Desaparecer dos veces: cuando las autoridades fallan y borran a las víctimas de los conteos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Desaparecer dos veces: cuando las autoridades fallan y borran a las víctimas de los conteos

Al desaparecer en México, no hay certeza de que las autoridades incluyan a la víctima en el Registro Nacional (RNPED), y de que la investigación se realice con los criterios adecuados. 
Cuartoscuro Archivo
Por Ernesto Aroche Aguilar
13 de noviembre, 2017
Comparte

A Luis Ángel León, policía federal; Silvia Stephany Sánchez, estudiante de preparatoria, y María Esther Aguilar Cansimbe, periodista en Michoacán, los han desaparecido dos veces.

La primera cuando alguien los privó de la libertad, y la segunda cuando el gobierno federal los excluyó del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), negándoles el estatus de desaparecidos

Sus nombres y casos no forman parte de los 33 mil 482 registros de desaparecidos que la Secretaría de Gobernación y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Salud mantienen como casos activos en el RNPED, en sus dos categorías: fuero común y federal.

En México, ante la desconfianza sobre los registros oficiales actuales, sus fallas y el miedo de la gente a denunciar, nadie sabe con exactitud cuántas personas han desaparecido en los últimos dos sexenios, cuando se recrudeció el problema de las desapariciones.

Algunos colectivos en Veracruz estiman, que tan solo en esa entidad, hay 30 mil casos de desapariciones.

Otras organizaciones de familiares de desaparecidos y académicos hablan de que, en todo el país, podría alcanzarse la cifra de 100 mil desaparecidos.

El miedo a denunciar por temor a represalias, y las inconsistencias en la metodología de las autoridades, afectan la credibilidad de los conteos.

Están casos como el de la joven estudiante Silvia Stephany, cuyo caso pasó de ser investigado como el delito de desaparición, al de “trata de personas” con fines de explotación sexual, y por lo tanto fue sacada del Registro RNPED.

En otros, simplemente no hay razones claras de la autoridad para sacar a las víctimas del RNPED, y no se informa a sus familiares del estatus que guarda el caso, como le ocurrió a Araceli Rodríguez, madre del policía federal Luis Ángel León.

Data Cívica creó un sitio para dar a los desaparecidos del RNPED un nombre y una identidad. Los datos puedes consultarlos en http://personasdesaparecidas.org.mx/ 

“Es mi uniforme” 

En noviembre del año pasado, familiares de personas desaparecidas en México se manifestaron frente a las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR), para exigir justicia.

Como parte de la protesta, los familiares de Luis Ángel León Rodríguez colocaron un uniforme de la policía federal y fotos del joven policía con la siguiente leyenda: “Es mi uniforme que con mucho orgullo y convicción portaba, pero hoy está vacío, le falta mi cuerpo. Estoy desaparecido desde el 16 de Noviembre de 2009; siete años ya se han cumplido…el corazón de mi madre que me ama sufre mi ausencia”.

Leer: Policías federales cumplen 7 años desaparecidos; familiares denuncian omisiones en investigación

Luis Ángel es Sargento Primero del extinto “Agrupamiento 21” de la Coordinación de Reacción y Alerta Inmediata (RAI) de la Policía Federal, y desapareció en Zitácuaro, Michoacán.

Se encontraba en compañía de seis policías más, también desaparecidos. Iban camino a Ciudad Hidalgo, Michoacán, cuando fueron interceptados por una célula de los Caballeros Templarios, y hoy hay 33 personas detenidas por el caso, cuenta Araceli Rodríguez, madre de Luis Ángel, “pero ningún sentenciado”.

Hoy se sabe que a ninguno de los policías la autoridad investigadora les reconoce el estatus de desaparecidos. Los borraron del registro, los volvieron a desaparecer.

“Ya no les importa, ya lo desaparecieron, aún cuando yo no he dejado de buscarlo. El 16 de noviembre se cumplen ocho años de no saber de ellos, y pues el caso va en nula investigación–dice la madre del Luis Ángel, y su voz se endurece.

Foto proporcionada por los familiares de Luis Ángel

Fanny no está

La noche del 5 de noviembre de 2004, la joven estudiante Silvia Stephany Sánchez, Fanny, como la llamaba su familia, desapareció en las calles de Torreón, Coahuila.

Lo último que se vio de ella fue su mochila rosa con forma de conejo. Caminaba de prisa para alcanzar el autobús que la llevaría de regreso a su casa, pero nunca llegó.

Leer: Además de Fanny, hay otras 20 jóvenes desaparecidas

A ella, dice la familia, presuntamente se la llevó Jesús Ramón Ruelas García, sobrino de Rodolfo García Vargas, el “Rudy” o el “Licenciado”.

Esto ocurrió la noche en que inauguraron el club Fox, un bar que era propiedad de Ruelas García.

El sujeto, quien se encargaba de la contabilidad de Los Zetas en Laredo Tamaulipas lo asesinaron el 9 de julio de 2009 en la colonia San Juan de Aragón, Ciudad de México.

El caso de Fanny ha pasado por varias oficinas ministeriales, lo mismo la extinta Agencia Federal de Investigación, que la SEIDO, y la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas, a nivel federal.

A nivel local, la policía de Coahuila también ha investigado el caso. Pero 13 años después, Fanny aún no ha regresado a su casa.

“Las autoridades no tienen nada, no tienen ni idea. Nosotros hemos seguimos aportando información para que salga algo, los llevamos, pero es lo mismo, nos ha pasado lo que les pasa a todos… No hay nada, seguimos igual que hace 13 años”, dicen sus familiares.

Lo único claro es que Fanny no está en los registros del RNPED. De acuerdo con la madre de la joven, la sacaron del registro bajo el argumento de que es una investigación por trata de personas.

“La SEIDO me dijo que salió de la base porqué estaban investigando el delito de trata. Y yo les digo: ya lo saben, ya lo confirmaron, ya confirmaron que está en trata, entonces, ¿dónde está mi hija?”, cuestiona.

“Si ya se está diciendo que es trata, entonces cuál es la línea a seguir. Y si fuera así, que esté en esa condición, eso no impide que esté desaparecida. Desde el momento en que ella no está en su casa, ella sigue siendo una persona desaparecida. Nadie la ha visto, nadie nos ha podido decir nada de ella”.

Proyección de como sería Fanny actualmente / Fanny poco antes de su desaparición.

 

Animal Político buscó otros 70 casos conocidos públicamente, como el de la joven Fernanda Rubí Salcedo de Veracruz; el del luchador social Rosendo Radilla desaparecido en 1974 en Guerrero —ninguno de los dos apareció en el registro— , y los de hijos y hermanos de los grupos de buscadores de Sinaloa, Guerrero, Veracruz y Nuevo León.

De los 70 casos consultados en el RNPED, Animal Político sólo localizó 18 casos, apenas el 25%.

 

La versión completa de esta historia está disponible en el especial “Reconstrucción de nombres de personas de desaparecidos” que Data Cívica publicó este 13 de noviembre; está disponible aquí.

#PersonasNoRenglones

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la pandemia está haciendo que las ratas tengan un comportamiento más agresivo

Entre los múltiples efectos que produce en el mundo la pandemia del coronavirus se encuentra un inusual cambio de los hábitos alimenticios de las ratas. Con menos gente en las calles, los roedores hambrientos exploran nuevos lugares donde conseguir comida.
26 de mayo, 2020
Comparte

Que los restaurantes hayan cerrado y que los humanos se queden en sus casas produce varios efectos, entre ellos el cambio de los hábitos alimenticios y el comportamiento de las ratas.

Según una alerta lanzada la semana pasada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), los roedores, en busca de comida, pueden presentar un “comportamiento poco común o agresivo”.

Según la alerta la agencia, el cierre de los restaurantes llevó a la disminución en el volumen de alimentos disponibles para las ratas, especialmente en zonas comerciales.

“Los roedores dependen de la comida y de las sobras de esos establecimientos, se lee en el comunicado de los CDC.

Hambrientos, los roedores están buscando nuevas fuentes de comida, lo que ha provocado un aumento en su actividad.

En febrero, el famoso Barrio Francés de Nueva Orleans recibió a millares de visitantes que pasearon por sus calles desbordadas por la música que sale de los clubes de jazz, bares y restaurantes.

Expertos consideran que las ratas son "maestras de la adaptación".

AFP
Expertos consideran que las ratas son “maestras de la adaptación”.

Sin embargo, apenas unas semanas después, casi todos los lugares de entretenimiento de ese histórico sitio turístico del estado de Luisiana, en Estados Unidos, tuvieron que cerrar sus puertas por el coronavirus.

