Marco Antonio durmió en un hospital, luego de 120 horas de vagar herido y desorientado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Marco Antonio durmió en un hospital, luego de 120 horas de vagar herido y desorientado

La noche de este domingo, Marco Antonio fue localizado en el Estado de México gracias a la llamada de un ciudadano. Fue trasladado a un hospital psiquiátrico.
Especial
Por Nayeli Roldán, Andrea Vega y Manu Ureste
29 de enero, 2018
Comparte

Después de cinco días desaparecido, Marco Antonio Sánchez Flores durmió en un hospital. Cuando por fin pudo ver a sus padres los abrazó, pero estaba tan desorientado que no pudo hilar frases coherentes, parecía ausente. Aunque fue sometido a una valoración médica durante casi tres horas, aún requiere de una tomografía y otros estudios para determinar la afectación física que tuvo tras la detención por parte de policías capitalinos el 23 de enero.

De su estado de salud dependerá el momento en que pueda rendir declaración sobre lo ocurrido en las últimas 120 horas para continuar con la investigación, porque si bien su aparición es una buena noticia, aún hay interrogantes sobre la actuación de la policía de la Ciudad de México y del Estado de México en este caso.

Aunque habían pasado cinco días sin noticias del joven, en 12 horas se supo de una pista y Marco pasó de desaparecido a localizado en el municipio de Melchor Ocampo, en el Estado de México, a 40 kilómetros de distancia de la colonia el Rosario, en la Ciudad de México, donde fue visto por última vez luego de ser detenido por dos policías capitalinos.

La jornada para los padres del joven inició a las 11 horas de este domingo, cuando Edith Flores, madre de Marco, recibió una llamada para que acudiera a la Fiscalía Antisecuestro de la Ciudad de México y “revisara unos videos”. Una hora después estaba con el fiscal, Willy Zúñiga, pero éste le informó que las grabaciones que debía ver estaban en la fiscalía de Tlanepantla, Estado de México.

En ese momento, decenas de personas ya estaban en el Ángel de la Independencia en una protesta organizada a través de redes sociales que exigía la aparición del joven con vida, pero también reclamaba la inacción del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. En tanto, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, advertía que el caso se trataba de desaparición forzada y la ONU demandaba esclarecer el caso.

Ya en el Estado de México, en el C4 de Tlanepantla, Edith Flores y Marco Sánchez, vieron videos de cámaras de seguridad  durante cuatro horas donde reconocieron a su hijo. Ella, después de días de tensión, lloró al verlo, gritó de la emoción. Se trataba de las grabaciones del juez cívico de Tlanepantla a donde Marco fue llevado la noche del sábado supuestamente porque policías estatales lo habían encontrado en un puente con intención de suicidarse.

Estuvo alrededor de una hora, pero, según dicen los policías, no quiso dar su nombre. Al no haber delito que perseguir, lo dejaron libre a las 23:45 horas. Ni siquiera había registro en los archivos de ingresos del ministerio público. Nadie intentó auxiliar al joven pese a que cojeaba y estaba en un visible estado de confusión, tampoco intentaron localizar a su familia al tratarse de un menor de edad.

En la grabación, pese a que llevaba cuatro días desaparecido, no se veía desaliñado, pero tenía prendas distintas. Llevaba una playera blanca, un pants y zapatos negros, aunque el día de la desaparición usaba tenis, un suéter azul y sudadera negra. “Me lo echaron a la calle como perro”, repetía una y otra vez Edith enfurecida, luego de escuchar que la autoridad lo había dejado a su suerte pese a que ya existía alerta para localizarlo.

Al mismo tiempo, la Fiscalía capitalina, informaba en una conferencia de prensa que los policías que lo detuvieron en la estación del Metrobús Rosario, declararon que lo habían liberado minutos después. Sin embargo, las grabaciones de las cámaras de seguridad aledañas, ubicaron la ruta de la patrulla a la hora de la detención y en ninguna se observaba que alguien descendiera de la unidad, según relató Edith, luego de que ella revisó ese material en el C5, un día después de la desaparición de su hijo.

Después de ver los videos, Edith y Marco nuevamente regresaron a la Fiscalía de la Ciudad de México para declarar que al parecer el joven de las grabaciones sí era su hijo. Al terminar, los padres regresaron a Tlanepantla acompañados de policías de investigación. Eran las 19 horas. Ya en el Estado de México, los mandos policíacos les informaban que un operativo de más de 50 elementos a pie y en patrullas estaba desplegado por cuadrantes para encontrar al joven.

Los familiares del joven, también haciendo recorridos por su cuenta, habían encontrado otra pista: Marco había intentado tomar un taxi a las 2 de la madrugada del sábado, según dijeron choferes de un sitio, pero el joven no supo cuál era su dirección, sólo pidió “lléveme a mi casa”. Al verlo aturdido, el taxista le dijo que mejor llamaría a la policía para que lo auxiliara, pero al escuchar eso, el joven salió corriendo del auto.

Aunque el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera había citado a conferencia de prensa a las 20 horas, empezó casi una hora después. Antes de eso, Edith recibió una fotografía por parte de la fiscalía capitalina y le pedía reconocer si se trataba de Marco. Ella dijo que sí, que sí parecía, y, por tanto, le pidieron trasladarse al punto donde lo podría ver físicamente para confirmarlo.

Aún sin el encuentro entre el joven y los padres, el jefe de Gobierno informó ante los medios de comunicación que Marco había sido localizado en el municipio de Melchor Ocampo, gracias a una llamada de un ciudadano que lo había reconocido. En la fotografía de esta vez, Marco traía otra ropa: un suéter azul y un pantalón gris y otra vez parecía desorientado.

Poco antes de las 23 horas Marco fue llevado al Centro de Justicia de Tlalnepantla donde lo esperaban sus padres. Hasta ese momento ocurrió la identificación en persona. Hasta ahí acabó una parte de la incertidumbre que la familia padeció durante cinco días.

Después de la revisión del médico legista, el joven fue trasladado al hospital Juan N. Navarro para la valoración exhaustiva a las 3 de la mañana.  

Aunque apareció, los padres aún no tienen respuestas sobre lo que ocurrió con su hijo. No saben dónde estuvo ni por lo que pasó en los cinco días desaparecido.

Zona de extorsión a adolescentes

El lugar donde policías del sector hormiga de la delegación Azcapotzalco detuvieron a Marco Antonio Sánchez Flores se ha convertido en una zona de extorsión. Comerciantes, choferes de microbuses y taxis, y checadores denuncian que los policías se dedican a hacer revisiones a estudiantes, sobre todo a adolescentes, en lugar de detener a los delincuentes en flagrancia.

“Detienen a los chavos, los revisan allá adelante. Todo este tramo es para ellos dinero, en toda la periferia, desde en la mañana, agarran a los chavos. Van pasando los muchachos por aquí, compran su cigarro, se lo van fumando y se les vienen en sentido contrario y ahí los revisan, pero la revisión no es para evitar delitos, es para extorsionarlos, porque hay delitos aquí, se roban las Vans, de una línea se han robado 11 en seis meses, y no los detienen”, afirma uno de los choferes, quien prefiere no dar su nombre.

Donde los policías detuvieron a Marco Antonio es el área donde se unen la terminal de la Línea 7 del Metro de la CDMX, que va del Rosario a Barranca del Muerto, con la del Metrobús Línea 6 que va del Rosario a Villa de Aragón. Es también la zona donde está ubicado el Colegio de Bachilleres 1 (a sólo siete minutos, caminando, del Metrobús Rosario) y el CCH Azcapotzalco (a unos 12 minutos caminando de donde detuvieron al adolescente).

En la zona, afirman los choferes, han crecido el narcomenudeo y los asaltos a transporte. El grupo de choferes y comerciantes dice bajito, casi en susurro, que hay un cartel acá. Los policías en lugar de combatir los delitos, subrayan, hostigan a choferes y estudiantes.

Los grafitis que supuestamente estaba fotografiando Marco Antonio están justo en la acera de atrás del Metrobús el Rosario. Son alrededor de una docena. Todos de tipo urbano: letras, signos, números, como los de muchas aceras de la ciudad. No hay ninguno demasiado estilizado y mucho menos un mural. Una alambrada entre la pared y la acera vuelve el punto un pasillo estrecho, largo. Supuestamente por ahí corrió el adolescente hasta llegar al andén del Metrobús, donde lo detuvieron los policías.

Animal Político tomó videos y fotos, por más de una hora, de los grafitis y el pasillo estrecho por donde debió correr Marco. La cámara que está colocada justo enfrente de la entrada del Metrobús  y el andén, las cámaras dispuestas en la puerta de la estación y hasta el lugar donde los policías alcanzaron al muchacho. Una hora y nadie, ningún policía ni guardia del Metrobús, se acercó siquiera a preguntar a la reportera por qué estaba tomando fotos o grabando videos con su celular.

Esas cámaras, al menos la que está afuera, en la acera de enfrente del Metrobús sirven, eso aseguran los choferes y comerciantes, quienes reportan que cada mes llega personal técnico a revisarlas. Aunque afirman que no cuenta con botón de pánico.

Del punto de la detención de Marco Antonio a la Agencia del Ministerio Público Número 40, en la colonia San Pablo Xalpa, en Azcapotzalco, donde supuestamente debieron llevarlo los policías apenas se hacen siete minutos de traslado, en auto.

Si la patrulla hubiera hecho ese recorrido, habría pasado primero por la calle Cultura Norte, para después tomar Avenida de las Culturas, justo enfrente del Colegio de Bachilleres 1 y la estación del Metrobús del mismo nombre. Luego seguiría por la calle Andrés Henestrosa y luego por FFCC Nacionales. Hoy domingo la ruta está casi desierta. Los puestos de comida están cerrados y poca gente camina por las calles, pero entre semana, en martes por la tarde, el movimiento es intenso.

No quiero que Marco sea el número 44 

Cientos de personas, entre estudiantes, activistas, familiares, y ciudadanos, se concentraron este domingo en el monumento del Ángel de la Independencia, en la Ciudad de México, para exigir la aparición con vida de Marco Antonio Sánchez Flores. 

“No más desapariciones forzadas”, “Queremos justicia, no más secuestros por autoridades”, o “¿Dónde está Marco?”, fueron algunas de las pancartas que portaban los ciudadanos, quienes se manifestaron durante tres horas en el corazón de la capital, desde las 13 horas hasta aproximadamente las 16 horas de la tarde. 

Los manifestantes cortaron durante varios minutos un carril de Reforma y también el acceso a la Glorieta del Ángel a la altura de la calle Florencia, sin generar afectaciones viales de consideración. Asimismo, al final de la protesta un grupo de ciudadanos increpó y persiguió durante unos minutos a un elemento de la policía capitalina y a un observador del Gobierno de la Ciudad de México, pero el altercado no pasó mayores, ni se produjo ningún hecho violento. 

Entre los asistentes a la manifestación se encontraban familiares del adolescente, como Magnolia Sánchez, su hermana, quien acusó a las autoridades del gobierno capitalino de no ofrecer resultados en la localización del menor a seis días de la desaparición, y de estar encubriendo a los policías que participaron en los hechos. 

“No quiero que Marco Antonio sea el número 44 y que sigamos sin respuestas”, dijo Magnolia, haciendo referencia a los 43 estudiantes de Ayotzinapa que desaparecieron el 26 de septiembre de 2014, luego de que también fueron aprehendidos por elementos policiacos de Guerrero. 

“Necesitamos respuestas de su paradero ya –subrayó-. Las autoridades tienen los videos y saben qué policías fueron quienes se lo llevaron. Les exigimos que nos entreguen a Marco con vida”. 

“Marco no es un delincuente, es gente de bien”, aseguró por su parte Raúl Martínez Sánchez, primo del joven. “Es un buen estudiante, de la Preparatoria Número 8 de la UNAM. Un joven sano, al que le gusta salir a correr y es cinta negra de Tae Kwon do”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué las fechas de vencimiento de la comida no tienen mucho de ciencia (y pueden ser culpables del desperdicio)

Un sistema de datación de productos más basado en la investigación podría facilitar que las personas diferencien los alimentos que pueden comer de manera segura de aquellos que podrían ser peligrosos.
23 de julio, 2022
Comparte

Un brote de listeria en Florida, Estados Unidos, provocó desde enero hasta ahora al menos una muerte, 22 hospitalizaciones y el retiro de una partida de helados.

Los humanos se enferman con infecciones de listeria, o listeriosis, por comer alimentos contaminados con tierra, carne poco cocida o productos lácteos crudos o sin pasteurizar.

La listeria puede causar convulsiones, coma, aborto espontáneo y defectos de nacimiento. Y es la tercera causa principal de muertes por intoxicación alimentaria en EE.UU.

Evitar los peligros ocultos de los alimentos es la razón por la que las personas suelen comprobar las fechas en los envases de los alimentos.

Impreso con el mes y el año, se presenta a menudo de una vertiginosa variedad de frases: “mejor antes de”, “usar antes de”, “usar preferentemente antes de”, “garantizado fresco hasta”, “congelar antes de” e incluso una etiqueta de “nacida en” utilizada en algunas cervezas.

Moho en la mermelada del desayuno.

Getty Images

La gente piensa en ellas como fechas de vencimiento, o la fecha en la que un alimento debe ir a la basura.

Pero las fechas tienen poco que ver con la caducidad de los alimentos o cuándo se vuelven menos seguros para comer.

Soy microbióloga e investigadora en salud pública y he utilizado la epidemiología molecular para estudiar la propagación de bacterias en los alimentos.

Un sistema de datación de productos más basado en la ciencia podría facilitar que las personas diferencien los alimentos que pueden comer de manera segura de aquellos que podrían ser peligrosos.

Confusión costosa

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por su sigla en inglés) informa que en 2020 el hogar estadounidense promedio gastó el 12% de sus ingresos en alimentos.

Pero mucha comida simplemente se tira, a pesar de que es perfectamente segura para comer.

El Centro de Investigación Económica del USDA informa que casi el 31% de todos los alimentos disponibles nunca se consumen.

Los precios históricamente altos de los alimentos hacen que el problema del desperdicio parezca aún más alarmante.

Producto lácteo con fecha de vencimiento.

Getty Images

El actual sistema de etiquetado de alimentos puede ser el culpable de gran parte del desperdicio.

La FDA informa que la confusión de los consumidores sobre las etiquetas de fecha de los productos probablemente sea responsable de alrededor del 20% de los alimentos que se desperdician en el hogar, con un costo estimado de US$161.000 millones por año.

Es lógico creer que las etiquetas de fecha están ahí por razones de seguridad, ya que el gobierno hace cumplir las reglas para incluir información sobre nutrición e ingredientes en las etiquetas de los alimentos.

Aprobada en 1938 y continuamente modificada desde entonces, la ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos exige que las etiquetas informen a los consumidores sobre la nutrición y los ingredientes de los alimentos envasados, incluida la cantidad de sal, azúcar y grasa que contienen.

Sin embargo, las fechas en esos paquetes de alimentos no están reguladas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés). Más bien, provienen de los productores de alimentos.

Y es posible que no se basen en la ciencia de la seguridad alimentaria.

Un hombre revisa la etiqueta de un producto en el supermercado.

Getty Images

Por ejemplo, un productor de alimentos puede encuestar a los consumidores en un focus group para elegir una fecha de caducidad que sea seis meses después de que se elaboró porque al 60% del grupo ya no le gustó el sabor.

Los fabricantes más pequeños de un alimento similar podrían imitar y poner la misma fecha en su producto.

Más interpretaciones

Un grupo de la industria, el Food Marketing Institute y la Grocery Manufacturers Association, sugieren que sus miembros marquen los alimentos como “mejor usar antes de” para indicar cuánto tiempo es seguro comerlos y “usar antes de” para indicar cuándo los alimentos se vuelven inseguros.

Pero el uso de estas leyendas más matizadas es voluntario. Y aunque la recomendación está motivada por el deseo de reducir el desperdicio de alimentos, aún no está claro si este cambio recomendado ha tenido algún impacto.

Lata de comida con fecha de vencimiento.

Getty Images

Un estudio conjunto de la Harvard Food Law and Policy Clinic y el National Resources Defense Council recomienda la eliminación de las fechas dirigidas a los consumidores, citando posibles confusiones y desperdicios.

En cambio, la investigación sugiere que los fabricantes y distribuidores utilicen fechas de “producción” o “empaque”, junto con fechas de “caducidad” dirigidas a los supermercados y otros minoristas.

Las fechas indicarían a los minoristas la cantidad de tiempo que un producto permanecerá en alta calidad.

La FDA considera que algunos productos son “alimentos potencialmente peligrosos” si tienen características que permiten que los microbios prosperen, como la humedad y una gran cantidad de nutrientes que los alimentan.

Estos comestibles incluyen pollo, leche y tomates en rodajas, todos los cuales se han relacionado con brotes graves de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Pero actualmente no hay diferencia entre el etiquetado de fecha que se usa en ellos y el de alimentos más estables.

Fórmula científica

La leche de fórmula es el único producto alimenticio con una fecha de caducidad que está regulada por el gobierno en EE.UU. y determinada científicamente.

Se somete a pruebas de laboratorio de forma rutinaria para detectar contaminación. Pero la fórmula también se somete a pruebas de nutrición para determinar cuánto tardan los nutrientes, en particular las proteínas, en descomponerse.

Para prevenir la desnutrición en los bebés, la fecha de caducidad de la leche de fórmula indica cuándo ya no es nutritiva.

Los nutrientes en los alimentos son relativamente fáciles de medir y la FDA lo hace regularmente.

La agencia emite advertencias a los productores de alimentos cuando los contenidos de nutrientes que figuran en sus etiquetas no coinciden con lo que encuentra el laboratorio de la FDA.

Una mujer mira un producto que saca del refrigerador.

Getty Images

Los estudios microbianos, como en los que trabajamos los investigadores de seguridad alimentaria, también son un enfoque científico para el etiquetado significativo de la fecha en los alimentos.

En nuestro laboratorio, un estudio microbiano podría implicar dejar un alimento perecedero para que se eche a perder y medir la cantidad de bacterias que crecen en él con el tiempo.

Los científicos también realizan otro tipo de estudio microbiano observando cuánto tardan los microbios como la listeria en crecer hasta niveles peligrosos después de agregar intencionalmente los microbios a los alimentos para observar lo que hacen.

Se observan detalles tales como el crecimiento de la cantidad de bacterias con el tiempo y cuándo hay suficientes como para causar una enfermedad.

Consumidores por su cuenta

Determinar la vida útil de los alimentos con datos científicos sobre su nutrición y seguridad podría reducir drásticamente el desperdicio y ahorrar dinero a medida que los alimentos se vuelven más caros.

Pero en ausencia de un sistema uniforme de fechado de alimentos, los consumidores pueden confiar en sus ojos y narices, decidiendo descartar el pan peludo, el queso verde o la bolsa de ensalada con mal olor.

Las personas también podrían prestar mucha atención a las fechas de los alimentos más perecederos, como los fiambres, en los que los microbios crecen fácilmente.

*Jill Roberts es profesora asociada de salud global en la University of South Florida.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y está reproducido bajo la licencia de Creative Commons. Haga clic aquí para leer el artículo original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=n1K5b93F7Dg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.