Pemex otorgó contratos irregulares a empresas ligadas al PAN en el sexenio de Calderón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Pemex otorgó contratos irregulares a empresas ligadas al PAN en el sexenio de Calderón

La investigación de Paradise Papers encontró las irregularidades en el otorgamiento de contratos de Pemex a favor de empresas ligadas a panistas.
Archivo Cuartoscuro
Por Raúl Olmos / Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad
8 de noviembre, 2017
Comparte

En el sexenio de Felipe Calderón, PEMEX asignó contratos de renta de plataformas marinas por 16 mil millones de pesos (unos mil millones de dólares) a dos empresas ‘hechizas’ ligadas a personajes del PAN, revelan documentos del Paradise Papers.

Los contratos a ambas empresas continuaron durante un tramo del sexenio de Enrique Peña Nieto.

En uno de los contratos asignado en 2011, por el equivalente a casi mil millones de pesos, una parte del dinero se pactó a favor de una empresa ‘fantasma’ ubicada en Nuevo León, que utilizaba como prestanombres a una familia que reside en una colonia popular de Monterrey. En ese entonces, el director de PEMEX era Juan José Suárez Coppel.

En otro contrato de 2007, la asignación para la renta de plataformas por 10 mil 300 millones de pesos se dio a una compañía que se había creado al día siguiente de que se lanzó la convocatoria de licitación. Cuando se dio esta irregularidad, el titular de Pemex era Jesús Reyes Heroles.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tuvo acceso a los 13.4 millones de archivos filtrados al diario alemán “Süddeutsche Zeitung”, con base a los cuales se realizó la investigación Paradise Papers, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

En la revisión de esos archivos, se localizaron negociaciones realizadas en paraísos fiscales de Bermudas e Islas Vírgenes mediante las cuales se acordaba la triangulación de los mencionados contratos asignados por PEMEX, que terminaban en manos de inversionistas extranjeros, algunos de ellos grandes consorcios.

Transfieren dinero a Irlanda

El 11 de febrero de 2011, PEMEX asignó un contrato por 81 millones 397 mil dólares (equivalente a casi mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces) para la renta de la plataforma marina Hull 110, la cual luego fue cambiada por otra llamada Menadrill I.

El contrato se otorgó a una sociedad formada por las empresas Servicios & Outsourcing SA de CV (ISO) y Firstdrill Limited.

Ambos socios carecían de solvencia para enfrentar posibles eventualidades. En sus estados financieros reportados al cierre de 2011, la empresa ISO estaba prácticamente en quiebra, pues sus pasivos superaban a sus activos en 39 millones de pesos, con pérdidas acumuladas por más de 44 millones de pesos. Mientras que Firstdrill –establecida en la ciudad británica de Bournemouth- reportaba por las mismas fechas activos netos por 622 mil libras esterlinas, equivalentes a 15.3 millones de pesos. Sus activos equivalían apenas al 1.5% del contrato que les había dado PEMEX por la renta de la plataforma Menadrill I.

A los nueve meses de esa asignación, el despacho legal Appleby, afincado en Bermudas, elaboró una propuesta para transferir a un fideicomiso los derechos de cobro del contrato con PEMEX para la renta de la plataforma Menadrill I.

Como fideicomitentes –es decir, quienes transmitirían los derechos de cobro- aparecen ISO y Firstdrill, que son quienes obtuvieron el contrato con PEMEX, y como administrador o fiduciario el banco Scotiabank.

Como primera beneficiaria del fideicomiso figura la empresa Menadrill Investment Holding Company I Limited (MIHC 1), afincada en Irlanda, la cual a su vez está ligada a otra firma de nombre casi idéntico establecida en Islas Caimán, que era la verdadera dueña de la plataforma rentada por PEMEX.

El domicilio que aportó la compañía MIHC 1 está en un edificio a la orilla del río Liffey, en Dublín, y corresponde al despacho de abogados Walkers, especializado –al igual que Appleby- en la creación de empresas offshore en paraísos fiscales.

La identidad de los socios de MIHC 1 es un secreto. En ninguno de los documentos a los que se tuvo acceso en Paradise Papers aparecen sus nombres.

El beneficiario de fideicomiso: un fantasma

El segundo beneficiario del fideicomiso propuesto por Appleby en noviembre de 2011 es una empresa ‘fantasma’ de Nuevo León, de nombre Servicios de Alquiler en Hidrocarburos (SAH), S.A. de C.V., la cual ha tenido como socios a habitantes de una modesta colonia.

