diferencia del gobierno de los tres niveles, la sociedad civil sí está organizada y ayuda en todos los aspectos de necesidad. Si bien la emergencia demanda cosas inmediatas como agua y comida, hay quienes saben que lo peor vendrá después y es ahí donde se necesitará la colaboración de todos.

Amaranta Olvera sufrió una inundación en su casa en el oriente de la Ciudad de México en 2011. Sabe lo que significa perderlo todo y comenzar de cero, por eso, cuando vio esta emergencia, supo que lo peor vendrá después.

Cuando a ella le pasó, su jefa de trabajo le regaló muebles que no ocupaba y “aunque sean dos o tres muebles ayuda. Uno va sumando. Por eso, cuando vi la magnitud, personalmente, más allá de las labores de rescate, mi segundo pensamiento fue qué va a pasar con la gente que se quede sin casa”.

Desde el miércoles comenzó con la iniciativa “Muebletón” para que las personas que se quedaron sin nada pudieran recibir muebles donados. Lanzó la cuenta de tuiter @MuebletonMexico con el lema “Ayudemos a las familias que lo han perdido todo a empezar de nuevo. Un mueble a la vez” y el correo electrónico para ponerse en contacto [email protected].

Se sumaron otras tres personas y están haciendo una base de datos entre los donadores, los artículos y la ubicación para ponerlos en contacto con quienes requieran algún mueble para comenzar de nuevo.

Tanto los donadores como los que pueden recibir algún mueble llenan un formulario que servirá para coordinar las entregas.

Sin embargo, el gran faltante en este momento es el flete. Si bien piden que los donantes entreguen los muebles, no siempre será posible y, para esos casos, dice Amaranta, se necesitará el apoyo de quienes puedan hacer los traslados.

La primera entrega será para un inquilino del edificio de la calle Patricio Sanz 37, a quien le prestaron un departamento y ahora también tendrá muebles gracias a esta iniciativa.

Por el momento sólo tienen a 25 donantes inscritos, la mayoría de la Ciudad de México, aunque también hay de Hidalgo, Querétaro y Guadalajara, pero esperan que más puedan sumarse. “Apenas estamos empezando, pero en unas dos semanas, se va a necesitar más esfuerzo”.

Otros seis tuiteros crearon la cuenta ‪@Hogar19mx con la idea de ayudar también a quienes perdieron su casa. La primera idea consistió en subir fotografías con los anuncios de departamentos y casas en renta usando el HT #Hogar19s para acercar posibilidades de vivienda a quienes lo perdieron todo.

Sin embargo, la idea dio un paso más y habilitaron un cuestionario para que la gente que renta viviendas envíe sus datos y la propiedad pueda ser considerada por quienes buscan casa después del sismo.

Lograron ya sumar 20 opciones de renta que están mapeados en una documento compartido y 18 anuncios de lugares en renta. Incluso, este domingo se concretó el primer caso y un joven consiguió departamento.

La iniciativa también llama a que los arrendatarios se sumen a la ayuda a través de la #RentaSolidaria, es decir, “invitar a quien rente a que si está en sus posibilidades rente más barato o no pida un depósito o aval”, explica uno de los impulsores de la iniciativa que prefiere permanecer en anonimato.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: 3 incógnitas y 3 cosas que sabemos sobre la nueva variante de COVID que preocupa al mundo

La variante más mutada del coronavirus hasta la fecha, ya ha provocado la vuelta de algunas restricciones y genera preocupación mundial. En BBC Mundo te contamos lo que se sabe y lo que se desconoce de ella.
6 de diciembre, 2021
Comparte

Ómicron, la última variante de SARS-CoV-2 en ser detectada y la más mutada hasta la fecha, es el foco de atención de autoridades sanitarias, gobiernos y población a nivel global.

Preocupa que, por ser tan diferente a la versión original identificada por primera vez en Wuhan, China, sea más contagiosa, letal o burle el efecto de vacunas y tratamientos.

Es muy pronto para saber hasta qué punto debemos preocuparnos, advierten los científicos, quienes piden prudencia mientras se conocen más detalles.

Distintas proyecciones apuntan a que en un período de dos semanas podríamos tener información más consistente sobre ella, aunque los primeros reportes indican que podría aumentar el riesgo de reinfección.

Te explicamos tres aspectos que ya conocemos sobre la nueva variante y lastres incógnitas que más preocupan a los expertos.

