La falta de registro de derechos de autor de bordados indígenas permite que grandes marcas plagien sus diseños
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

La falta de registro de derechos de autor de bordados indígenas permite que grandes marcas plagien sus diseños

Los plagios entre 2012 y 2017, algunos de marcas internacionales de ropa, fueron a diseños de comunidades indígenas de Oaxaca, Chiapas e Hidalgo, de acuerdo con un análisis realizado por la organización Impacto.
Especial
Por Nayeli Roldán
26 de febrero, 2018
Comparte

En 2015, la cantante Susana Harp denunció a través de sus redes sociales que en una tienda de San Diego se vendía una blusa típica de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca, bajo la marca francesa Isabel Marant. La noticia se esparció y acusaron a la marca de plagio. La presión fue tal que la diseñadora francesa reconoció que efectivamente el diseño provenía de una comunidad mexicana y no pretendía adueñarse de él.

Aunque ese caso quizá fue uno de los más conocidos, no es el único. Ocho marcas de ropa, incluso internacionales, plagiaron diseños de comunidades indígenas de Oaxaca, Chiapas e Hidalgo, entre 2012 y 2017, de acuerdo con un análisis realizado por la organización Impacto.

Las marcas van desde la marca estadounidense Madewell, la española Zara o la mexicana Pineda Covalín que han reproducido brocados tradicionales de comunidades de México.

El primer registro de un plagio ocurrió con la marca Mara Hoffman y los tenangos de Doria, Hidalgo, en 2012. El diseño de esta misma prenda también fue utilizado por Pineda Covalín en 2014.

En 2016, Rapsodia copió la blusa de San Antonino Castillo Velasco, y Madewell el huipil de San Andrés Larrainzar y la blusa de San Antonino Castillo Velasco.

El año pasado ocurrieron tres casos más: Zara plagió la blusa de Aguacatenango, Chiapas. Intropia, el brocado de San Juan Bautista Tlacoatzintepec, Oaxaca, y Mango, los tenangos de Doria.

Estas marcas no dieron el crédito de los brocados a las comunidades, ni trabajaron con las artesanas, sólo tomaron sus diseños y los reprodujeron en sus prendas. Sin embargo, el debate atraviesa por un hecho: ninguno de los diseños de las comunidades está registrado bajo el derecho de autor.

Aunque esto tiene una razón de ser, explica Kathia Loyzaga, directora de comunicación de Impacto. El conocimiento sobre los brocados y los diseños se pasa de una generación a otra entre las comunidades y es una muestra de distinción entre cada poblado. Para ellos, no existe la idea occidental de la propiedad intelectual porque el conocimiento es de la comunidad.

Además, otro problema sería cómo determinar de quién es propiedad un diseño tradicional.

“Para determinar la titularidad del derecho de autor habría que ver el origen. Una opción podría ser propiedad colectiva, pero al no encontrar el origen, ahí es donde se rompe el derecho y (complica) a quién le damos la titularidad del derecho”, explica Carlos Blanco, especialista en derecho del Tecnológico de Monterrey.

Aunque una posibilidad de defensa de las comunidades indígenas, dice, podría ser a través de tratados internacionales del patrimonio cultural, que apela al derecho moral de los autores. Es decir, si una marca utiliza algún diseño tradicional la marca no tendría que pagarle, pero sí hacer un reconocimiento público sobre la comunidad de origen.

Adriana Aguerrebere, directora de Impacto, considera que debería existir algún mecanismo de protección para el patrimonio colectivo, como es el caso de los diseños tradicionales, pero reconoce que sería un proceso muy complejo porque tendría que registrarse diseño por diseño y “obviamente al ser una creación artesanal, cada artesana tiene su propio diseño, es una pieza única. Entonces se contrapone y llegaría a ser un proceso tan exhaustivo y hasta caro que sería casi imposible”.

Más bien, dice, la protección del patrimonio también debería ser una labor colectiva, es decir, que la misma sociedad denuncie los plagios, como ha ocurrido, pero que además, consuma los productos directamente en las comunidades o en tiendas que se rijan bajo el comercio ético.

La sociedad sabe de un plagio, al menos tiene la oportunidad de tomar la decisión de consumir o no esos productos y eso, dice, es una manera de combatir los plagios de las marcas internacionales.

Casos exitosos

Como organización, Impacto busca incidir en varias formas en las comunidades, primero: visibilizar la labor de las artesanas, que se reconozca su trabajo y segundo, acercar a diseñadores o pequeñas empresarias que buscan comercializar los productos pero pagando un precio justo, con las artesanas, bajo el principio básico de respetar su labor.

Gracias a esta idea, han prosperado proyectos en los seis años que tiene Impacto. Por ejemplo con la diseñadora Carmen Rión, que trabaja con artesanas de San Juan Cancuc.

Ellas, por ejemplo, proponían paletas de colores y la composición de los lienzos con brocado. La diseñadora iba revisando los resultados y retroalimentándolo para hacer nuevos diseños de lienzos, como un trabajo colaborativo, explica Kathia Loyzaga.

