close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Crece La Estafa Maestra: PGR investiga a dos universidades más por malos manejos de 30 mdp
Se trata de la Universidad Juárez del Estado de Durango y la Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas, que firmaron convenios irregulares con Sagarpa.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel @arturoangel20
18 de diciembre, 2017
Comparte

Las investigaciones federales por presuntas irregularidades en el manejo de recursos públicos entre dependencias y universidades sigue creciendo. La Procuraduría General de la República (PGR) abrió una averiguación en contra de dos universidades más que, vía convenios con Sagarpa, recibieron más de 30 millones de pesos. El dinero fue adjudicado y transferido de forma irregular a otras personas.

Se trata del mismo esquema de fraude documentado en la investigación periodística denominada “La Estafa Maestra”, donde dependencias federales eluden controles de licitación y transparencia, otorgándole contratos a universidades por servicios que estas no realizan, ya que pagan a terceros en condiciones completamente opacas.

En dicho reportaje se documentaron convenios con ocho universidades en Morelos, Estado de México, Campeche, Morelos y Tabasco.

La nueva investigación que inicia ahora la PGR, promovida por una denuncia de la Auditoría Superior de la Federación presentada el pasado el 31 de octubre pasado, involucra a dos nuevos planteles escolares: la Universidad Juárez del Estado de Durango y Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas.

De acuerdo con el informe de resultados de la auditoría número 15-0- 08100-02- 0328, la SAGARPA firmó en 2015 varios convenios con dichas universidades como parte de su proceso de adquisición de bienes, materiales y servicios. Tras la revisión de estos se descubrieron las irregularidades.

Los nuevos fraudes

En 2015, la Sagarpa firmó con la Universidad Juárez del Estado de Durango el convenio DGRMIS147/15, con el objetivo de que esta ejecutara un servicio de supervisión de distintos componentes del Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

El contrato correspondiente se firmó – como es común en los casos de la Estafa Maestra – aprovechando una excepción legal marcada en el párrafo quinto del artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, que señala que si un servicio se asigna a una instancia pública esta queda excluida de un proceso de licitación.

Sin embargo ese mismo párrafo estipula que la instancia pública a la que se asignen los recursos (en este caso las Universidades) está obligada entregar por su cuenta la parte sustantiva del servicio, y no contratar a terceros. Esto es lo que aquí no ocurrió.

Los auditores encontraron que Sagarpa nunca exigió a la Universidad Juárez del Estado de Durango que comprobara que tenía la capacidad para ejecutar, por lo menos, el 51% de estipulado en el contrato. Lo único que le pidió fue un simple escrito donde dijera que ejecutaría por su cuenta el servicio.

Lo que sucedió luego fue una artera violación a la ley. La Universidad delegó la realización de los servicios a 24 personas físicas en total, ninguna de las cuales pertenecía realmente a dicha casa de estudios, como lo pudieron confirmar las autoridades al verificar la información de cada uno solicitada al Instituto Mexicano del Seguro Social.

“Se comprobó que ninguna de las referidas personas son trabajadores de esa universidad, lo que evidencia que no contaba con la capacidad técnica y humana para la realización de los trabajos contratados”, indicó la Auditoría.

Como parte de la revisión los auditores pidieron a Sagarpa y a la Universidad la comprobación de los servicios ejecutados. Uno de estos elementos, por ejemplo, debería de haber sido, según el contrato firmado, un Plan de Trabajo de Supervisión por cada componente y/o proyecto estratégico.

Sin embargo lo que se entregó fue un simple cronograma de actividades por el cual Sagarpa pagó más de 4 millones de pesos, lo que desde el punto de vista de la ASF “no justifica” la inversión realizada. Ante esto, la Sagarpa respondió que lo realizado no se limitaba a un cronograma, pero no entregó ninguna evidencia de ello.

Una situación similar es la que se registró en siete convenios que la misma dependencia federal firmó en 2015 con la Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas, que en total representaron 20 millones 643 mil pesos que recibió dicha casa de estudios.

Otra vez se encontró que Sagarpa no solicitó documento o evidencia alguna a la universidad, que permitiera acreditar que contaba con las capacidades necesarias para ejecutar los proyectos de supervisión, elaboración de estudios y manuales que se le adjudicaron directamente.