Esta empresa se creó el 22 de noviembre de 2010 ante el notario 89 de Nuevo León, Daniel Eduardo Flores Elizondo, y en el acta inscrita en el Registro Público con el folio 123629 aparecen como socios los hermanos Fernando y José Ángel Camarillo Cerda y la esposa de éste último, Rocío Guillén García, quienes residen en dos viviendas humildes en la Privada Independencia de la colonia Moderna de Monterrey.

Los mismos tres socios figuran como dueños de Desarrolladora Especializada en Inmuebles MJL, la cual estuvo involucrada en el año 2012 en la reventa al triple de su precio original de un terreno que era propiedad del municipio de San Nicolás, de extracción panista. El terreno fue vendido por el entonces alcalde Carlos de la Fuente en 21.8 millones de pesos, y a los pocos días fue revendido en 70 millones.

A pesar de su condición humilde, los tres vecinos de la colonia Moderna han servido como presuntos prestanombres en al menos otras cuatro empresas, de acuerdo con una investigación del diario EL NORTE.

Servicios de Alquiler en Hidrocarburos –la empresa ‘fantasma’ beneficiaria del fideicomiso- aparece en distintos directorios empresariales con domicilio en avenida Morones Prieto 2805, interior 1, en Monterrey, que corresponde al edificio GIA, donde se rentan oficinas virtuales.

Más vínculos en Nuevo León

Además de fungir como fideicomitente, Industrial de Servicios & Outsourcing (ISO) también aparece en el fideicomiso de Bermudas como tercera beneficiaria.

ISO fue fundada en Tabasco el 14 de septiembre de 2004, y durante sus primeros cuatro años no tuvo contratos importantes. Fue hasta 2009 cuando la empresa empezó a cobrar relevancia en el mercado petrolero, pero ello ocurrió al darse un cambio de dueños. Los fundadores, el empresario tabasqueño Rogelio Siller de la Cruz y su esposa vendieron todas sus acciones a dos personajes del norte del país: Rodrigo Evaristo Ramírez Rosas, residente en San Pedro Garza García, Nuevo León, y Diana Zendejas Sandler, según consta en actas. Como apoderado y director se nombró al empresario Gustavo Fajardo Arias, residente en Tamaulipas.

La venta de las acciones se concretó en una asamblea realizada el 20 de febrero de 2009, y al mes siguiente, el 19 de marzo del mismo año, PEMEX le asignó a ISO su primer contrato relevante desde que había sido creada, por mil 531 millones de pesos para la renta por dos años de la plataforma de perforación marina Delta Queen.

Desde aquel primer contrato, ISO se asoció con la firma británica Firstdrill Limited, la cual ya no existe: fue liquidada en diciembre de 2015.

El 10 de agosto de 2008, ISO se mudó de Tabasco a Nuevo León, a un modesto local comercial junto a un supermercado Soriana ubicado en la avenida Humberto Lobo, en San Pedro Garza García. Al paso de los años, la empresa cambió de nombre a Zeus Offshore.

Nexos con el PAN

El ex diputado local por el PAN y exregidor de Monterrey por el mismo partido, Rolando de Regil, ha estado ligado a la empresa ISO, pese a que no aparece en las actas ni como socio ni apoderado.

En el sitio en internet de su compañía Equipos Industriales de Regil SA de CV, el exdiputado presume haber tenido a su cargo el contrato de operación, por tres años, de la plataforma Deep Driller 7, además de haber manejado los equipos Menadril I y Menadril II para la perforación de pozos en la Sonda de Campeche. Pero en realidad los contratos para el manejo de esas tres plataformas fueron asignados por PEMEX a la empresa ISO.

El pasado 9 de marzo, el diario REFORMA reveló que Rolando de Regil era investigado por la Procuraduría General de la República (PGR) por presunto lavado de dinero, robo y venta de hidrocarburos.

Irregularidades desde el primer día

Entre 2009 y 2011, la sociedad ISO/Firstdrill sumó contratos en PEMEX por 6,410 millones de pesos para la renta de plataformas marinas.

En todos los contratos, los contratistas incurrieron en múltiples irregularidades: incumplieron plazos de inicio y entrega, cambiaron plataformas e incluso se vieron involucrados en un fraude millonario.

PEMEX le pagó en 2011 a la sociedad ISO/Firstdrill 108 millones 124 mil pesos (equivalente a 9.1 millones de dólares de entonces) por concepto de movilización de la plataforma Menadril I desde el puerto Khalid Shalid, en los Emiratos Árabes, pese a que el equipo ya estaba en aguas del Golfo de México.