La diseñadora Andrea Velasco también trabaja con artesanas de la comunidad de San Juan Cancuc y comercializa las prendas en Guadalajara. Aquí, por ejemplo, las hacen distintos dibujos de su vida diaria para después pasar estos dibujos en pruebas de brocados. A partir de estos resultados se comenzó la producción de chalecos y vestidos.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el resfriado común puede desalojar la COVID-19 de tu organismo

Un nuevo estudio muestra que los virus que causan el resfriado parecen ganar la batalla para infectar las células cuando también está presente el SARS-CoV- 2.
23 de marzo, 2021
Comparte

El virus que causa el resfriado común puede efectivamente expulsar al virus que causa la covid-19 de las células del organismo, descubrieron investigadores de Reino Unido.

Se sabe que algunos virus compiten para poder ser el causante de una infección.

Y según los científicos de la Universidad de Glasgow, en Escocia, parece que el rinovirus que causa el resfriado triunfa sobre el coronavirus.

Los beneficios pueden ser de corta duración, pero explican que el rinovirus está tan extendido, que aún así podría ayudar a suprimir el SARS-CoV-2.

Piensa en las células de tu nariz, tu garganta y tus pulmones como si fueran una hilera de casas.

Una vez que un virus ingresa, puede mantener la puerta abierta para que entren otros virus, o la puede cerrar con llave y mantener su nuevo hogar para sí mismo.

En ese sentido, el virus de la influenza es uno de los patógenos más egoístas que existen y casi siempre infecta solo.

Otros, como los adenovirus, parecen ser más aptos para compartir una casa.

Se ha especulado mucho sobre cómo el SARS-CoV-2 se comporta en el misterioso mundo de las “interacciones virus-virus”.

El desafío para los científicos es que tras un año de distanciamiento social se ha ralentizado la propagación de todos los virus y ha dificultado mucho su estudio.

El equipo del Centro de Investigación de Virus en Glasgow usó una réplica del revestimiento de nuestras vías respiratorias, hecha del mismo tipo de células, y la infectó con SARS-CoV-2 y rinovirus, que es una de las infecciones más extendidas en personas y una causa del resfriado común.

Cuando el rinovirus y el SARS-CoV-2 fueron liberados al mismo tiempo, solo el rinovirus tuvo éxito en la infección.

Las veces que el rinovirus se liberó con una ventaja de 24 horas, el SARS-CoV-2 no tuvo ninguna oportunidad de ganar la competencia.

E incluso cuando se le dio al SARS-CoV-2 una ventaja de 24 horas, el rinovirus lo venció.

“El SARS-CoV-2 nunca levanta vuelo, está fuertemente inhibido por el rinovirus”, le explica el doctor Pablo Murcia a la BBC.

“Esto es absolutamente emocionante porque si se tiene una alta prevalencia de rinovirus, esto podría detener nuevas infecciones de SARS-CoV-2″, añade.

virus

Getty Images
Un gran brote de rinovirus pudo haber retrasado la pandemia de gripe porcina de 2009 en algunas partes de Europa.

Se han visto efectos similares antes. Un gran brote de rinovirus pudo haber retrasado la pandemia de gripe porcina de 2009 en algunas partes de Europa.

Otros experimentos demostraron que el rinovirus desencadena una respuesta inmune dentro de las células infectadas, lo que bloquea la capacidad del SARS-CoV-2 para hacer copias de sí mismo.

Cuando los científicos bloquearon la respuesta inmune, los niveles del virus de la covid-19 eran los mismos que si no hubiera habido rinovirus.

“Invierno difícil”

Sin embargo, el virus de la covid-19 podría ser capaz de volver a causar una infección una vez que el resfriado ha pasado y la respuesta inmune se ha calmado.

El doctor Murcia señala que “la vacunación, más las medidas de higiene, más las interacciones entre los virus, podrían reducir considerablemente la incidencia de SARS-CoV-2, pero el efecto máximo provendrá de la vacunación“.

El profesor Lawrence Young, de la Escuela de Medicina de Warwick, Inglaterra, indica que los rinovirus humanos, la causa más frecuente del resfriado común, son “altamente transmisibles”.

Agrega que este estudio sugiere que “esta infección común podría afectar la carga de covid-19 e influir en la propagación del SARS-CoV-2, particularmente durante los meses de otoño e invierno, cuando los resfriados estacionales son más frecuentes”.

Aún se desconoce cómo esto impactará exactamente en los inviernos futuros.

Es probable que el coronavirus todavía esté presente, y todas las demás infecciones que se han suprimido durante la pandemia podrían recuperarse a medida que disminuya la inmunidad contra ellas.

Coronavirus

Getty Images
Aún se desconoce exactamente cómo esto impactará en los inviernos futuros.

La doctora Susan Hopkins, del organismo de Salud Pública de Inglaterra, ya ha advertido que sobre un “invierno duro” como resultado.

“Podríamos ver un aumento repentino de la gripe, de otros virus respiratorios y de otros patógenos respiratorios”, indicó.

Los resultados de la investigación se publicaron en la revista especializada Journal of Infectious Diseases.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8fj-C_xCda8&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.