close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

PGR acumula 21 averiguaciones por la Estafa Maestra, pero ninguna resuelta; ASF acusa desinterés

Con la Estafa Maestra han desaparecido más de 3 mil 500 millones de pesos del erario, sin que haya funcionarios consignados.
Especial
Por Arturo Angel
26 de febrero, 2018
Comparte

La Procuraduría General de la República (PGR) tiene abiertas hasta hoy 21 averiguaciones previas y carpetas de investigación relacionadas con un esquema sistemático de presunto desvío de recursos, en la administración de Enrique Peña Nieto, que involucra a dependencias federales, instituciones públicas y empresas fantasma, pero hasta ahora, ninguno de los casos está consignado y no hay funcionarios acusados.

Las averiguaciones –promovidas por denuncias penales de la Auditoría Superior de la Federación (ASF)- abarcan irregularidades en los ejercicios fiscales 2012, 2013, 2014 y 2015, e involucran recursos federales transferidos a dependencias federales, que a su vez triangularon el recurso con universidades o instituciones públicas, las cuales lo entregaron finamente a compañías privadas que simulan servicios.

Se trata del mecanismo documentado en el reportaje “La Estafa Maestra”, a través del cual, aprovechando una excepción en el artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, las dependencias asignan recursos sin pasar por procesos mínimos de licitación ni competencia.

Bajo este mecanismo se han dispersado más de 7 mil millones de pesos, de los cuales se desconoce el destino real de al menos la mitad.

La Subprocuraduría Especializada en Delitos Federales de PGR, a través de su unidad especializada para investigar delitos cometidos por servidores públicos, es la responsable de integrar y resolver las carpetas iniciadas por las denuncias interpuestas. Animal Político pudo confirmar que hasta ahora el estatus de todas ellas es “en integración”.

Autoridades ministeriales y de la ASF consultadas por este medio indicaron que hay averiguaciones que llevan más de un año sin que haya mayor avance y, en muchos casos, ni siquiera se ha citado a funcionarios involucrados a declarar ante el Ministerio Público en calidad de probables responsables.

Esto pese a que los auditores entregan un dictamen técnico que identifica a los servidores públicos que tuvieron responsabilidad en el manejo de los recursos.

Las denuncias de la Auditoría no solo señalan irregularidades específicas, sino un esquema de simulación que se repite y permanece impune. Las empresas contratadas en su mayoría son irregulares o fantasma que – al igual que las universidades que sirven de comparsa- no tienen ninguna infraestructura para cumplir con los servicios que se les asignen de forma totalmente discrecional.

En la mayoría de los casos las dependencias o las universidades e instituciones auditadas entregan expedientes que supuestamente prueban que los servicios se cumplieron, sin embargo los auditores han descubierto – sobretodo en los últimos casos denunciados donde se han profundizado las revisiones – que esto es una fabricación de entregables y que el dinero no se sabe en realidad dónde está.

Gobierno ha “propiciado la reincidencia”: ASF

La ASF acusó que el gobierno federal no ha implementado los mecanismos suficientes para frenar y castigar el desvío de recursos a través de los convenios con universidades públicas, pese a que se trata de un problema que lleva, al menos, cuatro años reportándose por parte de los auditores.

En el informe de resultados de la auditoría forense 1639-DS, que dio pie a la última averiguación previa iniciada por PGR a finales del año pasado, la ASF subrayó que la presentación de las denuncias penales ha carecido de repercusión alguna, lo que además ha propiciado que los desvíos continúen

“La presentación de denuncias de hechos ante las autoridades competentes no ha tenido resultados que permitan inhibir estas conductas irregulares, lo que ha propiciado la reincidencia en estas contrataciones que no aportan ningún beneficio tangible a la entidad contratante”, señaló el informe.

Pero las omisiones no solo caen en el terreno de la PGR. La Auditoría también condenó el hecho de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) se haya negado a determinar que estas contrataciones deben aparecer en el sistema Compranet, con el argumento de que son convenios entre entidades públicas–dependencias con universidades.

La ASF había pedido formalmente a la SFP que corrigiera esta situación, toda vez que la Constitución es clara en manifestar que por regla general las contrataciones con dinero público deben ser procesos de licitación transparentes, lo que no ocurre con estos convenios que además han propiciado el desvío de recursos.

Pero la respuesta de la SFP fue negativa, lo que desde el punto de vista de los auditores contribuye a generar “opacidad, corrupción e impunidad”.

“No obstante la presentación de denuncias de hechos de carácter penal y administrativo y del irreversible daño social ocasionado, continúa la misma práctica para la asignación, adquisición y contratación irregular de bienes y servicios, bajo el mismo esquema de simulación de actividades empresariales con terceros y proveedores, los cuales resultan no localizados, inexistentes o vinculados entre sí”, expuso la ASF.

Intentos de simulación

En los últimos meses la ASF incrementó la presentación de denuncias relacionadas con el modus operandi de “La Estafa Maestra”.

De octubre de 2017 a enero de 2018 presentó ante la PGR seis casos en contra de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y Sagarpa, las cuales firmaron convenios con nueve universidades distintas.

En estos casos los auditores profundizaron en sus indagatorias y no solo documentaron el manejo irregular del recurso, sino intentos por simular que el dinero se había usado para lo que, en el papel, estaba destinado. Algunos de estos casos fueron publicados por Animal Político.

Por ejemplo en 2015 la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca (Sagarpa) transfirió más de 220 millones de pesos a la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), para que esta llevara a cabo diversos estudios, diagnósticos e investigaciones que permitieran, entre otras cosas, identificar nuevas zonas propicias para el desarrollo de cultivos.

Cuando los auditores buscaron a las personas que supuestamente se encargaron de hacer el trabajo, resultó que la mitad de ellos negó haber colaborado con Sagarpa en cualquier convenio, mientras que la otra mitad eran personas que por su perfil era imposible que hubieran hecho el trabajo.

Para poner un ejemplo, entre ellos había carniceros, recepcionistas, edecanes, policías, vendedores de seguros, cajeros, nutriólogos y hasta columnistas.

Leer: La Estafa Maestra: Sagarpa pagó 220 mdp por proyectos copiados de sitios como Wikipedia

Otro ejemplo fue lo ocurrido con tres convenios que la Secretaría de Desarrollo Social firmó en 2015 con la Universidad Tecnológica del Sur del Estado de México (UTSEM); la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl (UTN) y la Universidad Politécnica de Texcoco (UPT), a las que les transfirió más de 600 millones de pesos que eran para supervisar comedores comunitarios, entre otros.

La Sedesol y las universidades argumentaron que el trabajo lo habían hecho “coordinadores sociales” y entregaron expedientes con todo y fotos de las supuestas supervisiones. Pero cuando los auditores verificaron los documentos se encontraron fotografías repetidas de lugares que supuestamente eran distintos, había fotos copiadas de años pasados, e incluso, se habían falsificado firmas.

Leer: #LaEstafaMaestra: Auditoría presenta nueva denuncia penal por desvío de más de 600 mdp en Sedesol

Otro caso – ya denunciado penalmente por la ASF ante PGR en octubre pasado – es el del convenio que en 2015 firmó Sedesol con el Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo.

En el desarrollo de la investigación los funcionarios de dicho instituto público confesaron ante los auditores que firmaron contratos con otras empresas y expedientes que comprobaban servicios, sin haber visto nunca nada, esto luego de que la Sedesol los obligara a hacerlo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Cada vez son más las personas que se preocupan en exceso por la calidad, duración y detalles de su descanso diario, muchas veces insuficiente. Pero obsesionarse con el sueño perfecto no es la solución, dicen los expertos.
22 de junio, 2019
Comparte

Calcular cuánto descansas realmente cada noche, si hablas o te mueves mientras duermes, cuándo es tu sueño ligero o profundo, si roncas, si los ruidos te alteran, cuál es el momento idóneo para despertarte…

La calidad del sueño de depende de tantas cosas que puedes medir hoy en día gracias a las nuevas tecnologías que resulta difícil pensar que, aún así, uno pueda descansar mal. Sin embargo, ocurre.

De hecho, analizar todos esos parámetros puede perjudicar tu sueño y convertirse en una verdadera obsesión que los especialistas llaman “ortosomnia”, un término que proviene de “orto” -del griego orthos, que significa correcto- y “somnia”, sueño.

Según se lee en un estudio publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine, una revista mensual de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM, por sus siglas en inglés), algunas personas “están llevando la ‘autocuantificación’ (de los parámetros para dormir bien) demasiado lejos”.

Pero ¿cómo puede perjudicar la búsqueda del sueño perfecto a tu propio descanso?

En busca del sueño ideal

Un adulto debería dormir al menos siete horas, pero pocos cumplen la pauta, y cada vez son más quienes usan la tecnología para tratar de lograrlo.

“El uso de dispositivos de seguimiento del sueño se está expandiendo rápidamente y proporciona una oportunidad para que los individuos se involucren en el monitoreo de sus patrones de sueño”, explican Nancy Jao, Rebecca Mullen y otras tres especialistas de la Northwestern University, en Illinois, en el informe.

