close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Disney/Pixar
Cómo es Coco, la película que se convirtió en la más taquillera de la historia de México
La cinta Coco se estrena en Estados Unidos; en México el relato sobre un niño llamado Miguel y el Día de Muertos triunfó en taquilla. 
Disney/Pixar
Por BBC Mundo
22 de noviembre, 2017
Comparte

En víspera del Día de Acción de Gracias, llega a Estados Unidos “Coco”, la apuesta de los estudios Disney Pixar por profundizar en la cultura de México.

“Coco” batió este mes de noviembre el récord de recaudación en México, convirtiéndose en la película más taquillera de su historia.

El éxito fue prácticamente instantáneo. Desde su estreno, las redes sociales se llenaron de comentarios de personas emocionadas tras haber visto la película, aclamada por la belleza de su contenido y de las animaciones.

Los estudios estadounidenses Disney Pixar, los principales productores de películas animadas en el mundo, decidieron apostar a la cultura mexicana para llevarla a la pantalla y todo indica que fue una apuesta ganadora.

Se trata de un largometraje animado en el que la vistosa y colorida cultura mexicana tradicional se ve a través de los ojos de un niño, Miguel.

Este pequeño aventurero mexicano sueña con emular a su ídolo Ernesto de la Cruz, una suerte de combinación de los famosos cantantes de rancheras Pedro Infante y Jorge Negrete.

Pero en su familia existe un veto a la música que se remonta a generaciones atrás, por lo que Miguel no encuentra apoyo para perseguir este sueño.

Carta de amor a México

“La película está inspirada en la celebración del Día de Muertos y es una carta de amor a México. El equipo de Pixar viajó varias veces al país para atrapar los colores, los festejos, pero sobre todo, las tradiciones que se enmarcan en la cultura mexicana”, explicó a los medios Lee Unkrich, el director de la película.

Los críticos confirman las palabras de Unkrich al apuntar que se nota que los creadores de “Coco” hicieron una investigación exhaustiva, mucho más profunda que la visión hollywoodiense del Día de Muertos, para poder honrar la estética y el patrimonio de México.

En su afán por convertirse en su ídolo Ernesto de la Cruz, Miguel —en compañía de su perro— termina por accidente dentro del mundo de los muertos el mismo día de su celebración (la noche del 1 de noviembre).

Su viaje por el inframundo es una excusa para apreciar la particular estética de las calaveras y las flores en los cementerios.

En el camino conoce al encantador Héctor (a quien le da voz el actor mexicano Gael García Bernal) y juntos emprenden un extraordinario recorrido que revelará la historia real de la familia de Miguel.

La película cuenta también con la participación de la actriz mexicana Ana Ofelia Murguía.

Mickey Muerto

La producción de la película no ha estado exenta de polémicas. En un principio, la cinta se pensaba titular “El Día de los Muertos” y en 2015 Disney intentó patentar ese nombre dentro de EE.UU. con objetivos comerciales.

Pero las comunidades hispanas en Estados Unidos se opusieron tajantemente, con el argumento de que una expresión cultural como dicha celebración no podía volverse una “marca”.

“Que alguien le diga a Disney que no registre la marca ‘Día de los Muertos’. La cultura NO está a la venta “, escribió en su cuenta de Twitter el colectivo Presente, que se define a sí mismo como una organización que quiere “expandir la voz de los latinos dentro de EE.UU.”.

También el conocido caricaturista Lalo Alcaraz se pronunció al respecto y dibujó un enorme Mickey Mouse esquelético y en una pose propia de Godzilla, acompañado del mensaje “Mickey Muerto. Viene a registrar la marca de tu cultura“.

Finalmente, Pixar y Disney desistieron de la idea y cambiaron el nombre de la película a “Coco”, que se estrena en las salas estadounidenses este 22 de noviembre, tres semanas después de la tradicional celebración mexicana.

Esta podría considerarse la segunda gran aproximación de Disney al mercado latino, después de que el año pasado presentara a Elena de Avalor, considerada la primera princesa de origen latino dentro del universo de la productora.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro
Militares y presuntos huachicoleros se han enfrentado al menos 46 veces desde 2012
El año con más agresiones, según información de la Sedena, fue 2016, con 11 casos; el estado con más ataques ha sido Tamaulipas.
Cuartoscuro
19 de marzo, 2019
Comparte

Los enfrentamientos entre presuntos ladrones de combustible, llamados huachicoleros, y el Ejército han sido una constante en los últimos años, sobre todo desde 2015, antes del plan de combate al robo de hidrocaburos emprendido por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el sexenio de Peña Nieto hubo 2 mil detenidos por huachicol, apenas el 11% fue sentenciado

La Secretaría de la Defensa (Sedena) reconoce 46 enfrentamientos, entre 2012 y principios de 2019, a los que pueden sumarse al menos otros 4 reportados por la prensa en los últimos dos meses.

