close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial
La falta de registro de derechos de autor de bordados indígenas permite que grandes marcas plagien sus diseños
Los plagios entre 2012 y 2017, algunos de marcas internacionales de ropa, fueron a diseños de comunidades indígenas de Oaxaca, Chiapas e Hidalgo, de acuerdo con un análisis realizado por la organización Impacto.
Especial
Por Nayeli Roldán
26 de febrero, 2018
Comparte

En 2015, la cantante Susana Harp denunció a través de sus redes sociales que en una tienda de San Diego se vendía una blusa típica de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca, bajo la marca francesa Isabel Marant. La noticia se esparció y acusaron a la marca de plagio. La presión fue tal que la diseñadora francesa reconoció que efectivamente el diseño provenía de una comunidad mexicana y no pretendía adueñarse de él.

Aunque ese caso quizá fue uno de los más conocidos, no es el único. Ocho marcas de ropa, incluso internacionales, plagiaron diseños de comunidades indígenas de Oaxaca, Chiapas e Hidalgo, entre 2012 y 2017, de acuerdo con un análisis realizado por la organización Impacto.

Las marcas van desde la marca estadounidense Madewell, la española Zara o la mexicana Pineda Covalín que han reproducido brocados tradicionales de comunidades de México.

El primer registro de un plagio ocurrió con la marca Mara Hoffman y los tenangos de Doria, Hidalgo, en 2012. El diseño de esta misma prenda también fue utilizado por Pineda Covalín en 2014.

En 2016, Rapsodia copió la blusa de San Antonino Castillo Velasco, y Madewell el huipil de San Andrés Larrainzar y la blusa de San Antonino Castillo Velasco.

El año pasado ocurrieron tres casos más: Zara plagió la blusa de Aguacatenango, Chiapas. Intropia, el brocado de San Juan Bautista Tlacoatzintepec, Oaxaca, y Mango, los tenangos de Doria.

Estas marcas no dieron el crédito de los brocados a las comunidades, ni trabajaron con las artesanas, sólo tomaron sus diseños y los reprodujeron en sus prendas. Sin embargo, el debate atraviesa por un hecho: ninguno de los diseños de las comunidades está registrado bajo el derecho de autor.

Aunque esto tiene una razón de ser, explica Kathia Loyzaga, directora de comunicación de Impacto. El conocimiento sobre los brocados y los diseños se pasa de una generación a otra entre las comunidades y es una muestra de distinción entre cada poblado. Para ellos, no existe la idea occidental de la propiedad intelectual porque el conocimiento es de la comunidad.

Además, otro problema sería cómo determinar de quién es propiedad un diseño tradicional.

“Para determinar la titularidad del derecho de autor habría que ver el origen. Una opción podría ser propiedad colectiva, pero al no encontrar el origen, ahí es donde se rompe el derecho y (complica) a quién le damos la titularidad del derecho”, explica Carlos Blanco, especialista en derecho del Tecnológico de Monterrey.

Aunque una posibilidad de defensa de las comunidades indígenas, dice, podría ser a través de tratados internacionales del patrimonio cultural, que apela al derecho moral de los autores. Es decir, si una marca utiliza algún diseño tradicional la marca no tendría que pagarle, pero sí hacer un reconocimiento público sobre la comunidad de origen.

Adriana Aguerrebere, directora de Impacto, considera que debería existir algún mecanismo de protección para el patrimonio colectivo, como es el caso de los diseños tradicionales, pero reconoce que sería un proceso muy complejo porque tendría que registrarse diseño por diseño y “obviamente al ser una creación artesanal, cada artesana tiene su propio diseño, es una pieza única. Entonces se contrapone y llegaría a ser un proceso tan exhaustivo y hasta caro que sería casi imposible”.

Más bien, dice, la protección del patrimonio también debería ser una labor colectiva, es decir, que la misma sociedad denuncie los plagios, como ha ocurrido, pero que además, consuma los productos directamente en las comunidades o en tiendas que se rijan bajo el comercio ético.

La sociedad sabe de un plagio, al menos tiene la oportunidad de tomar la decisión de consumir o no esos productos y eso, dice, es una manera de combatir los plagios de las marcas internacionales.

Casos exitosos

Como organización, Impacto busca incidir en varias formas en las comunidades, primero: visibilizar la labor de las artesanas, que se reconozca su trabajo y segundo, acercar a diseñadores o pequeñas empresarias que buscan comercializar los productos pero pagando un precio justo, con las artesanas, bajo el principio básico de respetar su labor.

Gracias a esta idea, han prosperado proyectos en los seis años que tiene Impacto. Por ejemplo con la diseñadora Carmen Rión, que trabaja con artesanas de San Juan Cancuc.

Ellas, por ejemplo, proponían paletas de colores y la composición de los lienzos con brocado. La diseñadora iba revisando los resultados y retroalimentándolo para hacer nuevos diseños de lienzos, como un trabajo colaborativo, explica Kathia Loyzaga.

La diseñadora Andrea Velasco también trabaja con artesanas de la comunidad de San Juan Cancuc y comercializa las prendas en Guadalajara. Aquí, por ejemplo, las hacen distintos dibujos de su vida diaria para después pasar estos dibujos en pruebas de brocados. A partir de estos resultados se comenzó la producción de chalecos y vestidos.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Game of Thrones: el alucinante mundo de Bran Stark relatado por Isaac Hempstead Wright
Isaac Hempstead Wright pasó los últimos ocho años de su vida en el mundo de Bran Stark. El joven actor relata a la BBC cómo fue interpretar a este sobreviviente de "Juego de Tronos", algo que le dejó muchas gratas, difíciles y divertidas experiencias.
22 de mayo, 2019
Comparte

Importante: esta nota NO contiene spoilers de la OCTAVA temporada de “Game of Thrones”, pero SÍ hay algunos detalles de la trama hasta la séptima.

“Game of Thrones” llegó a su fin, amado u odiado por su desenlace luego de ocho años de una enorme historia.

Ahora sabemos quiénes vivieron, quiénes murieron y quiénes tomaron el poder.

El episodio final reveló el destino de los Stark, incluido Bran Stark, que fue interpretado por Isaac Hempstead Wright.

En abril de este año, el joven le contó a Radio 1 Newsbeat sobre su participación en la serie y cómo se había preocupado de que su personaje fuera eliminado desde la primera temporada.

Hempstead Wright interpretó a Bran Stark desde el primer episodio, cuando fue lanzado desde una torre por Jaime Lannister, lo que lo dejó parapléjico.

Escapó por suerte esa vez, pero, como a sus compañeros, le preocupaba que su personaje fuera asesinado en alguna de las temporadas desde entonces.

“Lo primero que hacían todos cuando recibían el guion era comprobar si iban a morir“, recuerda. “Luego, cuando veían que estaban a salvo, comprobaban si sus amigos se iban a morir”.

Y cuando caía el hacha (a veces literalmente), ver la serie era tan duro para el elenco como lo era para los espectadores en casa.

“Siempre tenías temor de cualquier escena particular que supieras que se avecinaba, como la Boda Roja”, señala Hempstead Wright.

Por si no sabes lo que es la Boda Roja porque no has visto la serie ( ¡¿por qué estás leyendo esto?!), fue un evento crucial que ocurrió en la tercera temporada en el que algunos de los personajes más importantes fueron ejecutados, la mayoría de ellos eran de la familia Stark, como el personaje de Hempstead Wright.

“Todos sabíamos que eso venía e íbamos a perder a la encantadora Michelle (Fairley), a Richard (Madden) y a Oona (Chaplin). Eso fue muy triste”, dice el actor.

Casi renuncia el primer día

Hempstead Wright cumplió 20 años este 2019. Ha estado actuando en “Game of Thrones” desde que tenía 11.

Bran Stark salió ileso durante las primeras siete temporadas, hizo un largo viaje hasta llegar “más allá del muro” y volver como el cuervo de tres ojos, un psíquico que viaja en el tiempo y vive durante siglos.

Pero cuando comenzó, Hempstead Wright no estaba seguro de poder continuar.

“Puedo recordar el primer día y filmamos en este hermoso lugar llamado Tollymore Forest, a las afueras de Belfast. Llovió sin parar todo el día. Fue la escena donde encontramos a los lobeznos y fue simplemente implacable”, explica.

“Recuerdo que cuando regresé al hotel con mi madre, dije: ‘No sé si puedo hacer esto, es muy difícil’“.

Las condiciones del tiempo rara vez mejoraron para el elenco.

“Fue un adelanto bastante bueno de las condiciones meteorológicas que enfrentaríamos durante los siguientes nueve años de nuestras vidas”, señala.

“Nada de sexo”

Comenzar la serie siendo tan jóvenes significaba que Wright estaba expuesto a cosas que la mayoría de los de su edad no tienen idea.

El incesto, la violencia extrema y el sexo son cosas recurrentes desde el comienzo de la historia.

El personaje de Hempstead Wright fue lanzado desde la torre de un castillo cuando sorprende a los hermanos Jaime y Cersei Lannister teniendo relaciones sexuales en el primer episodio.

Dice que hubo partes de las primeras temporadas que él era demasiado joven para ver.

Pero considera que mirar algunas de las escenas más impactantes de la serie fue menos traumático para él de lo que pudo haber sido para los espectadores.

“Cuando estás en el set y hay un cuerpo decapitado y ves al hombre escondido detrás bombeando sangre de la prótesis, eso le quita toda la magia“, dice Hempstead Wright.

“En el caso del sexo, solo quiero decir que mi madre me dio un sinfín de charlas que me hicieron pasar mucha vergüenza y dijo cosas como: ‘Así que, cariño, nada de sexo con hermanos o hermanas, eso está mal'”, recuerda.

Aunque lo que sucedió en el set no le afectó, lo que sucedió fuera -en la vida real- fue lo que le hizo entender cómo “Game of Thrones” influyó en su vida.

“En la universidad fue la primera vez que dije: ‘Oh, esto no es nada divertido‘”, dice.

Hempstead Wright abandonó sus estudios de matemáticas y música en la Universidad de Birmingham, Reino Unido, en 2017 después de solo ocho semanas de curso por la gran atención que recibió en el campus.

“Anticipé que la gente estaría emocionada, pero no lo vi venir. Eso fue mucho. No podía salir al pasillo sin tener que hacer un selfie, estaba atemorizado de salir y emborracharme porque todos estarían mirando y tomando fotos”, recuerda.

Claramente Hempstead Wright se siente más cómodo delante de las cámaras de televisión que frente a los fanáticos, dice que ahora está listo para seguir adelante.

“Solo somos unos ocho del piloto original (de la serie) que sobrevivimos”, explica.

“Es realmente extraño. Todos sentimos que hemos vivido toda una vida y una carrera, pero nuestras vidas acaban de comenzar, por lo que es un momento bastante sorprendente”, continúa.

“Es realmente emocionante. Es aterrador, pero es emocionante”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Mf-4ho-0fP8

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

https://www.youtube.com/watch?v=ZEX-s3z3Vp8

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.