close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

El Senado sepulta derechos de las audiencias con reforma a Ley de Telecomunicaciones

Los cambios aprobados por los legisladores dejan el control de contenidos en las concesionarias, en lugar de establecer la Defensoría de las Audiencias.
Foto: Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
27 de octubre, 2017
Comparte

En diciembre de 2016, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estableció los lineamientos que garantizaban la defensa de las audiencias: habría un defensor y los ciudadanos podrían quejarse de los contenidos de los medios. Las audiencias por fin tendrían voz y voto para objetar sobre lo que los medios quisieran ofrecerles.

Este jueves, el Senado votó cambios a la Ley de Telecomunicaciones que, de acuerdo a algunos legisladores “dejan indefensa a la audiencia y podrían propiciar irregularidades”.

Las modificaciones aprobadas en el Senado dejan la función de control de contenidos en las propias concesionarias, en lugar de establecer la Defensoría de las Audiencias bajo control del Instituto Federal de Telecomunicaciones como estaba previsto antes de los cambios.

Los Senadores aprobaron con 72 votos a favor, 13 en contra y tres abstenciones los cambios a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Los legisladores del PRD, PT-Morena y algunos del PAN abandonaron la sesión.

La aprobación se dio conlos votos del PRI, Partido Verde y 11 senadores del PAN: Ernesto Cordero, Roberto Gil, Javier Lozano, Salvador Vega Casillas, Gabriela Cuevas, Alejandro Fernández, Héctor Larios, Octavio Pedroza, Jorge Luis Preciado y Luis Fernando Salazar, de acuerdo con Reforma.

En la Cámara de Diputados, 73 diputados del PAN aprobaron junto con el PRI y el Verde el dictamen.

Cuando es publicidad y cuando no

Los concesionarios estaban obligados a diferenciar entre los contenidos noticiosos de las opiniones y la publicidad dentro de la programación.

Los Lineamientos Generales sobre la Defensa de las Audiencias prohibía transmitir publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa.

“Para diferenciar claramente la información noticiosa de la opinión de quien la presenta, la persona que brinda la información deberá advertir al momento de realizarla, de manera expresa y clara, que la manifestación realizada o que realizará constituye una opinión y no es parte de la información noticiosa que se presenta”, decía el artículo 15 de los Lineamientos.

Algunos senadores, entre ellos el panista Javier Lozano, señalaron que las modificaciones aprobadas fortalecen la libertad de expresión, sobre todo durante los periodos de campaña electoral.

Sin embargo la senadora del PRD, Alejandra Barrales advirtió que estos cambios permiten que durante el proceso electoral, los candidatos puedan comprar espacios en medios y noticieros.

Para la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) esto no tiene que ver con libertad de expresión en tiempos electorales. “Los políticos que respaldan esa campaña mediática saben que ya no podrán colocar contenidos engañosos ni propaganda encubierta en forma de entrevistas a modo o gacetillas”, señaló en un comunicado.

Añade que “detrás de la iniciativa está escondido el interés de los concesionarios privados por ampliar los márgenes de la publicidad encubierta y la propaganda engañosa, prácticas que atentan contra la Constitución”.

La AMEDI también señaló que “la supuesta libertad de expresión de los concesionarios no es superior al derecho a la información de las personas a recibir información veraz y objetiva, que no se garantiza con la autorregulación que propone la minuta”.

Qué cambia

La contrarreforma elimina la obligación de los concesionarios a diferenciar con claridad la información noticiosa de las opiniones y la publicidad.

Aunque los cambios obligan a los concesionarios a abstenerse de transmitir publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa,  los mecanismos para “evitar que incurran en esta práctica” se dejan a elección de los propios concesionarios, a través de sus Códigos de Ética, señala el Observatorio de las Telecomunicaciones en México (Observatel).

El defensor de las audiencias

Los concesionarios deben contar con un defensor de las audiencias. Éste debía recibir, documentar, procesar y dar seguimiento a las observaciones, quejas, sugerencias, peticiones o señalamientos en relación con derechos de las audiencias en un plazo de 20 días hábiles.