Por este presunto fraude se promovió una denuncia de hechos ante la PGR y el área de responsabilidades de PEMEX inició una investigación.

El 22 de marzo de 2014, la plataforma Menadril I –que es la que estuvo involucrada en el fideicomiso de Bermudas- se incendió en altamar cuando cumplía sus últimos días de contrato con PEMEX, y desde entonces fue retirada de operación.

Esa y otras plataformas rentadas por PEMEX no eran propiedad ni de ISO ni de Firstdrill; ambas empresas sólo actuaban como intermediarios de los verdaderos dueños, que eran inversionistas asentados en Singapur, Irlanda, Bermudas y los Emiratos Árabes.

Más nexos de panistas

En el arranque del Gobierno de Felipe Calderón, PEMEX otorgó un contrato por 10 mil 300 millones de pesos para la renta por cinco años de una plataforma marina a una empresa recién creada en Campeche, cuyo dueño fundador es esposo de la actual diputada federal por el PAN, Rocío Matesanz Santamaría.

A la semana de haberse asignado el contrato, las acciones de la empresa campechana fueron transferidas a dos sociedades “de gaveta” que habían sido creadas un mes antes de que Calderón asumiera la Presidencia de México en el paraíso fiscal de Islas Caimán, de acuerdo con documentos del Paradise Papers.

Con el contrato de PEMEX en la mano, aquella empresa de reciente creación se cotizó muy alto, y empezó a ser codiciada por inversionistas extranjeros que operaban desde los paraísos fiscales de las islas de Bermudas y Gran Caimán, en el Atlántico, y de Guersney, en el Canal de la Mancha. Consorcios de la India y de Inglaterra intentaron quedarse con la mayoría de la compañía.

Contrato exprés

La empresa que obtuvo contratos exprés al mes y medio de haber nacido se llama SeaDragon de México.

Su desarrollo fue meteórico. Todo empezó el 15 de marzo de 2007, en el arranque del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. Aquel día, PEMEX publicó en el Diario Oficial la convocatoria para rentar, sin opción a compra, una plataforma de perforación tipo semisumergible o de barco perforador, para operar en el Golfo de México.

Al día siguiente de que se lanzó la convocatoria, dos inversionistas de Tabasco iniciaron trámites para crear la empresa. El 16 de marzo de 2007, la Secretaría de Relaciones Exteriores asignó el permiso número 0400307 para el uso de la razón social SeaDragon de México.

Y justo un mes después, el 16 de abril, el empresario chiapaneco José Farrera Redondo acudió al Registro Público de Ciudad del Carmen a inscribir su nueva empresa, la cual había sido constituida ante el notario Emilio del Río Pacheco.

Es decir, los inversionistas crearon SeaDragon de México mientras estaba en curso el plazo para inscribirse a la licitación de la plataforma.

Al mes y medio de nacer, la empresa ya había ganado el contrato de la plataforma con PEMEX.

La asignación la publicó PEMEX el 1 de junio en el Diario Oficial de la Federación. El contrato fue por 958 millones 655 mil dólares, equivalente en esos días a 10 mil 300 millones de pesos, con vigencia del 20 de junio de 2007 a diciembre de 2014.

Venden empresa con contrato

La serie de movimientos extraños en torno a la firma recién nacida, no pararon ahí.

Doce días antes de que entrara en vigor el contrato con PEMEX, el fundador y casi dueño único de SeaDragon de México vendió el total de sus acciones en 50 mil pesos a dos empresas extranjeras sin experiencia, también recién creadas.

El 99% de las acciones quedaron en manos de Sea Dragon Offshore Ltd., que había sido constituida en Islas Caimán, en el domicilio de Ugland House, donde están las oficinas de otras 18 mil empresas de ‘gaveta’, que sólo existen en el papel. El 1% restante fue para su filial SeaDragon Consulting Services Ltd., la cual se creó en Londres, en el número 34 de Park Street, que también corresponde a una oficina virtual compartida con más firmas.

Ambas empresas nacieron en la víspera de que Felipe Calderón asumiera la Presidencia. SeaDragon Consulting fue establecida el 31 de octubre de 2006, un mes antes de la toma de protesta del panista.

La venta de las acciones a las dos empresas extranjeras ‘de papel’ se realizó el 8 de junio de 2007.

Ese día, el fundador de la empresa tabasqueña, José Farrera Redondo, reconoció en una asamblea que SeaDragon de México no había tenido utilidades ni había adquirido bien alguno, y pese a su inexperiencia y falta de infraestructura, recibió el contrato multimillonario de PEMEX para la renta de una plataforma marina en ese momento inexistente, pues apenas se iba a construir.

Codiciada por extranjeros

De ser una empresa con capital mínimo y sin infraestructura petrolera, SeaDragon de México se transformó en pocos días en una compañía codiciada por inversionistas extranjeros, de acuerdo con documentos de Paradise Papers. Su principal capital era el contrato multimillonario transexenal que había conseguido con PEMEX.

Por ejemplo, en noviembre de 2007, la compañía Great Offshore de La India inició negociaciones para adquirir la mayoría de las acciones de la empresa, y entre los activos a negociar estaban los contratos de PEMEX, así como la plataforma marina que apenas estaba en construcción en un astillero de Rusia.

La empresa que estaba interesada en comprar las acciones es una de las principales proveedoras de buques de alta generación. Da servicio a los más importantes operadores petroleros de exploración y producción en Asia y África.

Finalmente, SeaDragon fue adquirida por la trasnacional Seadrill, la cual está afincada en Bermudas, aunque tiene operaciones en la industria petrolera de cuatro continentes. Para el 7 de abril de 2011 aparecía como dueña única, con el total de las acciones.

En esa misma fecha, el fundador original, José Farrera, fue separado de su cargo como gerente único, con lo que perdió total vínculo en las negociaciones de la compañía.

Antes de que SeaDragon de México concluyera su contrato con PEMEX, volvió a obtener en febrero de 2014 una nueva asignación para rentar cinco plataformas, durante seis años, por mil 800 millones de dólares (unos 23 mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces).

El titular de PEMEX en ese momento era Emilio Lozoya Austin, quien defendió el contrato sin licitación, con el argumento de que no había plataformas disponibles en el mercado.

Vínculos políticos

El fundador de SeaDragon de México, José Farrera Redondo, es esposo de la actual diputada federal por el estado de Campeche, Rocío Matesanz Santamaría, quien se afilió al PAN en 2007.

Cuando se integró a las filas del panismo, Matesanz pertenecía al grupo político de su paisano Juan Camilo Muriño, quien era la mano derecha de Calderón, primero como Jefe de la Oficina de la Presidencia y luego como Secretario de Gobernación.

También ha estado ligada a Mario Alberto Ávila Lizárraga, quien en 2009 fue candidato a Gobernador por el PAN y luego –de 2010 a 2012- Subdirector en la Coordinación de Servicios Marinos de PEMEX Exploración y Producción.

En su edición del 16 de noviembre de 2013, la revista Proceso reveló una investigación del Gobierno federal por presunta corrupción, en la que aseguraba que la actual diputada Rocío Matesanz le había realizado depósitos por 43 millones de pesos a la esposa de Ávila Lizárraga, sin precisar la fecha.

Matesanz ha sido durante años contratista de PEMEX, a través de su empresa Tecnogolfo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: la conversación en un autobús que llevó a salvar cientos de miles de vidas

Un encuentro de dos científicos en un autobús condujo a un ensayo clínico para encontrar tratamientos para salvar vidas de enfermos de COVID-19.
27 de marzo, 2021
Comparte

El ensayo clínico llamado RECOVERY (Random Evaluation of Covid-19 Therapy o Evaluación aleatoria de terapias para covid-19) inició en marzo de 2020 para probar medicamentos que ya existían en pacientes con covid y estudiar si éstos tenían un efecto sobre la enfermedad. Gracias a este ensayo se han salvado cientos de miles de vidas.

Todo comenzó en el autobús número 18 en Londres. Mientras se abría paso entre el tráfico, dos pasajeros estaban enfrascados en una conversación.

Lo que acordaron en ese trayecto, que tuvo lugar antes del confinamiento en la ciudad por covid-19, cambiaría el curso de la pandemia y posiblemente el futuro de la medicina.

Llevó al trabajo conjunto de investigadores, el Servicio Nacional de Salud británico (NHS) y 40.000 pacientes de covid en un esfuerzo especialmente adaptado a un sistema nacional de salud pública.

Y salvaría la vida de cientos de miles de pacientes de covid en todo el mundo. La conversación de estos dos pasajeros llevó a la creación del ensayo clínico Recovery.

Los dos pasajeros del autobús eran el profesor Martin Landray, médico y diseñador de ensayos de fármacos a gran escala, y Jeremy Farrar, director de Wellcome Trust, uno de los mayores organismos de financiamiento para investigación médica del mundo y uno de los fundadores de Recovery.

La fecha era el 9 de marzo de 2020. Ambos discutían la pandemia inminente, las escenas que se veían en Italia, que fue el primer país de Europa en sentir el impacto devastador del virus, y la inevitabilidad de que Reino Unido se enfrentaría a lo mismo.

“Lo que acordamos en ese viaje en autobús fue que el tsunami llegaría en un par de semanas y teníamos que tener un ensayo en funcionamiento en dos semanas”, explica el profesor Landray al programa Inside Health de la BBC.

“Nueve días después, se inscribió al primer paciente, y el año que pasó ha sido extraordinario”, agrega.

Dos semanas antes, el profesor Landray le había enviado un correo electrónico a Jeremy Farrar para subrayar la importancia de los ensayos.

Lo que pasó a ser uno de los momentos más importantes en el enlace de vínculos científicos comenzó cuando Farrar respondió: “Será mejor que hable con Peter”.

Píldoras de dexametasona

Science Photo Library
El ensayo Recovery ha salvado la vida de cientos de miles de pacientes de covid en todo el mundo.

Las campanas de alarma ya habían estado sonando para el profesor Peter Horby desde el 2 de enero, cuando surgieron informes de una “neumonía viral” en Wuhan, China.

Para Horby, esto tenía todas las características del síndrome respiratorio agudo severo (o SARS) de 2003.

“Para mí estaba bastante claro que había un problema que podría salirse de control si no teníamos cuidado”, señala el profesor Horby, un destacado experto en enfermedades nuevas y emergentes.

Ya había ayudado a establecer dos ensayos de medicamentos en Wuhan, pero debido al confinamiento allí, no obtuvieron ningún resultado.

“Las salas de hospitales estaban abarrotadas”

Juntos, el profesor Horby y el profesor Landray formarían el eje científico que definiría el tratamiento de covid.

Se vieron impulsados por los errores del pasado. El peligro en una pandemia es que todos empiezan a correr como pollos sin cabeza y los científicos y médicos actúan solos, cada uno probando diferentes tratamientos en un pequeño número de pacientes; creando mucho ruido, pero sin respuestas.

El ruido ya estaba aumentando. Se presentaba como evidencia ensayos con una decena de pacientes o experimentos con células en un laboratorio.

Incluso el presidente Donald Trump estaba proclamando los beneficios del medicamento contra la malaria hidroxicloroquina, cuando la evidencia era escasa o inexistente.

El objetivo de Recovery era brindar claridad en medio del caos.

Hubo cuatro claves en el éxito de Recovery:

  • Se puso en marcha rápidamente, en un mundo en el que las pruebas pueden tardar más de un año en configurarse.
  • Era grande, involucraba a todos los hospitales de pacientes graves y a uno de cada 10 pacientes con covid en Reino Unido, por lo que incluso se pudo encontrar medicamentos que tuvieran solo un beneficio moderado.
  • Los pacientes fueron asignados al azar para recibir atención estándar o un medicamento experimental, de modo que los médicos pudieran ver la diferencia entre los dos.
  • Y fue simple.
Una dosis de dexametasona

Reuters
Uno de los fármacos involucrados en el ensayo fue la dexametasona, un esteroide.

El Recovery tuvo un marcado contraste con el ensayo clínico moderno, que se arrastra bajo el peso de la burocracia, los contratos con todos los hospitales, los criterios estrictos sobre los participantes y una gran cantidad de trabajo para quienes miden y recopilan datos.

Si el ensayo iba a tener éxito, era necesario trabajar en salas sometidas a una intensa presión.

“Las salas estaban abarrotadas, los médicos estaban abrumados con pacientes enfermos. Para que un ensayo clínico funcione, este no puede interferir con la atención médica”, dice la Dra. Raha West, médica de cuidados intensivos en Buckinghamshire, quien dirigió el ensayo en su hospital.

“Con el Recovery esto fue fácil”.

El profesor Landray dice que “eliminaron todo” para que el Recovery fuera tan básico que inscribir a un paciente en el ensayo era tan fácil como recetar el medicamento.

Uno de los primeros desafíos fue decidir qué medicamentos deberían estar involucrados.

El coronavirus era una entidad nueva, un desconocido sin reglamentos a seguir.

