Pleno del Senado discute Ley de Seguridad; ante críticas, gobierno defiende que no es para militarizar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Pleno del Senado discute Ley de Seguridad; ante críticas, gobierno defiende que no es para militarizar

Mientras persiste la discusión en el pleno del Senado, el gobierno de EPN defendió que la ley deja clara la importancia del respeto a los derechos humanos.
Foto: Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
14 de diciembre, 2017
Comparte

Las alertas de organismos internacionales como la ONU, la CIDH, Amnistía Internacional, además de expertos la CNDH y ciudadanos no fueron escuchadas por los senadores en comisiones, que aprobaron el dictamen de la Ley de Seguridad Interior tal y como lo envió la Cámara de Diputados, e iniciaron la tarde de este jueves la discusión en el pleno.

La discusión de la ley ha sido maratónica.

El miércoles, después de más de cinco horas de discusión, los senadores del PRI, PVEM y algunos del PAN aprobaron el dictamen en comisiones, y acordaron que la discusión de las modificaciones a nueve artículos se haría en el pleno este jueves.

La oposición, a lo largo de la sesión en el pleno ha continuado en su crítica a la Ley.

En tanto, en una carta en respuesta al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Zeid Ra’ad Al Hussein, el gobierno mexicano rechazó que la ley busque militarizar al país.

“Su principal objetivo es dotar de un marco jurídico apropiado a las autoridades federales, estatales y municipales, cuando una amenaza grave a la seguridad interior, como las operaciones violentas del crimen organizado, ha hecho indispensable recurrir al apoyo de las Fuerzas Armas”, indicó la carta firmada por el subsecretario de la Cancillería, Miguel Ruiz Cabañas; el subsecretario de la Segob, Roberto Campa, y la subprocuradora Sara Irene Herrerías, de acuerdo con el diario Reforma.

En un comunicado, el gobierno de Peña Nieto señaló que “considera importante que el Poder Legislativo dote de un marco jurídico a la actuación de las distintas fuerzas del orden, incluyendo las fuerzas armadas, y fortalezca las respuestas para garantizar a la ciudadanía la seguridad que demanda, especialmente ante los efectos negativos que plantea la delincuencia organizada en algunos lugares”.

Y agregó: “el proyecto de ley, además de dejar clara la importancia del respeto a los derechos humanos, facilitará las respuestas a nivel local y federal, asegurando que el papel de las fuerzas armadas sea acotado a aquellas situaciones en las que sea absolutamente indispensable, a través de procedimientos claros que se prevén en el proyecto de ley.

El gobierno de la República destaca su pleno y firme apoyo a dicho proyecto de ley, al tiempo que reconoce el papel de las fuerzas armadas en la protección a la población en distintas zonas, sin cuya presencia su seguridad se vería seriamente afectada”.

La Ley de Seguridad Interior regula la participación de las Fuerzas Armadas en estados y municipios cuando sean rebasados por el crimen organizado, mediante protocolos y mecanismos de temporalidad y gradualidad en el uso de la fuerza, sin embargo organizaciones civiles e internacionales advierten que estos cambios son “cosméticos” y no modifican el fondo de esta ley.

Lee: Las 14 razones de la ONU para rechazar la Ley de Seguridad Interior

Organizaciones internacionales, entre ellas la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertaron que la Ley contiene preceptos contrarios a estándares en materia de derechos humanos, y no aportaría soluciones reales al problema de seguridad del país.

Integrantes del colectivo #SeguridadSinGuerra y activistas señalan que aprobar legislación en materia de “seguridad interior” perpetuaría la militarización de la seguridad pública y la violencia.

Tras la aprobación del dictamen de ley en comisiones, la organización Amnistía Internacional respondió que es “inaudita la forma en la que las Comisiones dictaminadoras del Senado han pasado por alto todas las observaciones y advertencias de sociedad civil organizada, la academia y organismos nacionales e internacionales de derechos humanos”, sobre el proyecto que regula la participación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad, pues consideraron que los cambios realizados  no resuelven de fondo la falta de controles civiles, transparencia y rendición de cuentas.

Este jueves, expertos de siete grupos especiales de la ONU advirtieron que dar a las Fuerzas Armadas un papel de liderazgo en materia de seguridad podría debilitar la protección de los derechos humanos.

“Nos preocupa que el Proyecto de Ley otorgue a las Fuerzas Armadas un rol de dirección y coordinación en ciertas circunstancias, en lugar de limitar su papel al auxilio y asistencia a las autoridades civiles”, señaló el grupo en un comunicado conjunto.

Lee: Detenciones militares y espionaje, lo que está en juego con la Ley de Seguridad Interior

Oposición pide escuchar todas las voces

Senadores de oposición pidieron a sus compañeros no discutir el dictamen de la Ley sin antes escuchar todos los puntos de vista de las organizaciones que se han manifestado en contra.

El panista Juan Carlos Romero Hicks aseguró que se requiere una mayor definición de seguridad nacional, “pero que no se logra con este proyecto”, pues consideró que las modificaciones al proyecto no mantienen contrapesos republicanos, ni rendición de cuentas o límites en la temporalidad de la intervención de las Fuerzas Armadas.

El senador Alejandro Encinas pidió que se cite a los secretarios de la Defensa y Marina para discutir con ellos el proyecto de ley. Añadió que es lamentable que algunos gobernadores que acudieron a una reunión con las comisiones tengan “una actitud sumisa” ante el proyecto con el fin de esconder su desempeño en el combate a la inseguridad.

La  legisladora Angélica de la Peña dijo que votar la minuta aun con las modificaciones planteadas a nueve artículos provocará que la ley no tenga un buen fin, pues se va a judicializar. Auguró que se presentarán acciones de inconstitucionalidad y que será la Corte quien resuelva sobre la norma. “No pongamos oídos sordos a todo lo que se ha dicho”, dijo y pidió que se haga una valoración de estado y no solo de las comisiones y los senadores.

La senadora perredista Dolores Padiera dijo que “nada se pierde con escuchar todas las voces”, sobre la ley, pues entre los ciudadanos y los organismos de derechos humanos es rechazada.

Dijo que debe abrirse un periodo extraordinario para discutirse y votarse. Pidió también que se invite a los involucrados en la ley, entre ellos los ministros de la Suprema Corte, militares y el presidente de la CNDH.

Legisladores del PRI, y algunos del PAN, defendieron la votación y los cambios a la ley al considerar que se escucharon las voces de expertos y civiles, con quienes tuvieron diferentes encuentros.

La presidenta de la Comisión de Gobernación, Cristina Díaz, consideró urgente “darle viabilidad al marco normativo, pues en la última década el país ha atravesado por una crisis rebasa el umbral de la seguridad pública, y pone en riesgo la seguridad interior, como es la delincuencia organizada”.

El senador panista Fernando Torres aseguró que el proceso de aprobación de la Ley de Seguridad Interior “no ha sido fast track se ha dado apertura a escuchar a diversas voces sobre el tema y hemos hecho modificaciones importantes”.

Por su parte, el priista José María Tapia Franco dijo que la ciudadanía debe estar tranquila porque la La Ley de Seguridad Interior “no representa la militarización” del país, sino que regula el actuar de las Fuerzas Armadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia invade Ucrania: ¿qué puede pasar ahora?

Putin quiere reemplazar al gobierno de Kiev por uno prorruso. ¿Puede Occidente parar a Vladimir Putin?
26 de febrero, 2022
Comparte

Se abandonaron las pretensiones, la diplomacia está muerta, al menos por ahora. Ucrania está bajo una invasión rusa a gran escala y está luchando por su propia supervivencia.

Entonces, ¿qué puede suceder ahora?

El mayor premio para Rusia es Kiev, la capital y sede del gobierno del presidente Volodymyr Zelensky, una ciudad donde ya se está combatiendo.

Claramente, el presidente Vladimir Putin ha pasado meses encerrado, estudiando los planes de sus jefes de Defensa para apoderarse de su vecino eslavo de tendencia occidental y traerlo de regreso a la órbita de Moscú.

El plan de invasión consiste en términos generales en una línea de ataque con tres frentes, desde el norte, el este y el sur, utilizando ataques de artillería y misiles para suavizar la resistencia antes de continuar con la infantería y los tanques.

Idealmente, a Putin le gustaría ver al gobierno de Zelensky capitular y rendirse rápidamente, para ser reemplazado por un gobierno títere de tendencia moscovita.

El objetivo es evitar que una campaña urbana prolongada de resistencia nacional adquiera impulso.

Mapa de lugares clave de Kiev, capital de Ucrania

BBC

“A corto plazo”, dice Ben Barry, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, “una toma rusa rápida de Kiev sería un éxito militar y político con un impacto estratégico”.

“Pero puede que no destruya al gobierno ucraniano, dado que este ha hecho planes para establecer una nueva sede del gobierno, muy probablemente en la parte occidental del país”.

El plan de invasión de Rusia no ha salido del todo según lo planeado: la Inteligencia de Reino Unido dice que cientos de soldados rusos han muerto y la resistencia es fuerte, pero está progresando.

Momento en que un misil alcanza un edificio en Kiev este 26 de febrero.

Reuters
Momento en que un misil alcanza un edificio en Kiev este 26 de febrero.

Las fuerzas de Rusia superan en número a las de Ucrania en más de tres a uno, y hay dudas sobre la calidad del liderazgo militar de Ucrania y cuánto tiempo pueden resistir sus fuerzas.

La resistencia

La resistencia ha comenzado con una convocatoria nacional de hombres en edad de luchar y la entrega de 18.000 armas a los ciudadanos de Kiev, además de los miembros del ejército y los reservas, que ya están ofreciendo una fuerte defensa.

Los países de Europa del Este, que temen ser los próximos en la mira de Putin, observan con nerviosismo cualquier maniobra rusa cerca de sus fronteras.

