close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Familiares de víctimas y activistas denuncian errores en el registro oficial de desaparecidos
Organizaciones y familiares de víctimas señalan que en el conteo del gobierno faltan entre el 25 y el 50% de los casos de desaparecidos en México.
Cuartoscuro Archivo
Por Ernesto Aroche Aguilar
16 de noviembre, 2017
Comparte

Al Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED) le faltan entre el 25% y el 50% de los casos de desapariciones reportadas por organizaciones como el Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios o el colectivo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (Fundenl).

Un aproximado que también fue detectado por el académico y comunicador de Jalisco, Darwin Franco, quien lleva años siguiendo y documentando el tema de la desaparición de personas en su entidad.

Los errores de la base no terminan ahí. Michael Chamberlain, integrante del Centro Fray Juan de Larios, señaló que en los casos de desaparición que ellos han acompañado y que si están en el RNPED, al menos el 70% tiene inconsistencias, “en algunos está equivocado el apellido, o está mal la fecha o el lugar de desaparición, incluso el estado, entre otros”.

Situación que, dice, “vuelve muy difícil que el RNPED sirva como instrumento de búsqueda y genera mucha desconfianza”.

Leer: Dar nombre a desaparecidos en México, un trabajo de la sociedad para devolverles la identidad

El problema, explicó el defensor, es que las responsabilidades del RNPED están dispersas, pues mientras es la PGR la que recibe la información de las procuradurías y fiscalías estatales, el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública es el encargado de subir la información al registro.

“No hay un esfuerzo real de depuración y tampoco hay un esfuerzo de búsqueda, de ser así se refinaría la información de los desaparecidos, y eso no pasa. Pareciera sólo que es una administración de registros preestablecidos, en los que un día ves casos en la lista del fuero común, y después pasan al fuero federal. O desaparecen unos meses y luego vuelven a aparecer”, dijo Chamberlain.

Pero además, sostuvo Darwin Franco, las cifras de las fiscalías estatales no necesariamente coinciden con los datos del RNPED.

A partir de solicitudes de información que ha presentado éste ha podido documentar que, en 2017, la Fiscalía General de Jalisco tiene 2,899 personas como desaparecidas, mientras que los datos del RNPED registran 2,777 pero en los últimos 17 años.

Franco también empezó a revisar si los casos que tienen registrados dos colectivos de familiares de desaparecidos en Jalisco, Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco y Por amor a ellxs, aparecen en la base que abrió Data Cívica, y la tendencia que ha encontrado, hasta el momento, es que cerca del 50% de los casos no están en el registro nacional.

En Monterrey, Nuevo León, la situación es similar. Para muestra el caso de Roy Rivera Hidalgo, un joven de 18 años al que un grupo de sujetos armados, algunos de ellos con un chaleco que decía “Policía de Escobedo”, se lo llevaron la noche del 11 de enero de 2011.

Desde entonces su madre, Leticia Hidalgo, inició su búsqueda. En estos seis años, la familia de Roy no había tenido noticias de su paradero. Tras conocerse el trabajo de Data Cívica, Leticia buscó a Roy en el registro. Y ahí lo encontró, aunque con errores en la edad y sin información sobre altura, complexión o señas particulares.

“Así sin datos es difícil que alguien lo pueda encontrar, es increíble que exista un registro nacional en esas deplorables circunstancias, tan precarias, anómalas e irregulares que, obviamente, reflejan la simulación de las autoridades”, dijo Leticia.

De hecho, el caso de su hijo en el RNPED es reciente. Leticia recordó que cuando se dio a conocer la primera versión del registro buscó a su hijo y no estaba, tuvo que acudir con las autoridades y exigir que el caso apareciera, finalmente el año pasado se incluyó, pero se hizo mal.

Además del caso de Roy, Leticia revisó seis casos más que tiene registrados Fundenl.

Cuatro sí estaban, dos no. Animal Político revisó 41 casos de los más de 400 que tiene reportados la organización con sede en Monterrey, y encontró que 21 no están en el RNPED.

Y de los 20 restantes hay un caso duplicado, el de Kristian Karime Flores Huerta, otro que está registrado con los apellidos al revés, el de Antonio Verástegui González. Y otros 14 no tienen datos de complexión, estatura o señas particulares.

Un presupuesto de 400 millones de pesos

El pasado 12 de octubre, la Cámara de Diputados aprobó la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares.

Se trata de un nuevo marco normativo, que fue impulsado por grupos de la sociedad civil y familiares de desaparecidos.

Esta ley incluye, entre otras cosas, la creación del Sistema Nacional de Búsqueda de personas, la Comisión Nacional de Búsqueda, un Consejo Ciudadano y el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas.

Este nuevo registro sustituirá al RNPED, pero aún no ha comenzado a operar, pues hasta la fecha el presidente Peña Nieto no ha publique la ley en el Diario Oficial de la Federación.

Las organizaciones que trabajan el tema estiman que puede tardar uno año en entrar en funciones, pero ya hay un presupuesto asignado de 400 millones de pesos, dividido entre federación y estados para trabajar el tema en el 2018.

Aunque, dijo Michael Chamberlain, no está claro si será suficiente “pensando en que se va a construir un sistema nacional de búsqueda y una comisión nacional de búsqueda, y comisiones estatales de búsqueda en los estados, el temor es que se vaya la mayor parte en burocracia”.

“Lo que no queda claro es la distribución de recursos, es cómo se va a traducir en mejores investigaciones, porque de esos 400 no llega nada a las nuevas fiscalías que se van a crear de investigación, no queda claro cómo van a aportar para que haya fuerzas policiales dedicadas a la búsqueda en campo. Y no están destinando absolutamente nada para el tema forense, que es otro capítulo fuerte de la ley. Eso lo maneja PGR, y no hay presupuesto para ello. Todo va a Segob”.

Y sostuvo el defensor: “El RNPED, uno que sirva como tal, no depende de tener muchos recursos financieros sino ganas de hacerlo y voluntad de hacerlo”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Estudio desmiente la teoría que beber de forma moderada es saludable
Una investigación publicada en la revista especializada The Lancet concluye que beber, aunque sea de forma moderada, aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral.
6 de abril, 2019
Comparte

¿Creías que beber una copa al vino al día era saludable?

Un nuevo estudio genético a gran escala, publicado en la revista especializada The Lancet, desmiente ahora la teoría de que beber de forma moderada puede proteger de determinadas enfermedades.

Incluso la ingesta moderada de alcohol aumenta la presión arterial y las probabilidades de que podamos sufrir un derrame cerebral, según la investigación realizada por expertos de Reino Unido y China.

El equipo le dio seguimiento a 500.000 adultos en el país asiático durante 10 años.

Sus conclusiones, aseguran los especialistas, son relevantes para cualquier sociedad del mundo y la mejor prueba hasta el momento de los efectos directos del alcohol.

Este estudio se suma a otra investigación global publicada el año pasado que confirmó que ningún nivel de consumo de alcohol puede ser considerado saludable.

Hasta ahora, estaba comprobado que una gran ingesta de alcohol es dañina para la salud y aumenta el riesgo de sufrir un ictus, pero algunos estudios habían sugerido que beber pequeñas cantidades podía ser bueno para la salud mientras otros determinaron que no había ningún nivel de consumo “seguro”.

El riesgo

Los investigadores, de la Universidad de Oxford, de la prestigiosa Universidad de Peking y la Academia de Ciencias Médicas de China, comprobaron que:

  • Una bebida alcohólica o dos al día aumenta el riesgo de padecer un derrame cerebral en alrededor de un 10-15%
  • Beber cuatro bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo en alrededor de un 35%

En el estudio, una “bebida” fue definida como:

  • Un vaso pequeño de vino
  • Una botella de cerveza
  • Una medida estándar de licor fuerte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 2.300 millones de personas en el mundo beben alcohol, con una media por persona de 33 gramos de alcohol puro al día, que se estima que es equivalente a unos dos vasos de vino (de 150 ml), una botella de cerveza de 750 ml o dos tragos de licor de 40 ml.

Países de América Latina con mayor consumo de alcohol per cápita. . .

El estudio no halló ninguna prueba de que beber de forma reducida o moderada tuviese un efecto “protector”.

“Las afirmaciones de que el vino y la cerveza tienen efectos protectores mágicos no se sostienen”, manifestó Richard Peto, co-autor del estudio y profesor de estadísticas médicas y epidemiología de la Universidad de Oxford.

Sobre la posibilidad de un ataque el corazón y su relación con el consumo de alcohol, no obstante, los investigadores indicaron que los efectos no estaban claros y que se necesitaban más datos.

¿Por qué China?

La investigación se centró en personas de Asia Oriental, ya que un porcentaje de estas tienen variantes genéticas que limitan su tolerancia al alcohol.

Dado que su composición genética tiene grandes efectos en relación al consumo de alcohol, pero no afectan otras variables como la dieta, el consumo de tabaco, el estatus económico o la educación, pueden ser utilizados por los científicos para determinar las consecuencias de la ingesta de alcohol.

Los científicos del informe aseguran que, al comparar los resultados de los bebedores y los no bebedores según su perfil genético pudieron establecer de una forma más certera los efectos directos del alcohol sobre el riesgo de padecer un derrame cerebral.

Ilustración de secuencia del ADN

Getty Images
El análisis genético fue clave en este estudio.

“Utilizar la genética es una vía novedosa… para esclarecer si beber de forma moderada nos protege realmente o si es ligeramente dañino”, manifestó la doctora Iona Millwood, co-autora del estudio y epidemióloga de la Universidad de Oxford.

“El análisis genético nos ayudó a entender las relaciones causa-efecto”.

Los investigadores consideran que todos deberíamos reducir nuestro consumo de alcohol: el mensaje clave de su estudio, destacan, es que ahora hay una prueba clara de que beber de forma moderada no protege de un ictus.

Eso significa que incluso beber una pequeña cantidad de alcohol al día puede aumentar las probabilidades de sufrir un derrame cerebral.

¿Qué dicen otros expertos?

No obstante, el estudio también planteó algunas dudas entre la comunidad científica.

El doctor Stephen Burgess, de la Universidad de Cambridge, consideró que tiene ciertas limitaciones: que sólo estudió la población china y se centró principalmente en el consumo de licores y cerveza, no vino.

No obstante, Burgess cree que la investigación refleja la culminación de muchos años de investigación sobre el impacto del consumo de alcohol.

“Sugiere de manera contundente que no hay beneficio cardiovascular de beber de forma moderada y que el riesgo de un derrame cerebral aumenta incluso con un consumo reducido de alcohol”.

“El riesgo de derrame cerebral aumenta de forma proporcional a la cantidad de alcohol consumida, así que si una persona decide beber, entonces debería limitar su consumo de alcohol”.

Men drinking alcohol

Getty Images
Otros expertos que no participaron en el estudio manifestaron algunas dudas sobre la investigación.

Para Kevin McConway, profesor emérito de estadística aplicada de la Universidad Abierta en Reino Unido, la investigación no responde a todas las preguntas.

“Aumenta lo que sabemos sobre el rol del alcohol sobre ciertas enfermedades, pero no puede ser la última palabra“, manifestó.

“El nuevo estudio no aclara exactamente cómo el alcohol hace que aumente el riesgo de ictus pero no aumenta el riesgo de un ataque al corazón”.

En cualquier caso, la investigación llevó a algunos a poner en cuestión anteriores teorías ampliamente aceptadas, como señala David Spiegelhalter, profesor de percepción pública del riesgo en la Universidad de Cambridge.

“Siempre había estado razonablemente convencido de que el consumo moderado de alcohol protegía de enfermedades cardiovasculares, pero ahora tengo mis dudas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K1yGOewtx5M

https://www.youtube.com/watch?v=AYRg2DPj-FM

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.