No detengan el rescate: familia peleó por hallar el cuerpo de Enrique tras colapso de obra en Mérida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

No detengan el rescate: familia peleó por hallar el cuerpo de Enrique tras colapso de obra en Mérida

El rescate ocurrió a pesar de que el gobierno de Yucatán concluyó el rescate de personas el mismo día del incidente, apenas tres horas después del colapso.
Foto: Cuartoscuro
Por Paul Antoine Matos
13 de diciembre, 2017
Comparte

La exigencia de la familia de Enrique Javier Torres Hernández, trabajador fallecido en el derrumbe de la construcción del Paseo 60, un complejo de hoteles y centro comercial en Mérida, Yucatán, logró que se encontrara su cuerpo, el quinto, entre los escombros.

Ocurrió a pesar de que el gobierno de Yucatán concluyó el rescate de personas el mismo día del incidente, el pasado lunes 4 de diciembre, apenas tres horas después del colapso, con el saldo de cuatro obreros fallecidos.

Minutos antes de las 18 horas de ese día, según la versión oficial, una grúa golpeó con una viga parte de la estructura de una de las construcciones, por lo que los siete pisos ya construidos colapsaron parcialmente.

Cerca de las 10 de la noche, las labores de rescate cesaron con cuatro cuerpos rescatados. Al día siguiente, el director de Protección Civil, Aarón Palomo Euán, dijo que “se levantaron los escombros, pero ya no hubo más personas”.

Tras la declaración del funcionario, la familia de Torres Hernández exigió, frente a la construcción, que se reiniciaran las labores de rescate para dar con el hombre de 47 años que acudió a trabajar al lugar de la obra. Fue entonces que los servicios de rescate retornaron al lugar para la localización del cuerpo.

Solicitaron a la empresa y las autoridades estatales la lista de registro de entrada y salida de los trabajadores de obra, pero no se les otorgó. Afirmaron que Torres Fernández estaba desaparecido y podría haber quedado sepultado entre los escombros, luego de que reconocieran la bicicleta azul de Enrique a través de una malla de protección que daba al interior de Paseo 60.

Su último día fue trabajando

El día del derrumbe en la construcción, Enrique Javier se despidió de su esposa para ir a trabajar. Vivía en el fraccionamiento Juan Pablo II, al poniente de Mérida; por la tarde acudió a una lonchería cercana en donde compró tres tortas para llevar, porque tenía mucho trabajo, le dijo a la encargada del negocio.

Cerca de las 5 de la tarde, cuando la mayoría de los 200 trabajadores terminaron labores, él y un número aún desconocido de compañeros, decidieron quedarse a trabajar horas extra, de acuerdo con su hermana, Vilma Torres Fernández.

17:45 horas: una grúa habría golpeado con una viga la estructura de concreto, lo que provocó la caída parcial de la obra, según el reporte de la Fiscalía estatal.

En su búsqueda, la familia recorrió hospitales y la morgue del Servicio Médico Forense sin encontrarlo.

Vilma Torres señaló que, tras enterarse de que las labores de búsqueda concluyeron ese mismo día por la noche, decidieron exigir el reinicio del rescate.

“Queremos el cuerpo de mi hermano, vivo o muerto, pero queremos saber dónde está. ¿Por qué lo esconden? ¿Por qué no dicen la verdad?”, expresó su hermana un día después del derrumbe.

derrumbe Mérida

La bici de Enrique fue lo que permitió confirmar a su familia que estaba en el lugar del derrumbe.

Horas vitales desperdiciadas

18 horas: una ambulancia y un  médico forense entran a la zona del derrumbe. Desde afuera, el olor a metano del cadáver se sintió.

La Fiscalía confirmó un muerto más –minutos más tarde se confirmaría que se trataba de Torres Fernández– a quien los familiares fueron a reconocer tras esperar más de un día.

La dependencia presumió que se trabajaba “sin descanso desde el día de los hechos”, con elementos del cuerpo de Bomberos y paramédicos, pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública y el escuadrón K9 de la Fiscalía.

Esto, pese a que la Fiscalía había declarado que a las tres horas del operativo de rescate se habían concluido las acciones.

Al solicitar la razón de por qué se retiraron los servicios de rescate tres horas después del derrumbe, la dirección de Comunicación Social del gobierno yucateco respondió que dichas labores de rescate no finalizaron el lunes.

“El comunicado se refiere a las declaraciones de Aarón Palomo, coordinador de Protección Civil con relación al personal a su mando”, respondió la dependencia, quien sostuvo que militares, policías y bomberos continuaron la búsqueda de vida bajo los escombros.