Kusti Salm, secretario permanente del Ministerio de Defensa de Estonia, es uno de los que presionan para que se proporcione más asistencia militar a Ucrania.

“Necesitamos darles armas como misiles antitanque Javelin, misiles antiaéreos, municiones y equipo de protección. Todas las naciones de la OTAN deberían ayudarlos”, dice.

Cuanto más tarde Rusia en someter a esta nación de más de 40 millones de personas, más problemas encontrará.

Un soldado para un vehículo en el barrio Zhuliany, en Kiev, el 26 de febrero de 2022.

Getty Images
Un soldado para un vehículo en el barrio Zhuliany, en Kiev.

Pero el presidente Putin, que prácticamente ha aplastado cualquier oposición en su propio país, habrá tomado nota de cómo su autocrático vecino en Bielorrusia aplastó efectivamente las protestas allí en los últimos dos años.

La policía detuvo a los manifestantes y los metió en la cárcel. Muchos fueron tan brutalmente golpeados ​​​​tras ser detenidos que esto actuó como un importante elemento disuasorio para seguir protestando.

“Rusia implementará una represión extremadamente dura, mejorada digitalmente por una versión rusa del aparato de vigilancia que China ha utilizado en Xinjiang”, dice Barry. “También amenazará con represalias contra cualquier Estado que colabore con una insurgencia”.

¿Dónde está la OTAN?

La OTAN no está en Ucrania deliberadamente. A pesar de las súplicas desesperadas de Kiev para que Occidente acuda en su ayuda, la OTAN ha descartado categóricamente el envío de tropas al país.

¿Por qué? Porque Ucrania no es miembro de esa alianza y la OTAN, claramente, no quiere entrar en guerra con Rusia.

Si la invasión de Rusia de Ucrania se convierte en una ocupación a largo plazo, entonces es concebible que las naciones occidentales puedan apoyar una insurgencia ucraniana, tal como Estados Unidos apoyó a los muyahidines afganos en la década de 1980. Esto no está exento de riesgos, ya que es probable que Putin tome represalias de alguna forma.

Residentes de Kiev en refugios en sótanos durante las alertas de bombardeo en la capital.

AFP
Residentes de Kiev en refugios en sótanos durante las alertas de bombardeo en la capital.

Mientras tanto, la OTAN se ha centrado en reforzar sus fronteras orientales. La ironía aquí es que mientras Moscú ha estado exigiendo que la alianza mueva sus fuerzas más hacia el oeste, la invasión de Ucrania por parte de Putin ha logrado exactamente lo contrario.

“Esta es una enorme llamada de atención para Europa”, dice Tobias Ellwood, parlamentario y presidente del Comité de Defensa del Parlamento de Reino Unido. “Tristemente, tener tres décadas de paz no es la norma. Al tratar con un tirano, debemos intensificar nuestros planes”.

¿Puede ir a peor?

Para Ucrania, la cosa está tan mal como lo parece.

Después de ocho años de enfrentarse a una insurgencia disidente respaldada por Rusia en el este de su país, ahora está viendo cómo su gigante vecino con armas nucleares lo bombardea y dispara cohetes.

Los ucranianos, que votaron abrumadoramente por la independencia de Moscú en 1991 y renunciaron a sus propias armas nucleares, se enfrentan a la perspectiva de que el reloj retroceda tres décadas si Rusia es capaz de subyugar a todo el país.

La gran pregunta que preocupa a los líderes mundiales es: ¿qué tiene en mente el presidente Putin después de Ucrania?

Los jefes de Defensa de la OTAN han reexaminado su extenso discurso de julio de 2021 y han llegado a la conclusión de que necesitan reforzar con urgencia las fronteras orientales de la OTAN para que Putin no se sienta tentado a actuar en países como Polonia, Lituania, Letonia y Estonia.

¿Putin sería capaz?

“Creo que tiene un plan”, dice Tobias Ellwood. “Es enviar tropas no uniformadas para provocar problemas, parte de la ‘guerra oculta’. Me preocupa que se extienda a los Balcanes”.

La OTAN no toma riesgos y ha puesto en alerta máxima a más de 100 aviones de guerra. Reino Unido fue uno de los primeros países en enviar refuerzos, a una Estonia agradecida, donde Kusti Salm, sin embargo, es realista sobre lo que pueden lograr.

“Nadie piensa que el batallón liderado por Reino Unido por sí solo disuada al segundo país nuclear más poderoso del mundo”, dice. “Este es un cable trampa que desencadenaría el poder de toda la OTAN, incluido Estados Unidos, Reino Unido y Francia”.

Ese escenario, de una incursión militar rusa en un país de la OTAN, casi impensable hasta hace poco, sería el momento en el que la OTAN y Rusia estarían en guerra entre sí.

Pero no ha sucedido -todavía- y los líderes occidentales esperan que mediante una acción conjunta ahora, junto con fuertes sanciones económicas, el mensaje de disuasión sea registrado con claridad cristalina en Moscú.


Click here to see the BBC interactive


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qw8KDIJ652Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.