close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Lo que está en juego en 2018, con la elección más grande en la historia de México

En 2018 no sólo se elige presidente: se disputan 3 mil 400 cargos de elección popular; hay comicios locales en 30 de las 32 entidades federativas.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
8 de enero, 2018
Comparte

Presidente de la República, diputados, senadores, gobernadores, alcaldes, legisladores locales; en 2018 en todo el país se eligen representantes.

Las autoridades electorales la califican como la elección más grande que se ha vivido en México, con 3,400 cargos en disputa.

El 1 de julio de 2018 todos los mexicanos votan para elegir al próximo Presidente que estará en el cargo en el periodo 2018-2024.

Al cierre de año ya conocemos a tres políticos que seguramente estarán en la boleta: el exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade, con el PRI-PVEM- Panal; Andrés Manuel López Obrador, con Morena-PT y PES; y a Ricardo Anaya con el PAN-PRD- MC.

Ésta última alianza es la primera vez que la veremos en unos comicios presidenciales.

Pero 2018 no sólo es elección presidencial; el Congreso también se renueva: 500 diputados  300 elegidos por mayoría relativa o voto directo y 200 por representación proporcional, conocidos como plurinominales—; y 128 Senadores federales.

En 30 de las 32 entidades federativas además de la campaña federal habrá comicios locales. Este año, sólo Baja California y Nayarit se salvan, pues en el resto de los estados se eligen cargos locales.

Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatán y la Ciudad de México eligen gobernador.

Durango, Aguascalientes e Hidalgo votan para renovar el Congreso local; Coahuila, Tamaulipas y Quintana Roo solo renuevan alcaldías; pero hay otros estados que eligen a ambos: ayuntamientos y diputados locales como Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Zacatecas, Nuevo León, San Luis Potosí, Colima, Michoacán, Estado de México, Querétaro, Guerrero y Oaxaca.

Según el mapa electoral, los estados en los que este 2018 está en juego todo cargo son: Jalisco, Guanajuato, Puebla, Morelos, Tabasco, Chiapas, Yucatán y la Ciudad de México; en donde además de gobernador se elige el congreso local, ayuntamientos o alcaldías; y en el caso de la capital del país, consejales.

Link del mapa: http://www.ine.mx/wp-content/uploads/2017/02/Mapa-electoral-2018.pdf

Días de campaña

La precampaña para la elección presidencial inició el pasado 14 de diciembre y deberá concluir el próximo 11 de febrero.

Sólo serán un par de semanas de paz y el 30 de marzo inicia la campaña política, que terminará el 27 de junio para dar paso a unos días de reflexión antes de la jornada del 1 de julio en la que 87.8 millones de mexicanos saldrán a votar.

Según el Instituto Nacional Electoral (INE) el mismo 1 de julio conoceremos los resultados preliminares de la elección presidencial, primero con el conteo rápido y después con el PREP (Programa de Resultados Electorales Preliminares).

No existe un plazo formal para declarar como válido el resultado de la elección. La ley establece que esto se realizará cuando se resuelvan todos los juicios de inconformidad ante el Tribunal Electoral y autoridades correspondientes; aunque el 1 de diciembre es la fecha marcada para que el nuevo presidente rinda protesta ante el Congreso.

¿Quiénes votan?

En México pueden votar todos los mayores de 18 años de edad que hayan solicitado su ingreso al padrón electoral y hayan emitido su credencial para votar.

Hasta el 15 de diciembre, en la lista nominal —en la que están los ciudadanos que solicitaron su inscripción al Padrón y sí cuentan con su credencial para votar con fotografía vigente— estaban inscritos 87 millones 879 mil 838 mexicanos.

De éstos, el 52% son mujeres y el grupo de edad más representado es el de 20-24 años; con once millones de jóvenes.

De hecho, las estadísticas oficiales muestran que la mayoría de los votantes registrados son jóvenes, el público al que los candidatos deberán dirigir sus campañas para obtener su primer voto.

De 18 a 30 años de edad hay 25.7 millones de mexicanos, el 30%.

Para votar desde el extranjero es necesario registrarse. El registro está abierto
(https://votoextranjero.ine.mx/registro/app/ciudadano/validaCredencial?execution=e1s1) desde el 1 de septiembre de 2017 y se puede hacer hasta 31 de marzo de 2018, apenas iniciada la campaña. Se necesita credencial de votar mexicana vigente.

La información oficial sobre el proceso electoral está disponible aquí >> http://www.ine.mx/voto-y-elecciones/elecciones-2018/

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Resaca: qué le pasa a tu cuerpo cuando has bebido demasiado alcohol

En dosis bajas, el alcohol te hace sentir más feliz. Pero cuando tomas demasiado tu actividad cerebral se reduce, así como tu ritmo cardiaco y tu respiración. ¿Qué más le pasa a tu cuerpo cuando bebes demasiado y cómo se podría evitar la resaca?
Getty Images
1 de enero, 2020
Comparte

Tomarse un par de copas en Navidad es para muchos tan parte de la tradición festiva como los regalos, las decoraciones y los villancicos.

Por eso, si te encuentras con una gran resaca el día después, es posible que te interese saber qué está pasando realmente dentro de tu cuerpo y por qué te sientes tan mal.

Tenemos una tendencia a beber porque en dosis bajas el alcohol es un euforizante, que te hace sentir más feliz.

Esto pasa cuando el cuerpo libera dopaminas y endorfinas, sustancias químicas que estimulan el sistema de recompensa del cerebro.

Pero, un poco más tarde, cuando se bebe más, el líquido reduce la actividad cerebral y ralentiza tu ritmo cardiaco y tu respiración.

Los efectos del consumo inicial de cualquier alcohol es la primera de muchas etapas de la narcosis y la última es la muerte.

Dificultades para hablar, pero legalmente puedes conducir

Hombre manejando con una cerveza en la mano.

Getty Images
Antes de llegar al límite de alcohol en la sangre para conducir, puedes experimentar falta de coordinación y dificultades para hablar, pero legalmente puedes conducir.

Simplemente hay una gran ventana entre una dosis efectiva -que te hace pensar que eres mucho más ingenioso y guapo de lo que realmente eres y más tarde te hace correr por la calle con un cono de tráfico en la cabeza- y una dosis letal (que te lleva a la morgue).

Es importante tener en cuenta que incluso antes de llegar al límite típico de alcohol en la sangre para conducir, puede experimentar entusiasmo, falta de coordinación, deficiencias, dificultades para hablar, balanceo y pérdida de inhibición.

Pero legalmente puedes conducir un automóvil.

Pequeñas cantidades de alcohol afectan el sistema límbico del cerebro, lo que da como resultado las agresiones y las aglomeraciones que se ven las noches de los viernes y sábados en muchos centros urbanos.

El alcohol también es un vasodilatador, lo que significa que ensancha los vasos sanguíneos, desviando la sangre del núcleo del cuerpo a sus extremidades.

Esto da como resultado las características mejillas sonrojadas que puedes tener luego de consumir alcohol y también la nariz roja que a menudo vemos en los bebedores habituales.

Un auto-reafirmante y causante de sobrepeso

Persona con sobrepeso.

Getty Images
Las personas con alcoholismo frecuentemente reciben la mayor parte de sus calorías del alcohol.

Inicialmente, beber alcohol es auto-reafirmante. Lo que podría parecer una buena idea al principio, parecerá incluso mejor después de haberse bebido un par.

Además se absorbe más rápido que la mayoría de las cosas. Una parte es asimilada por el estómago (en lugar del intestino delgado) y luego se extiende por todo el cuerpo y se distribuye a todos los órganos, incluidos el cerebro y el hígado.

En este último el cuerpo hace un valiente intento de descomponer y eliminar el líquido.

Para hacer esto, el hígado produce enzimas, pequeñas moléculas que ayudan a producir o a descomponer otras moléculas más importantes. En este caso, la enzima deshidrogenasa descompone el alcohol (etanol) en acetaldehído (etanal), que luego se descompone en ácido acético (etanoico) y después en dióxido de carbono.

