close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El extraño caso de los Xolos de Tijuana: el club mexicano que decidió abrir la frontera hacia EU

Tras su fundación hace sólo 10 años, el modesto club del norte de México fue el primero en mirar hacia el otro lado de la frontera en busca de talentos. Y el resultado ha sido sorprendente.
Cuartoscuro
Por BBC Mundo
29 de septiembre, 2017
Comparte

El fútbol en México se escribe en mayúsculas y todo lo relacionado con el balón se suele sobredimensionar.

De allí que cuando el modesto conjunto Xolos de Tijuana decidió cruzar la frontera hacia Estados Unidos en busca de jóvenes talentos hubo una gran suspicacia en el entorno futbolero del país.

A fin de cuentas, hasta la fundación del equipo en 2007 había un consenso no escrito que en México sólo valía el futbolista mexicano o las estrellas que llegaban de países con tradición futbolera, sea desde Sudamérica o del otro lado del océano Atlántico.

También hubo contadas excepciones de otras partes del mundo, pero nunca desde el norte del continente.

Logo del Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente
El Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente fue fundado en 2007.

No había razones para ir a buscar a un país considerado inferior en el panorama futbolístico internacional.

Pero los Xolos tuvieron otra idea y vieron al otro lado de la frontera una oportunidad para crecer y trascender más allá de los límites del campo.

Fue así que dada su peculiar ubicación geográfica, no sólo se convirtieron en los representantes de Tijuana y México, sino que también pasaron a ser un club con una importante masa de aficionados en Baja California, y Estados Unidos en general.

La conexión

Un ídolo a los dos lados de la frontera es Joe Corona, futbolista nacido en Estados Unidos de padre mexicano y madre salvadoreña que lleva jugados más de 170 partidos con la camiseta rojinegra del club de Tijuana.

Consciente del menosprecio al jugador estadounidense, así sea de origen mexicano, Corona nunca pensó en jugar en México, pero su deseo de convertirse en futbolista profesional lo llevó a probar suerte en los Xolos.

“Recuerdo que al hablar con uno de los entrenadores me dijo que tenía potencial, que querían que me quedara”, contó en una ocasión al portal de la radio pública estadounidense PRI.

Joe Corona junto a Cristian Pellerano          GETTY IMAGES
Image captionCorona, en la foto junto a Cristian Pellerano, formó parte en el histórico título que conquistaron los Xolos en 2012.

“Recuerdo que fue un mes de pensar si debía quedarme en la universidad San Diego State (donde jugaba becado) o si debía probar en México, tratar de ayudar al equipo a ascender a la primera división y hacer mi sueño realidad”.

Eligió la segunda opción y el tiempo le dio la razón.

No sólo cumplió su sueño, sino que también conquistó el histórico título del Torneo de Apertura en 2012.

En el proceso, los Xolos abrieron una academia en Chula Vista, ciudad al sur de San Diego, y poco a poco fueron aumentando su penetración en Los Ángeles y otras ciudades, reclutando a jóvenes jugadores estadounidenses de origen mexicano.

No pasó mucho tiempo para que otros equipos, como Chivas de Guadalajara y el América, los dos gigantes del fútbol mexicano, siguiera sus pasos.

El sueño

La expansión de los Xolos por Estados Unidos no se ha detenido y ya cuenta con academias hasta en Nueva Jersey, a más de 5.000 kilómetros de Tijuana.

“Un representante del club nos contactó y habló de la idea de tener un equipo asociado en Nueva Jersey”, le contó a la BBC Felician Csombok, el entrenador principal de la academia.

“Nosotros les contamos que había mucha demanda gracias a la gran comunidad de mexicanos que existe aquí y les pareció muy buena idea expandirse para ver qué tipo de oportunidades habría para el club”.

Joe CoronaGETTY IMAGES
Corona ha jugado con la selección de Estados Unidos.

El atractivo del jugador estadounidense de origen mexicano es que cuenta con la doble nacionalidad, por lo que no ocuparía una de las plazas para jugadores extranjeros.

Ese es el caso de David Riano, de 14 años.

“Tenía como 10 años cuando comencé a jugar fútbol”, le dijo a la BBC.

“Fue difícil al principio porque no lo disfrutaba tanto y no era tan bueno, había gente con verdadero talento allí, por lo que no fue fácil”, reconoció.

Pero Riano se ha convertido en uno de los prospectos más interesantes de la academia y ya hay conversaciones de enviarlo a entrenar con el primer equipo.

“La cosa negativa es que tendría que dejar a mi familia y estaría yo sólo allá”, dijo.

“Pero lo más emocionante que podría lograr es llegar a ser futbolista profesional y jugar para un equipo importante. Eso me haría sentirme orgulloso”.

