Pemex otorgó contratos irregulares a empresas ligadas al PAN en el sexenio de Calderón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Pemex otorgó contratos irregulares a empresas ligadas al PAN en el sexenio de Calderón

La investigación de Paradise Papers encontró las irregularidades en el otorgamiento de contratos de Pemex a favor de empresas ligadas a panistas.
Archivo Cuartoscuro
Por Raúl Olmos / Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad
8 de noviembre, 2017
Comparte

En el sexenio de Felipe Calderón, PEMEX asignó contratos de renta de plataformas marinas por 16 mil millones de pesos (unos mil millones de dólares) a dos empresas ‘hechizas’ ligadas a personajes del PAN, revelan documentos del Paradise Papers.

Los contratos a ambas empresas continuaron durante un tramo del sexenio de Enrique Peña Nieto.

En uno de los contratos asignado en 2011, por el equivalente a casi mil millones de pesos, una parte del dinero se pactó a favor de una empresa ‘fantasma’ ubicada en Nuevo León, que utilizaba como prestanombres a una familia que reside en una colonia popular de Monterrey. En ese entonces, el director de PEMEX era Juan José Suárez Coppel.

En otro contrato de 2007, la asignación para la renta de plataformas por 10 mil 300 millones de pesos se dio a una compañía que se había creado al día siguiente de que se lanzó la convocatoria de licitación. Cuando se dio esta irregularidad, el titular de Pemex era Jesús Reyes Heroles.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tuvo acceso a los 13.4 millones de archivos filtrados al diario alemán “Süddeutsche Zeitung”, con base a los cuales se realizó la investigación Paradise Papers, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

En la revisión de esos archivos, se localizaron negociaciones realizadas en paraísos fiscales de Bermudas e Islas Vírgenes mediante las cuales se acordaba la triangulación de los mencionados contratos asignados por PEMEX, que terminaban en manos de inversionistas extranjeros, algunos de ellos grandes consorcios.

Transfieren dinero a Irlanda

El 11 de febrero de 2011, PEMEX asignó un contrato por 81 millones 397 mil dólares (equivalente a casi mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces) para la renta de la plataforma marina Hull 110, la cual luego fue cambiada por otra llamada Menadrill I.

El contrato se otorgó a una sociedad formada por las empresas Servicios & Outsourcing SA de CV (ISO) y Firstdrill Limited.

Ambos socios carecían de solvencia para enfrentar posibles eventualidades. En sus estados financieros reportados al cierre de 2011, la empresa ISO estaba prácticamente en quiebra, pues sus pasivos superaban a sus activos en 39 millones de pesos, con pérdidas acumuladas por más de 44 millones de pesos. Mientras que Firstdrill –establecida en la ciudad británica de Bournemouth- reportaba por las mismas fechas activos netos por 622 mil libras esterlinas, equivalentes a 15.3 millones de pesos. Sus activos equivalían apenas al 1.5% del contrato que les había dado PEMEX por la renta de la plataforma Menadrill I.

A los nueve meses de esa asignación, el despacho legal Appleby, afincado en Bermudas, elaboró una propuesta para transferir a un fideicomiso los derechos de cobro del contrato con PEMEX para la renta de la plataforma Menadrill I.

Como fideicomitentes –es decir, quienes transmitirían los derechos de cobro- aparecen ISO y Firstdrill, que son quienes obtuvieron el contrato con PEMEX, y como administrador o fiduciario el banco Scotiabank.

Como primera beneficiaria del fideicomiso figura la empresa Menadrill Investment Holding Company I Limited (MIHC 1), afincada en Irlanda, la cual a su vez está ligada a otra firma de nombre casi idéntico establecida en Islas Caimán, que era la verdadera dueña de la plataforma rentada por PEMEX.

El domicilio que aportó la compañía MIHC 1 está en un edificio a la orilla del río Liffey, en Dublín, y corresponde al despacho de abogados Walkers, especializado –al igual que Appleby- en la creación de empresas offshore en paraísos fiscales.

La identidad de los socios de MIHC 1 es un secreto. En ninguno de los documentos a los que se tuvo acceso en Paradise Papers aparecen sus nombres.

El beneficiario de fideicomiso: un fantasma

El segundo beneficiario del fideicomiso propuesto por Appleby en noviembre de 2011 es una empresa ‘fantasma’ de Nuevo León, de nombre Servicios de Alquiler en Hidrocarburos (SAH), S.A. de C.V., la cual ha tenido como socios a habitantes de una modesta colonia.

Esta empresa se creó el 22 de noviembre de 2010 ante el notario 89 de Nuevo León, Daniel Eduardo Flores Elizondo, y en el acta inscrita en el Registro Público con el folio 123629 aparecen como socios los hermanos Fernando y José Ángel Camarillo Cerda y la esposa de éste último, Rocío Guillén García, quienes residen en dos viviendas humildes en la Privada Independencia de la colonia Moderna de Monterrey.

Los mismos tres socios figuran como dueños de Desarrolladora Especializada en Inmuebles MJL, la cual estuvo involucrada en el año 2012 en la reventa al triple de su precio original de un terreno que era propiedad del municipio de San Nicolás, de extracción panista. El terreno fue vendido por el entonces alcalde Carlos de la Fuente en 21.8 millones de pesos, y a los pocos días fue revendido en 70 millones.

A pesar de su condición humilde, los tres vecinos de la colonia Moderna han servido como presuntos prestanombres en al menos otras cuatro empresas, de acuerdo con una investigación del diario EL NORTE.

Servicios de Alquiler en Hidrocarburos –la empresa ‘fantasma’ beneficiaria del fideicomiso- aparece en distintos directorios empresariales con domicilio en avenida Morones Prieto 2805, interior 1, en Monterrey, que corresponde al edificio GIA, donde se rentan oficinas virtuales.

Más vínculos en Nuevo León

Además de fungir como fideicomitente, Industrial de Servicios & Outsourcing (ISO) también aparece en el fideicomiso de Bermudas como tercera beneficiaria.

ISO fue fundada en Tabasco el 14 de septiembre de 2004, y durante sus primeros cuatro años no tuvo contratos importantes. Fue hasta 2009 cuando la empresa empezó a cobrar relevancia en el mercado petrolero, pero ello ocurrió al darse un cambio de dueños. Los fundadores, el empresario tabasqueño Rogelio Siller de la Cruz y su esposa vendieron todas sus acciones a dos personajes del norte del país: Rodrigo Evaristo Ramírez Rosas, residente en San Pedro Garza García, Nuevo León, y Diana Zendejas Sandler, según consta en actas. Como apoderado y director se nombró al empresario Gustavo Fajardo Arias, residente en Tamaulipas.

La venta de las acciones se concretó en una asamblea realizada el 20 de febrero de 2009, y al mes siguiente, el 19 de marzo del mismo año, PEMEX le asignó a ISO su primer contrato relevante desde que había sido creada, por mil 531 millones de pesos para la renta por dos años de la plataforma de perforación marina Delta Queen.

Desde aquel primer contrato, ISO se asoció con la firma británica Firstdrill Limited, la cual ya no existe: fue liquidada en diciembre de 2015.

El 10 de agosto de 2008, ISO se mudó de Tabasco a Nuevo León, a un modesto local comercial junto a un supermercado Soriana ubicado en la avenida Humberto Lobo, en San Pedro Garza García. Al paso de los años, la empresa cambió de nombre a Zeus Offshore.

Nexos con el PAN

El ex diputado local por el PAN y exregidor de Monterrey por el mismo partido, Rolando de Regil, ha estado ligado a la empresa ISO, pese a que no aparece en las actas ni como socio ni apoderado.

En el sitio en internet de su compañía Equipos Industriales de Regil SA de CV, el exdiputado presume haber tenido a su cargo el contrato de operación, por tres años, de la plataforma Deep Driller 7, además de haber manejado los equipos Menadril I y Menadril II para la perforación de pozos en la Sonda de Campeche. Pero en realidad los contratos para el manejo de esas tres plataformas fueron asignados por PEMEX a la empresa ISO.

El pasado 9 de marzo, el diario REFORMA reveló que Rolando de Regil era investigado por la Procuraduría General de la República (PGR) por presunto lavado de dinero, robo y venta de hidrocarburos.

Irregularidades desde el primer día

Entre 2009 y 2011, la sociedad ISO/Firstdrill sumó contratos en PEMEX por 6,410 millones de pesos para la renta de plataformas marinas.

En todos los contratos, los contratistas incurrieron en múltiples irregularidades: incumplieron plazos de inicio y entrega, cambiaron plataformas e incluso se vieron involucrados en un fraude millonario.

PEMEX le pagó en 2011 a la sociedad ISO/Firstdrill 108 millones 124 mil pesos (equivalente a 9.1 millones de dólares de entonces) por concepto de movilización de la plataforma Menadril I desde el puerto Khalid Shalid, en los Emiratos Árabes, pese a que el equipo ya estaba en aguas del Golfo de México.

Por este presunto fraude se promovió una denuncia de hechos ante la PGR y el área de responsabilidades de PEMEX inició una investigación.

El 22 de marzo de 2014, la plataforma Menadril I –que es la que estuvo involucrada en el fideicomiso de Bermudas- se incendió en altamar cuando cumplía sus últimos días de contrato con PEMEX, y desde entonces fue retirada de operación.

Esa y otras plataformas rentadas por PEMEX no eran propiedad ni de ISO ni de Firstdrill; ambas empresas sólo actuaban como intermediarios de los verdaderos dueños, que eran inversionistas asentados en Singapur, Irlanda, Bermudas y los Emiratos Árabes.

Más nexos de panistas

En el arranque del Gobierno de Felipe Calderón, PEMEX otorgó un contrato por 10 mil 300 millones de pesos para la renta por cinco años de una plataforma marina a una empresa recién creada en Campeche, cuyo dueño fundador es esposo de la actual diputada federal por el PAN, Rocío Matesanz Santamaría.

A la semana de haberse asignado el contrato, las acciones de la empresa campechana fueron transferidas a dos sociedades “de gaveta” que habían sido creadas un mes antes de que Calderón asumiera la Presidencia de México en el paraíso fiscal de Islas Caimán, de acuerdo con documentos del Paradise Papers.

Con el contrato de PEMEX en la mano, aquella empresa de reciente creación se cotizó muy alto, y empezó a ser codiciada por inversionistas extranjeros que operaban desde los paraísos fiscales de las islas de Bermudas y Gran Caimán, en el Atlántico, y de Guersney, en el Canal de la Mancha. Consorcios de la India y de Inglaterra intentaron quedarse con la mayoría de la compañía.

Contrato exprés

La empresa que obtuvo contratos exprés al mes y medio de haber nacido se llama SeaDragon de México.

Su desarrollo fue meteórico. Todo empezó el 15 de marzo de 2007, en el arranque del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. Aquel día, PEMEX publicó en el Diario Oficial la convocatoria para rentar, sin opción a compra, una plataforma de perforación tipo semisumergible o de barco perforador, para operar en el Golfo de México.

Al día siguiente de que se lanzó la convocatoria, dos inversionistas de Tabasco iniciaron trámites para crear la empresa. El 16 de marzo de 2007, la Secretaría de Relaciones Exteriores asignó el permiso número 0400307 para el uso de la razón social SeaDragon de México.

Y justo un mes después, el 16 de abril, el empresario chiapaneco José Farrera Redondo acudió al Registro Público de Ciudad del Carmen a inscribir su nueva empresa, la cual había sido constituida ante el notario Emilio del Río Pacheco.

Es decir, los inversionistas crearon SeaDragon de México mientras estaba en curso el plazo para inscribirse a la licitación de la plataforma.

Al mes y medio de nacer, la empresa ya había ganado el contrato de la plataforma con PEMEX.

La asignación la publicó PEMEX el 1 de junio en el Diario Oficial de la Federación. El contrato fue por 958 millones 655 mil dólares, equivalente en esos días a 10 mil 300 millones de pesos, con vigencia del 20 de junio de 2007 a diciembre de 2014.

Venden empresa con contrato

La serie de movimientos extraños en torno a la firma recién nacida, no pararon ahí.

Doce días antes de que entrara en vigor el contrato con PEMEX, el fundador y casi dueño único de SeaDragon de México vendió el total de sus acciones en 50 mil pesos a dos empresas extranjeras sin experiencia, también recién creadas.

El 99% de las acciones quedaron en manos de Sea Dragon Offshore Ltd., que había sido constituida en Islas Caimán, en el domicilio de Ugland House, donde están las oficinas de otras 18 mil empresas de ‘gaveta’, que sólo existen en el papel. El 1% restante fue para su filial SeaDragon Consulting Services Ltd., la cual se creó en Londres, en el número 34 de Park Street, que también corresponde a una oficina virtual compartida con más firmas.

Ambas empresas nacieron en la víspera de que Felipe Calderón asumiera la Presidencia. SeaDragon Consulting fue establecida el 31 de octubre de 2006, un mes antes de la toma de protesta del panista.

La venta de las acciones a las dos empresas extranjeras ‘de papel’ se realizó el 8 de junio de 2007.

Ese día, el fundador de la empresa tabasqueña, José Farrera Redondo, reconoció en una asamblea que SeaDragon de México no había tenido utilidades ni había adquirido bien alguno, y pese a su inexperiencia y falta de infraestructura, recibió el contrato multimillonario de PEMEX para la renta de una plataforma marina en ese momento inexistente, pues apenas se iba a construir.

Codiciada por extranjeros

De ser una empresa con capital mínimo y sin infraestructura petrolera, SeaDragon de México se transformó en pocos días en una compañía codiciada por inversionistas extranjeros, de acuerdo con documentos de Paradise Papers. Su principal capital era el contrato multimillonario transexenal que había conseguido con PEMEX.

Por ejemplo, en noviembre de 2007, la compañía Great Offshore de La India inició negociaciones para adquirir la mayoría de las acciones de la empresa, y entre los activos a negociar estaban los contratos de PEMEX, así como la plataforma marina que apenas estaba en construcción en un astillero de Rusia.

La empresa que estaba interesada en comprar las acciones es una de las principales proveedoras de buques de alta generación. Da servicio a los más importantes operadores petroleros de exploración y producción en Asia y África.

Finalmente, SeaDragon fue adquirida por la trasnacional Seadrill, la cual está afincada en Bermudas, aunque tiene operaciones en la industria petrolera de cuatro continentes. Para el 7 de abril de 2011 aparecía como dueña única, con el total de las acciones.

En esa misma fecha, el fundador original, José Farrera, fue separado de su cargo como gerente único, con lo que perdió total vínculo en las negociaciones de la compañía.

Antes de que SeaDragon de México concluyera su contrato con PEMEX, volvió a obtener en febrero de 2014 una nueva asignación para rentar cinco plataformas, durante seis años, por mil 800 millones de dólares (unos 23 mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces).

El titular de PEMEX en ese momento era Emilio Lozoya Austin, quien defendió el contrato sin licitación, con el argumento de que no había plataformas disponibles en el mercado.

Vínculos políticos

El fundador de SeaDragon de México, José Farrera Redondo, es esposo de la actual diputada federal por el estado de Campeche, Rocío Matesanz Santamaría, quien se afilió al PAN en 2007.

Cuando se integró a las filas del panismo, Matesanz pertenecía al grupo político de su paisano Juan Camilo Muriño, quien era la mano derecha de Calderón, primero como Jefe de la Oficina de la Presidencia y luego como Secretario de Gobernación.

También ha estado ligada a Mario Alberto Ávila Lizárraga, quien en 2009 fue candidato a Gobernador por el PAN y luego –de 2010 a 2012- Subdirector en la Coordinación de Servicios Marinos de PEMEX Exploración y Producción.

En su edición del 16 de noviembre de 2013, la revista Proceso reveló una investigación del Gobierno federal por presunta corrupción, en la que aseguraba que la actual diputada Rocío Matesanz le había realizado depósitos por 43 millones de pesos a la esposa de Ávila Lizárraga, sin precisar la fecha.

Matesanz ha sido durante años contratista de PEMEX, a través de su empresa Tecnogolfo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo se formará el próximo supercontinente en la Tierra

Lejos de estar fijos, los continentes no han estado organizados tal como los vemos hoy día en el pasado. ¿Es posible saber dónde estarán ubicados dentro de millones de años?
9 de abril, 2022
Comparte

Hace casi 500 años, el cartógrafo flamenco Geradus Mercator produjo uno de los mapas más importantes del mundo.

Ciertamente no fue el primer intento de crear un atlas mundial, y tampoco fue particularmente preciso: Australia está ausente y las Américas están dibujadas de forma aproximada.

Desde entonces, los cartógrafos han producido versiones cada vez más precisas de esta configuración continental, corrigiendo los errores de Mercator, así como los sesgos entre hemisferios y latitudes creados por su proyección.

Pero el mapa de Mercator, junto con otros producidos por sus contemporáneos del siglo XVI, reveló una imagen verdaderamente global de las masas terrestres de nuestro planeta, una perspectiva que, desde entonces, ha persistido en la mente de la gente.

Lo que Mercator no sabía es que los continentes no siempre han estado posicionados de esta manera. Él vivió alrededor de 400 años antes de que se confirmara la teoría de la tectónica de placas.

Al mirar las posiciones de los siete continentes en un mapa, es fácil suponer que están fijos. Durante siglos, los seres humanos han librado guerras y hecho la paz por conquistar estos territorios, bajo el supuesto de que su tierra, y la de sus vecinos, siempre ha estado allí y siempre lo estará.

Sin embargo, desde la perspectiva de la Tierra, los continentes son hojas a la deriva en medio de un estanque. Y las preocupaciones humanas son una gota de lluvia en la superficie de la hoja.

Los siete continentes alguna vez estuvieron reunidos en una sola masa, un supercontinente llamado Pangea. Y antes de eso, hay evidencia de otros que se remontan a más de tres mil millones de años: Pannotia, Rodinia, Columbia/Nuna, Kenorland y Ur.

Ilustración de la Tierra durante el Jurásico temprano

Getty Images
Los siete continentes alguna vez estuvieron reunidos en una sola masa, un supercontinente llamado Pangea.

Los geólogos saben que los supercontinentes se dispersan y ensamblan en ciclos: ahora estamos en la mitad de uno.

Entonces, ¿qué tipo de supercontinente podría existir en el futuro en la Tierra? ¿Cómo se reorganizarán las masas de tierra tal como las conocemos a muy largo plazo?

Un terremoto inusual

Resulta que hay al menos cuatro trayectorias diferentes que podrían seguir. Y muestran que los seres vivos de la Tierra algún día residirán en un planeta muy diferente, más parecido a un mundo alienígena.

Para el geólogo Joao Duarte de la Universidad de Lisboa, el camino para explorar los futuros supercontinentes de la Tierra comenzó con un evento inusual en el pasado: un terremoto que sacudió Portugal un sábado por la mañana en noviembre de 1755.

Fue uno de los terremotos más poderosos de los últimos 250 años, que dejó un saldo de 60.000 muertos y provocó un tsunami a través del océano Atlántico. Lo que lo hizo particularmente raro fue su ubicación.

“No debería haber grandes terremotos en el Atlántico”, dice Duarte. “Fue extraño”.

Ilustracion del terremoto de Lisboa

Getty Images
Ilustracion del terremoto de Lisboa de 1755.

Los terremotos de esta escala generalmente ocurren en o cerca de las principales zonas de subducción, donde las placas oceánicas se sumergen debajo de los continentes y se derriten y consumen en el manto caliente.

Involucran colisión y destrucción. El terremoto de 1755, sin embargo, ocurrió a lo largo de un límite “pasivo”, donde la placa oceánica que subyace al Atlántico se transforma suavemente en los continentes de Europa y África.

Proyecciones

En 2016, Duarte y sus colegas propusieron una teoría de lo que podría estar pasando: los puntos de sutura entre estas placas podrían estar deshaciéndose y podría estar avecinándose una ruptura importante.

“Podría ser una especie de mecanismo infeccioso”, explica. O como el vidrio que se astilla entre dos pequeños agujeros en el parabrisas de un automóvil.

Si es así, una zona de subducción podría estar a punto de extenderse desde el Mediterráneo a lo largo de África occidental y tal vez más allá de Irlanda y Reino Unido, generando volcanes, formación de montañas y terremotos en estas regiones.

Duarte se dio cuenta de que, si esto sucede, podría provocar el cierre del Atlántico. Y si el Pacífico continuara cerrándose también, lo que ya está ocurriendo a lo largo del “Anillo de Fuego” que lo rodea, eventualmente se formaría un nuevo supercontinente. Lo llamó Aurica, porque las antiguas masas de tierra de Australia y las Américas se ubicarían en su centro.

Se vería así:

Aurica

Davies et al
Aurica, el supercontinente que podría formarse si el Atlántico y el Pacífico se cerraran (Credit: Davies et al).

Luego de que Duarte publicara su propuesta para Aurica, se preguntó por otros escenarios futuros. Después de todo, la suya no era la única trayectoria supercontinental que habían propuesto los geólogos.

Entonces, comenzó a conversar con el oceanógrafo Matthias Green, de la Universidad de Bangor, en Gales. La pareja se dio cuenta de que necesitaban a alguien con habilidades computacionales para crear modelos digitales.

“Esa persona tenía que ser alguien un poco especial, a quien no le importara estudiar algo que nunca sucedería en escalas de tiempo humanas”, explica.

Esa resultó ser su colega Hannah Davies, otra geóloga de la Universidad de Lisboa. “Mi trabajo consistía en convertir dibujos e ilustraciones de geólogos anteriores en algo cuantitativo, georreferenciado y en formato digitalizado”, explica Davies. La idea era crear modelos que otros científicos pudieran desarrollar y perfeccionar.

Pero no fue sencillo. “Lo que nos ponía nerviosos es que se trata de un tema increíblemente nuevo. No es lo mismo que un artículo científico normal”, dice Davies. “Queríamos decir: ‘Está bien, entendemos mucho sobre la tectónica de placas después de 40 o 50 años. Y entendemos mucho sobre la dinámica del manto y todos los demás componentes del sistema. ¿Hasta dónde podemos llevar ese conocimiento al futuro?'”.

Esto llevó a cuatro escenarios. Además de modelar una imagen más detallada de Aurica, exploraron otras tres posibilidades, cada una de las cuales se proyecta hacia el futuro en aproximadamente entre 200 y 250 millones de años a partir de ahora.

El primero fue lo que podría pasar si continúa el statu quo: el Atlántico permanece abierto y el Pacífico se cierra. En este escenario, el supercontinente que se forma se llamará Novopangea. “Es el más simple y el más plausible según lo que entendemos ahora”, dice Davies.

Novopangaea

Davies et al
Novopangea se formará si la actividad tectónica conocida hoy continúa sin sorpresas (Crédito: Davies et al).

Sin embargo, también podría haber eventos geológicos en el futuro que conduzcan a situaciones diferentes.

Un ejemplo es un proceso llamado “ortoversión” donde el océano Ártico se cierra y el Atlántico y el Pacífico permanecen abiertos. Esto cambia las orientaciones dominantes de la expansión tectónica, y los continentes se desplazan hacia el norte, todos dispuestos alrededor del Polo Norte, excepto la Antártida.

En este escenario, se forma un supercontinente llamado Amasia:

Amasia

Crédito: Davies et al).
Si se forma Amasia, será porque los continentes se desplazaron hacia el norte (Crédito: Davies et al).

Finalmente, también es posible que la expansión del lecho marino en el Atlántico pueda disminuir. En el medio del océano, hay una cresta gigante que divide dos placas y atraviesa Islandia hasta el océano Antártico.

Aquí, se está formando nueva litosfera, que es como una cinta transportadora. Si esta expansión se ralentizara o se detuviera, y si se formara un nuevo límite de placa en subducción a lo largo de la costa este de las Américas, se obtendría un supercontinente llamado Pangea Ultima, que parece un enorme atolón:

Pangea Ultima

Crédito: Davies et al
Pangea Ultima se vería rodeado por un gran océano, pero tiene un mar central dentro (Crédito: Davies et al).

Estos cuatro modelos digitales ahora significan que los geólogos tienen una base para probar otras teorías. Por ejemplo, los escenarios podrían ayudar a los científicos a comprender los efectos de diferentes arreglos supercontinentales en las mareas, así como el clima del futuro profundo: ¿cómo sería el clima en un mundo con un océano enorme y una masa terrestre gigante?

Para modelar el clima de un supercontinente, “no se pueden usar los modelos del IPCC , y punto, porque no están diseñados para eso”, dice Duarte. “No puedes cambiar las variables que necesitas cambiar”.

Exoplanetas

Los modelos de los futuros supercontinentes de la Tierra también pueden servir como indicador para comprender el clima de los exoplanetas. “La futura Tierra es completamente ajena”, explica Davies. “Si estuvieras en órbita sobre Aurica, o Novopangea, probablemente no lo reconocerías como la Tierra, sino como otro planeta con colores similares”.

Esta idea llevó al trío a colaborar con Michael Way, físico del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. Él y sus colegas buscan estudiar climas en mundos alienígenas modelando las variaciones del nuestro a lo largo del tiempo.

“Solo tenemos tantos ejemplos de cómo puede verse un clima templado. Bueno, tenemos un ejemplo para ser honesto: la Tierra, pero tenemos la Tierra a través del tiempo”, dice Way. “Tenemos los escenarios del pasado, pero al movernos hacia el futuro y usar estos maravillosos modelos tectónicos para el futuro, esto nos brinda otro conjunto para agregar a nuestra colección”.

Necesitas tales modelos porque puede ser difícil saber qué buscar al analizar exoplanetas potencialmente habitables desde lejos.

Planeta

Getty Images
¿Qué tipo de configuración continental podrían tener los mundos extraterrestres rocosos?

Lo ideal sería saber si un planeta tiene un ciclo de supercontinente, porque la presencia de vida y la tectónica de placas activas podrían estar entrelazadas. El posicionamiento continental también podría afectar la probabilidad de agua líquida.

A través de los telescopios, no se pueden ver los continentes y la composición atmosférica solo se puede inferir. Entonces, los modelos de variaciones climáticas podrían revelar alguna señal indirecta que los astrónomos podrían detectar.

Variaciones

El modelo de Way de los climas del supercontinente -que se demoró meses usando una supercomputadora- reveló algunas variaciones sorprendentes entre los cuatro escenarios.

Amasia, por ejemplo, conduciría a un planeta mucho más frío que el resto. Con la tierra concentrada alrededor del Polo Norte y los océanos menos propensos a llevar corrientes cálidas a latitudes más frías, se acumularían capas de hielo.

Aurica, por el contrario, sería más suave, con un núcleo seco pero con costas similares a las de Brasil hoy día, con más agua líquida.

Paisaje verde

Getty Images
Un planeta con una configuración continental diferente, tendría otro clima.

Es útil saber todo esto, porque si un exoplaneta similar a la Tierra tiene placas tectónicas, no sabremos en qué etapa del ciclo del supercontinente se encuentra actualmente y, por lo tanto, necesitaremos saber qué buscar para inferir su habitabilidad.

No debemos suponer que las masas terrestres se dispersarán, a mitad de ciclo, como la nuestra.

En cuanto al futuro de nuestro propio planeta, Davies reconoce que los cuatro escenarios de supercontinentes que han modelado son especulativos, y puede haber sorpresas geológicas imprevistas que cambien el resultado.

“Si tuviera una Tardis para ir a ver, no me sorprendería que, en 250 millones de años, el supercontinente no se pareciera en nada a ninguno de estos escenarios. Hay tantos factores involucrados”, dice.

Sin embargo, lo que se puede decir con certeza es que las masas de tierra que damos por sentadas algún día se reorganizarán en una configuración completamente nueva.

Los países que alguna vez estuvieron aislados unos de otros serán vecinos cercanos. Y si la Tierra aún alberga seres inteligentes, podrán viajar entre las antiguas ruinas de Nueva York, Pekín, Sídney y Londres sin ver un océano.

Este artículo se publicó en BBC Future. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5nrw3i70k8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.