¿Qué sabemos?

1. Es la variante más mutada hasta la fecha

No caben dudas: lo que más alarma a las autoridades de salud es el alto número de mutaciones de ómicron.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha definido como “variante de preocupación”, la categoría del listado conocido de SARS-CoV-2 en que también se encuentran alpha, beta, gamma y delta.

A ella pertenecen las variantes del virus que se transmiten con más facilidad, que son más virulentas o disminuyen la eficacia de las medidas de protección o de las vacunas y tratamientos disponibles.

Tabla de principales variantes de Sars-CoV-2 monitoreadas por la OMS

BBC

El profesor Tulio de Oliveira, director del Centro de Innovación y Respuesta a Epidemias en Sudáfrica, país donde se detectó por primera vez, dijo que posee una “constelación inusual de mutaciones” y que es “muy diferente” a otras variantes que han circulado.

En total tiene más de 50 mutaciones, más que la delta, que hoy domina en el mundo.

“Pero no es el número de mutaciones lo que importa, sino la posición de esas mutaciones”, le advierte a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

La mayoría de las mutaciones de ómicron se encuentran en la proteína de espiga y el dominio de unión del receptor, dos zonas que intervienen en cómo el patógeno entra y se adhiere a nuestras células.

Los cambios son tan numerosos que entre los científicos existe el temor de que nuestros cuerpos no reconozcan al virus si entramos en contacto nuevamente con él, incluso estando vacunados.

2. Está más extendida de lo que se pensaba

La variante fue detectada por primera vez en Sudáfrica, lo cual no implica que surgiera allá.

Es uno de los países del continente que cuenta con mayor capacidad técnica para la detección de variantes.

Varias naciones han impuesto severas restricciones sobre este país y otros en el sur de África.

Pero a pesar de estas restricciones, ya se han registrado casos en varios de los países que horas antes habían cancelado vuelos o impuesto nuevas medidas de control a pasajeros procedentes de esta zona.

Bélgica, el primer país en Europa en descubrir un caso en su territorio, informó que se trataba de un turista que llegó el 11 de noviembre procedente de Egipto.

Gráfico de la variante Ómicron

BBC

La variante fue identificada por primera vez el 9 de noviembre, apenas dos días antes.

En Reino Unido hay algunos casos registrados de los que no se conoce un historial de viaje en común, lo que podría ser indicio de transmisión comunitaria.

Decenas de países, incluidos varios en América Latina como México, Chile o Brasil, ya están confirmando también sus primeros casos de la variante.

3. La necesidad de altas tasas de vacunación

Los científicos lo han advertido desde el principio: no dominaremos al virus si el mundo entero no marcha a la par en la carrera por la vacunación.

Hay mucha desigualdad en cuanto a las tasas de inmunización y los países africanos están a la cola, muy lejos de los países con más recursos.

Según Our World in Data, solo un 10% del total de población de África ha recibido al menos una dosis.

En Europa, Estados Unidos y Canadá, incluso en América Latina, este porcentaje supera el 60%.

Para hablar de niveles razonables de inmunidad, señalan los expertos, más de un 80% de la población mundial debe recibir la pauta completa.

Las vacunas han demostrado proteger no solo contra los cuadros más graves de la enfermedad, sino también tener un impacto importante en ralentizar la transmisión del patógeno.

Una persona vacunándose contra el coronavirus.

Getty Images

Una muestra grande de población sin vacunar, como sucede en la mayoría de países africanos, es caldo de cultivo para que el virus circule sin control, mute y aparezcan variantes como ómicron.

“De hecho, esta no tiene por qué ser la última variante que veremos, aunque tampoco quiere decir que cada nueva variante implique ser más o menos peligrosa que las anteriores”, contextualiza para BBC Mundo el biólogo José Manuel Bautista, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

Entonces ¿cuáles son las 3 principales incógnitas?

1. ¿Será esta variante la más peligrosa de todas?

La OMS advirtió este lunes que el riesgo que plantea ómicron podría ser “muy alto”.

Para saber si es más peligrosa habría que ratificar los análisis preliminares del organismo, que apuntan a que conlleva un mayor riesgo de reinfección y transmisión.

Científicos en Sudáfrica han detectado y reportado un surgimiento de personas que se contagian con coronavirus en múltiples ocasiones.

Esto puede ser indicio de que la nueva variante evade parte de nuestra inmunidad. Se basa en análisis rápidos y no definitivos, pero encajaría dentro de las preocupaciones sobre cuán mutada está esta variante.

