Desfalco de recursos federales en sexenio de Javier Duarte, de más de 61 mil mdp: ASF
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Desfalco de recursos federales en sexenio de Javier Duarte, de más de 61 mil mdp: ASF

Un informe especial de los auditores revela que se detectaron más de 1,700 anomalías en el manejo de partidas federales en Veracruz, de 2011 a 2016.
Cuartoscuro Archivo
23 de febrero, 2018
Comparte

A más de 61 mil millones de pesos asciende el presunto desvío de recursos federales perpetrado de 2011 a 2016 en Veracruz, por la administración de Javier Duarte. Es un monto de malos manejos atribuible a un gobierno local del que no hay precedente en México.

Para ponerlo en proporción, para que el exgobernador de Veracruz hubiera podido ganar esa cantidad con su sueldo de gobernador tendría que haber trabajado… 26 mil años por lo menos.

Con el monto de recursos desviados en Veracruz se hubiera podido pagar el sueldo completo de todo el Ejército Mexicano durante los próximos 47 años. Los 61 mil millones representan, al menos, tres años y medio del presupuesto completo de la Procuraduría General de la República (PGR).

Un Informe Especial de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre los resultados de más de 220 auditorías realizadas del 2011 a 2016, a la administración de Duarte, arroja que dicho gobierno incurrió en todo tipo de prácticas para desviar recursos, desde la retención de subsidios que debían ser transferidos a municipios, hasta el traslado de partidas completas a cuentas desconocidas, subejercicios, falta de comprobación del supuesto gasto que sí se hizo, simulación de devoluciones de dinero faltante, entre otros.

El desglose del desfalco es el siguiente: en números redondos hay 21 millones de pesos que, en definitiva, desaparecieron sin haber sido devueltos, y por los cuales la ASF ya presentó decenas de denuncias penales ante la PGR, en contra de los funcionarios del gobierno de Duarte que resulten responsables.

Además hay 36 mil millones de pesos observados por la ASF a lo largo del sexenio de Duarte que tampoco aparecen o han sido aclarados, pero donde se está a la espera de que haya una explicación de parte de las dependencias involucradas. Funcionarios de la ASF indicaron a Animal Político que existe la certeza de que ese dinero no aparecerá, pero hay que esperar los plazos correspondientes para presentar las denuncias.

Y además hay otros 4 mil 770 millones de pesos que el gobierno estatal de Duarte simuló que devolvía, pero que luego retiró – otra vez – de las cuentas bancarias autorizadas, hechos por los cuales la ASF ya presentó también las denuncias correspondientes.

El daño a las finanzas públicas del país ocasionadas por la administración de Javier Duarte podría ser peor. Gracias a intervenciones oportunas de los auditores se pudieron recuperar aproximadamente 14 millones 755 mil pesos que ya habían sido transferidos a otras cuentas, o no habían sido devueltos por el gobierno. De no ser por eso el dinero desaparecido hoy estaría sobre los 75 mil millones de pesos.

En las auditorías practicadas durante seis años al gobierno de Veracruz los auditores encontraron irregularidades que se repitieron de forma sistemática. Por ejemplo, hubo 15 mil 600 millones de pesos que la administración de Duarte dice haber invertido en varios rubros pero de lo cual no otorgó pruebas que hagan creíble que esto fue cierto. Los auditores pidieron que se dieran documentos serios o se devolviera el dinero, y no ocurrió ninguna de las dos cosas.

La ASF también detectó que la Secretaría de Finanzas del estado sacó más de 13 mil 600 millones de pesos de recursos federales de las cuentas autorizadas para transferirlo a otras cuentas distintas, sin que dicho dinero fuera devuelto.

No es todo. Hubo cerca de 9 mil 600 millones de pesos de recursos federales que se entregaron al gobierno estatal, para que fuera transferido a municipios y otros entes institucionales por concepto de subsidios, sin embargo la Secretaría de Finanzas retuvo dicho dinero, lo que también fue completamente ilegal.

