¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Estados registran 1,640 casos de feminicidio en tres años; Sinaloa, con la tasa más alta en 2017
Durante 2017, Sinaloa fue el estado que tuvo la tasa más alta por el delito de feminicidio, con 5.33 por cada 100 mil mujeres.
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
21 de enero, 2018
Comparte

En tres años, de 2015 a 2017, las procuradurías o fiscalías estatales registraron 1,640 carpetas de investigación por el delito de feminicidio en México.

[contextly_sidebar id=”mBXZ2Hc4L6PQGsahN24ARDGe7tsbd2z0″]El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dio a conocer por primera vez datos sobre incidencia delictiva con perspectiva de género.

En 2015, fueron contabilizadas 389 carpetas por el presunto delito de feminicidio (el asesinato de una mujer por razones de género); 580 casos en 2016, y en 2017 un total de 671.

Si se compara la cifra de 2017 con la de 2015, el aumento es de 72%.

Sin embargo, el Secretariado Ejecutivo apunta que la contabilidad del delito de feminicidio se realiza conforme avanza su tipificación en los estados.

Esta tipificación, detalla el Secretariado, “se ha venido dando de forma gradual durante los últimos siete años, completándose las 32 entidades federativas en octubre de 2017”.

Durante 2017, Sinaloa fue el estado que tuvo la tasa más alta de feminicidios, con 5.33 por cada 100 mil mujeres. En segundo lugar aparece Oaxaca, con 2.73, y en tercero Morelos, con 2.65.

El año pasado, en Sinaloa, fueron contabilizadas 82 carpetas por el presunto delito de feminicidio; le siguió Veracruz, con 79, y en tercer lugar en cuanto a números absolutos se ubicó Oaxaca, con 58.

Aumento de mujeres asesinadas

En lo que se refiere a presuntas víctimas mujeres de homicidio doloso (casos de mujeres que son asesinadas, sin que se considere el caso como un feminicidio), en 2015 fueron 1,755; en 2016, aumentó a 2,210, y el año pasado llegó a 2,585 carpetas por casos donde las víctimas fueron mujeres. 

Si se compara 2017 con 2015, hay un aumento de 47%.

Baja California Sur tuvo la tasa más alta de 2017, en cuanto a víctimas de homicidio doloso por cada 100 mil mujeres, con 22.8. En segundo lugar aparece Colima, con 18.4.

Los municipios con más feminicidios

El reporte del Secretariado Ejecutivo también incluye un apartado sobre cuáles fueron los 100 municipios con más carpetas de investigación por feminicidio, en 2017.

En números absolutos, Culiacán (Sinaloa) se ubicó como el municipio con más carpetas de investigación por feminicidio el año pasado, con 32; en segundo lugar Mazatlán, también en Sinaloa, con 15; en tercer lugar Cajeme (Sonora), con 13, y en cuarto aparece Veracruz, Veracruz, con 13.

En quinto lugar, Navolato (Sinaloa), con 10; y en sexto Xalapa, Veracruz, con 10.

Suben las llamadas por violencia contra la mujer

En cuanto a llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer, pasaron de 92 mil 604 en 2016, a 106,706 en 2017. Un aumento de 15%.

Las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de abuso sexual, pasaron de 3,925 en 2016 a 3,797 en 2017. Una reducción de 3%.

Las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de acoso u hostigamiento sexual pasaron de 3,197 en 2016 a 4,415 en 2017. Un aumento de 38%.

Las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia de pareja, pasaron de 159,581 en 2016 a 202,177 en 2017. Un aumento de 26%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Getty Images
La desconocida historia de Atotoztli, la primera (y única) gobernante de México
La historia (conocida) del imperio mexica dice que fue gobernada por una decena de reyes. Pero entre los cambios de mando hay un periodo poco conocido en el que una princesa toma un papel que algunos historiadores consideran de poder y mando pleno.
Getty Images
27 de abril, 2019
Comparte

El nombre de Atotoztli quizás no suena familiar para muchos mexicanos.

En México hay ciudades, monumentos, calles y hasta estaciones del metro con nombres como Moctezuma o Cuauhtémoc, una forma de homenaje a esos gobernantes del imperio mexica (descendiente del azteca).

Pero de Atotoztli no hay nada de eso.

Su papel en la historia del México antiguo ha sido relatado muy limitadamente, tanto en las propias crónicas prehispánicas como en las narraciones de los conquistadores españoles.

Una ilustración del nombre de Atotoztli y su posición social en la dinastía mexica aparece en una lámina del “Códice Azcatitlán” elaborado tras la conquista española, pero no hay mucho más.

“Fue un personaje clave en la continuidad de la dinastía del imperio”, afirman los historiadores Filiberto Romo y Enrique Aguilar en uno de pocos estudios que existen sobre el tema.

Un hecho presumiblemente la borró del relato de quiénes gobernaron uno de los imperios más grandes de la América prehispánica: Atotoztli era mujer.

“Posiblemente no sólo fue la portadora del linaje, sino que, al tener el legítimo derecho de reinar, lo hizo. Fue reina y gobernó”, añaden.