Esto no implica que sea más peligrosa. Para comprobarlo será necesario que inevitablemente más gente se infecte y seguir su evolución.

En Sudáfrica, la doctora Angelique Coetzee, que fue la que descubrió la nueva variante, le dijo a la BBC que los pacientes a los que ha tratado presentan síntomas muy leves y que hasta ahora no han requerido hospitalización.

La doctora Angelique Coetzee.

BBC
La doctora Angelique Coetzee habló con la BBC desde Pretoria, capital ejecutiva de Sudáfrica.

Pero el virus puede comportarse distinto según la demografía.

“Las poblaciones de África y países europeos o norteamericanos son diferentes. Por ejemplo, en África hay mayores porcentajes de enfermedades endémicas y eso puede tener una incidencia en la gravedad o en la transmisión del virus”, explica Tang.

“Los primeros reportes desde África indican síntomas más leves y no hay reportes de daños neurológicos como pérdida de sentido u olfato”, dice Tang.

“Una nueva variante más adaptada a los humanos podría perder todas estas complicaciones que hemos visto con otras mutaciones y parecerse más a las cepas de resfriados comunes que vemos cada temporada”, continúa.

“Pero, como sucede con las vacunas, no todos somos iguales. Hay mucha heterogeneidad y el virus afecta de forma distinta a las personas”, completa Bautista.

2. ¿Burlará el efecto de las vacunas y la respuesta inmunitaria?

Con las vacunaciones avanzadas en varios países y con muchos otros aún pendientes de ponerse al día, es una de las incógnitas más preocupantes.

“La combinación de mutaciones de ómicron sugiere que hay una evolución selectiva y una presión por escapar del efecto de las vacunas, pero esto no es algo sorprendente”, dice Tang.

Prueba de coronavirus en el aeropuerto de Sídney, Australia.

Getty Images
En Australia han empezado a hacer más pruebas en los aeropuertos para identificar y aislar los casos infectados con la nueva variante de coronavirus.

El virólogo explica que escapar de la respuesta inmunitaria natural o de las vacunas es una especie de evolución lógica de cualquier patógeno.

En este caso se abrirían dos escenarios hipotéticos.

¿El más pesimista?Que sea necesaria una nueva vacuna. Desarrollarla tomaría menos tiempo que cuando se creó una desde cero al comienzo de la pandemia, pero implicaría algunos meses.

Un escenario más optimista es que, aunque nuestros cuerpos vacunados no reconozcan igual de bien al virus por sus distintas mutaciones, este sea más leve y no tenga consecuencias graves.

“Si la vacuna no protegiera contra la nueva variante, pero esta no causara una mayor gravedad, realmente no sería tan importante que las vacunas funcionaran peor”, explica Tang.

3. ¿Se volverá lavariante dominante?

Todas las variantes compiten por ser dominantes. Es el comportamiento natural de los virus.

Y para dominar, los expertos coinciden en que el virus debe ser muy efectivo al transmitirse. “Pero aún no estamos seguros si será así o no”, aclara Tang.

Es por ello que los expertos subrayan que las dos semanas que siguen seráncruciales para saber qué rumbo podría tomar esta nueva variante.

Hasta el momento, las dos variantes que han sido más eficientes en esta carrera han sido alpha y delta.

Si ómicron terminará por dominar el panorama o no, habrá que esperar para verlo. Como también para saber si será o no más leve.

Pasajeros con y sin mascarilla en el metro de Londres.

Getty Images
Las variantes compiten de forma natural por convertirse en dominantes.

Bautista advierte que si es más transmisible y no menos leve que las anteriores, al contagiar a muchas más personas el porcentaje de fallecidos o ingresados podría ser mayor.

Tang insiste en que si es más infeccioso pero menos peligroso, podría ser hasta una buena noticia: que el virus finalmente esté convirtiéndose en uno de los coronavirus comunes, como el de la gripe o el resfriado, que nos afectan cada temporada.

Se trata de un escenario que los científicos han barajado desde el comienzo de la pandemia.

Sea como fuere, Bautista concluye que “la principal advertencia que nos deja esta situación es que hay que vacunar lo más posible, mantener el uso de las mascarillas, la distancia y la ventilación”.

“Mientras no sepamos en qué se va a convertir el patógeno, hay que impedir que circule libremente”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.