Sube empleo en el sexenio pero no disminuye informalidad laboral en México: #SemáforoEconómico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Sube empleo en el sexenio pero no disminuye informalidad laboral en México: #SemáforoEconómico

Aunque la cifra de empleo este 2017 es alta (es la más alta para los primeros nueve meses del año desde que se tiene registro en 1998), durante ningún año se ha alcanzado la meta propuesta por México, ¿cómo vamos? de 1.2 millones de empleos.
Foto: Cuartoscuro
Por México, ¿Cómo vamos?
18 de octubre, 2017
Comparte

En el actual sexenio, la generación de empleo formal ha sido de 3 millones 133 mil 980 empleos desde diciembre de 2012, una cifra alta al comparada con administraciones previas. Sin embargo, está lejos de los 5 millones 800 mil que debieron haberse creado hasta el momento para disminuir las altas tasas de informalidad laboral, de acuerdo con el #SemáforoEconómico de México, ¿Cómo vamos?

La organización estima que deberían generarse 1.2 millones de empleos formales al año – 100 mil al mes – para darle cabida a la población que se incorpora al mercado laboral. En lo que va de 2017 se han registrado 812 mil 292 nuevos empleos formales en el IMSS, 90% de la meta hasta septiembre (900 mil). El #SemáforoEconómico está en amarillo.

A septiembre de 2017, hay 19 millones 428 mil 916 trabajadores registrados en el IMSS. Los más de 3 millones generados en el gobierno de Enrique Peña Nieto son 2.3 veces los registrados en el mismo periodo en la administración de Felipe Calderón y más de 9 veces la del mismo tiempo de Vicente Fox.

Aunque es una cifra alta (es la más alta para los primeros nueve meses del año desde que se tiene registro en 1998) durante ningún año se ha alcanzado la meta propuesta por México, ¿cómo vamos? de 1.2 millones de empleos. Esto ha generado un déficit de empleo formal que cada año se amplía más.

La baja generación de empleo formal en los últimos años se ha reflejado en altas tasas de informalidad laboral. A pesar de diversos programas diseñados para fomentar la formalización del empleo, los costos de formalización aún son altos”, detalla el semáforo.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, más de la mitad de los trabajadores en México – 51.8% – eran informales al segundo trimestre de 2017. Aunque la proporción ha disminuido respecto al mismo periodo del primer año de gobierno de la actual administración – cuando la tasa de informalidad laboral era de 54% – el crecimiento poblacional ha impedido una caída en el número de trabajadores informales. Entre 2013 y 2017, el número de trabajadores sin acceso a prestaciones de seguridad social se incrementó en 418 mil 917 personas.

La generación de empleos formales es una buena noticia en sí misma. Sin embargo, las cifras actuales son insuficientes para garantizar las mismas prestaciones que por ley les corresponden a todos los trabajadores del país. Además de los programas gubernamentales que buscan incentivar la formalización, se debe comenzar por disminuir los costos de formalización de manera permanente. Solo de esta manera se logrará incrementar el número de trabajadores formales al mismo tiempo que disminuye la informalidad laboral en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.