Clandestina, la primera marca de ropa cubana que llegó a la revista Vogue
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Clandestina, la primera marca de ropa cubana que llegó a la revista Vogue

Nació como una pequeña tienda en La Habana Vieja pero ahora este negocio de camisetas con mensajes estampados se ha convertido en la primera marca de ropa cubana que se vende online al resto del mundo.
31 de enero, 2018
Comparte

En diciembre de 2014, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par cubano, Raúl Castro, anunciaron el comienzo de una “nueva era” en las relaciones cubano-estadounidenses.

Solo tres meses más tarde, ese cambio se hizo tangible con una forma inusual: la de una tienda de ropa y artículos de diseño.

El local, ubicado en La Habana Vieja, se llama Clandestina y fabrica lo que sus creadoras consideran “la primera marca de ropa de Cuba”.

Si bien la tienda es pequeña, el negocio está creciendo raudamente gracias a otra innovación de la “nueva era” cubana: el comercio online.

Tras dos años de ventas sólidas en su tienda, las cofundadoras de Clandestina, la cubana Idania Del Río y la española Leire Fernández, crearon el sitio de la marca en internet.

Hoy ofrece diez tipos de camisetas con diferentes mensajes estampados, todos con una irreverencia y gracia característica.

 

Tienda de Clandestina en La Habana Vieja

BBC
La tienda de Clandestina abrió en La Habana Vieja a comienzos de 2015 y ha sido un éxito de ventas desde el comienzo.

Lejos de las clásicas imágenes y frases revolucionarias -Che Guevara, Fidel Castro, etc.- que son el típico souvenir que uno encuentra en esta isla caribeña, las emblemáticas frases en las camisetas de Clandestina apelan a lo moderno y “cool”.

99% diseño cubano” y “Actually, I´m in Havana” (De hecho, estoy en La Habana), son dos de los más populares entre los miles de turistas que han inundado Cuba en los últimos dos años, desde que comenzó el “deshielo” entre Washington y La Habana.

También hay frases típicas cubanas, en español.

“Asere ya, gracias”, es una de ellas. (“Si alguien te está acosando en las calles de La Habana tírales esa frase. Significa ‘¡hombre, suficiente!'”, explican en el sitio web).

O “Estoy pa ti. Bueno no sé. Igual no”, que según las dueñas es una frase que “describe las relaciones cubano-estadounidenses en ocho palabras”.

Vogue

Vender diez modelos de camisetas -más algunos bolsos y pósters que se ofrecen en la tienda- no suena a un negocio importante.

Sin embargo, el hecho de tratarse de la primera marca de ropa cubana que se vende online al resto del mundo acaparó la atención de la prestigiosa revista de moda Vogue, que escribió sobre Clandestina a finales de 2017.

El sitio web de Clandestina (Foto: Clandestina)

BBC
En el sitio web, escrito en inglés y español, se ven todos los modelos de camisetas y se explica cada uno de los estampados. Cada una cuesta US$28. (Foto: Clandestina)

Allí la revista explica que las camisetas que se venden online se producen y comercializan en EE.UU., a partir del diseño original que es enviado desde Cuba.

Es algo que las creadoras de la marca no esconden.

“Todos nuestros productos son diseñados en La Habana y hechos en EE.UU. porque no tenemos mucha opción“, se sinceran en el sitio.

“Fabricar en Cuba y transportar al exterior es casi imposible. Navegar las intensas regulaciones cubano-estadounidenses sobre importar/exportar y pagar las altas tarifas nos hizo explotar la cabeza. En vez, decidimos resolver y encontramos la manera”, afirman.

Dificultades

Estas trabas no son las únicas que debieron enfrentar Del Río y Fernández.

Armar la página web en un país con muy limitado acceso a internet, donde el servicio aún no llega a los negocios y casas particulares fue toda una odisea.

Las empresarias le contaron al corresponsal de la BBC en La Habana, Will Grant, que debieron trabajar desde una plaza cercana donde hay wi-fi público, sentadas con sus laptops entre personas que paseaban a sus perros o jugaban al dominó.

Del Río (der.) y Fernández en una plaza de La Habana

BBC
Del Río (der.) y Fernández aún usan la conexión de wi-fi pública en una plaza cercana para chequear sus correos electrónicos.

No obstante, una vez online se sorprendieron del interés en su marca.

“Descubrimos cuando lanzamos el sitio que no solo se interesan en nosotros personas en EE.UU.”, contó Fernández.

“Hay personas en Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y muchos más, que quieren comprar nuestros productos”.

