3 testigos que declararon contra el exgobernador de Tamaulipas murieron; otro está desaparecido
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

3 testigos que declararon contra el exgobernador de Tamaulipas murieron; otro está desaparecido

Ayer jueves 12 de octubre, el juez segundo penal, Juan Manuel Ham Cortés, dictó auto de formal prisión contra el exgobernador Eugenio Hernández Flores.
Por Redacción Animal Político
13 de octubre, 2017
Comparte

Tres de los cuatro testigos que declararon en el caso de peculado y operaciones con recursos de procedencia ilícita contra el exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, murieron y un cuarto está en calidad de desaparecido desde el noviembre de 2016.

Ramiro Higuera Martínez, Edgardo López Munguía y Casimiro Mora Vázquez, quienes son testigos en la indagatoria 67/2017, fallecieron en distintas circunstancias, de acuerdo con información de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) consultada por Animal Político.

En tanto, Aurelio Parras Bustos, el cuarto testigo, desapareció el 2 de noviembre de 2016. Todos los hechos sucedieron en Ciudad Victoria.

Las declaraciones de estos cuatro personajes, forman parte de las pruebas presentadas por la PGJ en la averiguación contra el exgobernador. Todas fueron tomadas el 19 de noviembre de 2013, de acuerdo con documentos a los que Animal Político tuvo acceso.

¿Quiénes eran?

La información oficial que se tiene de los cuatro testigos, es que en el caso de Ramiro Higuera Martínez se suicidó.

Higuera se desempeñaba como secretario particular del entonces tesorero de Tamaulipas, Miguel González Salum. Según la versión de la PGJ, el 12 de mayo de 2014, a las 10:40 horas, Higuera accionó un arma de fuego dentro del baño de la oficina de la Secretaría de Finanzas (SF) en el Palacio de Gobierno de Ciudad Victoria.

El hombre de 48 años fue trasladado al hospital general aún con vida, pero finalmente falleció, informó el gobierno de Tamaulipas.

El 12 de junio de 2016, el cuerpo del contador público Casimiro Mora Vázquez fue encontrado envuelto en una cobija. Por su muerte el gobierno tamaulipeco no emitió comunicación del hallazgo.

Sin embargo, el 15 de junio de 2016, el portal Breitbart Texas publicó  que el hombre fue secuestrado y tras un intento de rescate los captores huyeron para después asesinarlo. Casimiro Mora era un personaje cercano al tesorero del exgobernador Eugenio Hernández.

Dos meses después, el 16 de agosto de 2016, la PGJ informó que hombres armados secuestraron al director de Recursos Humanos de la Secretaría de Finanzas, Edgardo López Munguía. Los captores le dispararon en la pierna para llevárselo. Al día siguiente del secuestro del funcionario de 40 años de edad, policías estatales montaron un operativo para rescatarlo, pero finalmente lo encontraron muerto en la habitación de un hotel.

Al día siguiente, el Grupo de Coordinación Tamaulipas informó de la captura de los presuntos responsables del secuestro y homicidio del funcionario, quienes fueron presentados ante el ministerio público.

En el caso de Aurelio Parras Bustos no hay mucha información oficial sobre su vínculo con el exgobernador Hernández o exfuncionarios de su administración, sin embargo,  el 2 de noviembre de 2016 se reportó en redes sociales su desaparición.

De acuerdo con el mensaje difundido en la página de Facebook “Situación de Riesgo”, Parras “fue visto por última vez cerca de Liverpool, viste playera color negra con pantalón de mezclilla color azul. Desapareció el día lunes a las 6:00 pm”, expone un mensaje.

Al cierre de esta edición, el gobierno de Tamaulipas no emitió un pronunciamiento por la muerte de 3 de los testigos y la desaparición del cuarto atestiguante en el caso del exgobernador.

Estrategia de la defensa: desacreditar las firmas de testigos

Ayer jueves 12 de octubre, el juez segundo penal, Juan Manuel Ham Cortés, dictó auto de formal prisión contra el exgobernador Eugenio Hernández Flores. A media mañana, el victorense acompañado de su equipo de cinco abogados de la firma Collado & Asociados escuchó la valoración de las pruebas.

Hernández Flores es acusado de los delitos de peculado y operaciones con recursos de procedencia ilícita. La Fiscalía Anticorrupción lo imputa de comprar, por medio de un prestanombres, un terreno de mil 600 hectáreas en el Puerto Industrial de Altamira. El predio fue adquirido a un costo menor y pertenece al patrimonio del Estado.

Además, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) buscan ejecutar órdenes de aprehensión contra el empresario constructor Fernando Cano Martínez; el exgobernador Tomas Yarrington; el exsecretario de Obras Públicas, Alberto Berlanga Bolado; y los miembros del Comité Técnico del fideicomiso que administraba los terrenos vendidos, Héctor Suverza Ramírez y Delia del Carmen Berlanga.

La audiencia se realizó en el juzgado segundo penal, ubicado dentro del Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes) de la capital tamaulipeca. A la cita judicial para desahogar las pruebas del expediente 67/2017, acudieron mujeres y hombres que se manifestaron a favor del político priista.

El principal abogado del priista, Jorge Olvera Reyes, presentó un conjunto de pruebas que buscan desacreditar las declaraciones de los cuatro testigos, tomadas el 19 de noviembre de 2013, que imputan a Eugenio Hernández.

La defensa aportó un peritaje grafológico de las firmas de los testigos. El perito concluyó “las firmas debitadas atribuidas a…que aparecen en declaraciones testimoniales que obran en autos del presente expediente no pertenecen al puño y letra y sistema nervioso central de los ciudadanos…y por lo tanto son firmas falsas, ya que pertenecen a persona diversa”.

Los abogados señalaron anomalías en los documentos de la declaración de Aureliano Parras Bustos -la misma que el perito considera con firmas falsas-. Olvera Reyes explicó que a los testigos se les advirtió que en caso de mentir se les sancionaría de acuerdo con el artículo 256 e impondría una multa de cien a trescientos veces el valor diario de la unidad de medida y actualización.

La unidad de medida y actualización es un concepto que en 2013 no existía en la justicia mexicana, según las pruebas aportadas por la defensa. “Tenga presenta su Señoría que la desinfección del salario mínimo en el Código Penal de Tamaulipas fue hasta el 21 de diciembre del año 2016”, afirmó el equipo de Eugenio Hernández.

Buscan amparo contra nuevas órdenes de captura

Al terminar la audiencia, el abogado Antonio Collado Mocelo expresó que la defensa ya promovió un nuevo amparo contra nuevas órdenes de captura, derivadas de 14 investigaciones que desarrolla la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas.

“Se demostraron ante el juez dichas anomalías y con todo y eso el juez y los fiscales determinaron otorgar el auto de formal prisión por un delito de lavado de dinero que no existe”, comentó Collazo Mozelo.

El equipo de abogados dijo que promoverán denunciarán penalmente el juez segundo penal, Juan Manuel Ham Cortés, y los fiscales por “torcer la ley para ejecutar venganza política”. Además, presentarán una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Antonio Collado explicó que la extradición del político a causa de la ficha roja de la Interpol no procede, debido a que la Procuraduría General de la República (PGR) evaluó las pruebas y determinó no ejercer acción penal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Los mexicanos sueñan con ser como Finlandia, pero sin pagar impuestos como los finlandeses'

Un estudio que indaga en la percepción de los mexicanos sobre la desigualdad, muestra una paradoja entre sus aspiraciones y lo que están dispuestos a contribuir personalmente para transformar la sociedad, dicen los autores.
Getty Images
24 de mayo, 2021
Comparte
Monedas mexicanas

Getty Images
Los mexicanos aspiran a vivir en un país con menos desigualdad social, dicen los investigadores, pero no conectan esa aspiración con el sistema impositivo.

Habla como mexicana porque ha vivido más de una década en ese país, pero no lo es.

Nació en Dinamarca, creció en distintos países europeos e hizo su doctorado en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Alice Krozer conoce de la intersección entre América Latina y Europa y se ha especializado en estudios sobre desigualdad, elites y percepciones sociales.

Precisamente de esos temas trata la investigación hecha junto a Raymundo Campos-Vazquez, Aurora Ramírez-Álvarez, Rodolfo de la Torre y Roberto-Velez-Grajales. El foco estuvo puesto en las percepciones de los mexicanos.

“La gente quiere menos desigualdad, pero no quiere pagar más impuestos”, dice la investigadora del Colegio de México. “Es una especie de paradoja entre lo que te gustaría y lo que estás dispuesto a sacrificar“.

Es cierto que en México existe una imagen negativa de los impuestos porque muchas personas creen que al final de cuentas los beneficios no llegan a los sectores más vulnerables, apunta.

Pero cuando se les preguntó sobre un escenario hipotético en relación a cuánto estarían dispuestos a contribuir para acabar con la pobreza y la desigualdad -sin mencionar el tema impositivo- la respuesta no fue muy generosa, especialmente en los sectores más ricos de la población.


Ustedes hicieron un estudio de cómo los mexicanos perciben la desigualdad y la movilidad social en su país. ¿Cuáles fueron las principales conclusiones de la investigación?

Una de las conclusiones es que la gente sí sabe que hay mucha desigualdad en México. Esa percepción es bastante cercana a las mediciones. Y lo mismo sobre la pobreza.

Pero la gente tiene una idea muy diferente sobre lo que es la riqueza y lo que es la movilidad social. En la riqueza sobreestiman cuánta gente rica realmente existe.

Alice Krozer

Alice Krozer
Alice Krozer sostiene que los mexicanos creen que hay mucha más movilidad social de la que existe.

En cuanto a la movilidad social, la gente cree que es mucho mayor. Piensan que un 30% de los que nacen pobres van a llegar a ser ricos. Y eso no es así. De 100 personas que nacen en la pobreza, solo dos personas logran llegar al sector de ingresos más altos. Es una discrepancia enorme entre la percepción y la realidad.

La otra conclusión importante es que la gente no asocia el sistema de impuestos con la redistribución. La gente quiere menos desigualdad, pero no quiere pagar más impuestos. No hacen una conexión entre las dos cosas. No piensan que los impuestos pueden ser una medida redistributiva.

El estudio indica que los mexicanos estarían dispuestos a contribuir con un 10% de sus ingresos para disminuir la desigualdad y la pobreza. ¿Cómo varía según el estrato social al que le hicieron la pregunta?

Hay una pregunta que dice: si te diera un ingreso de mil pesos y te dijera que con una vara mágica voy a hacer desaparecer la pobreza y la desigualdad, ¿cuánto estarías dispuesto a dar de esos mil pesos?

Mexicanos

Getty Images
De 100 mexicanos que viven en la pobreza, solo dos llegan a los sectores más altos de ingresos, explica Krozer.

En México los más pobres dijeron que estarían dispuestos a contribuir con un 15%, mientras que las personas con más riqueza dijeron que darían un 7,5% en promedio. Eso nos quiere decir que a los que tienen ingresos más altos les preocupa menos el problema.

¿Por qué les preocupa menos el problema?

Puede ser por razones personales en el sentido que no están conscientes del sufrimiento que provoca la desigualdad, aunque también puede tener que ver con ideales éticos. Pero esa pregunta específica no fue parte del estudio.

Cuando preguntaron sobre la disposición a contribuir en este escenario hipotético, no preguntaron por cuánto estaban dispuestos a pagar en impuestos…

No, fueron preguntas separadas.

Cuando preguntaron específicamente por pagar más impuestos para disminuir la desigualdad y la pobreza… ¿detectaron que algunos no quieren pagar más impuestos porque no creen que son eficientes, es decir, porque los recursos no llegan realmente a los más vulnerables?

Las personas con altos ingresos solían decir, yo pago muchos impuestos, no voy a pagar más. Les preguntamos cuánto cree usted que paga ahora de impuestos a la renta.

Y todos, sin importar el nivel socioeconómico, respondieron 40%. Eso es muy por arriba de lo que se paga hoy en México.

¿Y cuánto se paga de impuestos a la renta en México?

Depende, pero en promedio un 22%. Pero todos piensan que pagan 40%. Después les preguntamos cuánto desearían pagar. Y todos contestaron alrededor del 22%, que es lo que se paga en la realidad. Esa es la ironía.

Mexicanos

Getty Images
La gente de todos los grupos socioeconómicos cree que paga un 40% de impuesto a la renta y eso no es así, dice la investigadora.

Después les preguntamos cuál sería su tasa de impuesto ideal para las personas ricas, para las que tienen un ingreso medio y para las personas pobres. La mayoría dijo que su tasa ideal para los pobres sería como un 14%, para los sectores medios un 22%.

Pero para los ricos, las personas con menos ingresos dijeron que deberían pagar más, mientras que las personas más ricas dijeron que ellos deberían pagar menos.

¿Cuánto pagan los más ricos?

Nominalmente deberían de pagar cerca de un 35%, pero en la realidad solo pagan 18%

¿Por qué?

Hay varios factores que incluyen evasión, elusión, exenciones…

¿Cómo se define una persona rica en México?

No existe una categoría de rico como tal. Comúnmente en los estudios económicos se usa, por ejemplo, la medición del 1%. En México el 1% con mayores ingresos gana cerca de 150.000 pesos mensuales.

¿Y en el otro extremo?

En México cerca de la mitad de la población vive en la pobreza. Y si a eso le sumamos la población con vulnerabilidades, llegamos a un 80%. Es decir, hay muy poco margen para tener un ingreso medio.

Mexicana tejiendo

Getty Images
Cerca de la mitad de los mexicanos vive en la pobreza.

Y en ese nivel de pobrez, aún no está incluido el efecto de la pandemia.

En general, ¿podemos decir que los mexicanos quisieran tener menos desigualdad, pero no están dispuestos a pagar más impuestos?

Sí. Lo que muestra el estudio es que la gente no hace la conexión entre desigualdad y el pago de impuestos. En México hay una imagen muy negativa de los impuestos.

Pero eso tendrá algún sustento real, dados los niveles de corrupción que históricamente han existido en el país…

Esa mala imagen no es casual. Por muchas décadas ha sido muy mal visto el pago de impuestos. Eso tiene que ver con cuestiones ideológicas y con cuestiones prácticas.

Auto rojo

Getty Images
Según Krozer México es uno de los países más desiguales del mundo.

La gente se pregunta qué tanto ayuda el pago de impuestos a los más pobres, o qué tanto ayudan los impuestos si no hay un buen sistema gratuito de salud pública o educacional.

En el estudio usted dice que el pago de impuestos es la mejor herramienta para disminuir la desigualdad. Pero si la gente desconfía y no ve los beneficios sociales de pagar impuestos, quizás se justifica esa idea negativa. ¿Cuál es su opinión?

Seguramente una parte importante de los impuestos va a lugares donde no deberían ir, llámese ineficiencia, corrupción, o lo que sea. Pero yo creo que no por eso hay que tener una idea negativa de los impuestos.

También está la visión de que el Estado no debería intervenir en los temas de redistribución. Hay una visión conservadora de tener un Estado pequeño.

En países escandinavos, por ejemplo, se paga tres o cuatro veces más de lo que se paga en impuestos acá. Ellos también se quejan de los impuestos, pero a un nivel muy distinto. Dicen no quiero pagar 48% de mis ingresos, prefiero pagar 40% o 45%.

Pero en México y en Latinoamérica en general no están tan claros los beneficios del sistema tributario

Es que entre las personas con más riqueza, hay muchos que no están de acuerdo con que la salud y la educación deberían ser para todos. Más allá de que no se vean los beneficios, hay una idea sobre el rol del Estado.

Ustedes midieron la desigualdad usando el Índice de Gini y descubrieron que a los mexicanos les gustaría tener una desigualdad como la de Finlandia…

Les mostramos escenarios sobre desigualdad y les preguntamos cuál sería la situación ideal. México tiene un Gini de 0,5. Ellos contestaron que sería ideal un Gini de 0,3 o de 0,20, como el de Finlandia. Obviamente no les preguntamos sobre el Gini, pero les mostramos unas gráficas para que eligieran el sistema ideal.

Finlandeses

Getty Images
En las encuestas los mexicanos expresaron su deseo de tener un nivel desigualdad que es equivalente al que existe en Finlandia.

Cerca de la mitad de los encuestados dijo que le gustaría tener una desigualdad equivalente a la de Finlandia, es decir, un 0,2. Eso nos dice que la gente no quiere vivir en un país tan desigual. La gente sí quiere una sociedad más igualitaria. Y los países escandinavos suelen ser como una utopía.

Obviamente las cosas no funcionan perfectas en esos países. Yo he crecido en Dinamarca y sé que tampoco las cosas son ideales ahí. Aunque lo que quieren los mexicanos, a lo que aspiran, es a tener una sociedad más justa, con mayores oportunidades.

Pero sin pagar más impuestos…

Es que los mexicanos sueñan con ser como Finlandia, pero sin pagar impuestos como los finlandeses.

La idea de querer ser como un país escandinavo, en cuanto a tener menos desigualdad, termina ahí.

Ser un país escandinavo implica pagar cerca de la mitad de tus ingresos en impuestos en los tramos más altos.

La tasa mínima del impuesto a la renta, por ejemplo en Dinamarca, empieza en un 36%. Y eso es equivalente a la tasa máxima en México.

Después de esta investigación, ¿qué sensación le queda más allá de lo académico?

Me quedaron muchas más preguntas. Entonces conseguimos más financiamiento y ahora estamos a punto de salir al terreno para seguir investigando estos temas.

Helsinki, Finlandia

Getty Images
“Ser un país escandinavo implica pagar cerca de la mitad de tus ingresos en impuestos en los tramos más altos”, dice Krozer.

Y me quedé pensando cómo se puede convencer a la gente de que es buena idea pagar más impuestos, o al menos tener un sistema impositivo más progresivo para disminuir la desigualdad.

Urge hacer algo sobre este tema. Con la pandemia, ahora más que nunca se necesitan más ingresos. Y como México es uno de los países con mayor desigualdad en el mundo y con menor movilidad social, es importante hacer algo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6DFi–xSEqg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.