¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Hua Hua y Zhong Zhong, los primeros monos clonados con la técnica de Dolly
Los monos se utilizan comúnmente en la investigación médica de enfermedades cerebrales como el Parkinson, el cáncer y los trastornos inmunes y metabólicos. 
Por AFP
24 de enero, 2018
Comparte

Un grupo de científicos en China creó los primeros monos clonados con la misma técnica que la oveja Dolly hace más de 20 años, un avance que podría impulsar la investigación médica de enfermedades humanas.

Los dos macacos cangrejeros (Macaca fascicularis) llamados Hua Hua y Zhong Zhong nacieron en el Instituto de Neurociencias de la Academia China de Ciencias (CAS) en Shanghai y son fruto de años de investigación de una técnica de clonación llamada transferencia nuclear de células somáticas (TNCS).

“Con este trabajo se rompió la barrera”, dijo Muming Poo, director del Instituto de Neurociencia del CAS para la Excelencia en Ciencias del Cerebro y Tecnología de la Inteligencia y coautor del trabajo.

Hasta ahora, la técnica se ha utilizado para clonar más de 20 especies de animales diferentes, entre ellos perros, cerdos y gatos, pero los primates han demostrado ser particularmente difíciles.

¿Es ético?

El nacimiento de los macacos, hoy de seis y ocho semanas de edad, también plantea cuestiones éticas sobre cuán cerca han llegado los científicos a la clonación de seres humanos.

Los humanos podrían en principio ser clonados por esta técnica, dijo Poo, aunque el enfoque de este trabajo fue la clonación para investigación médica.

El objetivo de cara al futuro podría ser crear grandes poblaciones de monos genéticamente idénticos para ser usados en la investigación médica y evitar así la captura y utilización de monos reales. 

“Solo en Estados Unidos se importan de 30.000 a 40.000 monos cada año por compañías farmacéuticas”, dijo Poo.

“Sus antecedentes genéticos son variables, no son idénticos, por lo que se necesita una gran cantidad de monos. Por razones éticas, creo que el mono clonado reducirá en gran medida el número de monos utilizados para las pruebas de laboratorio”.

Los monos se utilizan comúnmente en la investigación médica de enfermedades cerebrales como el Parkinson, el cáncer y los trastornos inmunes y metabólicos.

“Muchos fracasos” antes del éxito

“El método utilizado para estos experimentos es similar al utilizado para clonar a Dolly” en 1996, pero con varias “actualizaciones”, dijo William Ritchie, un embriólogo del equipo que clonó a la oveja Dolly en el Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo.

El proceso implica eliminar el núcleo de un ovocito sano y reemplazarlo con el núcleo de otro tipo de célula corporal.

“Probamos varios métodos diferentes, pero solo uno funcionó”, dijo el autor principal, Qiang Sun, director de la división de investigación de primates no humanos del Instituto de Neurociencias de la Academia China de Ciencias. “Hubo muchos fracasos antes de encontrar una forma de clonar con éxito un mono”. 

Tardaron tres años en perfeccionar la técnica. “El procedimiento SCNT es bastante delicado, por lo que cuanto más rápido lo hagas, menos daño habrá en el óvulo”.

Preguntas

Otros monos han sido clonados en el pasado por una técnica diferente y más simple llamada división de embriones, que imita cómo surgen los gemelos de forma natural.

El primer primate clonado de esta manera fue Tetra, un macaco Rhesus nacido en 1999.

La división de embriones puede producir un máximo de cuatro a la vez, mientras que la nueva técnica podría, en teoría, clonar muchos más. 

Pero los hallazgos no están exentos de críticas: para el científico británico Robin Lovell-Badge, del Instituto Francis Crick, el proceso que generó a Hua Hua y Zhong Zhong sigue siendo “muy ineficiente y peligroso”, porque los dos bebés fueron los únicos nacidos de un grupo de 79 embriones clonados.

“Si bien lograron obtener macacos clonados, las cifras son demasiado bajas para llegar a muchas conclusiones”, dijo Lovell-Badge, que no participó en el estudio.

“Con solo dos creados, hubiera sido mucho más simple dividir un embrión temprano en dos, para obtener gemelos idénticos”.

Para Lovell-Badge estos hallazgos, publicados en la revista estadounidense Cell, no acercan a los científicos a la clonación humana.

Esto claramente sigue siendo algo demasiado tonto de intentar, sería demasiado ineficiente, demasiado inseguro y tampoco tiene sentido”.