Conductor de grúa comparece ante Fiscalía

Los obreros reconocieron que algunos de sus compañeros son de otros municipios de Yucatán o incluso de otros estados, por lo que sus familiares podrían desconocer del accidente.

Eusebio Moo Tec, secretario general de Terraceros y Trabajadores de la Construcción, de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM), dijo que “ni una familia más se ha presentado a reclamar a un desaparecido”.

Mencionó que no se han encontrado heridos en hospitales. El operador de la grúa, así como las empresas involucradas en la construcción, acudieron a declarar el viernes  8 de diciembre a la Fiscalía. El expediente no se libera al conocimiento público por ley, y será desahogado durante las audiencias ante un juez.

La Fiscalía reconoció que los trabajos de rescate continúan en el lugar y que hasta que no quede nada más que indagar en los escombros, se removerán.

Los hoteles que se construyen en Paseo 60 son el NH y el City Express Plus, además de 25 espacios comerciales. Se establece ahí por la cercanía del Centro Internacional de Congresos, Powered by Samsung, el proyecto principal de la administración del gobernador Rolando Zapata Bello.

El predio dónde se construye es propiedad de Inmobiliaria La Brea, según el Registro Público de la Propiedad de Yucatán. Para la obra se utiliza concreto prefabricado por la empresa Predecón.

La dirección en la que aparecen la Inmboliaria La Brea y Edifictun coinciden con la empresa AEI, que comercializa artículos eléctricos e industriales. En el Registro Público de la Propiedad aparece el empresario Víctor Manuel Abraham Palomo.

Entre los inversionistas del proyecto se encuentra José Chapur Zahoul, vicepresidente del Consejo Nacional Turístico.

Familiares esperan justicia

Una representante de las empresas La Brea y Edifictun, quien pidió el anonimato, declaró que tienen contacto con los familiares de los fallecidos, y que están en la disposición total de proveer el apoyo que necesiten.

Expresó que no pueden dar más información, porque hacerlo podría provocar que se tergiversaran las investigaciones de las autoridades estatales.

Hasta ahora, la familia asegura que no han sido atendidos por la empresa para los gastos funerarios y el seguro de vida, y están a la espera de que terminen los trabajos de rescate para que las autoridades definan la responsabilidad, entonces decidirán a quien pedir la indemnización.

De acuerdo con la empresa, será la propia Fiscalía, por medio del seguro, quien se hará cargo de los afectados y sus trabajadores.

“Me consta que los trabajadores sí tenían seguro porque la orden para el jefe de seguridad era que el que no tuviera seguro no pasa a la obra”, aseguró el líder sindical Moo Tec.

Las otras cuatro víctimas del derrumbe son Eder Maury Vázquez Moo y Audomaro Ek Ac, yucatecos de 22 y 42 años respectivamente; Casimiro Bustos Hernández, veracruzano de 26 años y José Raymundo Guillén González, de 56 años y originario de la Ciudad de México. Todos murieron por politraumatismo secundario a aplastamiento, según los servicios forenses, y en ningún caso se logró contactar a sus familiares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el mundo puede acabar dividido en dos según el riesgo de COVID

Ricos y pobres, países vacunados y no vacunados. Esa podría ser la realidad global en unos meses. Pero varios expertos advierten que un virus del covid-19 incontrolado en un país supone un riesgo para los demás.
27 de marzo, 2021
Comparte

A medida que avanzan los programas de vacunación contra la covid-19 en distintos países, especialmente en los más ricos, el mundo podría quedar dividido a final de año por zonas de riesgo.

Según el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, se espera que las naciones europeas, las de Oceanía, Israel y partes de Asia como Singapur y Corea del Sur, restablezcan el comercio, el turismo y los viajes entre estos territorios desde mediados de año, posibilitando que sus economías vuelvan a funcionar.

Los países que no completen la vacunación de la población y no controlen la aparición de nuevas variantes pueden terminar aislados del resto del mundo y clasificados de manera oficial o informal como zonas de riesgo “amarillas” o “rojas”.

Mapa

BBC
¿Acabará el mundo dividido en dos?

“Podríamos ver una división por zonas de riesgo. Por ejemplo, el sudeste asiático y Europa serán verdes. El naranja es para la India y parte de África. Y el rojo puede ser Sudáfrica, Brasil y Estados Unidos, donde vemos altas tasas de transmisión y vacunación insuficiente”, ejemplifica Tang.

“ pueden existir oficialmente, para viajar, o incluso solo en la mente de las personas”.

Las naciones que sufrirán mayor aislamiento son aquellas que no han adoptado sistemáticamente medidas de control del covid-19 ni negociado con anticipación la compra de vacunas, como es el caso de Brasil, que ya superó los 300.000 muertos por coronavirus y es visto por los científicos como una potencial fuente de variantes.

Hasta la fecha, alrededor de 9 millones de personas han recibido al menos una dosis de vacuna en el país. El número puede parecer alto, pero representa solo el 4,26% de la población brasileña.

Hoy, Brasil solo tiene dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca, que serían insuficientes para inmunizar a toda la población mayor de 18 años en 2021.

El 15 de marzo, el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, prometió comprar más de 100 millones de dosis de vacunas de Pfizer y Johnson & Johnson.

Vacunación en Brasil

REUTERS/Ricardo Moraes
Brasil vacunó a 9 millones de personas, lo que es impresionante en números absolutos. Pero eso representa poco más del 4% de la población y faltan dosis para el resto.

Los países pobres, que carecen de recursos para adquirir vacunas, también sufrirán el aislamiento, lo que aumentará la desigualdad social entre los hemisferios norte y sur, dice el profesor Peter Baker, subdirector del departamento de Salud Global y Desarrollo del Imperial University College de Londres.

“Podríamos terminar el año con un sistema de zonificación, con partes del mundo vacunadas y partes no”, dijo a BBC News Brasil.

“Y si decidimos adoptar políticas basadas en la inmunidad adquirida por los países a través de la vacunación, veremos limitaciones en los derechos, los viajes y la economía de los países pobres que ya están teniendo dificultades para acceder a las vacunas”.

Turismo en zonas verdes

Actualmente, los países de los que han surgido variantes preocupantes del coronavirus -Brasil, Sudáfrica y Reino Unido- son los que acumulan más restricciones de entrada a otras naciones, según una encuesta del diario Folha de S.Paulo.

Pero Reino Unido puede salir de esta “zona roja”, ya que después del actual confinamiento, impuesto a principios de enero, la tasa de infección se ha reducido en dos tercios.

La previsión es que toda la población mayor de 18 años reciba al menos una dosis de vacuna antes del 31 de julio.

Durante este período, otras naciones europeas y asiáticas también deberían haber alcanzado el nivel del 60% al 70% de la población vacunada, porcentaje necesario para que la circulación del virus comience a ralentizarse incluso en ausencia de medidas de contención.

Para el profesor Julian Tang, es probable que estas naciones en la “zona verde” mantengan durante todo el año y parte de 2022 restricciones de vuelo a regiones del mundo que no han logrado vacunar a sus poblaciones.

Pero incluso si eso no sucede, dice, la demanda de viajes a países en la zona roja se reducirá de forma natural debido a los riesgos.

Es decir, los países no vacunados con tasas de contagio aún elevadas pueden acabar aislados por el resto del mundo, principalmente para contener el riesgo de que nuevas variantes del coronavirus salgan de estos territorios y se propaguen en grandes cantidades.

La Abadía de Westminster se ha convertido en un centro de vacunación

REUTERS/John Sibley
El confinamiento en vigor desde enero en Reino Unido ha reducido las infecciones por coronavirus en dos tercios. El pronóstico del gobierno es vacunar a todos los mayores de 18 años para fines de julio.

“Lo que creo que sucederá es que la gente se sentirá cómoda viajando entre países que han vacunado a sus poblaciones, como entre Reino Unido y Europa, o Reino Unido y el sur de Asia, Australia, Nueva Zelanda”, dice el profesor de la Universidad. de Leicester.

“Pero es posible que estas personas no estén dispuestas a viajar a regiones como Brasil, por ejemplo, porque el virus no está controlado mediante vacunación y, por eso, puede surgir una variante resistente a la vacuna”.

Pasaporte verde

La realidad de Israel, el país con la mayor tasa de vacunación hasta la fecha, da pistas sobre cómo se producirá esa división a nivel mundial.

Según datos de la plataforma Our World in Data, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), el país tiene hoy la tasa de vacunación más alta del mundo, con 98,85 dosis administradas por cada 100 habitantes.

A modo de comparación, la tasa brasileña es de 4,58 dosis administradas por cada 100 habitantes.

En Israel no es obligatorio vacunarse, pero en la práctica, las personas que no se vacunen terminarán aisladas del resto de la población, sin poder frecuentar la mayoría de los espacios públicos.

