Ocho empresas declaradas fantasma por el SAT recibieron 653 mdp de Sedesol y Sedatu
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ocho empresas declaradas fantasma por el SAT recibieron 653 mdp de Sedesol y Sedatu

Los presuntos desvíos a sociedades fantasmas tuvieron lugar primero en Sedesol, cuando Rosario Robles era su titular, y se repitieron en Sedatu, también con ella como su titular.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Nayeli Roldán
28 de febrero, 2018
Comparte

Entre 2014 y 2016, 653 millones de pesos del presupuesto de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Urbano (Sedatu) terminaron en ocho empresas que fueron boletinadas por la autoridad fiscal como sociedades fantasma porque no tienen capital, empleados ni infraestructura que sustente sus operaciones y, por lo tanto, no podían cumplir con servicio alguno.

Estas compañías fraudulentas fueron beneficiadas con millones del erario gracias a un mecanismo de desvío en el que se utilizaron como ‘intermediarias’ a dos universidades públicas y a tres medios de comunicación de gobiernos estatales. Estos entes públicos debían dar servicios a Sedesol y Sedatu, pero no tenían la capacidad y subcontrataron de manera arbitraria a empresas privadas, sin pasar por ningún proceso de licitación pública.

Se trata del mismo esquema de desvío de recursos documentado en La Estafa Maestra; investigación que reveló que entre 2012 y 2014 hasta 11 dependencias del gobierno federal utilizaron a 8 universidades públicas para desviar 7 mil 600 millones de pesos a 186 empresas privadas. De ese dinero, 3 mil 433 millones ‘desaparecieron’ en 128 compañías ilegales.

De las ocho empresas catalogadas como ‘fantasma’ por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), dos de ellas, incluso recibieron dinero de ambas dependencias en diferentes contratos firmados de 2014 a 2016.

Una de ellas es Comercializadora HDP SA de CV ganó en 2014, a través de Radio TV Hidalgo que hizo de ‘intermediaria’, un total de 69 millones de pesos de Sedesol, cuando Rosario Robles estaba al frente de esta dependencia. Un año después, esta misma empresa fantasma fue beneficiada a través del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social con otros 15 millones 100 mil pesos de Sedatu, ya con Rosario Robles como nueva secretaria de esta dependencia.

Comercializadora HDP fue incluida en la lista negra del SAT de empresas fantasma ‘definitiva’ el 26 de octubre de 2017, luego de que la autoridad tributaria comprobara que no tenía oficinas reales, activos, ni personal trabajando, y que simulaba operaciones comerciales para evadir impuestos y desviar recursos.

Con Desarrollo Publicitario ADP SA de CV se repitió el esquema: primero fue beneficiada en 2015 con 156 millones 160 mil pesos que salieron de Sedesol. Y en 2016, recibió otros 110 millones 862 mil pesos de Sedatu.

En ambos casos también participaron como ‘intermediarias’ del desvío RTV Hidalgo y el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social.

Desde el 1 de marzo de 2017, esta sociedad está siendo investigada por el SAT como ‘presunta’ fantasma.

Joyería de fantasía y casas abandonadas

Además de Desarrollo Publicitario ADP y Comercializadora HDP, otras empresas fantasmas fueron beneficiadas por Sedesol y Sedatu, por separado.

En 2016, Agatha Líderes Especializados SA de CV, compañía boletinada como fantasma ‘definitiva’ por el SAT, recibió 164 millones de Sedatu a través del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social y de otro medio estatal: Televisora de Hermosillo (Telemax).

Esta empresa tiene su domicilio en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Según un informe forense de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su dirección se encontró “una casa habitación abandonada, sin la evidencia de infraestructura, activos, personal, ni capacidad material para prestar servicios”. Agatha Líderes, a su vez, trianguló 152 millones (el 92% del dinero de Sedatu) a 13 empresas, entre éstas Yuvisa y Servicios SA de CV, también investigada por el SAT como presunta fantasma.

Serviúnicos SA de CV, investigada como presunta fantasma, obtuvo 56 millones de Sedesol en 2015 a través de Radio Televisión de Hidalgo

Esta compañía tampoco existe en su domicilio y fue subcontratada para realizar servicios a Sedesol relacionados con “desarrollar la estrategia y programa anual de comunicación social 2015”, entre otros. No obstante, el giro social de Serviúnicos es comprar, fabricar, y distribuir “regalos, joyería de fantasía, bolsas, carteras, y artículos de cocina”, según la ASF.

A pesar de que en 2015 ganó recursos por 56 millones de pesos, un año después la compañía fue liquidada y desapareció, según constató Animal Político en el Registro Público de Comercio. Los dueños de Serviúnicos alegaron que la sociedad se encontraba en “números rojos”.

IKAR Presentadora de Bienes y Servicios SA de CV y Corporativo Comercial de Servicios y Vintash SA de CV, empresas ‘presuntas fantasma’, fueron beneficiadas con otros 64 millones 252 mil pesos de Sedatu. Esta vez se utilizó como ‘intermediarias’ a la Universidad Politécnica de Quintana Roo y a la Universidad Mexiquense del Bicentenario.

Mientras que Comunicaciones M&M SA de CV, ya declarada fantasma definitiva, ganó 16 millones de Sedesol, también a través de Radio Televisión de Hidalgo.

Animal Político solicitó posicionamiento a la Sedatu respecto a estos convenios, pero la dependencia envió una carta, que había sido dirigida al periódico Reforma la semana pasada tras la publicación de una nota sobre presuntos desvíos señalados por la ASF, en la que aseguran que dichos convenios son legales, que los servicios contratados tanto por Sedesol y Sedatu “se entregaron en tiempo y forma y en ningún momento, las dependencias contrataron a alguna empresa privada”.

Caso Telemax

Animal Político también buscó al funcionario Daniel Hidalgo, director de Telemax, para cuestionarle sobre las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación hizo en un informe forense a la televisora por desviar presuntamente 267 millones de pesos a nueve empresas.

Entre las compañías subcontratadas por Telemax están Agatha Líderes Especializados, ya declarada empresa fantasma ‘definitiva’; así como Editorial Constituyente SA de CV, Publicidad Natnit Sa de CV, y Revista México Social SA de CV, en cuyos domicilios se encontraron despachos de médicos y viviendas particulares, pero ninguna empresa.

Hidalgo, quien fue subsecretario de Hacienda de Sonora en 2004, y actualmente también es secretario de Organización del Comité Directivo Estatal del PRI en Sonora, defendió la legalidad del convenio firmado con Sedatu al amparo de la excepción del artículo 1 de la ley de adquisiciones.

-La ASF dice que Telemax solo checó las empresas que subcontrató por correo electrónico y paquetería –se le planteó en entrevista-.

-Sí, pero hay contratos firmados, hay órdenes de trabajo, hay entregables, hay toda una carpeta en copia física y digital de todos los trabajos que se entregaron a la Sedatu. Y lo más importante, hay actas de recepción de servicios que están firmadas de conformidad por Sedatu.

-¿Pero cómo estuvieron conformes si la ASF dice que varias de estas empresas no existen?

-Entiendo que eso es lo que hace ruido.

-¿Ustedes checaron empresa por empresa? ¿Existían y todo era legal?

-Primero, te digo que sí tenemos la capacidad para dar los servicios, porque eso es algo que también se cuestiona. Y segundo, por supuesto que son empresas que existen. Tenían vigente su Registro Federal de Contribuyentes (RFC), y también sus facturas digitales, los CFDI famosos.

-¿Por qué Telemax subcontrató a esas nueve empresas? ¿Ya las conocían?

-Para cumplir con los requisitos legales en materia estatal, teníamos que buscar un estudio de mercado, y tenemos cotizaciones de los trabajos.

-¿No hubo una recomendación de Sedatu para subcontratarlas?

-(Las empresas) ya habían hecho trabajos desde 2011, aquí es lo que me consta en la televisora, porque lo veo en expedientes. De hecho, cuando nos busca Sedatu para los trabajos, un factor importante en la decisión es que (las empresas) ya habían prestado sus servicios en el pasado aquí (en la televisora). Obviamente, yo no era director general en ese entonces.

-¿Pero, de nuevo, cómo empresas que no existen en sus domicilios pudieron darles los servicios? –se le insistió-.

