¿Y el impuesto que pagan Uber y Cabify en CDMX? El gobierno lo cobra, pero no usa el dinero
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Y el impuesto que pagan Uber y Cabify en CDMX? El gobierno lo cobra, pero no usa el dinero

Uber señala que ha aportado ya más de 180 millones de pesos. Finanzas, por su parte se negó a dar a conocer detalles de montos o cualquier otra cosa con el argumento de que dinero está en un fideicomiso privado.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
17 de enero, 2018
Comparte

Desde hace dos años y medio el gobierno de la Ciudad de México cobra a las empresas Uber y Cabify un 1.5 % de cada viaje a cambio de permitirles que continúen operando. Dicho dinero debe usarse en beneficio de la movilidad y los peatones de la capital, sin embargo, hasta el momento la administración de Miguel Ángel Mancera lo ha mantenido guardado.

Y aunque públicamente el secretario de Movilidad de la ciudad, Carlos Meneses Flores dijo que lo recaudado superaría ya los 180 millones de pesos y que la Secretaría de Finanzas transparentaría la utilización del dinero, el gobierno negó vía transparencia dar cualquier detalle del monto oficial de dinero recaudado bajo el argumento de que el dinero está inmerso en un fideicomiso privado.

Fue el 15 de julio de 2015 cuando se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal un convenio que establece que las empresas que otorguen el servicio de transporte privado con chofer en la capital deben entregar el 1.5 % del monto cobrado al usuario en cada viaje. El destino de dichos recursos es el Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón.

En el mismo convenio se estableció que se crearía un Comité Técnico responsable del manejo y utilización de las aportaciones al fondo.

Animal Político interpuso en diciembre pasado dos solicitudes de transparencia tanto a la Secretaría de Movilidad así como a la Secretaría de Finanzas en las que se pidió conocer el monto del dinero recaudado en el fondo, los detalles y copia del fideicomiso respectivo para su administración si es que era el caso.

Las respuestas otorgadas por ambas dependencias no revelaron ni uno solo de los solicitados.

La Secretaría de Finanzas respondió el pasado 3 de enero que “no era de su competencia” el manejo de estos recursos y que le correspondía informar de ello a la Secretaría de Movilidad (SEMOVI).

En tanto, la SEMOVI respondió que no tiene atribuciones para “manejar, administrar ni operar” el referido fondo ya que se trata de “recursos de origen privado” ubicados en un fondo constituido dentro de un “fideicomiso privado” y por lo tanto no le aplican las leyes de transparencia gubernamental sino la de las instituciones de crédito. De ahí que no pueda dar a conocer ningún detalle.

Lo que sí confirmó la Secretaría de Movilidad (aunque sin dar ningún detalle) es que los recursos que se han acumulado como parte de esta recaudación no se han utilizado para nada, pues aún se analizan los proyectos para los cuales se destinaría.

“Se está en proceso de consolidar los proyectos relacionados en bien de la Ciudad de México, una vez consolidados, se propondrán al Comité Técnico para su aprobación y la aplicación de recursos, por lo que NO se han ejercido Recursos del Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón hasta la fecha”, indica el documento.

El oficio no detalla que tipo de proyectos son los que, supuestamente, se estarían “consolidando”.

Prometer no empobrece

En noviembre pasado, en una comparecencia ante la Comisión de Movilidad de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, el titular de la Secretaria de Movilidad, Carlos Augusto Meneses Flores, prometió que el gobierno capitalino transparentaría el uso de los recursos del Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón.

“Para transparentar el fondo y evitar especulaciones, se solicitó a la Secretaría de Finanzas que determine en qué se va a aplicar. La Secretaría de Finanzas lo tiene (datos del fondo)”, dijo el funcionario del gobierno de Miguel Ángel Mancera.

Pero hasta ahora Finanzas no ha hecho anuncio alguno respecto a la aplicación del fondo y, como ya se vio en la solicitud de información presentada por Animal Político, ha negado expresamente tener competencia sobre el mismo.

