Hallan en Ciudad Juárez el cuerpo de un menor estadounidense reportado como desaparecido

El cuerpo de James Martin Camacho, originario de Washington, fue encontrado por trabajadores de un campo algodonero en Ciudad Juárez, a unos kilómetros de la casa de su abuela, lugar donde desapareció.

Autoridades de Chihuahua confirmaron la localización del cuerpo del niño estadunidense de 7 años que había sido reportado como desaparecido hace un mes.
Autoridades de Chihuahua confirmaron la localización del cuerpo del niño estadunidense de 7 años que había sido reportado como desaparecido hace un mes. Cuartoscuro

Autoridades de Chihuahua hallaron el cuerpo sin vida de un niño estadounidense de 7 años reportado como desaparecido en Ciudad Juárez, informó este miércoles la fiscalía del estado, que realizó una intensa búsqueda durante un mes.

El cuerpo de James Martin Camacho Padilla, que nació en el estado de Washington y padecía autismo, fue encontrado por trabajadores de un campo de algodón ubicado a un kilómetro de la frontera con Estados Unidos y a unos 5 kilómetros de la casa de su abuela, de donde desapareció el 21 de enero.

“No se le apreciaron huellas de violencia, pero la investigación de su desaparición continuará abierta, ya que el lugar en donde se encontró ya había sido rastreado por agentes”, dijo a la prensa el fiscal de la zona norte de Chihuahua, Jorge Nava.

Según los exámenes forenses, James murió hace aproximadamente 10 días por hipotermia y tenía al menos siete días sin consumir alimentos.

A través del Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez ya se contactó a su mamá, Teiresa Mower, quien vive en el estado de Washington y se espera que viaje a Juárez.

James llegó a vivir a Ciudad Juárez dos días antes de su desaparición con su papá, Hugo Camacho, tras un acuerdo con la madre del niño.

Su desaparición conmovió a la comunidad y cientos de policías, bomberos y activistas lo buscaron desde el primer día por tierra, agua y aire en la frontera.

De acuerdo con sus familiares, el niño salió de su casa sin que se dieran cuenta. Las únicas pistas que se tuvieron de su desaparición fue un hombre que lo vio una media hora después cerca de un canal de aguas negras, donde se enfocaron los rastreos y donde su papá encontró un día después sus zapatillas deportivas blancas.

Las autoridades de Chihuahua solicitaron la colaboración de otros países para dar con su paradero, ofrecieron una recompensa de 200.000 pesos (unos 10.000 dólares) y mantuvieron colaboración con las autoridades de Estados Unidos través de la fiscalía general.

Por su parte, Ciudad Juárez destinó 80 policías y varios perros rastreadores para buscar al niño durante día y noche.

Al encontrar al niño sin vida, su padre declaró ante la fiscalía e identificó el cadáver.

El cuerpo de James fue encontrado con calcetines blancos, un pantalón de mezclilla y una chamarra de cuadros.

Close
Comentarios