Un ejemplo más. La Auditoría también detectó que el gobierno de Javier Duarte no gastó –por lo menos no legalmente – más de 8 mil 200 millones de pesos de partidas federales. Por ende dichos recursos tendrían que haber sido devueltos a la Secretaría de Hacienda federal, sin embargo, esto tampoco pasó.

El informe especial de la ASF señala que producto de las 224 auditorías realizadas al uso de recursos públicos federales en Veracruz entre 2011 y 2016 se detectaron, en total, mil 741 irregularidades de distinto tipo, que involucran malos manejos superiores a los 70 mil millones de pesos.

El 2015, penúltimo año de la administración de Javier Duarte, es el que concentra mayores irregularidades descubiertas, con 571 en total, seguido de 2014 donde la ASF reportó 503 observaciones por presuntos malos manejos.

Un caso atípico

El mal manejo de recursos públicos federales es un común denominador en todos los estados del país. La Auditoría Superior de la Federación acaba de revelar que las irregularidades en el gasto de dinero federal en los estados, asciende a 183 mil millones de pesos en los últimos cuatro años.

Sin embargo, de acuerdo con funcionarios de la ASF el caso de Javier Duarte en Veracruz es atípico. Primero por los elevados montos de recursos faltantes que desde el primer año de su gobierno comenzaron a registrarse, pero sobretodo, porque la mayor parte de dichos recursos nunca fue devuelto.

“El gobierno de Duarte nos decía que ocupaba el dinero para gobernar, es decir, para cubrir otras necesidades urgentes. Eso está mal pero es algo que sucede. Lo raro es que en Veracruz, a diferencia de otros estados, la mayor parte del dinero nunca era devuelto ni comprobado (…) es dinero que está desaparecido y que seguramente ya no se encontrará”, dijo a Animal Político un funcionario de la ASF.

El Informe General de Resultados de la Cuenta Pública 2016 presentado el pasado 20 de febrero por la Auditoría al Congreso es prueba palpable de ello. De los 98 mil millones de pesos que la ASF advierte que fueron mal manejados en todo el país, 19 mil 700 millones corresponden al estado de Veracruz. Es decir, 1 de cada 5 pesos posiblemente desviados por los estados en 2016 corresponde al gobierno de Javier Duarte.

Solo para ponerlo en proporción: e segundo estado con el mayor monto observado por la auditoría es Nuevo León con nueve mil 800 millones, casi diez mil millones menos que Veracruz.

Las denuncias: entre impunidad y corrupción

La Auditoría Superior de la Federación ha presentado hasta ahora 65 denuncias penales ante la Procuraduría General de la República (PGR) por un posible desvío de recursos que supera los 61 mil millones de pesos. Dichas denuncias y monto continuarán incrementándose en los próximos meses conforme se agoten los tiempos de justificación de todo el dinero que falta.

Pero hasta ahora ni una sola de las averiguaciones y carpetas de investigación que se han iniciado han sido consignadas ante un juez, y mucho menos hay exfuncionarios castigados por ello. Toda la desaparición de recursos federales en la administración de Javier Duarte permanece impune hasta la fecha.

De acuerdo con autoridades involucradas en estas investigaciones, el motivo principal por el cual no se han consignado los expedientes es por la “carga de trabajo” que enfrenta la Subprocuraduría de Delitos Federales de PGR, responsable de atender e integrar las denuncias que presenta la Auditoría.

Pero también se han presentado ya casos de posible corrupción que han frenado el avance. Un ejemplo de ello fue la determinación de un fiscal de enviar al archivo 12 averiguaciones que la ASF había promovido, por la simulación en la devolución de recursos en la administración de Duarte, esto con el argumento de que eran indagatorias que le correspondían a la Procuraduría de Veracruz y no a PGR. Además no se notificó de dicha situación a los auditores, pese a que ellos son coadyuvantes en todo el caso.

Cuando la ASF se percató de lo ocurrido, tuvo que recurrir a demandas de amparo para que los casos fueran devueltos a la PGR. Dichas demandas continúan en proceso y el fiscal responsable fue separado de su cargo.

Los auditores estimaban que a finales de 2017 se consignarían los primeros casos relacionados con la administración de Duarte, pero ello no ha ocurrido hasta la fecha.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'No me veo regresando a trabajar 5 días a la semana': los cambios de actitud laboral por la pandemia

La pandemia ha impulsado modalidades de trabajo flexibles que pueden hacer que los empresarios tengan que adaptarse a la situación.
1 de abril, 2021
Comparte
Lee Harman and family

Lee Harman
Lee y Louise esperan que al compartir el cuidado de los niños a partes iguales sean un buen modelo para sus hijos.

Cuando Lee Harman preguntó por primera vez si podía pasar de una semana laboral de cinco días a una de cuatro, estaba nervioso, preguntándose qué pensarían sus colegas.

“En la construcción predominan los hombres”, señala. “Trabajar a tiempo parcial es algo que simplemente no se hacía”.

Ahora pertenece al creciente número de profesionales que han reducido su horario.

Lee, 38 años, es ingeniero civil en la empresa Skanska Costain Strabag.

En el último año ha descubierto que una semana laboral más corta es una gran ventaja.

“Así puedo gestionar mejor mis niveles de energía”, dice este padre de tres hijos.

“Un puesto de alto nivel requiere cierto grado de contemplación y espacio para pensar. Me viene muy bien, y a todo el equipo también”.

No me veo volviendo a la forma en que trabajaba antes”, afirma.

Lee cree que, debido a la crisis de covid-19, mucha gente se ha dado cuenta de que las cosas se pueden hacer de otra manera.

Los colegas han empezado a preguntarle por su experiencia, planteándose si podrían hacer lo mismo.

Trabajadores desde casa

Getty Images
Encuestas y experimentos en distintas partes del mundo muestran que existe un anhelo por poder compaginar la vida personal y profesional de otro modo.

Tendencia a reducir las horas de trabajo

Puede que los altos cargos de Goldman Sachs sigan insistiendo en una semana de 95 horas, pero parece que cada vez están más lejos de la mayoría.

Encuestas y experimentos en distintas partes del mundo muestran que existe un anhelo anhelo por reducir la jornada laboral y la consideración de que trabajar a tiempo parcial no debe ser un obstáculo para hacer carrera. Un deseo que ya se percibía antes de la pandemia, pero que el modo de trabajar durante la misma ha impulsado considerablemente.

Por ejemplo, de los 2.300 trabajadores de Microsoft en Japón que en 2019 probaron a reducir su jornada semanal un día, el 92% aseguró sentirse más feliz y menos estresado con ese horario. Similares resultados mostró el experimento en Perpetual Guardian, una empresa neozelandesa.

Y una encuesta realizada por la consultora de recursos humanos Robert Half en EE.UU. mostró que el 66% de los trabajadores afirmaba querer trabajar menos de cinco días a la semana.

Otra encuesta realizada el mes pasado a 2.000 adultos de Reino Unido reveló que el 72% cree que los trabajadores a tiempo parcial deberían tener las mismas oportunidades de progresar en el trabajo que los trabajadores a tiempo completo.

Timewise, que encargó la investigación, explica que hace nueve años una encuesta similar reveló que el 72% creía que “no era posible” tener un trabajo de alto nivel a tiempo parcial.

¿Es un freno reducir la jornada?

Karen Mattison, cofundadora de Timewise, una organización que hace campaña a favor de un trabajo más flexible, asegura que el año pasado se demostró que la gente puede trabajar de forma diferente y que era hora de que los empresarios lo reflejaran en la forma de diseñar y anunciar los puestos de trabajo.

“Durante mucho tiempo hemos visto una disculpa ante el término tiempo parcial: ‘sólo estoy a tiempo parcial’. Ahora sabemos que la inmensa mayoría de la gente en Reino Unido no ve ninguna razón para que los trabajadores a tiempo parcial se vean impedidos de progresar en sus carreras”, explica.

Los trabajadores a tiempo parcial representan ya una cuarta parte de la población activa del país. Pero a menudo existe una compensación entre negociar un horario más corto y tener oportunidades profesionales.

Las madres, en particular, se han dado cuenta de que compaginar el trabajo con las exigencias del cuidado de los hijos ha supuesto un estancamiento en sus carreras, lo que ha socavado los esfuerzos por lograr la igualdad de género en los altos cargos.

Gemma Fleuren

Gemma Fleuren
Gemma Fleuren ha perseguido sus ambiciones profesionales a la vez de las familiares trabajando cuatro días a la semana.

Pero no para Gemma Fleuren.

Su actual trabajo como directora comercial en una empresa de veta de chocolate es el tercero en el que ha negociado una semana laboral de cuatro días.

Y, lejos de ver su carrera frenada, ahora es responsable de un equipo de personas y de una serie de tareas de logística, previsión de ventas y asignación de stock.

El marido de Gemma es bombero y trabaja a turnos los viernes y los fines de semana, por lo que ella se toma los viernes libres para estar con sus tres hijos.

“En puestos anteriores, me dijeron que retirara las fotos de mis hijos de mi mesa, por si enviaban un mensaje a los jefes de que no me tomaba en serio mi carrera”, explica.

Pero cuando la entrevistaron para su actual trabajo, dejó claro que aceptaría el puesto cuatro días a la semana y su empresa la ha apoyado totalmente.

“No hay preguntas sobre cómo organizas tus horas. Te juzgan por lo que consigues”, cuenta.

“El trabajo flexible es para todo el mundo, ya sea porque tienes hijos, un padre anciano que necesita tu ayuda ¡o incluso un pez dorado que necesita de cuidados especiales! El motivo es irrelevante, lo que se espera es que sea para todos”.

Incluso en períodos de mucho trabajo, como el que precede a la Semana Santa, se las arregla para mantener sus días libres.

Pero asegura que es necesario ser disciplinado para decir que no se está disponible en determinados momentos. Y no está segura de poder desempeñar su función con menos de cuatro días.

Una forma de atraer talento

Aunque algunos empresarios están dando ejemplos positivos, muchos todavía no han aceptado que ofrecer flexibilidad ayudará a atraer a los mejores talentos, afirma Timewise.

Un estudio anterior de Timewise reveló que, incluso antes de la pandemia, nueve de cada diez personas querían más flexibilidad en su próximo trabajo.

Sin embargo, en 2020 sólo el 8% de las ofertas de empleo en Reino Unido ofrecían opciones a tiempo parcial.

Mientras tanto, otros países ya están explorando la idea de reducir las semanas de trabajo.

Ardern

Getty Images
La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, sugirió a los empresarios que consideraran la opción de una semana de cuatro días.

El año pasado, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, sugirió a los empresarios que consideraran la opción de una semana de cuatro días porque ayudaría a conciliar la vida laboral y familiar, pero también porque podría impulsar el turismo interno.

España está planeando un proyecto piloto de semana laboral de cuatro días, en parte debido a los retos de la automatización.

Y Suecia ha experimentado con jornadas de seis horas.

Gemma opina que cualquiera que desee trabajar a tiempo parcial debe ser sincero con los posibles empleadores, especialmente si los cazatalentos o los reclutadores no lo apoyan.

“He tenido reclutadores que me han dicho que no están dispuestos a plantear mi patrón deseado de trabajo a su cliente, dejando que mantenga la conversación yo misma o sugiriendo que ceda en mis requisitos para asegurarme una oferta de trabajo”, dice.

“Si el reclutador no quiere tener la conversación, yo me dirigiría directamente al posible empleador para que puedas exponer tu posición con claridad”.

*Todo el contenido del texto es de la autora, excepto los datos de encuestas y experimentos referidos a países distintos del Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.