El profesor Horby y el profesor Landray seleccionaron los medicamentos más prometedores para enfermedades similares o los que habían surgido de las pocas investigaciones sobre covid.

Si el paciente quería participar, su médico seleccionaría en una computadora cuáles de los medicamentos involucrados en el ensayo eran seguros según el historial médico del paciente y la computadora decidiría qué medicamentos se debían administrar.

El fármaco dexametasona, un esteroide antiguo y barato que ya se había utilizado en infecciones respiratorias, se convirtió rápidamente en una fuente de controversia.

La reacción fue dura y rápida y se acusó a los dos expertos de comportamiento poco ético y peligroso.

La dexametasona calma el sistema inmunológico y algunos argumentaron que era lo peor que se podía hacer cuando el cuerpo estaba combatiendo una infección.

“Tengo un cajón lleno de cartas que me dicen que estoy matando gente”, me dijo el profesor Horby. Pero lo tranquiliza saber que también tiene un cajón de “cartas de amor y correos de elogios”.

Saltando de alegría

dexametasona

Getty Images
El tratamiento con dexametasona se convirtió en política del NHS y el resto del mundo lo siguió rápidamente.

Cada fármaco que probaron fue puesto a prueba porque pensaron que existía la posibilidad de que funcionara. La dexametasona fue el primero que lo demostró.

Apenas 100 días después de ese trascendental viaje en autobús, el profesor Landray y el profesor Horby se prepararon para contarle al mundo sus hallazgos.

Sabían que estaban a punto de cambiar el tratamiento para los pacientes en todas partes y habían pasado una semana repasando los números repetidamente para estar seguros.

El 16 de junio estaban listos.

“Fue un resultado hermoso, hermoso”, dice el profesor Landray.

El profesor Horby recuerda a su jefe saltando de alegría al otro lado de una videollamada cuando transmitió los resultados.

Para quienes estaban conectados a un ventilador, como Katherine Millbank, el fármaco redujo la posibilidad de morir en un tercio.

Ella fue una de las primeras pacientes que obtuvo el medicamento en el ensayo.

Cuando las enfermeras corrieron las cortinas alrededor de su cama, todos los que estaban en la sala de cuidados intensivos la aplaudieron.

“Estoy eternamente agradecida con todos ellos por salvarme”, le dijo Katharine a Inside Health.

Cuatro horas después del anuncio, el tratamiento con dexametasona se convirtió en política del NHS y el resto del mundo lo siguió rápidamente.

La doctora Raha West rompió a llorar cuando llegaron los resultados. Todos los pacientes que inscribió en el ensayo terminaron recibiendo dexametasona.

“Nunca lo olvidaré, fue muy emotivo”.

Ahora se estima que la dexametasona sola ha salvado cientos de miles de vidas; posiblemente más de un millón.

El Recovery mostró que otro fármaco, tocilizumab, también salva vidas.

Pero el ensayo también se enfrentó a fracasos. El fármaco contra la malaria hidroxicloroquina, la combinación de lopinavir / ritonavir que se usan contra el VIH y el antibiótico azitromicina habían sido promocionados, pero finalmente se demostró que no tenían ningún efecto.

Su éxito dependió de la disposición de los pacientes, que en uno de los momentos más espantosos de sus vidas, estuvieron dispuestos a participar.

Aiden Temple, de 10 años, que tenía un trastorno inmunológico poco común después de contraer el virus, quiso hacer la diferencia.

“Fue muy aterrador, pero me sentí bastante orgulloso de poder ayudar a otras personas a mejorar rápidamente”, dijo.

También se necesitaron los esfuerzos de miles de médicos y enfermeras, así como de un equipo de unos 20 científicos en Oxford, para recopilar y analizar los datos.

El Recovery logró algo que ninguna otra prueba ha obtenido. Ya tiene garantizado un lugar en los libros de historia solo por su papel en la pandemia de covid.

La esperanza es que sea un catalizador de cambio en la medicina para hacer ensayos de estilo Recovery que brinden respuestas sobre los mejores tratamientos para otras infecciones, como la fiebre de Lassa, o que finalmente demuestren si las píldoras de vitamina D son la cura para todo lo que a menudo se dice que son.

“Creo que ha establecido un nuevo estándar para lo que se puede lograr y no solo durante las pandemias”, me dijo el profesor Landray.

“Sería una farsa si volviéramos a una situación en la que a veces se necesitan años para que un ensayo despegue”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.