Fue en dicha reunión donde Meneses Flores señaló que los recursos del fondo ascendían hasta ese momento a 188 millones de pesos y que eran producto de las aportaciones de las empresas UBER y Cabify que dijo, son las únicas que tiene el permiso expreso para prestar el servicio. Añadió que había al menos medio centenar de compañías que también habían solicitado su registro pero los permisos estaban en trámite.

En ese contexto, en la solicitud de información interpuesta por este portal se pidió a la Secretaría de Movilidad conocer cuántas y cuales empresas están aportando actualmente recursos al Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón. Al igual que en el resto de las preguntas la dependencia rechazó dar detalles con el argumento de que le fondo es un fideicomiso privado.

Uber espera que pronto se use el dinero

Uber es la empresa que promovió la creación del  Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón y la que ha aportado la mayor cantidad de recursos hasta ahora, según la información que ha dado a conocer en su momento la propia compañía.

Es por ello que Animal Político los buscó para conocer su opinión respecto al nulo uso de los recursos que se aportan al fondo.

“En Uber hemos aportado puntualmente todos los pagos al fondo de movilidad y esperamos que la Secretaría de Transporte, como beneficiario de este fondo, tome las acciones pertinentes para poder definir y usar esta aportación para el beneficio de la movilidad en la ciudad y todos los ciudadanos”, expuso un vocero de la empresa.

En octubre pasado, Uber había emitido además un comunicado donde dieron a conocer su última aportación trimestral por 29 millones de pesos, con lo que hasta noviembre del año pasado, tan solo de parte de esta empresa, ya superaba los 180 millones de pesos.

“Con esta aportación, la contribución de UBER a este fondo asciende aproximadamente a $182,288,669.00 millones de pesos, los cuales fueron transferidos a una cuenta de Banco Interacciones, quien actúa como fiduciario del fideicomiso a través del cual se creó el Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón”, detalló la compañía en el comunicado del 30 de octubre pasado.

La empresa subrayó que estaba “orgullosa de fomentar una mejor movilidad” con la aportación que realizaba al fondo del 1.5 % de cada viaje y se dijeron seguros de que habría “pronto un impacto positivo”.

Pero el dinero sigue sin utilizarse.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el 'ayuno de dopamina' que está de moda en Silicon Valley

Abstenerse de estímulos externos es una de las nuevas prácticas de moda en el centro mundial de la innovación tecnológica. Algunos cuestionan sus atributos, otros los ven como una vieja usanza de la meditación. Te explicamos.
6 de enero, 2020
Comparte

Cuando James Sinka hace su ayuno de dopamina, se abstiene de todos los estímulos externos que pueda: deja de comer y solo toma agua para mantenerse hidratado; ignora su teléfono, su computadora, su televisor; incluso evita interactuar con personas.

“Tengo la suerte de tener amigos, familiares y socios extremadamente solidarios”, dice el empresario en tecnología de Silicon Valley.

“Les digo con anticipación: ‘Reservo el 17 de noviembre para un ayuno de dopamina; lo siento, no tendrán noticias mías. No es que no los quiera, es que tengo que hacer esto por mí mismo’. En un principio les parecía un poco ridículo, pero ahora están acostumbrados. Se ríen y lo entienden”, agrega.

Sinka, de 24 años, es una de las muchas personas en el centro mundial de la tecnología que están adoptando el ayuno de dopamina. Es la última moda en este barrio del futuro conocido por adoptar nuevas iniciativas de bienestar.

Pero ¿es un ayuno de dopamina una forma de meditación antigua ya conocido? ¿Hay alguna ciencia que respalde la teoría?

Empleado de Silicon Valley

AFP
La gente de Silicon Valley es famosa por el uso de prácticas novedosas para mejorar el bienestar.

“Restrictivo pero vale la pena”

La dopamina es un neurotransmisor, o un mensajero químico del cerebro, relacionado con las motivaciones que sentimos para hacer las cosas. Se le ha denominado, incorrectamente, el “químico del placer”.

“La liberación de dopamina puede ser provocada por una variedad de estímulos externos, especialmente eventos sobresalientes e inesperados”, dice Joshua Berke, profesor de neurología y psiquiatría en la Universidad de California, en San Francisco.