Pero como ocurre en muchas culturas -incluso hasta la actualidad- el acceso de las mujeres al poder era considerado hasta irrespetuoso.

“No se encontraba en la costumbre colocar a una mujer al frente del gobierno de una nación guerrera, dado que ello sería impropio y una falta de respeto a los guerreros“, dicen Romo y Aguilar.

Su título como la primera gobernante que haya tenido México, ya sea el prehispánico, colonial o moderno, no le fue concedido.

La princesa Atotoztli

Aproximadamente en 1325, los aztecas se establecieron su imperio en México-Tenochtitlan, la actual Ciudad de México.

Su organización política se desarrolló como una monarquía con una familia dinástica, cuya transmisión del poder se daba de forma semihereditaria entre los varones.

El quinto gobernante -conocidos con el vocablo náhuatl tlatoani– de la dinastía fue Moctezuma Ilhuicamina, quien engendró a Atotoztli, según se establece en los documentos historiográficos “Genealogía de los príncipes mexicanos” y el “Codex Mexicanus”.

Los reyes mexicas tenían múltiples hijos y Moctezuma Ilhuicamina no fue la excepción, tuvo otros hijos varones, entre ellos uno llamado Iquehuacatzin.

El varón ocupó el alto rango de tlacatéccatl, un puesto considerado preparatorio para ocupar el puesto de tlatoani, explican Romo y Aguilar.

Pero por alguna razón que las fuentes de la época no dejan en claro por qué, a la muerte de Moctezuma I (1469) su hijo varón fue omitido como tlatoani.

Murió en una batalla en 1472, según el códice “Anales de Tlatelolco”.

Atotoztli era la única hija del gobernante y al ser mujer ocurrió lo que el antropólogo Rudolf van Zantwijk considera un “drama real azteca” en la sucesión.

“Queda el misterio de por qué los mexicas prefirieron a Atotoztli sobre su hermano Iquehuacatzin, pero una vez eliminado aquel príncipe, ella se presenta como la candidata más lógica“, señala el investigador.

¿Qué registros hablan de Atotoztli?

El sistema de sucesión es un terreno aún no muy explorado por la historia, pero el antropólogo Van Zantwijk ofrece una interpretación.

“En los casos de sucesión por uno o más de los hermanos de un tlatoani anterior, después de haber gobernado los hermanos, la función volvía a un descendiente de aquel entre ellos (los hermanos) que ocupa el puesto como sucesor inmediato”, dice.

Moctezuma I fue tlatoani después del fallecimiento de su hermano Itzcóatl, pero como su hijo Iquehuacatzin no heredó el cargo, se generó el conflicto de interregno, es decir, una interrupción en la sucesión.

Algunos documentos establecen que Atotoztli fue heredera y ejerció el cargo, según las investigaciones historiográficas recientes.

En el “Códice Ramírez” se establece que Moctezuma I gobernó junto a su hija de 1440 a 1469.

“Relación de Genealogía” dice que a la muerte de su padre, Atotoztli gobernó cuatro años (1469-1473) y luego fue sucedida por uno de sus hijos.

Y “Origen de los mexicanos” relata que la mujer gobernó con su esposo entre 1470 y 1482, pero no ofrece más detalles.

Además, Fray Toribio de Benavente, Motolinia, en Historia de los Indios de la Nueva España, dice que la mujer gobernó entre 1469 y 1481, y Francisco López de Gómara escribió que “Axayaca fue rey después de su madre”.

La reina no nombrada

Los relatos de la historia mexica se escribieron después de la conquista de los españoles, por lo que tanto estos documentos como las crónicas propias de los conquistadores son básicamente interpretaciones del pasado.

Atotoztli se había casado con su primo Tezozómoc -hijo de su tío y tlatoaniItzcóatl- con quien tuvo tres hijos: Axayácatl, Tizoc y Ahuizotl.

A pesar de las otras referencias, el relato de la historia dominante cuenta que el imperio mexica tuvo como tlatoani sucesor de Moctezuma I a su nieto Axayácatl, y de él siguieron Tizoc y Ahuzitl.

El papel de Atotoztli queda omitido en las fuentes de la historia prehispánica más citadas en los siguientes siglos.

La antropóloga Susan D. Gillespie dice a BBC Mundo que Atotoztli “destaca más que cualquier otra mujer en la línea de la familia real” mexica.

Sin embargo, considera que la falta de documentos y fuentes originales de los mexicas dificultan el determinar su lugar en la historia.

“Nadie puede saber si ella gobernó o no, o incluso si existió, porque no hay documentos históricos indígenas sobrevivientes de antes de la conquista de 1521. Todo lo que tenemos fue escrito después”, indica.

Pero su existencia para otros expertos suena lógica a la luz de cómo era considerado el papel de la mujer en la sociedad mexica, y principalmente en el sistema de gobierno patriarcal.

“Fue considerada como anomalía el ejercicio de la jefatura externa de un sistema político por parte de un mujer”, afirma Van Zantwijk.

“Por eso la mayoría de las fuentes históricas de origen azteca no mencionan el período de gobierno de Atotoztli”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal