6 de las más extrañas teorías científicas olvidadas de la historia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

6 de las más extrañas teorías científicas olvidadas de la historia

A lo largo de la historia estas teorías no superaron los criterios establecidos por el rigor científico, pese a la convicción de quienes las defendían.
BBC Mundo
Por Redacción BBC History Magazine
5 de noviembre, 2017
Comparte

Hipótesis acerca de experimentos terroríficos para determinar la mejor manera de sobrevivir a climas helados, creencias erróneas, como la predicción del tiempo con animales muertos, telepatía, morfina para manzanas y otras extravagancias se han tratado de comprobar a lo largo de los últimos 500 años.

Probablemente no sorprenda saber que esas teorías no superaron los criterios establecidos por el rigor científico, pese a la convicción y los argumentos de quienes las defendían.

BBC Mundo te presenta algunas de las hipótesis “científicas” más extrañas de la historia.

1. Hadas darwinistas

En 1913, el clérigo inglés Charles Webster Leadbeater (1854 y 1934) publicó un libro llamado “El lado secreto de las cosas”, con el que trató de crear un nuevo árbol evolutivo… para hadas.

“Cuando eran parte del mundo vegetal, estos seres fantásticos dependían de grama, avena y trigo para vivir. Posteriormente, en el mundo animal, se alimentaban con hormigas y abejas. Actualmente están en el estadio de minúsculos espíritus de la naturaleza”, afirmaba Leadbeater.

Y una vez que llegaban a ese punto, observarlas era muy agradable. Según el clérigo, las razas tenían distintos colores, lo que diferenciaba las tribus, así como las plumas de las especies de pájaros no eran iguales.

Pero como las hadas no existen, Leadbeater no pudo probar su teoría.

Marcha de soldados naziGETTY IMAGES
Los médicos nazis realizaron experimentos terribles.

2. Medicina nazi

El doctor Sigmund Rascher realizó algunos de los experimentos más horribles durante la era nazi en el campo de concentración de Dachau, en el sur de Alemania.

Uno de los que realizaba con más frecuencia tenía que ver con el frío extremo. Quería saber cuál era la mejor manera de tratar a los pilotos que habían tenido que escapar de su avión en paracaídas en el mar del Norte. Estas pruebas también le servían para simular las condiciones climáticas con las que tenían que lidiar los soldados alemanes en el frente de guerra.

Así que en invierno obligaba a los prisioneros a pararse en el exterior durante 14 horas o los forzaba a meterse en un tanque de agua helada. Cuando perdían la conciencia trataba de revivirlos con baños de agua caliente.

Sin embargo, Heinrich Himmler, uno de los oficiales nazi de más alto rango, tenía una teoría distinta. Aseguraba que las esposas de los pescadores del mar del Norte revivían a sus maridos, cuando en un accidente terminaban en el mar, con el calor corporal.

Para comprobar la hipótesis de Himmler, mujeres gitanas fueron enviadas a Dachau a solicitud de Rascher. El médico las obligó a desnudarse y a acostarse con las víctimas de hipotermia.

Concluyeron que lo más efectivo eran los baños de agua caliente.

SalarGETTY IMAGES
Un homeópata estadounidense estaba convencido de que la sal era el secreto de la vida.

3. La sal milagrosa

El homeópata estadounidense Charles Wentworth Littlefield aseguraba haber descubierto el secreto de la vida.

Cuando atendía a pacientes que habían sufrido alguna cortadura, oraba para curarlos.

Un día tomo una muestra de sales orgánicas que ayudan a que la sangre se coagule y empezó a rezar pensando en un pollo.

Cuando analizó la muestra bajo un microscopio, se sorprendió al ver que la formación de los cristales de la sal era igualita al pollo en el que había estado pensando.

Asumiendo que tenía poderes telepáticos, Littlefield publicó un libro en el que aseguraba que al fijar sus pensamientos en pequeños montones de sal había logrado reproducir con los cristales la silueta del Tío Sam (la característica ilustración de un hombre vestido con los colores de la bandera de Estados Unidos que se usaba para reclutar soldados).

Según el homeópata, las sales también se transformaban en animales minúsculos como cangrejos y peces. Incluso en humanos de tamaño miniatura.

La mayoría de las especies no estaban vivas, a excepción de una raza microscópica de pulpos que, según Littlefield, eran el origen de la vida en la Tierra.

August StrindbergHULTON ARCHIVE / GETTY
El novelista sueco August Strindberg se creía científico.

4. Las manzanas también tienen sentimientos

Contrario a lo que él creía, el novelista sueco August Strindberg, quien vivió entre 1849 y 1912, no era un científico.