El pasado 12 de marzo por la noche, ocho militares fueron retenidos por pobladores del municipio de Tetepango, Hidalgo, después de un presunto enfrentamiento en el que murió un joven de 22 años, informó el diario Criterio.

Los primeros reportes de la policía municipal señalaron que los militares fueron agredidos por presuntos huachicoleros, aunque los habitantes del lugar aseguraron que el joven muerto era un campesino que estaba regando la tierra y por eso retuvieron durante horas a los soldados.

En respuesta a dos solicitudes de información hechas en 2017 y 2019 sobre enfrentamientos y riñas entre militares y delincuentes vinculados a robo de combustibles, la Sedena enumeró un total de 46 “agresiones al personal militar” en las que murieron ocho elementos y 25 fueron heridos.

Desde el principio del actual gobierno, la dependencia reconoce cuatro hechos, sin muertos ni heridos, dos de ellos en Hidalgo —que encabeza la lista de estados con tomas clandestinas y donde ocurrió la explosión que causó más de 130 muertos—; el 23 de diciembre en Irapuato, Guanajuato; el 28 de diciembre en Tula, Hidalgo; el 7 de enero en Cuautepec de Hinojosa, Hidalgo; y el 10 de enero en Matamoros, Tamaulipas.

A esos puede sumarse el del pasado 12 de marzo; el del 25 de enero en Otumba, Estado de México, donde tres militares fueron heridos, y del 13 de enero en Tula, Hidalgo, donde tras un enfrentamiento en la comunidad de Santa Ana, los pobladores retuvieron a tres militares y amenazaron con prenderles fuego.

Tampoco está reconocido en el reporte entregado por la dependencia el ataque con piedras y tubos por pobladores de Tepeaca, Puebla, a un convoy que pretendía recuperar una pipa robada, el 13 de diciembre. Con estos, sumarían ocho enfrentamientos desde el inicio de este sexenio.

El año con más agresiones, según la información proporcionada por la Sedena vía transparencia, fue 2016, con 11 casos, seguido de 2015 y 2017, cuando se han registraron 10 enfrentamientos.

Cuatro de los ataques de 2016 ocurrieron en un mismo municipio: Palmar de Bravo, Puebla. Ese estado encabezó la lista con más enfrentamientos durante ese año, seis en total, y en 2017, con otros seis, entre los municipios de Palmar, Tecamachalco y Quecholac.

Triángulo Rojo: la zona de robo de gasolina que autoridades ignoran y donde aumentan delitos

Pero el estado con más ataques ha sido Tamaulipas. En 2012 tuvo uno en Río Bravo; en 2014, dos, en el mismo municipio; en 2015 registró cinco y encabezó la lista de ese año, con dos en Matamoros, uno en Altamira, Reynosa y Nuevo Laredo. Para 2016 los militares tuvieron dos enfrentamientos, en Matamoros y González; en 2017 otros dos, en Matamoros y Reynosa; en 2018 dos, en Miguel Alemán y Cuauhtémoc, y en 2019 va uno, en Matamoros. 15 ataques en los últimos años.

Otro estado que ha tenido riñas con cierta constancia entre militares y huachicoleros es Guanajuato: en 2012 hubo uno en la capital del estado; en 2014 en Silao, en 2016 en Irapuato y León, y en 2018 otro en Irapuato.

Huachicoleros en el Golfo de México saquean Pemex con ayuda de empleados

Las cifras muestran que en 2012, el año en que fue electo Enrique Peña Nieto, solo hubo dos ataques, y en 2013, el primero de su gobierno hubo otros dos, mientras que para 2014 se duplicaron a cuatro en total. En 2018, ocurrieron dos todavía bajo su mandato, a los que se suman dos de diciembre, en plena crisis de combustibles por el plan de combate al huachicoleo de López Obrador.

De acuerdo con el entonces titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), Carlos Alberto Treviño, las tomas clandestinas de combustible aumentaron 262 % durante el sexenio pasado, lo que también incrementó los operativos y enfrentamientos del Ejército para combatir este delito.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.