"Gracias, pero no, gracias": 5 razones por las que en Noruega no les interesa emigrar a Estados Unidos como desearía Donald Trump
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images / BBC Mundo

"Gracias, pero no, gracias": 5 razones por las que en Noruega no les interesa emigrar a Estados Unidos como desearía Donald Trump

La idea del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su país reciba más inmigrantes de Noruega en lugar de "países de mierda" parece un sueño lejano.
Getty Images / BBC Mundo
Por BBC Mundo
12 de enero, 2018
Comparte

La idea del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su país reciba más inmigrantes de Noruega en lugar de “países de mierda” parece un sueño lejano.

La tormenta desatada después de que medios de su país lo citaran hablando de Haití, El Salvador y África como “países de mierda” y expresando su frustración porque no llegan más inmigrantes de “países como Noruega” tuvo respuesta en el país nórdico.

Y, claro, la respuesta desde el país nórdico no fue la más positiva para los deseos del presidente de Estados Unidos.

A nombre de Noruega: gracias, pero no gracias”, dijo Torbjoern Saetre, un prominente político del Partido Conservador noruego, citado por la agencia Reuters.

Mientras que cientos de miles de noruegos emigraron a EU en el siglo XIX, solo 502 de una población de 5.3 millones de personas lo hicieron en 2016, y 443 el año anterior.

El profesor Christian Christensen, un estadounidense que da clases en la Universidad de Estocolmo en la vecina Suecia, enlistó con ironía algunas razones por las que esa inmigración no puede darse.

“Por supuesto que a la gente de Noruega le gustaría irse a un país en el que las personas son mucho más propensos a ser tiroteadas, viven en la pobreza, no tienen atención médica porque son pobres, no tienen permiso de maternidad pagado o guardería subvencionada, y tiene menos mujeres en el poder”, escribió en Twitter.

La primera ministra noruega Erna Solberg y el presidente de EE.UU. Donald Trump

Getty Images
Los comentarios de Donald Trump llegaron un día después de que el presidente elogió a Noruega durante una visita de su primera ministra, Erna Solberg.

Y es que durante las últimas tres décadas, Noruega ha alcanzado uno de los mayores niveles de desarrollo y bienestar del mundo.

Estos son 5 aspectos de la vida de los noruegos por los que difícilmente querrían emigrar a EU

1. Sus altos ingresos personales

Los ingresos de los noruegos han visto un incremento medio de casi 69% de 1990 a 2016, un 10% más que lo que han visto los estadounidenses en ese periodo.

Según cifras del Banco Mundial, en 2016 el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de los noruegos fue de $59,384 dólares en promedio, mientras que en 1990 era de $18,431 dólares.

El ingreso promedio per cápita de los estadounidenses en 2016 fue de $57,638 dólares, mientras que en 1990 era de $23,954 dólares.

Aunque no es mucha la diferencia, la desigualdad sociales un factor de peso: el Índice Gini del Banco Mundial, en el que 0 es indicativo de una equidad perfecta y 100 el extremo contrario, le da un valor a Noruega de 26.8 y a EU de 41.

2. El país más feliz del mundo

Su frío clima no es precisamente paradisiaco, pero eso parece que no es un impedimento para que los noruegos se sientan en el mejor lugar del mundo.

El país noreuropeo fue colocado en el número 1 del Informe Mundial de la Felicidad 2017, en el cual Estados Unidos ocupa el lugar 14.

Noruega obtuvo un índice de felicidad de 7.54 puntos tras el análisis que evalúa ingreso per cápita, salud y expectativa de vida, libertad, generosidad, y apoyo social en un entorno de mínima corrupción en las instituciones privadas y del gobierno.

Según el informe, la calificación de felicidad de los estadounidenses cayó un 5% en la última década para ubicarse el año pasado en 6.99 puntos.

Dos niños limpian un colchón que se ensució por las inundaciones.

Getty Images
Estados Unidos tiene un nivel de pobreza infantil más alto que los países ricos europeos.

“Los países felices son los que tienen un equilibrio saludable de prosperidad, medida convencionalmente y capital social, que significa un alto grado de fe en la sociedad, baja desigualdad y confianza en el gobierno“, dijo el año pasado Jeffery Sachs, director de Desarrollo de Soluciones de Redes Sostenible que elaboró el informe.

3. Seguridad social y salud

Una de las batallas que ha tenido el presidente Donald Trump es eliminar el sistema de seguridad social de su predecesor, Barack Obama, pues considera que el llamado Obamacare es un sistema costoso para el gobierno.

Los estadounidenses no cuentan con acceso gratuito al médico, sino que tienen que pagar un generalmente muy caro seguro de salud para poder acceder a consultas, medicamentos y tratamientos.

Dos hombres en un hospital de Noruega

Getty Images
Los noruegos y los extranjeros viviendo en Noruega tienen garantizado el acceso a la seguridad social de forma gratuita.

En cambio en Noruega, el acceso a la atención médica es gratuito a través del Sistema Nacional de la Seguridad Social, el cual cubre a toda persona que tenga residencia legal en el territorio, incluso los extranjeros.

Otro beneficio social contrastante es la maternidad, pues mientras que en Noruega una mujer puede ausentarse de su trabajo hasta 45 semanas con 80% de su sueldo; en EU no cobran ni un dólar, según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las estadounidenses por ley gozan de hasta 12 semanas de ausencia laboral, pero no pueden exigir que su empleador siga cubriendo su salario y tampoco existe ningún programa social federal para la maternidad, indica la OIT.

4. Menos homicidios

Como señalaba el profesor Christensen, en Estados Unidos es más probable que una persona sea víctima de un homicidio que en Noruega.

El más reciente Estudio Global del Homicidio, de la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito, mostraba una tasa de 4.88 homicidios por cada 100 mil habitantes en el país norteamericano.

Policía con linterna en Chicago

Getty Images
En algunas zonas de Chicago ya se ha vuelto algo casi común el encontrar calles cerradas con policías investigando en la escena del crimen.

El 60% de los homicidios intencionales en ese país se efectuaron con un arma de fuego, según las cifras de Naciones Unidas.

En las ciudades de más de 200 mil habitantes, con índices de pobreza superiores al 25%, la tasa de homicidios se eleva a 24.4, según un reporte de la Iniciativa para la Solución de la Pobreza de la Universidad de Michigan.

En cambio, la tasa de homicidios intencionales en Noruega se ubica alrededor de 2.2 por cada 100 mil habitantes, con el número más alto de casos en su ciudad más grande, Oslo: 19 homicidios.

5. Acceso a la educación gratuita

Cuando Donald Trump lanzó su candidatura, en 2015, dijo que EU se estaba convirtiendo en un país del tercer mundo por su desempeño en materia educativa.

Aunque es la sede de decenas de las mejores universidades del mundo, eso no implica que el país tenga los mejores resultados en las pruebas internacionales, además de que casi todas las instituciones de educación superior son privadas.

De acuerdo con un estudio realizado en el marco del Programa Internacional para Evaluación de Competencias, la primera potencia tuvo un desempeño mediocre al evaluar capacidad de lectura y habilidad numérica.

Entre aquellos que no habían terminado la secundaria, los estadounidenses estuvieron entre los cinco países con peores resultados; mientras que entre los que sí habían terminado estos estudios quedaron por debajo de la media.

Noruega, con sus ocho universidades y 24 colegios superiores gratuitos, estuvo por encima de la media en la evaluación sobre habilidades numéricas, mientras que los estadounidenses estuvieron consistentemente por debajo del promedio.

Más aún, EU quedó en último lugar tanto entre aquellos que no concluyeron la secundaria y los que sí la terminaron.

