Microsoft se da por vencido en su intento por competir con Spotify y el iTunes de Apple
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Microsoft se da por vencido en su intento por competir con Spotify y el iTunes de Apple

La firma de Bill Gates, Microsoft, intentó en los últimos años hacerse un hueco en el terreno musical, con Groove Music, sin mucho éxito.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
3 de octubre, 2017
Comparte

No pudo competir con Spotify ni iTunes.

Microsoft tiró la toalla en el terreno de la música y anunció este lunes que su servicio Groove Music dejará de transmitir en tiempo real a partir del próximo 31 de diciembre.

¿No sabías que Groove Music existía? Ese es el obstáculo que Microsoft no pudo superar.

El servicio de música en línea del gigante tecnológico estaba disponible en poco más de una veintena de países y vivía bajo la sombra del aclamado Spotify y el extendido iTunes de Apple.

La firma de Bill Gates intentó en los últimos años hacerse un hueco en el terreno musical sin mucho éxito.

Esta semana anunció una alianza con Spotify que permitirá a los suscriptores de Groove Music Pass trasladar su colección de canciones y listas de reproducción a la plataforma de la compañía sueca, que no les cobrará los primeros dos meses si solicitan una cuenta Premium.

X-Box MusicMICROSOFT
XBox Music fue no de los cuatro intentos de Microsoft por hacerse un hueco en el terreno musical.

A partir de 2018, Groove Music sólo se podrá usar para reproducir música almacenada en el dispositivo que se esté empleando. Las opciones de descarga y transmisión en línea desaparecerán.

La compañía agradeció a sus clientes su “apoyo durante este viaje”.

Cuatro intentos

Groove Music era la última iniciativa musical de Microsoft.

A inicios de los años 2000, Apple se afianzaba en el campo de la música con un reproductor, el iPod, y una tienda digital, iTunes.

Microsoft trató de seguirle los pasos en 2004 con el lanzamiento de MSN Music, un servicio de descarga de canciones de pago que tuvo que dar de baja dos años después debido a su escasa popularidad.

Pero, lejos de rendirse, anunció al poco tiempo un sucesor: Zune.

Zune no sólo era una plataforma para comprar música, sino que también podía adquirirse un reproductor muy parecido al iPod.

Durante sus cinco años de vida, el dispositivo no consiguió hacerse con una cuota de mercado relevante por lo que la empresa dejó de fabricarlos en 2011.

Reproductores de música de MicrosoftAFP
Zune fue el reproductor de música de Microsoft.

A Zune le siguió en 2012 XBox Music, que tres años después fue rebautizado como Groove Music para que cuadrara mejor con su nuevo sistema operativo, Windows 10, y no diera la impresión de ser un producto exclusivo de la consola.

Un “desperdicio”

Dos años después, la firma se ha quedado sin alternativa musical propia.

Una pista de lo que estaba por suceder se puede encontrar en el pasado mes de agosto, cuando Spotify empezó a estar disponible en la XBox.

“Matar a Groove es lo peor que le puede pasar a un cliente que trataba de usar sólo servicios de Microsoft. El sueño se terminó”, tuiteó Zac Bowden, del portal de noticias Windows Central.

“Sin servicios para consumidores, ¿cómo espera Microsoft que la gente “ame a Windows” como querían en un principio?”, añadió.

Otros, en cambio, dijeron que Groove Music siempre había tenido problemas para estar a la altura de sus competidores.

“No estoy seguro de si alguien alguna vez usó Groove Music. Spotify siempre fue muy superior. Microsoft desperdició dinero y esfuerzos durante años en eso”, afirmó también en Twitter Tom Warren, de la publicación digital especializada en tecnología The Verge.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Crece hoyo negro en recursos enviados a estados; hay 403 mil mdp que no aparecen

CDMX, Veracruz y Chiapas son las entidades con los mayores montos por aclarar correspondientes al ejercicio de 2019. Veracruz y Michoacán lideran el registro histórico de posibles desvíos.
Cuartoscuro
31 de diciembre, 2020
Comparte

Los malos manejos y posibles desvíos de las partidas federales que año con año son enviados a los estados siguen en ascenso. Nuevas irregularidades descubiertas en las revisiones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) practicó este 2020 elevaron a 403 mil millones 655 mil pesos el monto de recursos cuyo uso legal y destino no está claro.

Veracruz y Michoacán son los estados en donde se registró el mayor número de irregularidades en lo que va del siglo: en esas dos entidades han desaparecido, en promedio, 1 de cada 4 pesos enviados a través de fondos y subsidios federales. Pero es Ciudad de México, ya con Claudia Sheinbaum al frente, la entidad con el mayor monto de recursos bajo sospecha en 2019.

Así lo muestran los datos del Sistema Público de Consulta de Auditorías de la ASF, actualizados con los registros de los resultados de más de 400 auditorías correspondientes a la Cuenta Pública de 2019 que se practicaron ese año.

De dichas revisiones se desprende que en 2019 hubo malos manejos de partidas subsidios y fondos federales enviados a los estados por un monto de 23 mil 332 millones de pesos. Se trata de un resultado parcial dado que la revisión de la Cuenta Pública del año pasado aún no concluye.

El incremento de los montos observados por los auditores en el último año y medio es considerable si se toma en cuenta que a mediados de 2018 la cifra ascendía 302 mil millones de pesos, casi 100 mil millones de pesos menos.

Estos montos pueden variar dado que los gobiernos estatales tienen posibilidades de esclarecer el destino de los recursos, o en su caso devolverlos.

No obstante, cuando ya ha transcurrido cierto tiempo o cuando las irregularidades son graves, la Auditoría considera que el dinero está perdido y procede con la formulación de procesos administrativos e incluso hasta penales por la posible comisión de delitos.

Hasta ahora, entre 2012 a 2019, la Auditoría ha identificado 11 mil 883 presuntos fraudes cometidos en agravio del erario por funcionarios estatales o municipales, y ha procedido con la presentación de 353 denuncias de hechos ante la Fiscalía General de la República (antes PGR). Dichas denuncias son en contra de los funcionarios o exfuncionarios que resulten responsables.

Focos rojos en 2019: dinero a salud y Seguro Popular

De los 23 mil 332 millones de pesos enviados a los estados en 2019 que podrían haber sido desviados y cuyo destino no está claro, hay 12 mil 88 millones que se concentran solo en tres entidades: Ciudad de México, Veracruz y Chiapas. 

Se trata de estados con gobernadores emanados del mismo partido (Morena) que apenas iniciaron sus administraciones a finales de 2018; las tres entidades presentan irregularidades en los fondos destinados para salud y el Seguro Popular.

La capital del país es la entidad con el mayor monto observado por la ASF con 7 mil 516 millones de pesos, que por sí solo es el 32% del total de dinero mal manejado en 2019. 

Del monto observado con irregularidades en la capital hay 4 mil 592 millones de pesos que eran del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), y que es el 100% del dinero que la capital recibió de ese fondo.

Lo que los auditores reportaron en el informe de resultados de la auditoría número 621-DS-GF es que no hay certeza de que todo el dinero del fondo se haya ejercicio legalmente, debido a que el gobierno capitalino no entregó copias certificadas, ni de las transferencias ni de los estados de cuenta relacionados con estos recursos. Lo único que entregó fueron informes que estaban incompletos.

“El Gobierno de la Ciudad de México no acreditó la aplicación de los recursos por 4 mil 592 millones pesos en los objetivos del FASSA, así como de sus rendimientos financieros transferidos por 1 mil 238 millones de pesos, mediante los registros y pólizas contables con su documentación comprobatoria y justificativa del gasto”, indicaron los auditores.

A lo anterior se suman otros 2 mil 695 millones de pesos transferidos a Ciudad de México a través de un acuerdo con la Secretaría de Salud Federal que tampoco se ha comprobado legalmente en que se destinaron. El informe de resultados de la auditoría número 631-DS-GF concluye, al igual que en el caso anterior, que el Gobierno capitalino no aportó documentos completos y debidamente certificados que acrediten para qué se destinó este dinero.

Veracruz, bajo la administración del gobernador Cuitláhuac García, es la segunda entidad con el mayor monto de recursos federales detectados con irregularidades correspondientes al ejercicio 2019, con un total de 2 mil 413 millones de pesos observados por los auditores. 

De dicho total, 1 mil 963 millones de pesos corresponden a recursos de salud que, como en el caso de capital del país, le fueron transferidos a Veracruz previo acuerdo de coordinación con la SSA Federal para dar cobertura al Seguro Popular. Lo que los auditores encontraron es que en el gobierno de García no entregó información suficiente que acredite que ese dinero se ejerció y cuál fue su destino. Los recursos no fueron devueltos tampoco.