Esto se debe a que las personas vacunadas reciben el llamado “pasaporte verde”, un documento electrónico que permite el acceso a restaurantes, gimnasios, teatros, cines y otros establecimientos.

El país inició la apertura gradual de la economía después de tres confinamientos con duras medidas de contención.

En cierto modo, esta división entre vacunados y no vacunados, con el segundo grupo aislado, es lo que podría replicarse a escala global.

“Se espera que la mayoría de los países ricos vacunen a sus poblaciones este año. Pero la mayor parte del mundo no podrá hacerlo. Y estas dos cosas, desafortunadamente, están ligadas entre sí”, dice el profesor Peter Baker.

“Los países ricos están comprando dosis de vacunas por encima de lo que necesitan y esto está limitando el acceso a otros países. Y, en naciones como Tanzania y Brasil, el mensaje político está afectando la demanda de vacunas, lo cual es un problema”, agrega el profesor británico.

Según los investigadores entrevistados por BBC News Brasil, el mayor problema de tener partes del mundo sin inmunización masiva contra la covid-19 es la aparición de variantes que resisten el efecto de las vacunas.

El virus incontrolado en un país es una amenaza global

El investigador Charlie Whittaker, del Imperial College, advierte que, aunque se imponen restricciones de viaje entre países, el mundo solo estará completamente protegido de la covid-19 si todas las naciones inmunizan a sus poblaciones.

Personas comparten un coche abarrotado en Sudáfrica, uno de los países más afectados por el covid-19

REUTERS/Siphiwe Sibeko
Los países ricos compraron gran parte de las dosis de vacunas disponibles en 2020, dejando a las naciones pobres sin acceso, advierten los investigadores entrevistados por BBC News Brasil.

Whittaker dirigió una investigación sobre la variante de Manaos, en Brasil, que reveló que esa cepa es entre 1,4 y 2,2 veces más transmisible que el virus original.

El estudio también demostró que esta variante, apodada P.1, es capaz de evadir al sistema inmunológico de infecciones previas en un 25% a un 61% de los casos.

Esto significa que puede reinfectar fácilmente a cualquiera que haya tenido covid-19.

Aunque muchos países han impedido vuelos desde Brasil e impuesto cuarentenas y pruebas de covid-19 a quienes desembarcan desde allí, ya se ha detectado P.1 en 25 países.

También la variante del Reino Unido se ha extendido a EE.UU., y la de Sudáfrica llegó a Europa.

“Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo. Y asegurarnos de que estamos a salvo significa limitar la posibilidad de que surjan variantes. Las medidas de control son útiles para lograr esto, pero quizás aún más importante es garantizar una estrategia de vacunación global justa. Ningún país debería quedar atrás”, le dijo a Whittaker a BBC News Brasil.

Y para que el hemisferio sur no se quede atrás, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estado abogando por que los países ricos donen sus vacunas excedentes a los países pobres y contribuyan económicamente a la compra de vacunas para las regiones más afectadas por el covid-19.

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, llegó a declarar que “el mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico” al criticar el hecho de que los jóvenes ya están recibiendo la vacuna contra la covid-19 en los países ricos, mientras que los ancianos en países pobres podrían tener que esperar hasta 2021 y 2022 sin acceso a la primera dosis siquiera.

Dejar países tendrá un coste para todos

El profesor de Salud Global Peter Baker, del Imperial College, advierte que dejar descontrolado el virus en países emergentes y pobres puede generar costos humanos y económicos para todas las naciones, ya que pueden surgir nuevas variantes, totalmente resistentes a las vacunas.

Si esto ocurre, será necesario desarrollar y administrar a todas las poblaciones la tercera y cuarta dosis de las vacunas existentes en la actualidad.

“En lugares de infección descontrolada y bajas tasas de vacunación, probablemente aparecerá una variante que sea fuertemente resistente a las vacunas. Entonces tendremos que reajustar nuestras vacunas, rehacer la investigación y rehacer los procesos regulatorios”, dice.

“Es preocupante ver que varios países del hemisferio sur se han quedado atrás porque los países desarrollados han comprado la gran mayoría de las vacunas. La experiencia con las variantes de Brasil, Reino Unido y Sudáfrica muestran que el virus no respeta las barreras internacionales. Para solucionar este problema, necesitamos una iniciativa global “, concluye el investigador Charlie Whittaker.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=URNBU04DoTY&t=8s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.