Plan anticrimen coordinado por Osorio Chong deja 96 mil homicidios, 6% más que en el sexenio pasado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Plan anticrimen coordinado por Osorio Chong deja 96 mil homicidios, 6% más que en el sexenio pasado

En 3 de las 5 regiones en que fue dividido el país como parte del plan de seguridad del sexenio actual han subido asesinatos; en estados como Chihuahua, Veracruz o Baja California resurgió la violencia.
Cuartoscuro
Por Arturo Ángel
11 de enero, 2018
Comparte

Durante la gestión de Miguel Ángel Osorio Chong como secretario de Gobernación y cabeza del Sistema Nacional de Seguridad se registraron casi 96 mil casos de homicidio doloso en México, lo que representan un incremento del 6 % en la tasa asesinatos respecto al sexenio pasado.

La estrategia que Osorio coordinó y que consistía en dividir el país en regiones (noreste, noroeste, occidente, centro y sur) para mejorar la coordinación entre autoridades y apaciguar la violencia, heredada por la administración del sexenio Felipe Calderón, no ha funcionado en 3 de esas 5 zonas donde los homicidios se han incrementado todavía más. En la región occidente, el alza de homicidios es de más del 70 %.

Además, varias entidades federativas en donde se había conseguido reducir los picos de violencia que se presentaron en administraciones pasadas muestran un nuevo deterioro. En Chihuahua, por ejemplo, los homicidios se han incrementado 61 % en los últimos dos años, mientras que en Baja California el alza acumulada en el actual sexenio es de casi 50%.

Al inicio de este gobierno, Osorio Chong se convirtió en cabeza de la estrategia de seguridad, luego de que la Secretaría de Seguridad Pública Federal desapareció para incorporarse a Gobernación. Esto lo colocó como la máxima autoridad civil en materia de seguridad pública nacional y coordinador de los planes y reuniones en la materia.

Osorio Chong deja Gobernación y lo sustituye Navarrete Prida; Luis Miranda se va de Sedesol

Violencia homicida

De acuerdo con los datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (órgano dependiente de la propia Segob) de diciembre de 2012 (mes de arranque del actual sexenio) a noviembre de 2017 se han iniciado 95 mil 882 averiguaciones y carpetas de investigación por homicidio doloso.

Si se hace la comparación solo en términos absolutos, esta cantidad de expedientes iniciados por homicidio dolosos equivale a un incremento de casi 18 % en cuanto a los 81 mil 397 homicidios que se contabilizaron en el mismo periodo del sexenio anterior.

En la comparación hay que considerar que la población en México ha crecido y con ello la proporción de que ocurran homicidios también. En el sexenio de Felipe Calderón el promedio de población, según las estadísticas de la CONAPO, fue de 112 millones de habitantes, mientras que en el sexenio de Peña Nieto esta cifra ha crecido hasta los 120 millones.

Aun así los homicidios registrados en los cinco años de Osorio Chong en Gobernación equivalen a una tasa de 79.68 asesinatos por cada cien mil habitantes que es un incremento en comparación con la tasa de 72.17 homicidios del sexenio pasado.

La estrategia de “coordinación” dio buenos resultados en la primera parte del sexenio, o al menos eso es lo que arrojan los números. La tasa de homicidios en 2013 se redujo a 15 casos por cien mil habitantes y en 2014 a 12 casos. Sin embargo desde 2015 inició un repunte que no se ha logrado revertir y que en 2017 ha empujado la tasa a más de 19 homicidios por cien mil habitantes, un récord de las últimas dos décadas.

De las regiones donde se acumulan más homicidios dolosos, el peor repunte es el de “occidente” compuesta por Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Querétaro y Zacatecas. En lo que va de este sexenio dichas entidades acumulan 19 mil 346 carpetas y averiguaciones por homicidio, lo que es un disparo del 70.8 % de los asesinatos en comparación a los primeros cinco años del sexenio pasado, donde se registraban 11 mil 323 homicidios.

La región “centro”, integrada por el Estado de México, Ciudad de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala, presenta el segundo mayor incremento. Sus estados acumulan 31 mil 325 homicidios dolosos, 37.8 % más respecto al mismo periodo del gobierno pasado.

La tercera región que presenta un incremento de la violencia es la “sureste”, integrada por Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Yucatán y Veracruz. Aquí el registro en cinco años del gobierno actual es de 13 mil 533 casos, un alza del 21.59 % respecto al sexenio pasado.

Las únicas dos zonas del país donde no se han incrementado los asesinatos, por lo menos en el balance regional, son las del norte. Esto pese a que en los últimos dos años algunas de sus entidades presentan un repunte importante

La región “noroeste”, compuesta por Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Sonora y Sinaloa acumula de diciembre de 2012 a noviembre de 2017 un total de 20 mil 559 averiguaciones de homicidio dolosos, que es 17.8 % inferior a la cifra de 25 mil 31 casos del sexenio pasado.

En tanto la región “noreste”, donde el gobierno agrupó a Coahuila, Durango, Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas presenta 10 mil 989 averiguaciones por homicidio en lo que va del sexenio, una reducción del 9.5 % respecto al mismo periodo del gobierno de Calderón.

Pasos para atrás

Varios estados del país en donde se había conseguido controlar el deterioro de las condiciones de seguridad en años pasados hoy presentan repunte importante en sus niveles de violencia.

Un ejemplo claro es Chihuahua, donde en 2010 se registraron tres mil 903 casos de homicidio doloso, con una tasa de 109.6 asesinatos por cien mil habitantes, una de las más altas del mundo, por encima incluso de cualquier país en guerra. La Organización de Naciones Unidas (ONU) considera que la tasa promedio de homicidios a nivel mundial es de 6.9 casos por cien mil habitantes.

Tras esta crisis en el sexenio de Calderón se acordó una estrategia con las autoridades locales que permitió contener y luego reducir el número de asesinatos. La tendencia a la baja se mantuvo en el arranque de este sexenio y en 2015 la cifra descendió hasta los 945 homicidios dolosos.

Sin embargo en 2016 comenzó un repunte y para 2017 el incremento en los homicidios dolosos en Chihuahua ya es superior al 61 %.

Un caso similar ocurre en Veracruz, luego de que en 2011 se suscitaran múltiples hechos de violencia que derivaron incluso con el abandono de decenas de cuerpos en una de las principales avenidas de Boca del Río, se implementó una estrategia de seguridad que incluyó la desarticulación de varias policías municipales y la participación de la Marina en patrullajes de seguridad.

De 2012 a 2014 hubo una tendencia a la baja de asesinato que a partir de 2015 comenzó a revertirse. En los últimos tres años Veracruz reporta un incremento del 231 % en el número de homicidios.

Otro ejemplo más es Baja California, donde en 2008 se alcanzó un pico de homicidios con una tasa anual de 26 homicidios por cien mil habitantes. En los ocho años siguientes los niveles de violencia se mantuvieron por debajo de ese nivel pero en 2017 y aún a falta del balance de diciembre, la tasa de asesinatos ya superaba los 54.4 casos por cien mil habitantes, más del doble respecto a la década pasada.

Peor aún es el caso de su estado colindante: Baja California Sur, donde a lo largo de este sexenio los homicidios prácticamente se han multiplicado por diez, pasando de 49 casos de enero a noviembre de 2013 a 499 carpetas de investigación por asesinatos en el mismo periodo de 2017.

Autoridades estatales han respondido que detrás de este incremento de la violencia se encuentra el crimen organizado. En Chihuahua y Veracruz, las fiscalías estatales han reportado que más del 70 % de los homicidios dolosos están vinculados con la delincuencia organizada y es por esa problemática que le corresponde contener al gobierno federal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Pueden los niños desarrollar COVID-19 de larga duración?