Además debía actuar con “criterios de imparcialidad e independencia”. El defensor debía ser una persona de reconocido prestigio y conocedores de la comunicación, independientes e imparciales con respecto al medio.

“(Los medios) estarán obligados a respetar y promover su independencia e imparcialidad, debiendo abstenerse de realizar cualquier conducta u omisión que tienda a coartar dichos principios en el actual del Defensor”, señalaba el artículo 22 de los Lineamientos.

Qué cambia

Con los cambios los medios ya no tienen que seguir un procedimientos para el nombramiento de defensores y pueden hacerlo libremente.

El senado Raúl García Guzmán señaló que “este supuesto defensor de las audiencias no le responde al ciudadano sino al medio de comunicación”.

Además, los concesionarios determinarán el derechos de las audiencias según lo que establezcan sus propios Códigos de Ética, que serán expedidos “bajo un principio de autorregulación”.

Este Código no estará sujeto a convalidación o revisión previa o posterior del IFT o de alguna autoridad.

Lineamientos que nunca pudieron entrar en vigor

Lo primero que cambia con lo votado en el Senado – y previamente en abril por Diputados – son los Lineamientos Generales sobre la Defensa de las Audiencias. Su objetivo era regular la defensa de las audiencias de radio y televisión, así como garantizar el cumplimiento de los derechos de información y de expresión.

En ellos se explicaban los procedimientos y características que debía tener el defensor de las audiencias que designaran los medios; la forma en que las audiencias podían presentar una queja y cómo debía ser atendida.

Para la AMEDI, “los Lineamientos Generales sobre la Defensa de las Audiencias constituyen un avance fundamental en la relación medios-audiencias y un mecanismo adicional para el pleno derecho de acceso a la información y la libertad de expresión”.

Sin embargo, los lineamientos nunca entraron en vigor. Éstos fueron publicados en el Diario Oficial el 21 diciembre de 2017 y debían aplicarse 30 días después. Pero el 1 de febrero de 2017 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió a trámite dos controversias constitucionales en contra de diversos artículos de la Ley Federal de Telecomunicaciones.

Entonces el IFT decidió aplazar su entrada en vigor hasta el 16 de noviembre de 2017.

Qué cambia

Las modificaciones aprobadas este jueves eliminan la facultad del IFT de emitir lineamientos a los que deberán ajustarse los concesionarios de radiodifusión o de televisión o audio.

Éstos señalaban las obligaciones mínimas de los defensores de las audiencias para la adecuada protección de los derechos establecidos en la ley. El IFT no podrá sancionar a los concesionarios por incumplimientos a los lineamientos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

WeWork: cómo el excéntrico estilo de vida de su fundador, Adam Neumann, afectó a la empresa

El emprendedor de 40 años estaba en la cima del liderazgo empresarial, cuando crecieron los cuestionamientos sobre su gestión y la rentabilidad a largo plazo del negocio. En medio de la crisis, tuvo que dar un paso al costado y ceder parte del control de la firma.
Getty Images
26 de septiembre, 2019
Comparte

El negocio de WeWork es rentar o comprar edificios en diferentes partes del mundo, transformarlos por dentro y convertirlos en espacios de trabajo compartido o “co-working”.

Adam Neumann estuvo al mando de la empresa desde que la cofundó en 2010. Pero esta semana anunció que dejaría su cargo como director ejecutivo y que renunciaría a un control significativo sobre la compañía, luego de que se complicaran los planes de la firma para vender acciones en la bolsa.

WeWork, que arrienda oficinas en más de 500 ubicaciones en 29 países, tenía a Neumann como una especie de líder carismático que impulsaba la expansión de la firma.

Reconocido como un emprendedor poco común que sabía convencer a los grandes inversores para financiar sus proyectos, cayó en desgracia luego de que el valor de la empresa bajara drásticamente antes de la oferta pública inicial en el mercado accionario.

En ese contexto, la salida a bolsa se pospuso y analistas de mercado han estado cuestionando que el modelo de negocio sea realmente rentable a largo plazo.

Pero… ¿quién es Adam Neumann?

