SCT carece de supervisores y guarda datos de infraestructura carretera en un sistema obsoleto: ASF
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

SCT carece de supervisores y guarda datos de infraestructura carretera en un sistema obsoleto: ASF

La SCT es ineficiente para ejecutar el Programa Nacional de Conservación de Carreteras, concluyó la Auditoría Superior de la Federación; la Secretaría guarda información sobre el sistema de puentes del país en discos magnéticos de 3 1⁄2 pulgadas.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán
6 de noviembre, 2017
Comparte

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) tuvo 14 mil millones de pesos para ejecutar las estrategias de conservación de carreteras en el país, pero desde 1993 almacena datos en un sistema computacional obsoleto y ni siquiera tiene el personal suficiente para verificar periódicamente los avances de la construcción de infraestructura carretera.

Así lo indica la Auditoría Superior de la Federación en la revisión de los “Controles establecidos en la elaboración y operación del Programa Nacional de Conservación de Carreteras”, en el segundo informe de la Cuenta Pública 2016.

La dependencia a cargo de Gerardo Ruiz Esparza es ineficiente para ejecutar este programa, toda vez que en los últimos 24 años han trabajado con el sistema MS-DOS en el que se reporta la información sobre el Sistema de puentes de México, que sirve para “priorizar” qué puentes se deben construir.

Dichos datos se guardan en discos magnéticos de 3 1⁄2 pulgadas y esto, dice la Auditoría, “es un riesgo de alto impacto, ya que en caso de que el sistema falle o no se encuentren los insumos para operarlo, se perdería toda la información”.

Además, aunque cada Centro SCT en el país cuenta con el Sistema de Puentes de México, es tan obsoleto que no tiene comunicación remota con el sistema de la Dirección general de conservación de carreteras, por lo que los funcionarios tienen que ir a las oficinas centrales para actualizar la información del estado físico de los puentes a nivel nacional.

Aunque la información de los puentes se sistematiza cada año, lo hacen en disquetes y lo obsoleto del sistema impide conocer el comportamiento del estado físico de los puentes de forma histórica. La Secretaría tampoco cuenta con controles de acceso que garanticen la seguridad, aplicación y operación de la información procesada y ni
siquiera realiza evaluaciones periódicas al sistema para verificar su calidad, suficiencia y requerimientos de control.

Pocos supervisores y deficientes registros

Apenas en julio pasado, se abrió un socavón en el Paso exprés en Cuernavaca, Morelos, inaugurado tres meses antes por el presidente Enrique Peña Nieto y el secretario Ruiz Esparza. La Auditoría concluyó que hubo gastos inflados en la obra y se utilizaron materiales de mala calidad. 

En teoría, la SCT tiene mecanismos para verificar que esto no suceda durante la construcción de la obra. Sin embargo, ni siquiera hay supervisores suficientes para verificar el cumplimiento de los reglamentos, y la dependencia ni siquiera cuenta con un sistema efectivo, para integrar los expedientes de cualquier obra en el que se registra cada movimiento administrativo sobre la construcción.

La supervisión contemplada en el Programa nacional de conservación de Carreteras, por ejemplo, se realiza primero por los residentes de obra de los centros de la SCT en todo el país, y su responsabilidad es verificar que los trabajos de se hayan ejecutado conforme a lo planeado.

La Auditoría escogió cuatro entidades como muestra de la ejecución del programa por región: Campeche, Jalisco, Nuevo León y Veracruz. Para 310 obras, sólo existen 40 residentes de obra.

Esto, dice la Auditoría, “representa un riesgo, ya que la responsabilidad de la supervisión de los avances físicos de las obras se concentra en un número reducido de servidores públicos”.

Por otra parte, la Dirección encargada de ejecutar dichos programas, contrata a proveedores de servicios de supervisión, quienes verifican la ejecución y calidad de las obras. Con ello se puede conocer si existen atrasos o irregularidades en las construcciones.

En 2016, la SCT hizo 59 contratos de supervisión por 171 millones de pesos, lo que representa 1.3% del presupuesto ejercido por los Centros SCT, que ascendió a 13 mil millones 173 mil pesos.

Debido a estas observaciones, la SCT acordó con la Auditoría analizar la redefinición de las estructuras orgánicas, para que se cuente con personal suficiente, en los centros de trabajo en el país.

Además, los registros en el papel también son deficientes. La SCT ni siquiera tiene lineamientos para la integración de expedientes de obra, es decir, todos los registros administrativos y de control para una obra, incluyendo los funcionarios públicos que intervienen.

La Auditoría detectó que los expedientes carecían de las firmas de los funcionarios responsables de elaborar y aprobar las bases de licitación, en las actas de fallo y falta de justificación del supuesto de excepción a la licitación pública, avances de obra y finiquito.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.