“Nuestro foco ahora es poner a Clandestina en una plataforma global“, señaló la empresaria.

Trump

Ese desafío enfrenta un nuevo obstáculo desde la llegada al poder de Donald Trump, hace un año.

El mandatario estadounidense dio marcha atrás con los pasos anunciados por su predecesor, Obama, y volvió a implementar algunas restricciones.

Las medidas afectan el intercambio comercial y podrían tener un impacto negativo para los pequeños negocios como Clandestina.

Tienda de Clandestina en La Habana Vieja

BBC
Las restricciones reimpuestas por Trump complican las cosas para negocios como Clandestina pero sus dueñas son optimistas.

Sin embargo, Del Río asegura que no se dejarán amedrentar por la nueva situación.

“El contexto siempre fue duro”, dijo a la BBC, en referencia al embargo estadounidense y la excesiva burocracia cubana. “Ahora con Trump es un poco más duro“.

“Igual -agregó con una sonrisa- nosotras también podemos ser más duras”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Casi 14 mil contagios y 300 muertos, el saldo del COVID-19 entre militares y fuerzas federales

Los policías federales y militares se contagian menos que los médicos, pero mueren más enfermos en promedio. El nivel de muertes triplica al registrado en corporaciones policiales en Estados Unidos.
Cuartoscuro
9 de diciembre, 2020
Comparte

Esta nota la leyeron antes nuestros suscriptores. Suscríbete a Animal Político y lee contenido antes que nadie.

En México, 13 mil 997 mil policías federales y militares se han contagiado de COVID-19 y 298 han muerto por esta enfermedad, de acuerdo con la información oficial que reportan siete dependencias y corporaciones responsables de la seguridad nacional e interior en el país.

El promedio de agentes caídos en México triplica al de las corporaciones de los Estados Unidos. Y aunque los trabajadores de salud mexicanos se contagian más que los soldados y policías federales, en estos últimos es mayor el promedio de los que mueren respecto a los que enferman.

Animal Político obtuvo a través de solicitudes de transparencia el balance que ha dejado la pandemia sanitaria en las dependencias federales que participan en tareas de seguridad nacional y de prevención, combate e investigación de delitos federales y locales en apoyo a los estados.

Leer más: México, el país en que más trabajadores de salud han muerto por COVID

En concreto se requirieron dichos datos a las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina Armada de México (Semar); a la Fiscalía General de la República (FGR); a la Guardia Nacional; a la Secretaría de Seguridad y Protección Civil (SSPC); al Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (penales federales); y al Instituto Nacional de Migración (INM).

La información proporcionada con corte al mes de noviembre arroja 13 mil 997 elementos contagiados del nuevo virus SARS-COV-2 en estas dependencias en conjunto. Se trata de casos plenamente confirmados con la prueba respectiva. Dichos casos positivos han dejado como saldo 298 fallecimientos.

En el desglose por corporación se advierte que la mayor cantidad de contagios y decesos en cifras absolutas se reporta en la Secretaría de la Defensa Nacional con 5 mil 200 militares afectados y 143 decesos. No obstante, se trata también de la corporación de mayor tamaño con casi 215 mil servidores públicos en sus filas, lo que significa que sus casos positivos equivalen a solo el 2.4% de toda su fuerza.

En cambio, la Semar sí presenta una de las proporciones más altas de contagios entre las corporaciones federales consultadas. Sus 4 mil 914 marinos confirmados representan el 8% de sus 61 mil elementos. Dicho de otra forma: por cada 12 marinos en el país hay uno que ya contrajo COVID-19. De ellos 47 han fallecido.

Una proporción similar de contagios se registra en la FGR, dependencia que reportó 1 mil 159 casos confirmados entre sus policías, fiscales, peritos y funcionarios administrativos. Es el 8% de su plantilla completa. De ellos, 20 han fallecido.

Les sigue en nivel de contagios el INM, donde los 186 casos confirmados como positivos representan en 4% de sus más de 4 mil 500 funcionarios. Pero además en Migración se registra el mayor nivel de letalidad: casi el 6% de los que han enfermado fallecieron. En total, 11 casos.

La Guardia Nacional registra la segunda mayor letalidad de las corporaciones de seguridad federales: el 3.5% de los 1 mil 994 guardias contagiados en sus filas han fallecido. Se trata de 70 elementos caídos por la enfermedad.

En cuanto al personal de seguridad de los penales federales, el OADPRS reportó 493 casos positivos de la enfermedad. Seis de ellos han perdido la vida. En el caso de la SSPC, el balance es de 51 funcionarios contagiados y uno fallecido.

Agentes expuestos

En comparación con otras corporaciones o sectores, el COVID-19 ha cobrado una mayor proporción de vidas en las fuerzas de seguridad federales en México.

En el campo de los trabajadores de la salud, por ejemplo, la estadística oficial indicaba que, hasta el pasado 30 de noviembre, había 158 mil 191 contagios acumulados entre médicos, enfermeros, camilleros y otros, mientras que la cifra de muertos ascendía a 2 mil 109. Los decesos equivalen al 1.3% de los enfermos.

En las fuerzas de seguridad, en contraste, hay menos casos, pero el promedio de letalidad es mayor. Los 298 muertos respecto a los 13 mil 997 contagiados ya referidos, equivalen al 2.12% de los enfermos.

Mientras que por cada 75 trabajadores de la salud contagiados hay un muerto, en las dependencias federales de seguridad el promedio es un muerto por cada 47 contagios.

Por otro lado, en México la proporción de policías muertos a nivel federal triplica al de las corporaciones en Estados Unidos.

En aquel país al cierre de noviembre habían fallecido 155 policías de todos los niveles y agencias, de acuerdo con datos recopilados y publicados por dos organizaciones no gubernamentales de los Estados Unidos (Down Memorial Page y la National Law Enforcement Officer Memorial Fund). 

Aunque no se reporta el número de policías estadounidenses contagiados, si se toma en cuenta el estado total de fuerza desplegado (750 mil policías aproximadamente), el promedio es de un policía muerto por cada 4 mil 800 desplegados.

En las fuerzas civiles de seguridad mexicanas los decesos son más frecuentes. Los 107 fallecidos en las filas de Guardia Nacional, FGR, INM y sistema penitenciario combinados (se excluye en este caso a los militares) equivalen a un deceso por 1 mil 233 elementos desplegados.

Lo anterior obedece a que, aunque el total de casos fatales es menor, también es mucho más bajo el número de elementos federales en México. Tomando en cuenta eso, el promedio de morir en las fuerzas de seguridad es más alto que en las policías estadounidenses.

Otro aspecto que muestran los datos es que los agentes federales y los militares en México se contagian con mayor frecuencia de coronavirus que la población en general. Lo anterior se debe a la naturaleza esencial de su trabajo que los expone con mayor frecuencia al virus que a los demás.

A nivel país, hasta el corte del pasado 2 de diciembre la cifra oficial de contagios confirmados de COVID -19 era de 1 millón 133 mil 613. Frente a la población total del país, ello representa un caso confirmado por cada 112 habitantes.

En cambio, en la Marina o en la FGR se ha presentado un caso nuevo por cada 12 elementos; en el Ejército es un soldado contagiado por cada 41 efectivos; y en la Guardia Nacional es un contagio confirmado por cada 50 agentes. En el INM y en los penales federales, el promedio es de un caso positivo por cada 25 funcionarios.

Pese a lo anterior, el promedio de fallecidos es menor en las corporaciones de seguridad respecto a la población en general. Mientras que a nivel nacional la cifra de decesos equivale al 9% de los casos confirmados, en las corporaciones federales ese promedio está por debajo del 6%.

Un enemigo letal

Comparado con las muertes por accidentes o por enfrentamientos armados con delincuentes, la pandemia de COVID-19 ha cobrado más vidas entre los policías y militares.

Un ejemplo de ello es la Guardia Nacional. En lo que va de este año una decena de sus elementos han perdido la vida en accidentes de distinto tipo, mientras que otros siete han caído en enfrentamientos contra los delincuentes. En total 17 víctimas combinando ambas circunstancias. No obstante, esos casos representan apenas la cuarta parte de las 70 vidas de guardias nacionales que ha cobrado este año el COVID-19.

Otro caso es el de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), institución que reporta ocho elementos caídos este año en accidentes o agresiones al participar en operaciones contra el crimen organizado, lo que está muy lejos del saldo de 143 soldados fallecidos por COVID-19.

Esta situación no es exclusiva de México. Los datos de las organizaciones no gubernamentales referidas previamente arrojan que el COVID-19 ha sido la principal causa de muerte en las corporaciones de policía de los Estados Unidos.

De acuerdo con sus datos, los 155 oficiales caídos por la enfermedad en ese país cuadriplican a los fallecidos por heridas de arma de fuego, y multiplican los 20 fallecidos por accidentes vehiculares, o de los seis caídos por infartos, entre otros.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.