Un funcionario del gobierno de Noruega, a solicitud de comentarios acerca de las esperanzas de Donald Trump de que hubiera más migración noruega, dijo: Respetuosamente, declinamos la oportunidad”.

Y la agencia de estadísticas de Noruega, que entre sus funciones tiene el registro de la emigración, lanzó una pregunta en Twitter: “¿Habrá más ahora?”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

'Por primera vez escuchamos que hay una solución': solicitantes de asilo ante anuncio de EU de que los recibirá

El plan prevé tres puertos de entrada principales: Tijuana, Ciudad Juárez y Matamoros. Acnur y OIM colaboran con la iniciativa para facilitar los trámites y pruebas COVID.
Cuartoscuro
Comparte

Gabriel lleva año y medio atrapado en Matamoros, Tamaulipas. En noviembre de 2019 cruzó a Estados Unidos para pedir asilo junto a su esposa y dos hijos de 15 años y 14 meses, respectivamente. Se entregó a los oficiales y les explicó que había escapado de San Pedro Sula, en Honduras, que pandilleros le amenazaban de muerte para que pagase la extorsión. No sirvió de nada. El hondureño fue incluido en el programa “Quédate en México” y obligado a esperar su caso al sur del Río Bravo, en Matamoros.

Durante casi un año durmió en una carpa en el campamento para solicitantes de refugio, pero su esposa quedó embarazada y una organización les dio apoyo para rentar un cuarto, donde se encuentran actualmente.

Leer más: EU recibirá a los solicitantes de asilo expulsados por el programa Quédate en México

“Estuvimos abandonados. El campamento no es un lugar saludable y menos para una mujer que espera un hijo”, explica en conversación telefónica desde Matamoros. Su caso quedó paralizado desde que las autoridades estadounidenses cerraron las cortes a causa de la pandemia de COVID-19. Tuvo una única audiencia en febrero de 2020. Luego llegó el coronavirus y su expediente, como el de miles de personas que buscan protección, quedó en el limbo. 

El anuncio del gobierno de EU de que recibirá a los solicitantes de asilo que esperan en México le ha dado esperanza. “Es la primera vez que escuchamos que hay una solución”, dice. Como él, cientos de centroamericanos, venezolanos y cubanos atrapados en ciudades del norte del país confían en poder cruzar a Estados Unidos y pelear su caso de refugio en un entorno seguro.

Las autoridades de EU consideran que hay unos 25 mil solicitantes de asilo con el caso abierto. En total EU devolvió a 70 mil tras el acuerdo entre Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador de diciembre de 2018, pero muchos expedientes se cerraron por no presentarse en su audiencia.

La llegada a la Casa Blanca de Joe Biden ha supuesto un cambio radical. Primero anunció que no habría más “Quédate en México” ni personas obligadas a esperar su cita en ciudades peligrosas como Matamoros. Luego llegó el anuncio de que los que fueron expulsados podrán ingresar al país. A partir del próximo 19 de febrero se les permitirá cruzar la frontera. Ahora, sin embargo, deben esperar mientras se prepara la logística. 

Cerrar el campamento de Matamoros, convertido en símbolo de las condiciones de vida inhumanas provocadas por “Quédate en México” es una de las prioridades de la administración Biden, aseguró la coordinadora de la Casa Blanca para la frontera sur, Roberta Jacobson. En un encuentro telefónico con periodistas, Jacobson dio detalles sobre la logística del programa: comenzará el próximo 19 y antes de poder cruzar los solicitantes de asilo deberán registrarse en una plataforma en internet. 

“Queremos ofrecer la oportunidad de solicitar asilo y tener un proceso legal en EU”, dijo Jacobson, quien señaló que la nueva administración trabaja con organismos internacionales como Acnur, OIM y Unicef para poner en marcha el mecanismo que permita ingresar a los solicitantes de asilo. 