Según una de sus teorías, las plantas tenían un sistema nervioso. Para comprobarlo se llevaba jeringas a sus caminatas matutinas y le inyectaba morfina a las plantas con las que se tropezaba para determinar si exhibían los efectos del consumo de drogas.

Un día, un policía lo descubrió introduciéndole la aguja a una manzana y lo arrestó. Fue puesto en libertad cuando explicó el experimento que estaba realizando. El funcionario se dio cuenta de que Strindberg era un excéntrico inofensivo y no un siniestro envenenador de frutas.

ManzanasGETTY IMAGES
¿Manzanas con morfina?

5. ¡Hola homúnculo!

El homúnculo era una especie de humano artificial minúsculo que los alquimistas “cultivaban” en laboratorios.

Sin duda, la historia más famosa de esta creación es la de Paracelsus, un médico suizo-alemán que vivió entre 1493 y 1541.

También era químico, astrólogo, místico, alcohólico y alquimista. En su libro, “De Rerum Natura”, el autor se refiere al tema de la siguiente manera:

“Hay que dejar que el esperma de un hombre se pudra en un vaso sellado por 40 días. Cuando haya transcurrido este período de tiempo, será algo así como un hombre, pero transparente y sin cuerpo. Si se le cuida y alimenta con sangre humana durante 40 semanas… se convertirá en un infante”.

Paracelsus, de hecho, afirmaba haber creado un homúnculo de 30 centímetros siguiendo las indicaciones descritas con anterioridad.

VeletaGETTY IMAGES
A falta de una veleta… un pájaro muerto.

6. La vida de los pájaros

La obra maestra del filósofo inglés Thomas Browne, quien vivió en el siglo XVII, fue “Pseudodoxia Epidemica”, un libro publicado en 1646.

Era un catálogo inmenso de creencias erróneas que tenía la población y que incluía los extraños experimentos que Browne había realizado para probarlas o refutarlas.

Uno de los “errores vulgares” que el filósofo investigó fue la idea de que guindar de una cuerda a un pájaro martín pescador muerto lo convertía en una precisa veleta para determinar la dirección del viento.

Así que Browne consiguió uno de esos ejemplares y lo guindó, comprobando que se movía de manera aleatoria. Hizo lo mismo con otro pájaro que puso al lado del primero. Ambos animales empezaron a moverse en distintas direcciones.

Fue así como el inglés verificó que los martín pescador no tienen habilidades para predecir la dirección del viento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Liberan a las tres estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras detenidas

Integrantes del colectivo Mujeres Organizadas FFYL acusaron que la detención ocurrió cuando las estudiantes auxiliaban a una menor de edad.
Cuartoscuro
22 de enero, 2020
Comparte

Tres jóvenes estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM fueron liberadas tras ser detenidas el miércoles, afuera de un supermercado en Copilco.

Integrantes del colectivo Mujeres Organizadas FFYL acusaron que la detención ocurrió cuando las estudiantes auxiliaban a una menor de edad, quien, junto con otra personas era señalada de robo por policías capitalinos.

Las mujeres se acercaron pidiendo un trato adecuado a la menor. Los hechos ocurrieron en la esquina de Eje 10 y Universidad.

De acuerdo con el colectivo, durante la detención sufrieron agresiones físicas y verbales por parte de los elementos policiales.

La agrupación aseguró que las tres fueron trasladadas al Juzgado Cívico de Coyoacán número 1 del Ministerio Público ubicado en Tecualipan, en la colonia Romero de Terreros, al sur de la Ciudad de México. 

“Pedimos difundir y trasladarse en este momento a ese lugar para exigir su liberación”, publicaron. 

Horas después, cerca de las 11 de la noche la Fiscalía de Justicia capitalina informó que las estudiantes serán liberadas pues no hay pruebas que indiquen que cometieron algún delito.

Familiares y defensores de derechos humanos exigieron una investigación por el abuso de autoridad, uso excesivo de la fuerza y por “cualquier daño física o emocional que resulte sobre las mujeres estudiantes como consecuencia de la detención”.

Este 20 de enero, la Dirección General de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) entregó un documento donde da respuesta a las exigencias de las estudiantes que mantienen un paro de labores desde hace dos meses en protesta por la falta de atención a la violencia contra las mujeres.

En el texto, las autoridades universitarias señalan que han cumplido con al menos cinco de las exigencias de las Mujeres Organizadas de la FFyL, y que trabajan en el resto de las peticiones para que sean atendidas en el plazo establecido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.