“Estos pueden variar y van desde repentinos ruidos desagradables hasta estímulos que, a través de la experiencia previa, se han asociado con la recompensa”, apunta.

Los promotores del ayuno de dopamina creen que los seres humanos nos sobreestimulamos por los “golpes” de dopamina que proveen las redes sociales, la tecnología y la comida.

Dicen que evitando deliberadamente estos estimulantes, que vemos como actividades placenteras, podemos disminuir la cantidad de dopamina en nuestro cerebro. Luego, después del ayuno, cuando volvemos a involucrarnos con estos estimulantes, los disfrutamos más y nuestras vidas son mejores.

Sinka cree que los “golpes” rápidos y regulares de dopamina nos hacen “adormecernos de la misma manera que alguien que consume cocaína y desarrolla tolerancia“.

Pero con el ayuno, señala, “estás tratando de deshacer esa tolerancia desarrollada. Eso te permite reflexionar y ver las cosas con una perspectiva más grande, reevaluar. Cuando te vuelves a involucrar con esos estímulos, resultan más atractivos de lo que fueron en un principio”.

El doctor Cameron Sepah, un psicólogo que trata a muchas personas en Silicon Valley, dice que el ayuno de dopamina se basa en una técnica de terapia conductual llamada “control de estímulos” que puede ayudar a los adictos a eliminar los propulsores. Lo describe como una forma de optimizar la salud y el desempeño de los ejecutivos y capitalistas de riesgo con los que trabaja.

Empleado

AFP
La idea del ayuno de dopamina es erradicar la costumbre a estar, entre otras, siempre al frente de una pantalla.

“Dada la naturaleza siempre activa y de alto estrés de sus trabajos, son propensos a comportamientos adictivos para suprimir el estrés y las emociones negativas”, explica.

Pero abstenerse por completo de cosas como las redes sociales y la tecnología sería un suicidio profesional, por lo que sugiere una abstención a corto plazo para reequilibrar sus vidas. Sepah dice que sus pacientes reportan mejoras en estado de ánimo, capacidad de concentración y productividad, porque tienen más tiempo libre para otras conductas saludables.

Sinka recuerda su primer ayuno -accidental- cuando niño; estar enfermo durante tres días y finalmente sentirse lo suficientemente bien como para morder un durazno. “Se sintió absolutamente increíble y la sensación de recompensa de la comida fue fenomenal, se me quedó grabada en la mente“.

En la universidad se metió en el ayuno intermitente de comida y ahora incorpora la práctica a su rutina mensual. Se aleja de la tecnología regularmente y, en el último año, ha hecho un ayuno de dopamina cada trimestre.

“Un ayuno de dopamina para mí es solo una síntesis de otros tipos de ayuno que he hecho en mi vida”, dice.

Cuando ayuna, se enfoca en reducir los estímulos de tres áreas diferentes: el ambiente, su comportamiento y los efectos químicos. No escucha música, ni usa aparatos electrónicos, ni habla con nadie. Evita la luz artificial, deja de comer y prescinde de las drogas o los suplementos.

La parte más difícil es encontrar tiempo para hacerlo en medio de las demandas relacionadas con su trabajo.

“Eso significa que no atienda llamadas telefónicas, no me reúna con inversores y reprograme reuniones”, explica. Pero él cree que el ayuno es una inversión que vale la pena hacer. “Es difícil y restrictivo, pero los beneficios lo valen”, dice.

Empleado de Silicon Valley

AFP
Algunos se preguntan si las modas que salen de Silicon Valley son exitosas per se o simplemente exitosas porque salen de ahí.

¿Meditación de moda o antigua?

No todos están tan convencidos del valor del ayuno de dopamina o de sus beneficios.

“Tenga en cuenta que la dopamina no tiene una relación directa con el ‘placer’ o la ‘felicidad'”, explica Berke, quien dice que “no está al tanto de ninguna evidencia” de la afirmación hecha por los ayunadores de que evitar la tecnología y los alimentos puede reducir los niveles de dopamina en el cerebro.

“Esto es una moda, no un estudio controlado”, dice. “Ciertamente suena plausible que tomar un descanso de revisar obsesivamente tu cuenta de redes sociales y salir de fiesta todas las noches es bueno para ti. simplemente poco probable que tenga mucho que ver con la dopamina per se”.

Por definición, puede ser relajante tomarse un descanso de actividades emocionantes o estresantes, y también bastante sensato“, agrega. “Pero eso no es lo mismo que negarse a tener una conversación con un amigo porque estás en un ‘ayuno de dopamina'”.

Amy Milton, catedrática de psicología y estudiante de neurociencia en la Universidad de Cambridge, insiste en este punto de vista. “No estoy segura de que se esté haciendo algo al sistema de dopamina, o reiniciarlo como la gente dice que lo hace (…) Lo que no quiere decir que sea una mala idea mirar ocasionalmente los hábitos que tienes y hacerlo”.

El ayuno también suena como otro método para mantener el bienestar que ha existido durante muchos años: la meditación Vipassana, uno de los dos principios básicos de la meditación budista, que se remonta a más de 2.500 años.

A los meditadores de Vipassana se les pide “abstenerse de matar, robar, actividad sexual, hablar falsamente e intoxicantes” antes de meditar.

Ese último requisito -evitar la intoxicación, que muchos ven como no solo alcohol o drogas, sino productos contenidos en los alimentos- hace que, además de la austeridad, se establezcan paralelismos entre el ayuno y la Vipassana.

Algunos observadores sugieren que el ayuno de dopamina es simplemente meditación Vipassana rebautizada como un lifehack del mundo de la tecnología.

Budistas

AFP
La meditación tiene 2.500 años. Y algunos creen que el principio es el mismo del ayuno de dopamina.

“Existe la idea de reetiquetar las cosas”, dice Dan Lyons, periodista tecnológico, autor y guionista de la serie de televisión de HBO Silicon Valley. “El año pasado era la microdosificación” de marihuana para poder trabajar drogado, algo que hacían en los años 60.

El enamoramiento público con las tendencias de Silicon Valley, y nuestra percepción de que los emprendedores están a la vanguardia del desarrollo, también puede significar que estamos más interesados y quizás damos más credibilidad a las iniciativas de bienestar que surgen de allí, incluso si los expertos dicen que la ciencia no está probada.

“De alguna manera, todos aceptamos esta noción de que estas personas son más inteligentes que el resto de nosotros”, dice Lyons. “Que viven en el futuro, que ven todos los ángulos, todos estos clichés. Lo compramos y lo venden… Si esta moda surgiera ahora de la industria automotriz en Detroit, ¿alguno de nosotros estaría prestando atención?”

El machismo también puede desempeñar un papel. “Miren la ridiculización que se hace, y con razón, de Gwyneth Paltrow por (su portal) Goop”, dice Lyons. “Parte de esto (el auge del ayuno de dopamina) se debe a que estos son hombres ricos y blancos”

Persona lee Facebook

AFP
Las redes sociales son otros de los estimulantes que los expertos creen reducen nuestra capacidad de sorpresa.

“Comportamientos de abordaje”

Sinka cree que lo que está haciendo es una versión moderna de la meditación Vipassana, adaptada para el mundo del siglo XXI. Él dice que los críticos se burlan de lo que no entienden, pero para él el ayuno de dopamina hace que las cosas cotidianas sean más atractivas nuevamente.

“Todos los días estamos sobreestimulados, ahogados en el ruido de estas cosas, y ahora podemos dar un paso atrás, reflexionar y volver a involucrarnos de la manera que queremos, no de la forma en que hemos estado entrenados”.

Quizá no haya que llamarlo ayuno de dopamina, argumentan algunos expertos. Milton, quien lo describe como una “idea interesante”, sugiere que los beneficios reales pueden provenir de sentir que tienes el control.

“Nos gusta tener el control de nuestro entorno y lo que hacemos. Si sientes que has adquirido control sobre tus comportamientos y estás tomando medidas positivas para lidiar con cosas que son problemáticas, esto te hará sentir mejor”, dice ella.


Puedes leer la nota original en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M

https://www.youtube.com/watch?v=mQckRZL-Gho

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts