Ante falta de ayuda, padres de familia buscan reparar por su cuenta esta primaria en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Google Maps

Ante falta de ayuda, padres de familia buscan reparar por su cuenta esta primaria en la CDMX

El edificio resistió pero los daños deben repararse y los padres de familia no saben qué hacer. La directora, Guadalupe Pérez, les recomendó solicitar financiamiento a la delegación.
Foto: Google Maps
Por Nayeli Roldán
9 de noviembre, 2017
Comparte

Los 287 alumnos y 24 trabajadores administrativos de la primaria Batallón de San Blas, en la delegación Venustiano Carranza, regresaron a clases apenas el 10 de octubre, después de que el Director Responsable de Obra (DRO) determinó que los edificios no tuvieron daño estructural tras el sismo del 19 de septiembre.

Sin embargo, los muros divisorios y azulejos de uno de los baños tiene daños; hay fisuras en el piso del patio y el aula de usos múltiples también presenta averías. Y aunque el dictamen no lo menciona, una barda perimetral tiene una fisura que separó los tabiques.

El DRO también señaló “falta de mantenimiento general”, lo cual es cierto, según dicen las madres de familia porque en los últimos seis años que sus hijos han estudiado ahí, no ha habido ningún tipo de obra de mejora o para evitar el deterioro.

Esto significa una preocupación para la comunidad escolar. Si bien el edificio es resistente, lo daños deben repararse y los padres de familia no saben qué hacer. Incluso, la directora, Guadalupe Pérez, les recomendó solicitar financiamiento a la delegación y así lo hicieron. Fueron a la oficina del delegado, Israel Moreno, quien fue destituido el pasado 7 de noviembre, a pedir ayuda sin conseguir más que la promesa de revisar el caso.

Sin embargo, la delegación no es responsable de las escuelas sino la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el titular, Aurelio Nuño, informó el 24 de octubre pasado que destinarán 540 millones de pesos para 11 mil escuelas que tuvieron daños menores, como el caso de la primaria Batallón de San Blas.

Aunque la directora, Guadalupe Pérez, es funcionaria de la SEP, no ha informado de nada de esto a los padres de familia. Incluso, en una junta dijo que la dependencia “no le resuelve nada”, por eso habría que pedir ayuda a la delegación e incluso insinuó que lo pagaran los padres de familia, comenta Marlene Mata, presidenta de la mesa directiva escolar.

Animal Político solicitó hablar con la directora pero se negó con el argumento de “no meterse en problemas”.

Los padres de familia incluso llevaron a un albañil para cotizar el costo de la impermeabilización de la escuela y evitar que la infraestructura se dañara por la humedad. Sería alrededor de 30 mil pesos sólo de esto, sin considerar el resto de reparaciones.

En una junta durante el reinicio de clases hablaron de cooperar con 150 pesos por niño para alcanzar el monto, pero algunos tienen a más de dos niños estudiando y definitivamente no podrían hacer un gasto así, comenta Marisol, otra madre de familia.

De acuerdo con la SEP, para afrontar las reparaciones que necesitan las 11 mil escuelas dañadas, cada plantel recibirá una tarjeta bancaria con 50 mil pesos en promedio, aunque algunas requerirán 250 mil pesos y otras 25 mil pesos. Mientras que los planteles que requieran reconstrucciones parciales o totales se realizarán con recursos del Programa Escuelas al CIEN de la SEP y del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y recursos de los gobiernos estatales.

El 24 de octubre pasado, el secretario de Educación Pública precisó que en Oaxaca habían iniciado las primeras reparaciones en 554 planteles, y en la Ciudad de México en 552.

Aunque la SEP no tiene un calendario de entrega de los recursos y no se sabe cuándo llegarán a las escuelas, cada plantel deberá entregar un acta firmada por el director de la escuela y los padres de familia para recibir el dinero.

Programas de infraestructura que no llegan a todos

Aunque la primaria Batallón de San Blas está en un área urbana, como cualquier otro inmueble, requiere mantenimiento, pero no lo ha tenido desde hace años.

Los padres de familia comentan que cada vez que se requería pintura o podar un árbol, acudían a los diputados locales. Recuerdan haber buscado tanto a Esthela Damián, exintegrante del Partido Movimiento Ciudadano y excandidata a la jefatura delegacional en Venustiano Carranza, como al exdelegado perredista, Israel Moreno.

Sólo de ellos han recibido “el apoyo”, sin condicionarlo a activismo político, dicen los padres, pero en teoría, no tendrían necesidad de hacer esto, porque cada gobierno federal, lanza un programa sexenal millonario para mejorar la infraestructura de las escuelas.

Sólo en los últimos cuatro años, el gobierno federal invirtió más de 49 mil millones de pesos en rehabilitación y equipamiento escolar a través de los programas Escuelas Dignas, Escuelas al Cien y la reforma Educativa, según dijo el director del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), Héctor Gutiérrez.

Sin embargo pese a esa inversión que significó el triple de lo aplicado entre 2001 y 2012, los recursos no han llegado a escuelas como la Batallón de San Blas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.