Donald Trump no tiene problemas cognitivos, según el médico de la Casa Blanca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Donald Trump no tiene problemas cognitivos, según el médico de la Casa Blanca

El presidente se sometió a los análisis pocos días después del lanzamiento de "Fuego y Furia: dentro de la Casa Blanca de Trump", un controvertido libro que avivó los rumores sobre su salud mental.
16 de enero, 2018
Comparte

 

Donald Trump en un apretón de manos con el doctor Ronny Jackson.

Reuters
Donald Trump en un apretón de manos con el doctor Ronny Jackson, luego de su examen médico el viernes.

Días después de que circularan especulaciones sobre la salud mental de Donald Trump, el médico de la Casa Blanca salió a desmentirlas.

El doctor Ronny Jackson dijo que el presidente de Estados Unidos no muestra signos anormales, según los resultados de un examen cognitivo que le practicó, y que además, goza de excelente salud,

“No tiene problemas cognitivos, dijo el médico el martes.

El viernes, Trump se sometió durante tres horas a su primer examen médico desde que se convirtió en presidente de EE.UU.

Fue examinado por médicos militares en el Centro Walter Reed en Bethesda, Maryland, en el noreste del país.

El presidente se sometió a los análisis pocos días después del lanzamiento de “Fuego y Furia: dentro de la Casa Blanca de Trump”, un controvertido libro que avivó los rumores sobre su salud mental.

Abstinencia

El doctor Jackson aseguró a los periodistas en la Casa Blanca que la salud general del presidente era “excelente”.

“Todos los datos indican que el presidente está sano y lo seguirá estando mientras dure su gobierno, dijo.

“Continúa disfrutando de los importantes beneficios a largo plazo que otorga una vida de abstinencia de tabaco y alcohol”, agregó.

Ronny Jackson, médico de la Casa Blanca.

Reuters
El médico Ronny Jackson dijo que “no había preocupaciones” sobre las funciones neurológicas de Trump.

Aunque Jackson reconoció que Trump, de 71 años, podría beneficiarse de una dieta baja en grasas y más ejercicio.

El facultativo es contraalmirante de la Marina de EE.UU. Su cargo oficial es Médico del Presidente y también atendió al predecesor de Trump, Barack Obama.

¿Mentiras?

Para verificar la posible disfunción cognitiva, el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE.UU. usa la prueba neuropsicológica llamada “Evaluación Cognitiva de Montreal (MoCA, por sus siglas en inglés)”.

La prueba MoCA evalúa la atención y la concentración de un individuo, la memoria, el lenguaje, el pensamiento conceptual, los cálculos y la orientación, entre otras funciones.

Ejemplo del examen neuropsicológico llamado Evaluación Cognitiva de Montreal. Foto: MOCA.

BBC
Ejemplo del examen neuropsicológico llamado Evaluación Cognitiva de Montreal. Foto: MOCA.

Según Michael Wolff, autor de “Fuego y Furia”, todos los asistentes del presidente en la Casa Blanca lo ven como un “niño” que necesita “gratificación inmediata”.

Trump respondió diciendo que el libro de Wolff estaba “lleno de mentiras”.

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, descartó las sugerencias de que la salud mental del presidente estuviera fallando.

En diciembre de 2015, el propio médico de Trump, Harold Bornstein, declaró en una evaluación que su cliente sería el “individuo más saludable que se haya elegido para la presidencia”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Solicitudes de asilo al alza, se acercan al nivel que se tenía antes de la pandemia

Más de 32 mil personas han solicitado refugio en México durante 2020, que a pesar del coronavirus se convierte en el segundo año con mayor número de demandas de protección.
Cuartoscuro Archivo
17 de noviembre, 2020
Comparte

Un total de 4 mil 690 personas solicitó asilo en México en octubre, según las cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Se trata del cuarto mes consecutivo en el que se incrementa el número de extranjeros que pidió protección en el país y ya casi alcanza las cifras previas a la pandemia de Covid19. A pesar del coronavirus, en 2020 se registraron 32 mil 272 peticiones de refugio, por lo que se superan las 29 mil 630 de 2018, convirtiéndose en el segundo año con mayor número de aplicaciones a la Comar. 

A pesar de que los casos de contagio están en auge en al menos siete estados, el flujo de personas que llegan de otros países para pedir asilo se ha incrementado. Esto puede explicarse, en parte, por la relajación de las medidas de confinamiento en otras zonas y la reapertura de las fronteras centroamericanas, que tuvo lugar en septiembre. “Sigue la tendencia al alza. Octubre estuvo al 82% del promedio del primer trimestre y suponemos que llegaremos, al menos, a los 40 mil a final de año”, explica Andrés Ramírez, coordinador general de la Comar. 

Entérate: Migrar bajo las leyes del COVID, las vías del tren volvieron a ser la ruta de migrantes

A principios de año, cuando la Covid19 todavía no se veía como la pandemia que iba a asolar el mundo, el número de personas que solicitaba asilo en México estaba en ascenso. En enero se tramitaron 5 mil 986 peticiones, en febrero 5 mil 910 y en marzo 5 mil 286. En ese momento, la Comar esperaba que 2020 volviese a batir récords en número de solicitudes de asilo. El incremento de las restricciones para alcanzar Estados Unidos y pedir protección convirtieron al país en una segunda opción para personas llegadas de Honduras, Haití, Cuba, El Salvador o Venezuela, por mencionar los cinco países con mayor número de solicitantes este año.

En marzo se decretó la pandemia y los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) decretaron confinamientos y toques de queda, así como cerraron las fronteras. Esto dificultó la llegada de nuevos solicitantes de asilo, tanto de los países centroamericanos como de otras partes del mundo que debían atravesar Centroamérica para alcanzar México. En realidad, todo el flujo hacia Estados Unidos quedó paralizado. La frontera norte cerró y Washington implementó el Título 42, que le permite expulsar a cualquier persona que cruce irregularmente sin darle opción a pedir asilo. Además, en México los albergues estaban cerrados, ya que sus responsables tenían miedo de no poder gestionar la pandemia y que las personas beneficiarias pudiesen contagiarse. 

En abril se registraron apenas 977 solicitudes de asilo y en mayo 943. En junio, sin embargo, la cifra comenzó tímidamente a remontar, con 1 mil 260 aplicaciones para protección. 

A partir de entonces, la curva fue en ascenso: 1 mil 806 en julio, 2 mil 015 en agosto, 3 mil 399 en septiembre y 4 mil 690 en octubre. 

Esta tendencia no es exclusiva de México. El Programa de Protección de Migrantes, por el que los solicitantes de asilo en Estados Unidos son devueltos a México para seguir su caso después de un acuerdo entre los gobiernos de Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador, también experimentó un descenso notable y una recuperación progresiva.

Según datos de la Universidad de Siracusa, que actualiza mensualmente las cifras mediante solicitudes de acceso a la información en Estados Unidos, en septiembre un total de 1 mil 133 personas fueron devueltas a México siguiendo estos protocolos, lo que todavía está lejos de los 2 mil 282 expulsados en marzo pero que mantiene una tendencia al alza. En abril fueron 204, en mayo, 136; en junio, 215; en julio, 379 y en agosto 817. Esto implica que estas personas lograron pedir refugio en Estados Unidos pero que fueron expulsadas para seguir su corte al sur del Río Bravo. A día de hoy los procesos de asilo están paralizados, por lo que deberán esperar un tiempo que puede extenderse por más de un año ya que hay cientos de audiencias pendientes. 

En todo este tiempo al menos 197 mil personas fueron devueltas desde Estados Unidos por el Título 42, sin opción a pedir asilo. La mayoría de ellas eran mexicanos. El resto tenía opción a solicitar refugio en México, aunque muchos de ellos o no quieren y prefieren ser deportados a sus países o no son informados de este derecho. Comar todavía no tiene oficinas en las ciudades del norte, por lo que estos trámites deben pasar a través del Instituto Nacional de Migración (INM) y no siempre sus funcionarios explican a los extranjeros todas las opciones que les ofrece la ley. 

México es cada vez más un país de destino para personas que huyen de la violencia y no solo un lugar de tránsito para llegar a Estados Unidos. Desde 2013, un total de 42 mil 555 personas recibieron refugio o algún tipo de protección complementaria, mientras que 16 mil 290 fueron rechazados.

A pesar de las dificultades provocadas por la Covid19, en lo que llevamos de año la Comar tramitó 11 mil 936 casos, de los que 9 mil 046 fueron positivos, es decir, recibieron refugio o alguna protección complementaria. Esto implica que el 76% de los solicitantes podrá quedarse en México bajo algún tipo de protección. 

Honduras (con un 84% de positivos), Venezuela (98%), Cuba (30%), El Salvador (81%) y Guatemala (50%) son los países con mayor numero de resoluciones tramitadas este año. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.