close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
CNDH advierte sobre riesgos de transgresiones a derechos con Ley de Seguridad Interior
Una ley no puede hacer explícita la violación a los derechos humanos, o promover la ilegalidad, advirtió la Comisión Nacional.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
29 de noviembre, 2017
Comparte

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) advirtió sobre los “potenciales riesgos” de la iniciativa de Ley de Seguridad Interior, para regular la actuación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, de cara a su discusión en el Congreso.

La emisión de una ley de seguridad interior, en los términos que se plantea, señaló la Comisión en un comunicado, “contribuiría a mantener el estado actual de cosas, al favorecer el uso discrecional de las Fuerzas Armadas como base de una estrategia para abatir la violencia e inseguridad que se enfrenta, dejando de lado la necesidad de emprender acciones coordinadas y efectivas, desde los distintos niveles y órdenes de gobierno, para fortalecer los recursos y capacidades de las policías civiles, instancias a las que corresponde de manera exclusiva llevar a cabo las tareas de Seguridad Pública en términos del artículo 21 Constitucional”.

En otro punto de su mensaje, la CNDH acusó que las fuerzas armadas han tenido que ejercer tareas de seguridad pública, por “la omisión, la indiferencia y la falta de resultados contundentes en la capacitación y desarrollo de las policías”.

En el ámbito del reconocimiento, respeto y protección de los derechos humanos, continuó, los potenciales riesgos del dictamen que será objeto de discusión son múltiples y de diversa gravedad:

“Tan sólo por mencionar algunos, se podrían referir desde las imprecisiones conceptuales al mezclar el ámbito de la Seguridad Nacional con la Seguridad Interior; una definición sumamente amplia y ambigua de Seguridad Interior que permitiría configurar, prácticamente, cualquier conducta como un riesgo a la misma, para lo cual no habría criterios objetivos sino una facultad discrecional genérica”, indicó.

Otro de los puntos de riesgo, según la Comisión, es “la falta de mecanismos reales y efectivos de rendición de cuentas; la posibilidad de que las Fuerzas Armadas realicen tareas de investigación y prevención de delitos; así como la trasgresión a los derechos de reserva y secrecía en favor de las víctimas al obligarse a todas las autoridades a entregar cualquier información que sea requerida en este ámbito”.

La propuesta de ley, agregó la CNDH, “no establece en forma expresa la forma como se conciliará la prevención, investigación y persecución de delitos con el amplio espectro de conductas que se pretenden encuadrar como materia o riesgos a la Seguridad Interior, siendo en consecuencia previsible que su aplicación trasgreda, desde el origen, garantías procedimentales básicas y derechos humanos reconocidos en la Constitución, lo cual propiciará que los responsables de una conducta ilícita tengan una puerta abierta para eludir la acción de la justicia por la indebida actuación de las autoridades, una vez que sus acciones fueran puestas a consideración de un tribunal de derecho.

Mucho de lo que el dictamen refiere como materia de Seguridad Interior serían cuestiones que, bajo otra óptica se podrían considerar, como propias del ámbito de la Seguridad Pública”.

La discusión sobre la ley de seguridad interior, concluyó la Comisión, no puede ser producto de decisiones coyunturales o políticas.

“Tal y como este Organismo Nacional lo ha expresado de manera reiterada, sus contenidos deben ser respetuosos de la dignidad humana, del marco jurídico vigente en el país y encuadrarse dentro de una política integral que incida positivamente en los problemas de seguridad y justicia que enfrentamos desde hace más de diez años. Una ley no puede hacer explícita la violación a los derechos humanos, promover la ilegalidad o contravenir la Constitución”, apuntó.

La Ley de Seguridad Interior “dejó de ser solamente una valiosa propuesta, para convertirse en una imperiosa necesidad”, dijo este miércoles el presidente Enrique Peña Nieto a un día de que la inciativa priista para regular la actuación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública sea discutida por el Congreso mexicano.

Por otro lado, once organizaciones internacionales de defensa de derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, expresaron su “preocupación ante el avance de la Ley de Seguridad Interior o de las reformas legales que tendrían un efecto de militarización similar al que plantea”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando ayunas hasta 20 horas durante 30 días seguidos?
Cuando dejamos de comer, el cuerpo puede centrarse en otras operaciones beneficiosas en lugar de dedicar su energía al proceso de digestión. En BBC analizamos si el ayuno es bueno para tu salud.
8 de mayo, 2019
Comparte

Cada año, millones de musulmanes ayunan desde la salida del sol hasta la puesta durante 30 días como parte de la festividad del Ramadán.

En los últimos años, el Ramadán se ha celebrado coincidiendo con los meses de verano en el hemisferio norte, cuando los días son más largos y el clima más cálido.

Esto significa que algunos países, como Noruega, las personas ayunarán hasta 20 horas cada día este año.

¿Es esto bueno para tu salud?

En BBC te contamos qué es lo que le sucede a tu cuerpo cuando ayunas durante 30 días.

Doughnuts

Getty Images
Durante el ayuno, el cuerpo utiliza primero el azúcar en la sangre almacenado en el hígado para obtener energía.

Comienzo: días 1 a 3

La parte más difícil son los primeros días

Técnicamente, el cuerpo no entra en un “estado de ayuno” hasta ocho horas después de su última comida.

Esto se produce cuando el aparato digestivo termina de absorber los nutrientes de los alimentos.

Poco después, el cuerpo recurre a la glucosa almacenada en el hígado y en los músculos para proporcionar energía.

Una vez que se agotan las reservas de glucosa, la siguiente fuente de energía para el cuerpo es la grasa.

Un hombre hambriento

Getty Images
Los primeros días de Ramadán o de ayuno tienden a ser los más difíciles, ya que el cuerpo tiene que adaptarse a pasar hambre durante largas horas.

Cuando el cuerpo comienza a quemar grasa, esto ayuda a perder peso, reduce los niveles de colesterol y reduce el riesgo de diabetes.

Sin embargo, la caída en el nivel de azúcar en la sangre provoca debilidad y letargo.

Es posible que quien ayune experimente dolores de cabeza, mareos, náuseas e incluso mal aliento.

Es el momento de más hambre.

Cuidado con la deshidratación: días 3 a 7

A medida que su cuerpo comienza a acostumbrarse al ayuno, las grasas se descomponen y se convierten en azúcar en la sangre.

La ingesta reducida de líquidos durante el ayuno debe reponerse durante la noche, de lo contrario, la sudoración puede provocar deshidratación.

Hombre bebiendo agua

Getty Images
Beber agua es esencial durante el ayuno, especialmente durante los meses de verano.

Las comidas deben contener niveles adecuados de ‘alimentos energéticos’, como carbohidratos y algo de grasa.

Es importante tener una dieta balanceada de nutrientes, incluyendo algunas proteínas, sales y agua.

El cuerpo se acostumbra: días 8 a 15

En la tercera etapa, quien ayuna verá cómo su estado de ánimo mejora a medida que tu cuerpo se adapta completamente al ayuno.

El doctor Razeen Mahroof, consultor en anestesia y medicina de cuidados intensivos en el Hospital Addenbrooke en Cambridge, dice que también hay otras ventajas.

Comida

Getty Images
Ingerir demasiadas calorías puede frenar los procesos por los que el cuerpo se repara a sí mismo y combate las infecciones.

“En la vida diaria normal, a menudo ingerimos demasiadas calorías, y esto puede evitar que el cuerpo realice adecuadamente otras tareas, como repararse a sí mismo“.

“Esto se corrige durante el ayuno porque permite al cuerpo desviar la atención a otras funciones.

Así que el ayuno puede beneficiar al cuerpo al facilitar la curación y también prevenir y combatir las infecciones”.

Desintoxicación: días del 16 al 30

Durante la última mitad de Ramadán, el cuerpo se habrá adaptado completamente al proceso de ayuno.

El colon, el hígado, el riñón y la piel pasarán por un período de desintoxicación a estas alturas

Comida servida en una mezquita

Getty Images
Muchas familias rompen el ayuno en la noche con un gran banquete.

“En lo que respecta a la salud, en esta etapa, la función de los distintos órganos deberían volver a su capacidad máxima. La memoria y la concentración podrían mejorar y podría tener más energía”, dice el doctor.

“El cuerpo no recurre a la proteína para obtener energía. Esto es cuando entra en modo de ‘inanición’ y usa el músculo para conseguirla. Esto ocurre con un ayuno continuo prolongado de muchos días a semanas”.

“Como el ayuno de Ramadán solo tiene lugar desde el amanecer hasta el anochecer, hay suficientes oportunidades para recargarnos con alimentos y líquidos que aportan energía. Esto preserva los músculos pero también ayuda con la pérdida de peso”.

Entonces, ¿ayunar es bueno para nuestra salud?

El doctor Mahroof dice que sí, pero con una condición.

“El ayuno es bueno para nuestra salud porque nos ayuda a concentrarnos en qué y cuándo comemos. Sin embargo, aunque un período de ayuno de un mes puede ser bueno, no es recomendable hacerlo continuamente”.

Familia cenando junta

Getty Images
El ayuno durante el Ramadán permite reponer los suministros de energía cada día, para que el cuerpo no queme valioso tejido muscular.

“El ayuno continuado no es bueno para perder peso a largo plazo porque, eventualmente, el cuerpo dejará de convertir la grasa en energía, y en cambio lo hará con los músculos. Esto no es saludable y se traduce en que el cuerpo entra en ‘modo de inanición'”.

El doctor sugiere que fuera del Ramadán, el ayuno episódico, o la dieta 5:2, es decir, el ayuno durante un par de días a la semana entre días en que se come de manera sana, sería una alternativa más saludable que el ayuno continuo durante muchos meses a la vez.

“El ayuno de Ramadán, realizado correctamente, debería permitirle reponer sus suministros de energía cada día, lo que puede significar que pierda peso sin que su cuerpo queme valioso tejido muscular“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OmrooTrSzR0

https://www.youtube.com/watch?v=S7CVPFbVMLg

https://www.youtube.com/watch?v=kO4eUGmvdNE

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.