Hombre durmiendo con reloj inteligente

Getty Images
Los médicos son cautelosos a la hora de confirmar la eficacia de las aplicaciones.

“Pero hay un número creciente de pacientes que buscan tratamiento para trastornos del sueño autodiagnosticados, como la duración insuficiente o el insomnio por periodos de descanso ligero o sueño agitado que observan en los datos de sus aplicaciones”, añaden.

Esa “búsqueda perfeccionista del sueño ideal” puede resultar en un incremento del cansancio diurno ya que los dispositivos que se usan para medir todo tipo de constantes sobre el sueño pueden aumentar la ansiedad en algunos pacientes, explican.

Además, advierten que hay varios estudios que dicen que los dispositivos que se usan para medir el sueño son “poco precisos” y que la “falta de transparencia” de esos aparatos imposibilita saber hasta qué punto son fiables.

Un ejemplo de cómo las aplicaciones que monitorean el sueño -como Sleep Cycle, Pillow o Sleep Time– pueden ser contraproducentes es que a veces nos empujan a pasar demasiado tiempo en la cama para tratar de aumentar la duración del sueño que reporta la app, “lo cual puede exacerbar el insomnio”, advierten.

“Puesto que esos dispositivos tienen a sobreestimar el sueño, pueden servir para reforzar los malos hábitos animando a prolongar el tiempo que pasamos en la cama”.

sleep tracker

Getty Images
Los llamados “sleep trackers” o aplicaciones y dispositivos para medir el sueño analizan todo tipo de parámentros.

Quienes sufren ortosomnia a menudo padecen irritabilidad, problemas de concentración y apatía cuando al despertar comprueban en la aplicación que sus horas de sueño no fueron todo lo buenas que deberían.

Los expertos analizaron el uso de dispositivos para medir la calidad del sueño en Estados Unidos y concluyeron que los utilizan un 10% de la población en ese país y en torno al 50% considera comprarse uno. Existen cientos de aplicaciones, pero las marcas más usadas son Fitbit, Apple Watch, Nike o Jawbone.

Su uso no se limita a EE.UU.; se está extendiendo por el mundo.

Las pulseras y relojes inteligentes, y las aplicaciones que para medir el sueño prometen un análisis profundo del descanso.

“Si utilizas un dispositivo Fitbit para monitorizar el sueño, verás un registro de las fases por las que pasas durante la noche”, dicen los fabricantes de la pulsera de actividad. En el sitio web de Apple Watch se lee que puedes usarlo para “hacer un seguimiento de las horas de sueño en el iPhone” e incluso registrar un historial.

Sleep Cycle promete un “análisis del sueño patentado” y hacer que despertar te resulte “muy sencillo” para que te sientas “descansado y lleno de energía”. Y Sleep Time, de Apple, permite evaluar tendencias “a largo plazo” o analizar tus ciclos de sueño.

Sin embargo, “a pesar de su interés creciente entre los consumidores, los profesionales del sueño han sido muy cautelosos a la hora de incluir estos dispositivos en un tratamiento por su poca concordancia con la polisomnografía y la actigrafía (los aparatos médicos que se usan para medir el sueño)”, dice el estudio.

La duración y calidad del sueño son los factores que más preocupan a la gente, según los científicos.

elementos para dormir bien

BBC
la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés) dice que hay una epidemia global de sueño.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la falta de descanso es un problema global, por eso cada vez se le da más importancia en la salud pública.

Pero a eso se suma que la mayoría de quienes padecen problemas de sueño no buscan ayuda profesional.

La falta de sueño puede convertirse en un problema grave para la salud, pero obsesionarse con lograr el descanso perfecto puede ser una fuente de estrés. Por eso los médicos del sueño prefieren recetar cambios de rutinas que aplicaciones.

joven despierta

Getty Images
Es recomendable alejar de tu dormitorio los celulares, computadoras y otros aparatos para dormir bien.

Consejos para dormir bien

según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos:

  • Ajústate a un horario de sueño: acuéstate y levántate a la misma hora cada día.
  • Evita la cafeína y la nicotina.
  • No hagas ejercicio muy tarde durante el día.
  • Evita las bebidas alcohólicas antes de acostarte.
  • Evita comidas y bebidas abundantes a altas horas de la noche.
  • No duermas una siesta después de las 3:00 pm.
  • Relájate antes de acostarte; por ejemplo, no tomes un baño caliente.
  • Crea un ambiente apropiado para dormir.
  • Deshazte de las distracciones que tengas en la habitación: ruidos, luces brillantes, una cama incómoda, un televisor o una computadora.
  • Visita a tu médico si continúas teniendo problemas para dormir.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.