Fallas con los fiscales, víctimas e investigaciones, provocan crisis en procuración de justicia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Fallas con los fiscales, víctimas e investigaciones, provocan crisis en procuración de justicia

Ministerios Públicos, los principales responsables de la puerta giratoria: solo solicitan prisión en el 20% de los casos que consignan. En muchas ocasiones liberan incluso al detenido sin consignar ni investigar.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Ángel
25 de octubre, 2017
Comparte

El sistema de procuración de justicia en México se encuentra en una “grave crisis”. Los fiscales no investigan y carecen de autonomía, la profesionalización es inexistente y las condiciones laborales pésimas, las víctimas son ignoradas, las violaciones a derechos humanos son frecuentes; priva el caos organizacional, el desorden en las leyes, la burocracia, la demagogia y la corrupción.

Ese es el diagnóstico que arroja la “Consulta Nacional sobre el Modelo de Procuración de Justicia 2017”, promovida por la propia PGR y el Congreso, realizada por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIJ-UNAM), el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE).

“Para decirlo pronto, existe una alta probabilidad de que un asunto que llega al sistema de procuración de justicia nunca sea resuelto” señala en pocas palabras el informe de resultados de esta consulta, en la que participaron servidores públicos, expertos nacionales e internacionales, y ciudadanos. Hoy se hacen públicos los resultados.

Los hallazgos desmienten el discurso de procuradores, gobernadores y funcionarios. Por ejemplo, el fenómeno de la llamada “puerta giratoria” (detenidos que quedan libres) no es culpa de los jueces, quienes de hecho la conceden en el 70 por ciento de los casos. La responsabilidad es en realidad de los fiscales, que solo piden la prisión en uno de cada cinco casos y en muchos, donde la ley no amerita prisión automática, ni siquiera consignan. Mucho menos investigan.

El resultado: impunidad. Solamente el 4.46% de los delitos que se reportan en México terminan en una sentencia condenatoria, o lo que es lo mismo, 4 de cada 100 denuncias. El 65% de las carpetas de investigación no se resuelven en ningún sentido, y de los que sí se resuelven muchos son para mandarlos al archivo.

Los casos que llegan a resolverse casi nunca son producto de una gran investigación. El 90% de ellos corresponden a delitos cometidos en flagrancia por el probable responsable.

“Los sistemas de seguridad pública y procuración de justicia enfrentan una grave crisis. La confianza ciudadana hacia las instituciones que operan estos sistemas es bajísima. La corrupción, la ausencia de imparcialidad, las violaciones de derechos humanos y las enormes deficiencias en la gestión al interior de las procuradurías son claramente los factores que alimentan a la desconfianza” indica el informe.

La “Consulta Nacional sobre el Modelo de Procuración de Justicia 2017” fue realizada entre mayo y agosto de 2017 mediante mesas de trabajo en Ciudad de México y varios estados. Su objetivo es establecer un diagnóstico fidedigno de la situación del sistema de procuración de justicia para trazar una ruta hacia un nuevo modelo que permita tener un sistema justo y eficaz.

Lo resultados de la consulta fueron divididos en nueve puntos en el informe. Estos son los principales hallazgos:

Tema 1: Víctimas y derechos humanos

La consulta identificó una problemática general: Víctimas ignoradas por los Ministerios Públicos, lentos procesos de reparación del daño, servicios de atención médica y psicológica deficientes, protección deficiente a las víctimas de un delito, una pobre (si no es que nula) representación adecuada de las víctimas en un proceso a menos que tengan un abogado, revictimización de mujeres en situaciones de violencia.

Tema 2: Seguridad Pública y procuración de justicia

La consulta encontró un “exceso de formalismo” en cómo se planteó la intervención de los policías en el nuevo sistema penal. El “protocolo de actuación policial” es difícil de cumplir y el “informe policial homologado” complicado de llenar  aun con agentes bien capacitados, por lo que es urgente revisarlos.

El problema del desempeño policial es más profundo. Se advierte de forma general “pésimas condiciones laborales” en que se desempeñan los agentes, principalmente municipales y estatales. “A ello se suma la falta de formación y la carencia de recursos o de instrumentos que les permitan desarrollar adecuadamente las tareas propias del sistema penal acusatorio”, indica el informe.

Tema 3: Modelo de Investigación criminal

No son los jueces. Los agentes del Ministerio Público dejan en libertad a muchos detenidos y no hay una investigación posterior. La consulta revela que esto ocurre cuando hay personas capturadas en flagrancia por un delito que no amerita prisión automática de acuerdo con el nuevo sistema penal.

“En estos casos, los agentes del ministerio público optan por decretar la libertad de los detenidos y las investigaciones criminales sobre los hechos denunciados no presentan mayores avances. El empleo de esta medida se ha convertido en una salida fácil para las fiscalías e impacta desfavorablemente la tasa de impunidad”, indica el estudio.

A esto se suma un exceso de burocracia en las investigaciones como resultado de una práctica heredada del viejo sistema, donde cada acción debería ser autorizada en un oficio por escrito dentro de las ya desparecidas averiguaciones previas. Sin embargo, esto no solo no es necesario en el nuevo sistema sino que, por el contrario, resulta contraproducente.

“El objetivo es dejar de depender del continuo ir y venir de oficios y de la repetición de fotocopias y documentos en el interior de las carpetas. Debe quedar claro que, en el nuevo modelo acusatorio, la carpeta de investigación no produce prueba en los términos en lo que sí lo hacía la averiguación previa” indica el informe

Tema 4: Política criminal

El informe es claro: en México no existe una política criminal clara y que se lleve a la práctica. Lo que hay, en el mejor de los casos, son objetivos numéricos a los que se les ponen plazos de tiempo, pero que en conjunto no muestran una visión homologada sobre cómo prevenir y combatir el delito.

Tema 5: Procuración y administración de justicia

La consulta revela en este tema un dato clave: son los ministerios públicos y no los jueces los principales responsables del fenómeno de la “puerta giratoria”, como se denomina a la situación donde los detenidos consignados quedan en libertad.

Resulta que al llegar ante el juez el Ministerio Público solo solicita la prisión preventiva en el 20% de los casos, es decir, en uno de cada cinco. Y cuando sí la pide la obtiene en 7 de cada 10 casos, es decir, en la mayoría de los casos. De ahí que resulte erróneo culpar a los jueces exclusivamente de que detenidos queden libres.

Otros problemas son la falta de Unidad de Medidas Cautelares que en los hechos aun no funcionan en muchos estados ni a nivel federal, así como la ausencia en el seguimiento de las sentencias que se aplican.

Tema 6: Delincuencia organizada

Se concluye que hay un combate demasiado fragmentado a la delincuencia organizada, los estados cuentan con capacidades limitadas y se abusa de las fuerzas armadas. Lo que resulta urgente es crear grupos multidisciplinarios especializados en combatir delitos específicos, y fortalecer especialmente el ataque a los recursos financieros.

Tema 7: Gestión y operación de procuradurías

La consulta arroja que las procuradurías “están repletas de procedimientos complejos con objetivos injustificados”. Son instituciones muy distantes de estar a la vanguardia, los servicios son en general deficientes y priva la corrupción. Urge un mucho mejor manejo de la información entre sus áreas y una supervisión adecuada.

Tema 8: El modelo de autonomía

El problema en este apartado es total. A nivel federal la PGR no se ha transformado en una Fiscalía General, como mandata la ley y no hay fiscal general tampoco. Pero la falta de autonomía va más allá porque los fiscales en muchos estados no están respaldados en su cargo por un servicio de carrera sino que ocupan el puesto por nombramientos del titular en turno, lo que genera compromisos.

“La autonomía institucional no depende exclusivamente de la condición de la cabeza de la institución, sino que es la suma de las autonomías de cada una de las personas que realizan funciones de investigación y persecución de los delitos” dice el informe

Tema 9: Marco normativo penal

La consulta concluye: existe una “grave crisis en el derecho penal” desde el punto de vista legislativo. Hay un desorden total en la tipificación de delitos, no solo por múltiples códigos sino por leyes especiales que surgen sobre la marcha. Esto es resultado de la creencia de que es el “derecho penal” la solución de múltiples problemas, cuando no es así

“La demagogia penal no parece tener frenos. Ello tiene un impacto muy negativo sobre el desempeño de las instituciones, pues les coloca cargas de trabajo inapropiadas y las obliga a actuar en función de la coyuntura”, indica el informe.

En este punto se advierte la necesidad de reordenar el derecho penal en el país y se plantea como una alternativa la creación de un Código Penal Único.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿qué son los autoanticuerpos y qué tienen que ver con la COVID-19 grave?

Hay una creciente evidencia de que muchas reacciones extremas al coronavirus podrían estar relacionadas con la presencia de anticuerpos "rebeldes" que atacan tejidos y órganos sanos.
27 de septiembre, 2021
Comparte

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los científicos han estado tratando de entender qué hace que unos y otros reaccionemos de manera tan diferente a la enfermedad.

¿Por qué algunas personas se enferman mucho más que otras? ¿Y por qué afecta a diferentes órganos del cuerpo, potencialmente durante períodos prolongados, cuando es COVID-19 prolongado?

Ahora existe una creciente evidencia de que algunos de estos procesos podrían estar relacionados con la producción de unos anticuerpos “rebeldes” conocidos como autoanticuerpos.

Los anticuerpos normalmente luchan contra las infecciones, pero los autoanticuerpos se dirigen por error a las células, tejidos u órganos del propio cuerpo.

Pero, ¿cuál es su rol en la COVID y cómo podrían impulsar la gravedad de la enfermedad?

Cuando el cuerpo se ataca a sí mismo

Incluso las personas sanas producen autoanticuerpos, pero generalmente no en cantidades lo suficientemente grandes como para causar un daño significativo al sistema inmunológico.

Sin embargo, en pacientes con COVID-19 se ha descubierto que no solo dañan el sistema inmunológico, sino también el tejido sano del cerebro, los vasos sanguíneos, las plaquetas, el hígado y el tracto gastrointestinal, según investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut (Estados Unidos).

Anticuerpos atacando el virus SARS-Covid-2

Getty Images
Se descubrió que los autoanticuerpos atacan múltiples vías del sistema inmunológico, según investigadores de Yale.

En las infecciones por COVID-19, los autoanticuerpos pueden apuntar a “docenas de vías inmunes”, le dijo a la BBC Aaron Ring, profesor adjunto de inmunobiología en la Facultad de Medicina de Yale.

En un estudio reciente publicado en la revista Nature, su equipo examinó la sangre de 194 pacientes que contrajeron el virus con diversos grados de gravedad, y encontró “aumentos marcados” en la actividad de los autoanticuerpos, en comparación con los individuos no infectados.

Cuantos más autoanticuerpos se detecten, más grave será la enfermedad experimentada por los pacientes.

Es un arma de doble filo. Los anticuerpos son cruciales para defendernos de las infecciones, pero algunos pacientes con COVID-19 también desarrollan anticuerpos que dañan sus propias células y tejidos”, dijo el científico.

Bloqueo de la respuesta inmune ante la COVID-19

El estudio del doctor Ring se basó en trabajos anteriores dirigidos por el doctor Jean-Laurent Casanova en la Universidad Rockefeller de Nueva York (Estados Unidos).

El laboratorio de Casanova lleva más de 20 años estudiando variaciones genéticas que afectan la capacidad de una persona para combatir infecciones.

Su investigación destaca el papel de los autoanticuerpos que atacan algunas de las proteínas encargadas de combatir las infecciones virales y bloquear la replicación del virus (los llamados interferones tipo 1).

En octubre de 2020, el equipo del doctor Casanova informó en la revista Science que había encontrado esos autoanticuerpos en aproximadamente el 10% de casi 1.000 pacientes con COVID-19 grave.

Un detalle crucial: cerca del 95% de ellos eran hombres, lo cual podría explicar por qué son ellos los que desarrollan mayoritariamente la COVID-19 grave.

Pacientes que sufren de covid-19 grave recibiendo oxígeno en una unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital en Nueva Delhi, India, mayo de 2021.

Getty Images
El doctor Casanova ha encontrado evidencia que podría ayudar a explicar por qué el covid parece ser más grave entre los pacientes varones mayores.

El mes pasado informaron en la revista Science Immunology los hallazgos de un estudio más amplio, con análisis de 3.600 pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 grave.

Encontraron autoanticuerpos contra los interferones tipo 1 en la sangre del 18% de las personas que habían muerto a causa de la enfermedad.

Más del 20% de los pacientes mayores de 80 años con COVID grave tenían esos autoanticuerpos, en comparación con el 9.6% entre los menores de 40 años.

El doctor Casanova dijo que los hallazgos proporcionaron “pruebas convincentes” de que la “interrupción” causada por los anticuerpos rebeldes “es a menudo la causa del covid-19 potencialmente mortal”.

Autoanticuerpos, enfermedad autoinmune y COVID prolongado

Otros estudios están encontrando vínculos entre los autoanticuerpos y las condiciones médicas relacionadas con la COVID-19 que continúan incluso después de que el virus ha sido eliminado del organismo.

En un estudio publicado este mes en Nature Communications, investigadores de la Universidad de Stanford, en California (Estados Unidos), encontraron que al menos una de cada cinco personas ingresadas en el hospital con COVID-19 desarrolló autoanticuerpos en la primera semana de ingreso.

En el caso de unos 50 pacientes, dispusieron de muestras de sangre extraídas en diferentes días, incluido el día en que ingresaron por primera vez.

“En una semana después de registrarse en el hospital, aproximadamente el 20% de estos pacientes había desarrollado nuevos anticuerpos contra sus propios tejidos que no estaban allí el día en que fueron admitidos”, dijo el investigador principal PJ Utz, profesor de inmunología y reumatología en Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Un trabajador médico administra una dosis de la vacuna contra el covid en Nantes, Francia, el 14 de septiembre de 2021.

Reuters
Los expertos dicen que los hallazgos refuerzan la causa de aumentar la inmunidad a través de la vacunación.

El profesor Utz dijo que esto también podría explicar por qué algunos síntomas persisten meses incluso después de que la enfermedad haya desaparecido, en la condición conocida como COVID de larga duración.

“Si te enfermas lo suficiente por la COVID-19 como para terminar en el hospital, es posible que no estés fuera de peligro incluso después de recuperarte”.

En Reino Unido, investigadores del Imperial College de Londres encontraron autoanticuerpos en pacientes con COVID-19 de larga duración, que estaban ausentes en personas que se recuperaron rápidamente del virus o que no dieron positivo.

El profesor Danny Altmann, que dirige el grupo de investigación, le dijo a la BBC que el equipo está trabajando para averiguar si se puede diagnosticar COVID de larga duración identificando autoanticuerpos creadosrecientemente.

La investigación aún se encuentra en una etapa inicial, pero podría dar como resultado una prueba lo suficientemente simple como para ser utilizada en la consulta médica.

“Esperamos no solo avanzar hacia un diagnóstico, sino también en conocimientos terapéuticos: que esto ilumine mecanismos y tratamientos específicos”, dijo Altmann.

Para los expertos, estos hallazgos también justifican la vacunación.

En una infección viral mal controlada, el virus permanece durante mucho tiempo, mientras que una respuesta inmune que se intensifica continúa rompiendo las partículas virales en pedazos, lo cual confunde al sistema inmunológico, dijo el profesor Utz.

Sin embargo, las vacunas contienen solo una proteína de pico o instrucciones genéticas para producirla, por lo que el sistema inmunológico no está expuesto a la misma actividad frenética que podría conducir a la producción de autoanticuerpos.

Eso no es todo

Un médico atiende a un paciente infectado por covid-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Lyon-Sud en Pierre-Benite, el 8 de septiembre de 2021

Getty Images
Los expertos advierten que la respuesta inmune al covid es compleja y los autoanticuerpos son solo una parte de la historia.

Pero aunque los avances en este campo son emocionantes, los científicos advierten que la respuesta inmune a la COVID es compleja y los autoanticuerpos no lo son todo.

Otro mecanismo que se está investigando es la respuesta inmune hiperactiva que ocurre en algunos casos.

La producción de proteínas llamadas citocinas (también denominadas citoquinas) puede alcanzar niveles peligrosos y causar daño a las propias células del cuerpo, las llamadas tormentas de citocinas.

Todavía no comprendemos exactamente qué sucede en nuestras células cuando el virus ingresa a nuestros cuerpos; es el resultado de esa batalla lo que determina la gravedad y, en última instancia, la mortalidad de la enfermedad.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.