Darren Griffin, profesor de genética de la Universidad de Kent, saludó la publicación con “optimismo cauteloso” y lo llamó “muy impresionante” desde un punto de vista técnico.

“El primer informe de la clonación de un primate no humano sin duda planteará una serie de preocupaciones éticas, y los críticos mencionan el argumento de la pendiente resbaladiza de que este sea un paso más hacia la clonación humana”, agregó.

“No obstante, los beneficios de este enfoque son claros. Un modelo de primates que pueda generarse con un fondo genético conocido y uniforme sería indudablemente muy útil en el estudio, comprensión y finalmente tratamiento de enfermedades humanas, especialmente de aquellas con un elemento genético”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Getty Images
Pilotos de EU reconocen que han visto ovnis: ¿qué hace el Pentágono para investigar el fenómeno?
El diario The New York Times publicó esta semana un reportaje en el que un grupo de pilotos de la fuerza naval de Estados Unidos habla abiertamente sobre el avistamiento de objetos voladores no identificados.
Getty Images
29 de mayo, 2019
Comparte

Aquellos que sienten fascinación por los objetos voladores no identificados (ovnis) tienen un nuevo misterio sobre el que hacer elucubraciones.

Varios pilotos de la fuerza naval de Estados Unidos reconocieron públicamente que, durante varios meses entre 2014 y 2015, avistaron una serie de ovnis mientras realizaban maniobras militares en la costa este de su país.

Así se lo contaron al diario estadounidense The New York Times, que esta semana reveló la información en un reportaje que también incluye declaraciones de un portavoz de la fuerza naval.

Los pilotos entrevistados divisaron “objetos extraños sin motor visible que volaban a velocidades hipersónicas a más de 9.000 metros de altura.

“Esas cosas están ahí fuera todo el día”, le dijo al periódico el teniente Ryan Graves, un piloto con diez años de servicio que informó de los avistamientos al Pentágono y al Congreso de EE.UU.

“Mantener un avión en el aire requiere de una significativa cantidad de energía. Con las velocidades que observamos, 12 horas en el aire son ya 11 más de lo que se puede esperar”, agregó.

¿No estamos solos?

La procedencia de estos objetos es una incógnita.

Los expertos coinciden en que lo más probable es que sean drones, pero no se descartan otras posibilidades, incluso que se trate de reflejos u otros efectos atmosféricos.

Otra explicación posible es que el avistamiento sea producto de la sobrecarga neurológica que sufren los pilotos en sus vuelos de velocidad supersónica.

En cualquier caso, desde el Departamento de Defensa de EE.UU. nadie dice que se pueda tratar de objetos extraterrestres.

Josh Gradisher, portavoz de la armada, le explicó a The New York Times que la agencia no tiene todas las respuestas a las observaciones hechas por los pilotos.

“Hubo una serie de reportes”, admitió Gradisher. “En algunos casos pudo tratarse de drones comerciales, en otros no sabemos quién está detrás, no tenemos suficientes datos para hacer el rastreo”, indicó.

Gradisher precisó que la fuerza naval estableció nuevas directrices a su flota sobre cómo informar de “intrusiones sospechosas” en el espacio aéreo.

Cómo investiga el gobierno

El Pentágono puso en marcha en 2007 un proyecto dedicado a lidiar con este tipo de asuntos: el Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales.

Dicho programa fue creado a iniciativa del exsenador Harry Reid, otrora líder de la mayoría demócrata en el Senado estadounidense.

Reid era senador por Nevada, estado en el que se han reportado varios avistamientos de ovnis y que alberga la mítica Área 51, una ultrasecreta base de la fuerza aérea de EE.UU. en cuyos hangares, según los creyentes en teorías de una conspiración alienígena, se esconden los restos de supuestos extraterrestres capturados por el ejército.

El programa le costó al Pentágono más de US$20 millones antes de que se cerrara la financiación por los recortes de presupuesto.

Así, el programa dejó de funcionar oficialmente en 2012, pero los avistamientos que los pilotos compartieron con The New York Times fueron reportados en años posteriores a esa fecha.

Ahora, las autoridades han reconocido que el programa se encargó de analizar los datos de radar, grabaciones de video y testimonios de militares del portaaviones Theodore Roosevelt, donde se realizaban las maniobras durante las cuales se divisaron los ovnis.

La pregunta es si llegaremos a conocer los resultados de esos análisis.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

https://www.youtube.com/watch?v=tqMMFFcmrs8

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=46s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal