close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La Mano Peluda/You Tube

3 de los relatos más espeluznantes de La Mano Peluda, el programa que dio noches de terror 22 años

Sin importar si las historias eran verídicas o no, cada noche los radioescuchas sintonizaban La Mano Peluda, con relatos que quitaban el sueño.
La Mano Peluda/You Tube
Por BBC Mundo
14 de enero, 2018
Comparte

 

La Mano Peluda (Foto: La Mano Peluda/YouTube).

BBC
“La Mano Peluda” se emitió de manera ininterrumpida durante más de 22 años. (Foto: La Mano Peluda/YouTube).

“La Mano Peluda” dijo adiós.

Con más de dos décadas al aire, el popular programa de terror -que llegó a ser uno de los más exitosos de la historia contemporánea de la radio en México- se despidió para siempre de sus oyentes.

“Hoy fue un día funesto para nosotros. Nos dieron a conocer, luego de 22 años y casi 5 meses de duración, que ‘La Mano Peluda’ llega a su fin. Agradezco al universo ‘peludomaniaco’. Muchas gracias por haber estado con nosotros”, expresó el jueves por la noche su locutor, Rubén García Castillo.

A las 22:00 del viernes 12 de enero tomó el micrófono de Radio Fórmula para presentarlo por última vez.

El formato era simple y su estilo recuerda al de las viejas radionovelas.

Los oyentes -o “peludomaniacos”- llamaban para relatar en vivo sus historias sobre hechos tenebrosos y experiencias sobrenaturales, que García escuchaba con atención y sin asomo de incredulidad.

Antes era Juan Ramón Sáenz quien lo hacía, pero un paro respiratorio le quitó la vida a los 48 años, el 29 de mayo de 2011. Algunos de sus radioescuchas dicen que el programa estaba “maldito” desde entonces.

https://twitter.com/ady_trujillo/status/952045667974828032

Grupo Fórmula no quiso aclarar las razones que le llevaron terminar la emisión del programa. Fue uno de los pocos espacios radiofónicos en el país nutridos casi en su totalidad por la audiencia.

Sin importar si las historias eran verídicas o no, cada noche los radioescuchas sintonizaban el programa con relatos que quitaban el sueño.

Pero cuando Rubén García anunció el fin de su emisión, dijo a los oyentes: “Teman más a los vivos que a los muertos”.

Estos fueron algunos de los testimonios más fascinantes.


1. El caso de Josué

Una de las historias que más repercusión tuvo de entre las más de 53,000 que se contaron en el programa fue la de Josué Velázquez, quien llamó a mediados del 2002 desde el Monte, en California, Estados Unidos.

Su caso protagonizó titulares de varios medios de comunicación en México. Más de 15 años después, continúa siendo objeto de debate en foros de internet. Algunos lo relacionan con la muerte de Sáenz.

Velázquez explicó que, de niño, cruzó la frontera hasta EE.UU., acompañado de su madre, su abuela y sus dos hermanos. También aseguró haber hecho un pacto con el diablo a cambio de poder y dinero para superar una crisis económica.

“Llevo más de cinco años intentando pactar con algún demonio”, comenzaba su relato. “Mi objetivo principal era, en un principio, hacer contacto y llegar a una negociación con Satanás”.

Y lo había logrado, afirmó. Pero estaba en apuros. Dijo que no podía disfrutar del dinero porque los demonios lo atormentaban y declaró, entre sollozos, que no quería morir.

imagen abstracta

Getty Images
Un oyente contó en uno de los relatos más famosos del programa que había hecho un pacto con el diablo.

Dijo haber matado a su abuela para lograr el propósito. De acuerdo con su relato, las huellas del crimen desaparecieron después.

Su caso impactó tanto a Sáenz que en 2011 fue a visitarle y le hizo una entrevista para el programa de televisión “Extranormal”. Fue la última entrevista que haría jamás.

El 19 de mayo, Josué guió al presentador y al resto del equipo a un lugar “secreto”. Allí contó que seguía en contacto con aquellos demonios que tanto le atormentaban.

Tras la entrevista, el camarógrafo fue operado de una hernia y el investigador, Mario Estrada, sufrió un accidente automovilístico, se lee en la web de la productora, TV Azteca.

Diez días después, Juan Ramón Sáenz falleció a causa de una fuerte infección gastrointestinal que le provocó un paro cardiorespiratorio.


2. Las “malditas” botas con sangre

En diciembre de 2014, un ingeniero llamó al programa para contar que él y su esposa escuchaban ruidos raros en su casa de Ciudad de México.

El asunto se tornó extraño cuando ella encontró unas botas de minero junto a una puerta que daba al sótano de la casa. La pareja se deshizo de las botas, pero éstas reaparecieron.

botas de minero

Getty Images
Otra de las historias la protagonizan unas botas “malditas”, según su narrador.

“Me da mucho terror cada vez que lo cuento”, explicaba el radioyente.

El narrador dijo que disparó con su pistola a una persona que cayó rodando por las escaleras, luego de días de ruidos y golpes en la puerta.

Al bajar al sótano, no había nadie, tan sólo las botas, “las mismas que mi esposa había tirado hacía dos o tres meses”. Esa vez, relató, tenían sangre.

El final de la historia es trágico: “Mi esposa está en un hospital psiquiátrico en Guadalajara. Yo la voy a ver cada mes. Ella no me reconoce. Cuando regresé a la casa, lo primero que vi fueron las malditas botas, igual, junto a la puerta del sótano. Cerré la puerta y nunca más regresé”.


3. El oso de peluche que “habló”

“Le voy a contar una historia que a mí me sucedió. Hay gente que me cree, gente que no, gente que se ríe… pero fue así me sucedió”, explicaba Martín en 2013 .

En su narración, decía que hacía algunos años se había cambiado de casa: “Yo tendría como unos 14 o 15 años y me fui a vivir con mi hermana.

Ella trabajaba de policía junto a mi hermano. Ellos iban a trabajar desde las 5 de la mañana. Nosotros teníamos nuestro cuarto y ella tenía su cama”.

“En su cumpleaños le regalaron una osa de peluche, de esas grandes”, relató.

oso de peluche.

Getty Images
¿Una osa de peluche que habla? “Así fue como me sucedió”, relató este radioyente.

Un día su hermana le dijo que no iba a la casa a dormir.

Él sintió frío y se le ocurrió meterse en la cama de su hermana, que tenía un edredón más grueso. “¡Pero ahí estaba la osa, señor Ruben!”, le contó al locutor.

“Me acosté, me tapé… ¡y la osa estaba de mi lado! Y, de repente, la osa se voltea y me dice que me ve“.

Esta historia es una de las más escuchadas en el canal que los fans del programa crearon en YouTube, pero millones de personas la escucharon también en antena.

Como este, muchos otros cuentos de terror ya no se escucharán en “La Mano Peluda”. Al menos, a través de la radio. Pero el legado de los más de 20 años de historias de terror que dejó el emblemático programa sigue vivo en internet.

https://twitter.com/AyusoUNAM/status/952047998904696832


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado

¿Conectar tu teléfono con tu empresa? Es posible, y muy conveniente

En muchas empresas el teléfono inteligente no ha sido suficientemente aprovechado, pues aún no se atreven a conectarlo a aquellas funciones de oficina que facilitan el trabajo.
11 de noviembre, 2019
Comparte

Hoy en día prácticamente todos los colaboradores de empresas, negocios y oficinas utilizan un teléfono inteligente. Aunque la función primordial de un móvil es realizar llamadas, la tecnología en la actualidad permite que mediante este dispositivo se desempeñe una infinidad de actividades: revisar el correo electrónico, pagar cuentas, llegar a una dirección, comprar artículos y comida, solicitar servicios, leer noticias, escribir mensajes y un largo etcétera.

No obstante, en muchas empresas el teléfono no ha sido suficientemente aprovechado, pues aún no se atreven a conectarlo a aquellas funciones de oficina que facilitan el trabajo de manera determinante.

Aunque a simple vista pareciera que este cambio tecnológico resultaría difícil de adaptar entre los colabores de la empresa, no es del todo así, pues pensemos, sobre todo, en que el teléfono es un dispositivo con el que se interactúa permanentemente, por lo que aprender a manipular algunas nuevas aplicaciones resultará más fácil de lo que se piensa.

Los expertos de la empresa japonesa Kyocera, líder mundial en gestión e impresión de documentos, enumeran a continuación algunas de las razones primordiales por las que integrar el teléfono a la empresa puede cambiar el lugar de trabajo.

Colaborar a distancia con todos los colaboradores. Por ejemplo, si tu empresa cuenta con sucursales en varias partes del país o del mundo, el teléfono es una excelente herramienta para integrar a los equipos. Como el móvil tiene la ventaja de acompañar a las personas donde sea que estén, es posible contar con una comunicación más fluida sin importar horarios o lugares.

De la misma forma, en el teléfono se pueden descargar aplicaciones para mantener contacto con personas del área de ventas, agentes comerciales, repartidores, etcétera, quienes se mueven de un lugar a otro, sin que ello signifique problemas de acceso a información importante. Por ejemplo, si el vendedor desea consultar los servicios de la empresa, puede entrar en los documentos compartidos y obtener los datos que requiere.

Controlar la información de manera más efectiva. Si desde tu teléfono cuentas con acceso a archivos y documentos podrás darte cuenta de quiénes entran en estos y qué hacen con los materiales: imprimirlos, descargarlos, compartirlos, copiarlos. Por ello no necesitarás estar en una computadora todo el tiempo para controlar lo que sucede en tus archivos. Asimismo, puedes autorizar o denegar permisos de impresión o manipulación.

Es decir, la inmediatez que te brinda un teléfono celular puede ayudarte a detener una filtración de información, ya que puedes configurar alertas de seguridad que te ayudarán a actuar con antelación.

Optimizar el trabajo de los colaboradores. El móvil es como una extensión de nuestro cuerpo, así que lo llevamos a donde sea que vayamos. Tu equipo de trabajo siempre cargará con su celular, y si integras sus tareas en el teléfono, este pasará de ser una distracción a ser una herramienta para cumplir sus tareas de forma más eficaz.

Así, aunque el colaborador se encuentre en reuniones, podrá ser avisado de si necesitan de su apoyo en algo más importante y tendrá la facilidad de responder a un correo de urgencia sin estar en su escritorio. No se trata de invadir su vida, sino de que, cuando se encuentre en horario laboral, el móvil le funcione para cumplir con el ritmo de trabajo que se demanda.

Ahorrar papel y recursos. Si empiezas a instrumentar estrategias para que tu empresa sea más digital, entonces gastarás menos dinero en imprimir, ya que no necesitarás reunir una montaña de papeles para compartir la información. Incluso, se pueden obtener firmas de clientes desde un teléfono, lo que significa menos gasto de papel y de energía eléctrica. También, ya que puedes ver información desde tu móvil, no necesitas cargar con una computadora portátil y ni estar buscar siempre dónde cargar la batería.

Aunque los beneficios son muchos, no debes olvidar que, para hacer posible que el teléfono se convierta en una herramienta de trabajo, debes empezar por contratar a un asesor especializado que te brinde las soluciones digitales que buscas. Estas aplicaciones que conectan al equipo con la oficina deben ser especialmente diseñadas para brindarte seguridad y una correcta funcionalidad.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comienza a proteger tu información →
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.