De un kibbutz a un co-working

Originario de Israel, Neumann estuvo en la Armada antes de mudarse a Nueva York para “conseguir un gran trabajo, divertirse mucho y ganar mucho dinero“, como lo dijo en una entrevista con TechCrunch en 2017.

Se matriculó en el Baruch College de la City University de Nueva York en 2002, pero se retiró justo antes de graduarse para dedicarse a los negocios.

Una de sus primeras empresas fue una compañía de ropa para bebés que se convirtió en la marca de lujo Egg Baby.

Más tarde, él y su socio comercial Miguel McKelvey, renovaron un espacio de oficina y subarrendaron la propiedad. Vendieron finalmente el negocio, pero la idea se convirtió en WeWork.

Adi Neumann y Adam Neumann

Getty Images
Neumann ha tenido una vida personal “glamorosa” junto a su hermana Adi (con quien aparece en la foto) y su esposa Rebekah, prima de la actriz Gwyneth Paltrow.

Neumann, quien finalmente se tituló en 2017, ha vinculado el origen de WeWork con su historia personal, relacionando su infancia itinerante y el tiempo que pasó viviendo en un kibutz, con el énfasis de WeWork en el trabajo comunitario.

Incluso dijo en una entrevista con el diario Haaretz que a veces se refería a WeWork como “Kibbutz 2.0”.

Dinero fácil

La extravagante personalidad de Neumann cautivó a los inversores, incluido el gigante japonés Softbank, un importante promotor de la empresa.

El presidente ejecutivo de Softbank, Masayoshi Son, supuestamente resolvió los términos de una de sus rondas de inversión durante un viaje en automóvil, después de un recorrido de 12 minutos por las oficinas de WeWork en Nueva York.

La inversión de Softbank ayudó a la compañía a alcanzar una valoración máxima de aproximadamente US$47.000 millones, a pesar de sus grandes pérdidas, una situación que ha generado repetidos cuestionamientos.

Neumann intentó abordar ese rompecabezas, diciéndole a Forbes en 2017: “Nuestra valoración y tamaño hoy se basan mucho más en nuestra energía y espiritualidad que en un múltiplo de ingresos”.

Trabajo y placer

El crecimiento de WeWork convirtió a Neumann en multimillonario, con un patrimonio neto estimado en US$2.200 millones, según Forbes.

Su glamorosa vida personal (su esposa Rebekah es la prima de la actriz Gwyneth Paltrow, mientras que su hermana Adi es una ex modelo que alguna vez fue una Miss Teen Israel), contribuyó a los rumores sobre la compañía.

Pero la combinación de trabajo y placer, que había sido un elemento clave de la cultura de WeWork, se convirtió en un problema a medida que la empresa hizo planes para salir a bolsa.

Los potenciales inversores cuestionaron los vínculos entre las finanzas personales de Neumann y WeWork, así como su decisión de expandir la firma a áreas de interés personal, como el surf y una escuela.

También plantearon preguntas sobre su capacidad de tomar decisiones en medio de quejas sobre su estilo de vida lleno de fiestas.

Adam Neumann

Getty Images
Potenciales inversores cuestionaron los vínculos entre las finanzas personales de Neumann y WeWork

La magia se desvanece

WeWork trató de responder a esas inquietudes. Entre otros pasos, Neumann devolvió US$5.9 millones en acciones que había recibido por vender la marca “We”.

Medios económicos estadounidenses reportaron que si esposa Rebekah Neumann -prima de la actriz Gwineth Paltrow- también renunció esta semana de sus cargos en la empresa.

Pero incluso el anuncio de que Adam Neumann se haría a un lado y reduciría su poder de voto en el directorio, no logró calmar las dudas sobre las perspectivas a largo plazo de WeWork.

Los críticos han dicho durante mucho tiempo que la empresa es una típica compañía de bienes raíces, y que sus finanzas inestables se han ensombrecido por el estilo personal de Neumann.

Sin embargo, habrá que ver cuándo y en qué condiciones la empresa saldrá finalmente a bolsa y cuál será realmente su valoración de mercado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.