Gobierno de Guanajuato da contratos de publicidad oficial a presunta empresa fantasma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Gobierno de Guanajuato da contratos de publicidad oficial a presunta empresa fantasma

Los nuevos contratos que el gobierno de Guanajuato dio a F.B.M. Comercializadora suman más de 793 mil pesos; en 2017, la empresa observada por el SAT por actividades inexistentes obtuvo 3 millones 836 mil pesos del erario público del estado.
Cuartoscuro
Por Kennia Velázquez/Zona Franca
19 de febrero, 2018
Comparte

El gobierno de Miguel Márquez dio dos contratos más por 793 mil 13 pesos durante el último trimestre de 2017 a la empresa F.B.M. Comercializadora,  la cual fue boletinada por el SAT y enlistada como presunta empresa fantasma por el Consejo Ciudadano del Sistema Nacional Anticorrupción, mientras fungía como proveedora de la Coordinación General de Comunicación Social de Guanajuato.

Antes de hacer públicos estos nuevos contratos, la Coordinación de Comunicación Social, encabezada por Enrique Avilés Pérez “reservó” por un año todos los comprobantes de F.B.M. Comercializadora por lo que no se puede verificar si la empresa cumplió con sus compromisos publicitarios.

Los dos nuevos contratos que suman más de 793 mil pesos, aparecen reportados en el cuarto trimestre de 2017. Sin embargo, uno de ellos, registrado con la referencia PT 49666 fue firmado el 1 de febrero de 2017, por un monto de 605 mil 993 pesos. En total, durante el año pasado, la empresa observada por actividades inexistentes obtuvo del gobierno de Guanajuato 3 millones 836 mil 346 pesos.

Avilés Pérez había explicado cuando se publicaron las primeras contrataciones, que se encargó a F.B.M. la producción del material editorial que aparecería en los diarios de la cadena Organización Editorial Mexicana.

Sin embargo, los nuevos convenios cambian el giro, ya que establecen que la vocería del gobernador “entregará con oportunidad los materiales a transmitir mediante las órdenes de transmisión correspondientes, por su parte la empresa se obliga a difundir con oportunidad y en los términos que se indiquen, respetando en todo momento la integridad del contenido de los materiales”. Aunque hablan de transmisión, se contrataron banners por un costo mensual de 19 mil 999 pesos en diversos medios de la Organización Editorial Mexicana.

Llama la atención que la factura con número IR 1677, que fue emitida el 25 de octubre de 2017 hace aparecer un domicilio diferente a los anteriores que F.B.M había reportado y diferente también al que registró ante el IMSS.

El contrato PT 49687 es por un monto de 187 mil pesos y es por encartes en los diferentes periódicos de la OEM que serán entregados por Comunicación Social. El convenio fue firmado el 14 de agosto de 2017 y la factura IR 1679 fue elaborada el 27 de octubre del mismo año.

El pasado 11 de diciembre, Zona Franca difundió que el gobierno de Guanajuato ha realizado convenios de intermediación para adquirir servicios periodísticos con F.B.M. Comercializadora, empresa boletinada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a través del Sistema de Administración Tributaria (SAT), como sospechosa de operaciones inexistentes.

A través de su Coordinación de Comunicación Social, el mandatario panista ha otorgado en 3 años por lo menos siete contratos por 4.6 millones de pesos.

Como reacción a la publicación del reportaje, el vocero de la administración ofreció entregar toda la información al respecto, incluyendo los testigos del cumplimiento de los servicios brindados por F.B.M., primero de forma directa, y luego la condicionó a la solicitud de información a través de la Unidad de Transparencia, para terminar con la reserva argumentada en un proceso de auditoría.

La negación de información y explicaciones, han sido una constante.

Súbita reserva

El Gobierno de Guanajuato “reservó” todos los comprobantes que prueben que la empresa F.B.M. Comercializadora realizó los servicios para los que fue contratada, lo mismo sucedió con los periódicos integrantes de la Organización Editorial Mexicana.

Luego de que Zona Franca publicara que la empresa contratada por la Coordinación de Comunicación Social de gobierno del estado, F.B.M. Comercializadora, estuviera boletinada por la SHCP y por el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción como sospechosa de operaciones inexistentes, es decir “fantasma”, el vocero estatal, Enrique Avilés, se comprometió en el noticiero de Carmen Aristegui a entregar todos los elementos que prueban que la empresa asentada en Irapuato ha brindado los servicios para los que fue contratada.

Sin embargo, la documentación no fue entregada bajo el argumento de que debía hacerse por medio de la Unidad de Transparencia.

La respuesta de transparencia, entregada mediante el folio 00062718, fue que toda la información estaba reservada por un año, pues podría alterar las investigaciones.

El 20 de enero de 2018, el periódico A.M. publicó una nota en la que señala que tuvieron en su poder todos los “testigos” de F.B.M. y verificaron que dicha empresa había cumplido con los contratos.

Se le preguntó a Enrique Avilés porqué dicho periódico sí tuvo acceso a los documentos y su respuesta fue: “porque no los pidieron por transparencia” y aseguró que los mismos se entregarían. En el mismo sentido respondió Andrés Alcocer Carballido, quien dijo a Zona Franca que, dado el volumen de información solicitada, ‘estaban muy atareados’ organizándola. Finalmente fue reservada.”

Zona Franca solicitó todos los testigos de F.B.M. Comercializadora y los correspondientes a los contratos con los diarios Sol de León, Sol de Irapuato, Noticias Vespertinas y Esto del Bajío con la intención de cotejar que todas las empresas hayan cumplido lo acordado con la vocería.

Expertos y activistas en temas de transparencia señalan que la entrega de los “testigos” no viola el debido proceso de la auditoría, porque en teoría es información pública y no se pidieron datos de la auditoría.

Hasta el momento, la Secretaria de Transparencia y Rendición de Cuentas (STRC), Isabel Tinoco Torres, indicó que todos los contratos que ha firmado la coordinación de Comunicación Social de Gobierno del Estado a cargo de Enrique Avilés Pérez, con la empresa boletinada por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), F.B.M. Comercializadora, se encuentran en un proceso de revisión.

Al cuestionarle sobre el caso, la secretaria explicó que la auditoría a la Coordinación de Comunicación Social no se inició a raíz de la denuncia pública, sino porque está contemplada en el plan anual de la STyRC. No obstante, aseguró que los contratos que se le han dado a esta empresa serán prioridad en los trabajos de revisión que se llevan, por la presunción de ser una empresa presuntamente “fantasma”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.