También se libera energía en todas las etapas del desglose, lo que explica por qué los grandes bebedores a veces pueden padecer de sobrepeso.

De hecho, las personas con alcoholismo frecuentemente reciben la mayor parte de sus calorías del alcohol y comen muy poco. Esto puede hacer que tengan sobrepeso, pero que estén desnutridos al mismo tiempo porque consumen calorías vacías, que no contienen vitaminas ni proteínas.

Esto puede producir una apariencia o sensación de enfermedad.

¿Por qué vomitas?

Mujer vomitando.

Getty Images
El etanal es un emético e induce el vómito.

El producto de descomposición de la primera etapa, el etanal, es un emético, lo que significa que provoca el vómito.

A medida que bebes y te vuelves más eufórico, tu nivel de etanol en la sangre está siendo monitoreado por el área postrema, la parte de tu cerebro que revisa tu sangre buscando cosas que no deberían estar allí.

Si comes algo que te hace vomitar y te da diarrea, es tu postrema el que le ha dado instrucciones a tu cuerpo para que se deshaga de esos alimentos que están causando molestias.

El etanal tiene el mismo efecto. El postrema funciona con tolerancias muy finas, y tan pronto como tu cuerpo contiene suficiente etanal, y se alcanza el umbral establecido, le indica a tu estómago que se contraiga y te hace vomitar.

Intentar detener este proceso es como tratar de contener la marea. Es posible que hayas notado el poco tiempo que pasa entre beber con ganas y darse cuenta de que vas a vomitar pasa lo que pase.

El disulfiram es un fármaco utilizado en el tratamiento del alcoholismo crónico. Detiene la descomposición posterior de etanal después de que tomas, lo que provoca una resaca y vómitos inmediatos. Es efectivamente una forma de terapia de aversión.

¿Por qué te da resaca?

Mujer con resaca.

Getty Images
La única forma de “desemborracharse” es dejar de beber.

Desafortunadamente, en la actualidad no existen drogas para tratar la embriaguez en sí, o una resaca.

Una vez que estás intoxicado, solo tiene que esperar. El hígado puede metabolizar entre 8 y 12 gramos de alcohol en una hora y la única forma de “desemborracharse” es dejar de beber para que el alcohol se difunda del cerebro y el hígado pueda completar la descomposición.

Además del vómito, no sabemos exactamente por qué nos sentimos tan mal cuando tenemos resaca, pero se cree que es otro efecto del etanal y los congéneres, el desorden químico no alcohólico que es un subproducto de la fermentación.

Estos incluyen aceites, minerales y otras formas de alcohol, como el metanol (alcohol de madera), que puede causar ceguera en dosis altas.

Un vaso de agua antes de acostarte

Vaso de agua.

Getty Images
Beber un vaso de agua antes de acostarte puede ayudarte con la resaca.

Las bebidas más oscuras tienen mayores cantidades de congéneres. El vino tinto también causa una resaca particularmente violenta, ya que contiene un vasoconstrictor, que contrae los vasos sanguíneos y causa ese dolor de cabeza punzante.

Mientras tanto, el vodka podría ser más indulgente ya que cuando se toma “puro” es solo alcohol y agua.

La única otra cosa que podría ayudar a reducir la resaca después de beber en exceso es un vaso de agua antes de acostarse.

El alcohol detiene la glándula pituitaria y produce la hormona anti diurética vasopresina, que normalmente restringe la producción de orina.

Esto significa que terminas perdiendo más agua de la que ingieres, lo que provoca una deshidratación que irrita los vasos sanguíneos y provoca dolores de cabeza.

O también puedes aliviar tu tristeza post navideña con las sobras del asado y tu película favorita de la temporada.

*Hal Sosabowski es profesor de Comprensión Pública de la Ciencia en la Universidad de Brighton. Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons.Haz clic aquí si quieres leer el original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=88s

https://www.youtube.com/watch?v=WTuw_gfggKo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.