En primer lugar, todos tendrán que inscribirse en una página web en la que está trabajando Acnur y esperar que se les entregue una cita. Después se establecerá un protocolo para que se realicen las pruebas de COVID-19, que quedarán a cargo de la OIM. Está previsto que la semana que viene se conozcan más detalles, ya que a partir del 19 comenzarían a recibirse a los primeros solicitantes de asilo.

El objetivo del gobierno de EU es recibir a 300 personas al día por las dos entradas principales: Tijuana, Baja California, y Juárez, Chihuahua. La otra prioridad es Matamoros por la urgencia para desmantelar el campamento. 

Una de las preocupaciones de Washington es dejar claro que esto no es un “puertas abiertas”. Que estas medidas solo afectarán a las personas que estaban con un proceso abierto en “Quédate en México”. Al resto, Jacobson insistió en el mensaje de que “no vengan” a la frontera y que no crean los rumores lanzados por coyotes de que EU permitirá ahora el ingreso. 

Para Soraya Vázquez, de Families Belong Together, en Tijuana, “preocupa” que solo se esté hablando de un colectivo muy específico, los que tenían caso abierto en “Quédate en México”. “Está bien lo que hacen con ellos, pero deberían aportar más información sobre otros casos a los que dejan en la misma incertidumbre”, dice. 

Para los afectados directamente, los anuncios han generado satisfacción y también nerviosismo. Son muchos meses de espera sin ninguna perspectiva. 

“Ahora con este nuevo aviso que han dado, me han dado mucha alegría, felicidad y emoción”, dice Ada, de 37 años, originaria de Tegucigalpa, Honduras. “Por fin voy a estar en un país en el que se hace justicia y no tendré miedo de que maten a mis hijos”, afirma en conversación telefónica desde Tijuana. 

La historia de Ada y su familia es la de una huida. Primero, de Honduras, donde escapó de su expareja, integrante de la pandilla Mara Salvatrucha o MS-13, que junto al Barrio 18 son las dos principales estructuras criminales que operan en Centroamérica. 

Junto a su esposo y sus dos hijos se establecieron en Tapachula, Chiapas, a principios de 2019. La idea era quedarse en México y pedir protección en el país, pero en mayo recibieron un nuevo golpe: se encontraron con dos de las personas que los hostigaban en Tegucigalpa y tuvieron que escapar de nuevo. Su destino fue Tijuana, aunque el objetivo era pedir asilo en Estados Unidos. “Tenía miedo a la frontera, no quise arriesgarme a cruzar ilegalmente”, explica. 

Así que se inscribieron en la lista que organizaba los cruces en el paso de El Chaparral. Tardó seis meses hasta que tuvo su primera cita, en noviembre de 2019. 

En el año transcurrido en Tijuana sufrió un intento de agresión sexual y un ataque en el que una persona trató de arrebatarle a su hija. 

Por eso anhela una vida con mayor seguridad en EU. Sin embargo, reitera que ella nunca quiso dejar su país. 

“Mi sueño no era EU, no era España. Nos fuimos por la protección. Necesito que alguien cuide de mis hijos, que no durmamos pensando que no vamos a amanecer”, asegura. 

Gabriel, quien espera en Matamoros, tampoco quiso marcharse nunca. Aunque finalmente tuvo que emprender el mismo camino que hizo su hermana siete años antes: huir a EU para evitar la extorsión y las amenazas de muerte. 

“Lo que buscamos es tener una oportunidad de poder trabajar en seguridad. SI lo logro vuelvo a poner un negocio”.

De su estancia en México le queda una idea: “es un país difícil, en el que es mejor no hablar mucho de las cosas que pasan”. 

Uno desde Matamoros y el otro desde Tijuana, los dos hondureños tienen ahora una esperanza: la frontera de la que fueron expulsados hace más de un año cuando llegaron para pedir ayuda se abrirá nuevamente y les permitirá cruzar. A partir de ahí, será un juez quien determine si reciben el asilo. Pero, al menos en un primer momento, estarán seguros. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.