Michael OrozcoGETTY IMAGES
Michael Orozco es otro de los jugadores estadounidenses de origen mexicano que juega en Tijuana.

Para Csombok ese es el gran objetivo de la relación con los Xolos.

“Lo que queremos de los jugadores es que se evolucionen hasta lo máximo de sus posibilidades”, comentó.

“Esperamos que un día puedan jugar en la universidad o incluso ir más allá y ser un futbolista profesional sea en Estados Unidos, México o incluso Europa”.

Un sueño para el que no hay fronteras.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Marijuana Pepsi: la mujer que se sobrepuso al bullying y a las burlas por su nombre

Esta mujer estadounidense de 46 años utilizó su propia experiencia para investigar sobre nombres tradicionalmente de personas negras y cómo afectan a la educación de los niños en Estados Unidos.
21 de junio, 2019
Comparte

Todas las burlas que recibió a lo largo de sus estudios no impidieron que esta mujer llegara muy lejos. Ella decidió que no dejaría que sus acosadores ganaran.

Marijuana Pepsi Wandyck dice que pasó su vida recibiendo burlas debido a su distintivo nombre (marijuana es como se conoce a la marihuana en inglés).

Pero en lugar de cambiarlo, decidió sentirse orgullosa de su nombre y se negó a dejar que eso la detuviera.

Esta mujer estadounidense de 46 años utilizó su propia experiencia para investigar sobre nombres tradicionalmente de personas negras y cómo afectan a la educación de los niños en Estados Unidos.

Al recordar la primera conversación que tuvo cuando era niña con su madre acerca de por qué la habían llamado Marijauna Pepsi, cuenta: “Mi madre me dijo: ‘tu nombre te llevará por todo el mundo‘”.

“En ese momento fui escéptica, pero conozco a mi madre, ella es inteligente, es un genio y confié en que realmente creía eso”.

Primer plano de Marijuana Pepsi

Marijuana Pepsi Vandyck
Marijuana también era hostigada por los profesores que le pedían que repitiera su nombre o lo cambiara por Mary Jackson.

Nombre inusual

Marijuana tenía 9 años cuando por primera vez se dio cuenta de que tenía un nombre poco convencional.

En la escuela de Wisconsin donde estudiaba, recuerda que no solo los otros niños hablaban sobre su nombre, sino también los maestro, que le pedían que repitiera su nombre.

“Marijuana ya es inusual y si luego le agregas Pepsi… los comentarios simplemente no se detenían y todavía no se detienen”, le dijo a la BBC.

“Me pedían llamarme Mary, y al principio estuvo bien hasta que gané un concurso de ortografía. Vine a casa con mi certificado y mi madre se molestó cuando vio el nombre que decía Mary Jackson”, relata.

“Ella me dijo que nunca dejara que me volvieran a llamar Mary y luego fue a la escuela y exigió que lo cambiaran. No estaba de broma”.

De la risa al acoso

En la escuela secundaria las preguntas inquisitivas sobre su nombre inusual se convirtieron en comentarios hirientes.

“Cuando estaba en cuarto grado (9-10 años) era una rareza, pero en la escuela secundaria se convirtió en intimidación”.

Marijuana Pepsi junto a su madre en su graduación

Marijuana Pepsi Vandyck
Marijuana Pepsi decidió estudiar cómo afectan los nombres que utilizan los negros para sus hijos en sus estudios.

“(Mi nombre) les sirvió de munición y tuve que aguantar mucho. Un día decidí que no volvería a soportarlo”, cuenta sobre sus hostigadores.

Marijuana explica que su familia le dio la fuerza para hacer frente a los comentarios y cambiar su actitud.

Inspiración para su tesis

El mes pasado recibió su doctorado en liderazgo en educación superior en la Universidad Cardinal Stritch en Wisconsin luego de su tesis “Nombres negros en aulas blancas: comportamientos de los maestros y percepciones de los estudiantes”.

“Aunque tuve problemas con mi nombre, nunca había pensado mucho en cómo podría afectar a los demás“, señala.

En el primer día de curso mientras trabajaba como maestra, recuerda a una colega que se quejó con el director después de ver la lista de los estudiantes a los que estaría enseñando ese año.

“Le pregunté a los demás qué sucedía y me dijeron: ‘Marijuana, mira los nombres, son los nombres. Ella puede ver por los nombres de la lista que tiene a su cargo a los niños negros‘, y pensé: esto es ridículo. Voy a escribir sobre esto”.

Ahora está casada y vive con su esposo e hijo en Illinois, donde trabaja en un programa para ayudar a los estudiantes universitarios.

“Somos humanos, cuando escuchamos un nombre por primera vez formamos opiniones y juicios. Lo que uno hace después es lo que marca la diferencia”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rYcx1SF9_JM

https://www.youtube.com/watch?v=kO4eUGmvdNE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.