Cuando los auditores comenzaron a verificar a profundidad los documentos entregados por la Universidad producto de estos convenios, se encontró que todos era parecidos entre sí, lo que no justificaba que se manejaran como convenios distintos y por ende se pagara varias veces por casi lo mismo.

Peor aún. La Sagarpa pagó casi siete millones y medio de pesos por un manual de organización para la Dirección de Recursos Materiales que, de acuerdo con los auditores, era totalmente innecesario debido a que la propia dependencia federal cuenta con un área específica encargada de elaborar los manuales de las unidades administrativas que la integran.

Universidades, denuncias e impunidad

En septiembre pasado Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad publicaron el reportaje “La Estafa Maestra”, donde se evidenció el esquema de pagos irregulares entregados por el gobierno federal a distintas universidades. Hasta ese momento, la PGR ya tenía 14 averiguaciones previas, por el caso de los convenios realizados por la Secretaría de Desarrollo Social con las universidades autónomas del Estado de México y de Morelos.

El pasado 7 de diciembre este portal reveló también que la PGR había iniciado otra averiguación previa por un convenio de casi 220 millones de pesos entre Sagarpa y la Universidad Autónoma de Zacatecas. En este caso no solo el convenio fue irregular sino que se reveló que los proyectos, por los cuales se pagó la referida cantidad, eran en realidad una copia de información publicada en páginas de internet entre ellas Wikipedia, monografías.com y buenastareas.com.

Con la carpeta de investigación que involucra ahora a la una universidad en Durango y otra en Zacatecas, ya suman 16 los casos que la Procuraduría tiene abiertos hasta ahora, sin que a la fecha ninguno de ellos haya llegado por lo menos a una consignación ante un juez. Oficialmente siguen en integración.

Cabe señalar que estas averiguaciones y carpetas de investigación son producto de denuncias penales interpuestas por la Auditoría Superior de la Federación. En cada caso dicho organismo ha entregado no solo el expediente de auditoría, sino también un dictamen técnico en el que se identifican a los funcionarios que pudieran ser los responsables.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Condenan a cadena perpetua a David y Louisa Turpin, por mantener presos a sus 13 hijos
Los hijos de los Turpin, la pareja de California que torturó a sus niños durante años, perdonaron a sus padres en el juicio en los que se los sentenció a cadena perpetua.
19 de abril, 2019
Comparte

Pese al horror y las torturas, perdonaron a sus padres.

Algunos de los hijos de una pareja de California que fueron torturados por sus padres por años decidieron perdonarlos durante el juicio que se llevó a cabo encontra de sus progenitores.

Este viernes David y Louise Turpin fueron condenados a cadena perpetua.

Los hijos dijeron ante el tribunal de justicia que, a pesar de todos los abusos, aún aman a su madre y a su padre.

La pareja fue arrestada en enero de 2018 cuando su hija de 17 años escapó de la casa en Perris, California.

Los Turpins se declararon culpables de haber abusado de 12 de sus 13 hijos durante al menos 9 años.

Se espera que pasen el resto de sus vidas tras las rejas, a menos que se les conceda la libertad condicional en 25 años.

Foto familiar (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

BBC
En la página de Facebook de la pareja, aparecen muchas fotos de la familia reunida. (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

¿Qué dijeron los niños?

La pareja lloró al escuchar las duras declaraciones de cuatro de sus hijos en la audiencia del viernes.

“Amo mucho a mis dos padres”, dijo uno de ellos al leer la declaración de su hermano.

“Aunque puede que no haya sido la mejor manera de criarnos, me alegro de lo que hicieron porque me han convertido en la persona que soy hoy”, añadió.

David Turpin

AFP
David Turpin se quebró cuando se conoció la sentencia.

Otro de los hermanos relató el trauma de haber vivido esa terrible experiencia.

“No puedo describir con palabras lo que vivimos al crecer allí”, dijo.

“Todavía tengo pesadillas de cosas que pasaron, como cuando mis hermanos eran encadenados o golpeados”.

“Pero eso quedó en el pasado y esto es ahora. Amo a mis padres y los he perdonado por muchas de las cosas que nos hicieron”.

Pero no todos los hijos fueron tan conciliadores.

Una de las hijas dijo temblando: “Mis padres me quitaron mi vida, pero ahora la estoy recuperando”.

“Soy un luchadora y soy fuerte”.

“Vi a mi papá cambiar a mi mamá. Casi me cambiaron a mí, pero me di cuenta de lo que estaba pasando”, agregó.

Louise Turpin

AFP
Louise Turpin sonrió en algunos momentos de la audiencia del viernes.

¿Qué dijeron los padres?

David y Louise Turpin lloraron cuando se disculparon por cómo trataron a sus hijos.

“Mi educación y disciplina en el hogar tenían buenas intenciones”, dijo el abogado de David Turpin, quien leyó una declaración en nombre de su cliente.

“Nunca tuve la intención de hacer daño a mis hijos. Amo a mis hijos y creo que mis hijos me aman”.

David Turpin, de 57 años, trabajaba como ingeniero en las dos principales contratistas de defensa estadounidenses Lockheed Martin y Northrop Grumman.

Al dirigirse al tribunal, Louise Turpin, de 50 años, que se dedicaba a ser ama de casa. dijo que estaba “realmente arrepentida” por lo que había hecho.

“Amo mucho a mis hijos. Realmente espero con ilusión el día en que pueda verlos, abrazarlos y decirles que lo siento”, aseguró.

¿Qué dijo el juez?

La pareja no mostró emoción mientras el juez los acusaba de un “trato egoísta, cruel e inhumano” con sus hijos.

“La única razón por la que el castigo es menor que el tiempo máximo es porque aceptaron la responsabilidad en una etapa temprana del procedimiento”, dijo el juez Bernard Schwartz.

“Eso le ahorró a sus hijos tener que revivir la humillación y el daño que sufrieron en esa casa del horror”.

Foto familiar (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

BBC
La pareja renovó en varias ocasiones sus votos matrimoniales. (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

¿Qué tuvieron que soportar los niños?

La fachada de la casa de la familia de clase media a unos 112 km al sur de Los Ángeles ofrecía una apariencia de orden y tranquilidad, aunque en realidad enmascaraba la suciedad y el olor nauseabundo de los desechos humanos encontrados por las autoridades.

Los niños, que tenían entre 2 a 29 años en el momento del allanamiento policial, estaban gravemente desnutridos.

Uno de los hijos, de 22 años, fue encontrado encadenado a una cama. Sus dos hermanas acababan de ser liberadas de grilletes.

Las víctimas tenían prohibido ducharse más de una vez al año, no podían usar el baño y ninguno de ellos había visto a un dentista.

Foto familiar (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

BBC
Varias fotos muestran a la familia visitando los parques de Disney. (Foto: David-Louise Turpin/Facebook)

El crecimiento de algunos de los hermanos mayores fue atrofiado por la mala alimentación a tal punto de que las autoridades los confundieron con niños en un principio.

El audio de la llamada al 911 de la hija que pudo escapar y que recientemente fue publicado por la cadena ABC, brinda indicios de las condiciones en que vivían los niños.

“Dos de mis hermanas y uno de mis hermanos… están encadenados a su cama”, le dijo a la operadora del servicio de emergencias la adolescente de 17 años, que no sabía su propia dirección.

“A veces me despierto y no puedo respirar porque la casa está muy sucia”.

La joven tampoco sabía el año o el mes en el que vivía o el significado de la palabra “medicación”.

Los hijos de los Turpin, cuyos nombres comienzan todos con la letra J, estaban cautivos en el interior de la casa, pero se les permitía salir en fechas determinadas como Halloween o en viajes familiares a Disneyland y Las Vegas.

Alrededor de 20 personas de todo el país, incluidas enfermeras y psicólogos, se ofrecieron a cuidar a los siete hermanos mayores y seis niños.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jB3B1F3jWRw

https://www.youtube.com/watch?v=Pk1evajOLYg

https://www.youtube.com/watch?v=gtJTaryyFE4

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.