Según un estudio del King's College de Londres es posible, pero las cifras son bajas: menos de uno de cada 20 sufre síntomas por más de cuatro semanas.
28 de agosto, 2021
Comparte

Los niños que se enferman de coronavirus rara vez experimentan síntomas a largo plazo, y la mayoría se recupera en menos de una semana, según revela una nueva investigación.

Científicos del King’s College de Londres dicen que si bien un grupo pequeño puede experimentar una prolongación en el tiempo de los síntomas, los números son bajos.

Los síntomas reportados más comunes fueron dolor de cabeza y cansancio.

De acuerdo con un experto del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil británico, la información recabada por el estudio refleja lo que los médicos ven en la práctica.

Uno de cada 20

En comparación con los adultos, los niños son menos propensos a enfermarse de covid-19.

Muchos niños que se infectan no desarrollan síntomas y, aquellos que lo hacen, tienden a padecer un cuadro más leve de la enfermedad.

Este estudio, revisado por pares y publicado en la revista Lancet de Salud Infantil y Adolescente, buscó analizar cómo la covid afecta a los niños y cómo se compara con otras enfermedades respiratorias.

La información analizada fue provista por los padres o encargados de los niños a la app británica Zoe.

El estudio analizó los casos de 1,734 niños de entre cinco y 17 años que habían desarrollado síntomas y dieron positivo en la prueba de covid entre septiembre de 2020 y febrero de 2021.

Menos de uno de cada 20 de los que tenían covid experimentó síntomas por cuatro semanas o más, y uno de cada 50 tuvo síntomas durante más de ocho semanas.

En promedio, los niños mayores estuvieron enfermos durante un poco más de tiempo que los niños de la escuela primaria.

Prueba de covid en una niña

Getty Images
Es común que muchos niños den positivo en la prueba de PCR pese a no tener síntomas.

Los niños de entre 12 y 17 años tardaron una semana en recuperarse, mientras que para los niños más pequeños la enfermedad duró cinco días.

Los síntomas más frecuentes que se reportaron fueron cansancio y dolor de cabeza. Otros síntomas comunes incluyeron dolor de garganta y perdida de olfato.

No se reportaron síntomas neurológicos como ataques o convulsiones.

“Escuchar a las familias”

El equipo también observó un número igual de niños que tenían síntomas pero dieron negativo en la prueba de covid.

Solo unos pocos niños, 15 de 1.734, tuvieron síntomas durante al menos 28 días, menos de uno de cada 100.

Emma Duncan, profesora de endocrinología clínica en el King’s College de Londres, quien trabajó en la investigación, dijo que el “mensaje que deja el estudio” es: “¿Pueden los niños tener una enfermedad prolongada después de sufrir covid-19? Sí, pueden, pero no es común y la mayoría de estos niños mejora con el tiempo“.

“Los niños también pueden tener síntomas prolongados de otras enfermedades. Necesitamos cuidar a todos los niños que tienen enfermedades prolongadas, independientemente de si esa enfermedad es covid-19 o cualquier otra cosa”.

Michael Absoud, médico especialista en neurodiscapacidad pediátrica del Hospital Infantil Evelina en Londres, y autor principal del estudio, dice que es importante escuchar a las familias que dicen que sus hijos tienen síntomas.

“Si estás preocupado por tu hijo, lo primero que debes hacer es ir a tu médico de cabecera y describir sus síntomas particulares”, explica.

Niña hablando con su abuela por internet

Getty Images
Aunque las consecuencias de la covid no sean graves en los niños, el problema es que pueden contagiar la enfermedad a los miembros más vulnerables de la familia.

“Ellos pueden darte información o derivarlo a un pediatra. Es importante recordar que puede haber algo más”.

En opinión de Liz Whittaker, especialista en enfermedades infecciosas del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil, que no estuvo involucrada en la ivestigación: “El estudio es tranquilizador para la mayoría de los niños y jóvenes que desarrollan infección por SARS-CoV-2, y refleja lo que los pediatras estan viendo en la práctica”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9RF0a9vccwA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.