-Eso ya no me compete a mí. Yo las subcontraté en 2016 y dice la ASF que no están ahí, pero tengo mis dudas de que eso sea una versión definitiva.

-Cree que la ASF no está siendo…

-No, no es que crea –interrumpe la pregunta-. Es un informe preliminar para atender las recomendaciones, no es definitivo. Lo que puedo decir es que son empresas que estaban en el padrón de contribuyentes y que funcionaban. Tan es así, que el pago por los trabajos se pudo hacer a través de cuentas bancarias y de documentos fiscales como la factura electrónica.

-¿O sea, para ustedes las empresas sí existían?

-Definitivamente, sí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en México: los pueblos que se niegan a vacunarse contra COVID

En muchas aldeas remotas del estado sureño de Chiapas las tasas de vacunación son de apenas el 2%.
21 de julio, 2021
Comparte

En noviembre de 2019, Pascuala Vázquez Aguilar tuvo un extraño sueño sobre su aldea Coquiltéel, enclavada entre los árboles en las montañas del sur de México.

Una plaga había llegado al pueblo y todos tenían que correr hacia el bosque. Se escondían en una choza cobijada por robles.

“La plaga no podía alcanzarnos allí”, dice Pascuala. “Eso es lo que vi en mi sueño”.

Unos meses después, la pandemia se apoderó de México y miles de personas morían cada semana. Pero Coquiltéel, y muchos otros pueblos indígenas pequeños del suereño estado de Chiapas, resultaron relativamente ilesos.

Aunque esto ha sido una bendición para sus pobladores, también presenta un problema.

Casi el 30% de los mexicanos ha recibido una dosis de la vacuna contra la covid-19 a julio, pero en el estado de Chiapas la tasa de vacunación es menos de la mitad.

En Coquiltéel y en muchas aldeas remotas del estado, probablemente se acerca apenas al 2%.

La semana pasada, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador comentó la baja tasa de vacunación en Chiapas y dijo que el gobierno debe hacer más esfuerzos para enfrentar esta situación.

“La gente no confía en el gobierno”

Pascuala es funcionaria de salud para 364 comunidades de la zona y recibió su vacuna.

Suele visitar el pueblo y los alrededores, y le preocupa traer la covid-19 de regreso a su familia y amigos que, como la mayoría de sus vecinos, no están vacunados.

Los miembros de estas comunidades están influenciados por las mentiras y rumores que circulan por WhatsApp.

Pascuala ha visto mensajes que dicen que la vacuna matará a la gente en dos años, que es un complot del gobierno para reducir a la población o que es una señal del diablo que maldice a quien la recibe.

Profesores son vacunados en Chiapa

AFP
Casi el 30% de los mexicanos ha recibido una dosis de la vacuna contra la covid-19 hasta el momento, pero en el estado de Chiapas la tasa de vacunación es menos de la mitad.

Este tipo de desinformación se está difundiendo por todas partes, pero en pueblos como Coquiltéel puede ser particularmente preocupante.

“La gente no confía en el gobierno. No ven que haga nada bueno, solo ven mucha corrupción”, dice Pascuala.

El municipio de Chilón, donde se encuentra la aldea de Coquiltéel, está compuesto predominantemente por indígenas descendientes de la civilización maya.

En Chiapas se hablan más de 12 idiomas tradicionales oficiales. El primer idioma en Coquiltéel es el tzeltal y solo algunas personas hablan español.

La comunidad indígena de esta parte de México tiene una larga historia de resistencia a las autoridades centrales, que culminó con el levantamiento zapatista de 1994.

“El gobierno no consulta a la gente sobre cómo quiere ser ayudada”, dice Pascuala. “La mayoría no cree que la covid-19 exista”.

Este no es solo un problema en México o en América Latina, está sucediendo en todo el mundo.

En el norte de Nigeria, a principios de la década de 2000 y más tarde en algunas zonas de Pakistán, la desconfianza en las autoridades hizo que parte de la población boicoteara la vacuna contra la polio.

Algunas de estas comunidades creían que la vacuna había sido enviada por Estados Unidos como parte de la llamada “guerra contra el terrorismo”, para causar infertilidad y reducir su población musulmana.

“Hay un terreno fértil para los rumores y la desinformación donde ya existe una falta de confianza en las autoridades y tal vez incluso en la ciencia”, dice Lisa Menning, científica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga las barreras para la vacunación.

“Hay brechas de información y quizás campañas de comunicación mal diseñadas que históricamente se han dirigido a estas comunidades”, agrega.

Medicina herbal

Nicolasa Guzmán García pasa gran parte de su día en Coquiltéel cuidando a sus gallinas y cultivando vegetales para su familia. Ella cree que la covid-19 es real, pero no siente la necesidad de vacunarse.

“No salgo mucho de mi casa. No viajo a la ciudad, estoy enfocada en cuidar de mis animales”, dice.

La mujer cree que su estilo de vida tradicional protege a la comunidad, pues esta come alimentos frescos y saludables, toma aire fresco y hace ejercicio.

Y como muchas comunidades indígenas en América Latina, los tzeltales practican una mezcla de catolicismo y su antigua religión espiritual.

Mujer con síntomas de covid

AFP
Los miembros de estas comunidades están influenciados por mentiras y rumores que circulan por WhatsApp.

“No puedo decir si esta vacuna es buena o mala, porque no sé cómo se hizo, quién la hizo y qué contiene”, dice Nicolasa.

“Yo misma preparo mi medicina tradicional, tengo más confianza en ella”.

Su medicina es una mezcla de tabaco seco, alcohol casero y ajo que ayuda a los problemas respiratorios, y una especie de bebida hecha con flores de caléndula mexicana o agua de la planta de ruda para la fiebre.

El médico Gerardo González Figueroa ha tratado a las comunidades indígenas en Chiapas durante 15 años y dice que la confianza en la medicina herbal no es solo una tradición sino una necesidad, porque las instalaciones médicas a menudo están demasiado lejos.

Para él, si bien hay algunos la dieta tradicional pro, el estilo de vida y las prácticas curativas, lo extremadamente preocupante son las bajas tasas de vacunación.

“No creo que los esfuerzos del gobierno mexicano hayan sido lo suficientes para involucrar a toda la sociedad”, dice.

“Estas instituciones han estado actuando de manera paternalista. Es como ‘ve y ponte las vacunas'”.

Una persona aplica gel a pobladores

AFP

El gobierno federal ha dicho que su programa de vacunación es un éxito, con una disminución de la mortalidad del 80% en medio de la tercera ola de covid-19 que se extiende por las áreas urbanas más densamente pobladas de México.

¿Cómo aumentar las tasas vacunación?

Pascuala cree que las autoridades se rindieron con demasiada facilidad cuando vieron que la gente de estos pueblos rechazaba vacunarse.

“Es un falso binario pensar en la oferta y la demanda como cosas separadas”, dice Lisa Menning, de la OMS.

La científica explica que, en marzo, algunas encuestas hechas en Estados Unidos reflejaban que las comunidades de color también dudaban en vacunarse, hasta que las autoridades hicieron un gran esfuerzo para que la inoculación fuera accesible.

Ahora, las tasas de vacunación en estas comunidades son mucho más altas.

“Tener un acceso fácil, conveniente y realmente asequible a buenos servicios, donde haya un trabajador de salud que esté realmente bien capacitado y sea capaz de responder a cualquier inquietud y responda de una manera muy cariñosa y respetuosa, eso es lo que marca la diferencia”, afirma.

Vacuna contra la covid

Getty Images

“Lo que funciona mejor es escuchar a las comunidades, asociarse con ellas, trabajar con ellas”, agrega.

Coquiltéel es una de los millones de pequeñas comunidades rurales de todo el mundo en las que esto es muy deficiente.

Por ahora, todo lo que puede hacer Pascuala es seguir intentando convencer a la gente de que se vacune y está centrando sus esfuerzos en los que deben salir de sus pueblos, como los camioneros.

Pero hasta que todos estén vacunados, solo le queda confiar en otros poderes.

“Gracias a Dios vivimos en una comunidad donde todavía hay árboles y donde el aire todavía está limpio”, dice.

“Creo que de alguna manera, la Madre Tierra nos está protegiendo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.