close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rodrigo Crespo

Atrapada bajo los escombros sin poder gritar: la experiencia de Carla en el 19S

El edificio de Balsas 18 tenía cuatro pisos, que se convirtieron en dos: la planta baja, donde se encontraba el estacionamiento, y el primer piso, colapsaron. Carla sobrevivió, pero cuatro personas murieron en este punto.
Rodrigo Crespo
Por Erendira Aquino
10 de octubre, 2017
Comparte

La tarde del 19 de septiembre, Carla Karina Díaz se encontraba en su departamento con Pablo, un entrenador canino, y sus cuatro perros. Cuando sintieron cómo vibraba su edificio ella tomó a uno de sus perros y ambos corrieron hacia la calle pero no lograron bajar.

Su edificio, ubicado en la calle Balsas 18, colonia Miravalle, en Benito Juárez, colapsó.

“Bajé, pero en el segundo piso la losa cayó y quedé enterrada por dos horas con mi perrita”, narra. Los tres quedaron atrapados bajo los escombros durante dos horas.

Carla se colocó en posición fetal para proteger a su perrita Mía. El marco de una puerta se le enterró en el brazo derecho y una viga aplastó sus costillas. La losa que cayó no la aplastó porque Pablo, quien corrió tras ella, la estaba sosteniendo con la mitad de su cuerpo.

La mujer de 38 años recuerda que “por más que quería gritar no había forma de que me escucharan, además de que me costaba recuperar la respiración”.

“Un ángel en mi vida”

La primera persona que llegó al rescate de Carla fue su amigo Agustín. Tras el sismo intentó llamarla y al no recibir respuesta, llegó al edificio.

“Él subió a mi departamento, no me vio y a la hora de bajar escuchó los gritos del entrenador, me ve a mí porque había un huequito en la losa que estaba encima de mi y fue por ayuda”, explica Carla.

Con una barreta, un grupo de hombres, liderados por Agustín, comenzaron a tratar de partir la losa, “pero él (Agustín) sufre del corazón, entonces se empezó a preinfartar y lo sacaron, pero aún así es un ángel en mi vida y quiso seguir”, dice Carla, sonriente y agradecida.

Después de dos horas, liberaron a Pablo, luego a Mía, y finalmente pudieron sacar a Carla, quien estuvo consciente todo el tiempo y pudo guiar a sus rescatistas hacia el lugar en el que estaba.

Carla resultó con cuatro costillas derechas y dos izquierdas fracturadas, una lesión en la cabeza del fémur, insensibilidad en la pierna derecha, un esguince en el pie derecho, una herida en la cabeza y una más en el brazo. Por el momento usa una silla de ruedas.

Sus otros tres perros: Tara, Jack y Goliath están bien, fueron rescatados entre los escombros de un balcón del edificio; Mía tuvo lesiones similares a las de Carla, por lo que tuvo que ser operada pero se recupera exitosamente.

“La tragedia es dura, pero la vida continúa”

Ahora Carla vive con una de sus tías, y su madre con una de sus primas.

El edificio de Balsas 18 tenía cuatro pisos, que se convirtieron en dos: la planta baja, donde se encontraba el estacionamiento, y el primer piso, colapsaron. Ahí, murieron cuatro personas: Gabriel y Águeda, quienes eran esposos; Eber, vecino; y Érika, quien trabajaba como conserje.

“Gente extraordinaria, fantástica, que (su fallecimiento) ha sido muy doloroso, no nada más para mí, sino para todos los vecinos, porque era gente del día a día. Yo, de entrada, como he vivido aquí toda mi vida los conocí desde chiquitos”, recuerda Carla.

Gabriel y Águeda fueron vecinos del edificio desde hacía mucho, y a Érika la conoció desde siempre, pues su padre, conserje en otro de los edificios ubicado en la calle de Balsas, tuvo ahí su vivienda desde que las dos eran niñas.

“Son pérdidas muy fuertes, y pues que sí sientes un vacío y la impresión de que los viste en algún momento, igual y una noche antes, en la tarde, en la mañana, un hola o un adiós… es duro”, lamenta.

Sin embargo, dice, “no debemos dejar que se derrumbe el espíritu de crecer, de salir adelante y dejar, literal, enterrado lo que pasó. La tragedia es dura, pero la vida continúa”.

Carla se dedica al comercio, por ahora esperará a recuperarse y volver a trabajar, esta vez, con una de sus tías, quien le propuso trabajar con ella en su fábrica de muebles.

Aunque aún no hay certeza de lo que ocurrirá con sus pertenencias o con el edificio, en el que habitaban 16 familias, Carla se muestra positiva.

“Al estar atrapada en esos momentos empecé a valorar muchas cosas, incluso la vida ajena. Aprendí a ser mucho más sensible”, menciona, y, concluye, “si la Tierra se mueve, también nosotros como humanos nos tenemos que mover. Que esto no nos venza; al contrario, que nos dé fortaleza para mejorar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Zama: la joya del petróleo de México que se disputan Pemex y la estadounidense Talos Energy

El hallazgo de petróleo que hizo la empresa estadounidense Talos Energy fue el primero hecho por una empresa privada en territorio mexicano luego de la apertura del sector energético de 2013. Se trata de uno de los más grandes pozos petroleros y su control está en juego.
Getty Images
3 de octubre, 2019
Comparte

Es uno de los campos petroleros más ricos que se hayan descubierto en México en los últimos años, con un potencial inicial de extracción de más de 1,000 millones de barriles.

Está ubicado cerca de la costa de Tabasco, en el golfo de México y a relativa baja profundidad, y según las primeras exploraciones, se sabe que contiene crudo más ligero (el cual es más rentable) que el pesado que normalmente produce México.

Por sus características, es considerado entre los 10 yacimientos más grandes de la historia del país

Se trata del campo petrolero Zama, que algunos expertos consideran la “joya” del petróleo encontrada en tiempos en los que la industria petrolera en México está en declive.

Fue el primero descubierto por una empresa privada tras la reforma energética de 2013 que puso fin al monopolio de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) sobre los hidrocarburos.

“Es un campo que tiene un potencial petrolero muy importante. Es uno de los descubrimientos más importantes de los últimos años en el país”, dice a BBC Mundo el consultor Marco Cota.

“Es un tema que está en el número uno de la agenda petrolera de México“, añade el director de la firma Talanza Energy, y exdirector de Exploración y Extracción de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía.

Un barco perforador de pozos petroleros
Getty Images

Talos Energy realizó el hallazgo luego de invertir 250 millones de dólares en exploración y perforación con equipo especializado.

Y es que su control y operación está en el debate de los últimos días por los señalamientos de fuentes de Pemex a la agencia Reuters, divulgados en la prensa, que indican que el gobierno mexicano pretendería ser quien lo maneje, por encima de quien lo descubrió.

“Quitarle el control del proyecto sería un golpe simbólico al mayor cambio de política económica de México en décadas y podría enfriar aún más la inversión de las principales empresas de energía del mundo, dijeron ejecutivos petroleros y expertos”, indica el informe de Reuters reproducido por varios medios mexicanos.

El consorcio estadounidense Talos Energy posee parte de los derechos ya que es quien ganó el “bloque 7”, una de las regiones licitadas por el gobierno para que petroleras privadas las exploraran.

En agosto, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, dijo que el manejo de este campo estaría bajo negociación.

“Ese pozo colinda con otra parte que tiene Pemex, y la Secretaría de Energía ahora va a tener que hacer un estudio, porque no se han puesto de acuerdo quién va a ser el operador”, dijo la funcionaria.

Desde entonces se ha generado incertidumbre sobre las intenciones del gobierno sobre Zama.

El reporte de la agencia Reuters -que cita a fuentes con conocimiento de las negociaciones- han abierto el debate sobre quién manejará el yacimiento y hasta si Pemex pretende excluir a la empresa estadounidense.

Trabajadores petroleros en un pozo

Getty Images
La extracción y venta de petróleo era exclusiva de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) hasta 2013.

“Pareciera que Pemex en realidad quiere operar ese bloque. Decirle a Talos ‘gracias por participar, pero de aquí yo me encargo, y ya te daré los barriles que te corresponden’. Es muy importante”, explica Cota, al tiempo de enfatizar que aún no hay nada oficial.

Sin embargo, advierte: “sería una clara señal que el gobierno de manera autoritaria puede llegar y arrebatar a una empresa que ha invertido en un área”.

¿Cómo es el campo de Zama?

Las exploraciones de la “joya” en el “bloque 7” fueron llevadas a cabo por Talos Energy, firma asociada con la petrolera alemana Wintershall DEA (que compró la participación de Sierra Oil & Gas este año) y la británica Premier Oil.

Fue el primer hallazgo de petróleo de una compañía extranjera en ocho décadas, desde que en 1938 la industria de los hidrocarburos fue nacionalizada a favor de la empresa del Estado mexicano, Pemex.

Un mapa de la ubicación de Zama

BBC
Zama posee una ubicación y características extraordinariamente atractivas para la industria petrolera.

Se encuentra en aguas cercanas al puerto de Dos Bocas, Tabasco, el sitio en el que el gobierno de López Obrador construirá una refinería, lo que para analistas devela por qué es clave para el gobierno mexicano.

Desde la superficie del agua, la exploración llegó a 166 metros de profundidad hasta encontrar el lecho marino, lo cual ofrece ventajas al no tratarse de aguas profundas.

Aunque se estima que podrán extraerse 1,000 millones de barriles, hay potencial de que pueda duplicar esa cifra, según información de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Pruebas indican que tiene crudo de 30 grados API, el cual es uno de los mejor cotizados en el mercado, a diferencia del pesado o mezclado con otros minerales que normalmente se encuentra en la región.

Una plataforma de Pemex

Getty Images
Zama se encuentra en la cuenca del sureste, la región más rica de petróleo que posee México.

Pero el yacimiento Zama-1 no solo está en el área del “bloque 7”, sino que colinda con otra superficie bajo el dominio de Pemex llamada Amoca-Yaxché 03.

Es en este último aspecto es en el que se centra la disputa.

“Unificación”

Como usualmente sucede cuando hay yacimientos que colindan entre campos petroleros controlados por dos compañías diferentes, tiene que darse una negociación de “unificación”.

Esto significa que las empresas deben determinar qué porcentaje del campo le corresponde a cada compañía, dividir los costos de operación y definir quién se encargará de ello, explica Cota.

“El acuerdo de unificación es lo que en este momento está temblando”, añade con base en la información que se ha difundido en los últimos días.

Una plataforma petrolera en el Golfo de México

Getty Images
Los acuerdos de “unificación” son comunes en la industria petrolera a la hora de operar pozos petroleros en regiones compartidas.

La agencia Reuters reportó el lunes que “Pemex quiere hacerse cargo del lucrativo proyecto”, según dos exfuncionarios del sector energético mexicano y dos ejecutivos de Pemex con conocimiento de las discusiones internas.

“Para ellos, no hay otro escenario”, dijo una de las fuentes.

BBC Mundo solicitó una entrevista a Pemex, pero no hubo respuesta hasta el momento de publicación de este artículo.

En tanto, Talos Energy anunció en un comunicado el mes pasado que, efectivamente, se encuentra en una negociación de “unificación”.

“Estamos totalmente preparados para ejecutar este proyecto, terminarlo, envolverlo y ponerlo en producción”, dijo a Reuters el director de Talos Energy, Timothy Duncan, pero rechazó referirse a las posibles intenciones de Pemex de hacerse del control de Zama.

¿Cuál es el problema?

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido crítico de la reforma energética de su predecesor, Enrique Peña Nieto, pues señala que es la “entrega” de los recursos del país a empresas extranjeras.

López Obrador y Rocío Nahle

Getty Images
El presidente López Obrador y la secretaria de Energía, Rocío Nahle, han congelado las licitaciones de nuevos campos a empresas privadas.

“Les alcanzó para entregar solo el 20%, afortunadamente, del potencial petrolero del país… 107 contratos”, dijo en agosto pasado cuando fue cuestionado junto a la secretaria Nahle sobre Zama.

Ha asegurado que su gobierno respetará contratos ya firmados, pero desde su llegada al poder en diciembre de 2018 ha frenado más licitaciones de bloques petroleros.

Tanto Pemex como Talos Energy han firmado un acuerdo para definir la unificación hasta septiembre de 2020.

Analistas como Marco Cota dicen que, si bien se han respetado contratos, llevar la negociación de Zama al extremo legal de hacerse del control de las operaciones ahuyentará a los inversionistas extranjeros de México.

“Eso significaría que otra empresa, que explora en aguas profundas con la inversión de cientos de millones de dólares y realiza un muy buen descubrimiento, si por mala suerte va más allá de los límites de su área contractual, pues va a llegar el gobierno y se la va a quitar”, advierte.

“Sería algo que daría una muy mala señal a todo el sector petrolero”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.