En el caso de Chiapas, la ASF identificó un manejo irregular y posible desvío de 2 mil 158 millones de pesos, de los cuales, más de la mitad corresponden al FASSA. El informe de resultados de la auditoría 556-DS-DF identificó al menos seis irregularidades en el manejo de dicho fondo que representan un posible quebranto superior a los 1 mil 200 millones de pesos en la administración del gobernador Rutilio Escandón.

Entre dichas anomalías se encuentra, por ejemplo, la adquisición de medicamentos de los que no hay constancia que realmente se hayan entregado, o la posible contratación de personal “fantasma”, es decir, servidores públicos contratados en distintos centros de salud de los que no hay constancia de que realmente hayan laborado en el sitio.

Veracruz, Michoacán y Edomex, lideran desvíos

En el registro histórico de irregularidades, hay tres entidades que concentran por sí solas el 35% del monto total de 402 mil millones de pesos posiblemente desviados en los estados; se trata de Veracruz, Michoacán y Estado de México, en donde prácticamente se ubican 1 de cada 3 pesos que se han “perdido” en los últimos 18 años.

Veracruz es, por un margen amplio, la entidad donde ha desaparecido la mayor cantidad de recursos federales. Los datos actualizados de la ASF cifran dicho monto en 66 mil 191 millones de pesos, que equivale al 16% del monto total nacional.

La mayor cantidad de dinero mal manejado se concentra en el paso de 2012 a 2016 que corresponde al periodo de gobierno de Javier Duarte, actualmente preso por lavado de dinero y asociación delictuosa, aunque los auditores ya identificaron también que hay 2 mil 400 millones mal manejados en 2019, lo que corresponde al actual gobernador Cuitláhuac García.

Por los desvíos identificados en Veracruz, la Auditoría ha presentado 86 denuncias penales ante la Fiscalía General de la República, que equivalen a casi el 25% de todas las denuncias presentadas a nivel nacional por irregularidades en las entidades.

Cabe señalar que en 43 de las denuncias presentadas por los malos manejos en Veracruz por un monto de 55 mil millones desviados se estableció como responsable al extesorero de la entidad Tarek Abdalá; sin embargo, el exfuncionario priista fue “perdonado” sin regresar el dinero con un criterio de oportunidad a cambio de que declarara en contra de Duarte. Hoy Abdalá está prófugo de la justicia.

La segunda entidad con la mayor cantidad de malos manejos identificados por la ASF es Michoacán con un total de 39 mil 674 millones de pesos observados. En dicha entidad las mayores anomalías se han reportado en las administraciones del exgobernador Salvador Jara y del actual gobernador Silvano Aureoles. La ASF ya ha presentado 30 denuncias penales por estos hechos.

Después se ubica el estado de México donde los datos actualizados de la auditoría arrojan 34 mil 660 millones de pesos que deben ser aclarados o devueltos. Aquí la mayor parte de observaciones se concentran en el último año de gobierno de Eruviel Ávila (2016) y los dos primeros años del actual gobernador Alfredo del Mazo.

Pese a lo elevado del monto observado en la entidad mexiquense, la Auditoría solo ha presentado ocho denuncias ante la FGR por esta situación.

Jalisco es la tercera entidad que presenta la mayor cantidad de denuncias penales ante la FGR por posibles desvíos con 28 en total. Ahí el monto de recursos observados por la ASF asciende a 19 mil 531 millones de pesos, que es el quinto monto más alto en el país solo detrás de los tres estados ya mencionados y de Chihuahua donde se han reportado 21 mil millones de pesos.

En el tema de Chihuahua las irregularidades se concentran entre 2016 y 2017, que corresponde a la recta final del gobierno de César Duarte quien actualmente está sujeto a un proceso de extradición en los Estados Unidos. En contra de dicha entidad la ASF ha presentado 18 denuncias ante el Ministerio Público Federal.

En el otro extremo, el de las entidades con los menores montos de recursos observados y denuncias presentadas destacan Aguascalientes con 3 mil 567 millones de pesos bajo sospecha desde 2002, sin que ello haya dado pie a alguna denuncia todavía; y Querétaro con apenas 407 millones observados, aunque con 6 denuncias penales presentadas.

En Durango los recursos observados solo alcanzan los 2 mil 525 millones con dos denuncias penales, y Tlaxcala con 2 mil 235 millones de pesos desaparecidos, aunque ya con 12 denuncias presentadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.