Y las ratas, literalmente, salieron de sus escondites… igual que en otras ciudades de EE.UU. como Nueva York o Washington.

“Los programas de salud ambiental y de control de roedores deben haber registrado un aumento en las solicitudes de servicio relacionadas con roedores e informes de comportamiento inusual o agresivo”, advierten los CDC.

Según Robert Corrigan, uno de los principales especialistas en roedores en Estados Unidos, el comportamiento agresivo no es hacia los humanos, sino hacia otras ratas o incluso propiedades, buscando grietas para poder entrar y encontrar comida.

“No (quiere decir que atacarán) ni morderán a las personas”, dijo Corrigan a BBC News Brasil.

Canibalismo

Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Getty Images
Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Al menos una tercera parte de los seres humanos han alterado sus comportamientos habituales en los últimos meses debido a la amenaza de la enfermedad covid-19.

En varios países, las cuarentenas que se llevan adelante significan que la basura de la que dependían las ratas ya no esté del todo disponible, y esto obliga a los roedores a adaptarse también.

Desde Reino Unido, la Asociación Nacional de Técnicos de Plagas advirtió a principios de abril que “el cierre de escuelas, pubs, restaurantes, hoteles, atracciones turísticas y otros lugares públicos para hacer cumplir el distanciamiento social tendrá consecuencias no deseadas“.

Si no hay alimentos disponibles, las plagas podrían multiplicarse en edificios vacíos o salir a buscar alimentos envalentonadas por la necesidad, señaló la institución británica.

Basura

BBC
Al haber menos basura las ratas están hambrientas.

Desesperados, los roedores están atacando a otras ratas, incluso dentro de sus propias colonias.

“Una rata hambrienta será muy agresiva con otras ratas”, dice Corrigan, quien se desempeña como consultor especialista en control de roedores para empresas y departamentos de salud en Estados Unidos y en otros países.

Corrigan dice que en áreas donde las ratas solían encontrar comida fácilmente y ahora la comida desapareció, los expertos han visto evidencias de estos ataques y de canibalismo, que son comunes en situaciones de hambre extrema, como la actual.

“Se están atacando, matando y comiendo unas a otras”, dice.

“Maestras de la adaptación”

Las ratas hambrientas “pueden deambular bastante y terminar en un vecindario completamente diferente que no tenía ratas antes”, le dijo en una entrevista anterior Corrigan a la BBC.

El experto señaló que estos roedores son “mamíferos formidables”, muy buenos para detectar fuentes de alimentos y que sus poderosos dientes pueden hacer que las barreras como puertas, plásticos o redes no sirvan de mucho.

“Están en todas partes, y no llegarían a ser completamente globales si no fueran muy hábiles para dominar la adaptación“, indicó.

Aunque ver más ratas no significa que las ciudades serán invadidas.

De hecho, según Corrigan que ahora es el momento perfecto para introducir técnicas nuevas de control.

Rata

Getty Images
Se ve más ratas en horarios y lugares donde antes no aparecían.

¿Por qué las ratas son invitados no deseados?

Un grupo de ratas errantes y hambrientas puede causar estragos, desde daños en los hogares hasta la propagación de enfermedades.

Pueden terminar dentro de la casa, una habitación con niños o dentro de un hogar de ancianos u hospital“, alertó Corrigan.

Las ratas están oficialmente relacionadas con 55 patógenos diferentes, aunque no ha habido informes de ratas portadoras de covid-19.

También pueden roer madera y cables eléctricos, lo que representa un peligro para los incendios domésticos.

Cómo mantener a las ratas fuera de los hogares

Una forma de alejar a las ratas es sellar grietas y agujeros cerca de los cimientos. También tuberías o cualquier otro espacio por donde los roedores puedan entrar.

En interiores, asegúrese de que haya pocos lugares donde puedan esconderse y mantenga las áreas ordenadas.

Es importante mantener la comida en contenedores a prueba de roedores.

Y si se encuentra con ellas dentro de su hogar, Corrigan recomendó llamar a profesionales.

“Si ve ratas de repente en su propiedad como resultado de esta pandemia de coronavirus, deshacerse de ellas no es un trabajo que pueda hacer usted mismo”.

* Esta nota se publicó originalmente en abril de 2020 y fue actualizada con la información proporcionada por los CDC de EE.UU.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.